Ordenar por:

relevancia fecha

22/11/2018

De 10!!!!

Magnífico todo. El local, el ambiente, el trato, la comida, un lugar al que dificilmente se le puede poner un pero. Profesionalidad y mucho oficio es lo que se palpa en todos y cada uno de los detalles.
Una forma nueva y divertida de vivir un restaurante. Se merece la segunda estrella y casi la tercera.
Octava visita el pasado viernes.Echo de menos los raviolis y a Zulema , por favor volved pronto, pero aún así, sigue siendo un privilegio comer allí y disfrutar tanto.
Novena visita el pasado 26 de octubre y sigo echando de menos los raviolis y a Zulema. Como siempre todo de 10, creatividad y gusto sigue estando presente en este lugar.

24/10/2018

Los detalles son importantes y le faltan

Que digo yo que si uno va a un restaurante de 2 estrellas, lo más de lo más en Madrid, con esa lista de espera de meses, esos precios, esas críticas impresionantes, pues tiene unas fundadas expectativas, que resulta triste no alcanzar por los detalles.

Como casi todo está escrito, iré al grano, vale que el sitio es en plan moderno y rollo underground pero no hay que pasarse. Es un local tirando a oscuro, con música altita sin molestar, con mesas amplias en general, SIN MANTEL (ya empezamos, que eso no es higiénico, por dios, que se inventaron para algo), con camareros que no pasan de los 30 ya si eso y que te hablan de tú (y no es por snobismo, es por respeto mutuo), que van en plan informal y super de colegas, pues fenomenal, pero el precio y el nivel de la comida no son de colegueo, así que lo que corresponde es una atención de nivel muy alto, que no consiste solo en sonreír y preguntar si está todo bien. Pues podría estar mejor si después de comer no sé cuantos platos con las manos (sí, la mitad de la carta sigue esa fórmula de "se coge con las manos y se come de un bocado", en fin...) pues por ejemplo ya si eso te cambian la servilleta, ya si eso, oye. Pero no hay para manteles como para repetir servilleta.

Y ya para rematar, que sepáis que cierran a las 18,30, que me parece bien, pero que no te lo digan y que si pides una copita a las 18,20 porque estás a gusto (con tu servilleta sucia pero a gusto) nadie te advierta, se hagan los remolones y aparezcan a las 18,31 a decirte que una copita no te traen, que te traen la cuenta que ellos tienen que cerrar (literal, lo juro). Pues no está al nivel. Más cosas, tardaron bastante entre el tercer y el cuarto plato (como 10 minutos, raro, raro) y nos quedamos secos un par de veces.... Sobre el menú, comida muy, muy elaborada, muy buena en bastantes platos (epatante incluso) y en otros demasiadas ínfulas, advertencia a los zampabollos, a pesar de ser menús largos, no acaba uno super lleno. Por cierto, de lo mejor los postres.
PD los baños a las 17,30 estaban muy sucios...., es lo que hay.

29/03/2018

Creatividad en estado puro

Vamos a hablar de Dstage, restaurante de Diego Guerrero conocido por ser un auténtico espectáculo en todos los sentidos de la palabra. Como viene siendo habitual, hay que reservar con mucha antelación, 3 meses en mi caso. Ya sabéis, paciencia.

Sobre lo que se come, hay tres menús, Dtaste (12 platos, 92€), Dstage (14 platos, 125€) y Denjoy (17 platos, 150€). Te preguntan al entrar y al final te dan el menú impreso junto con una púa de guitarra. Todo un detalle.

La comida transcurre en la barra primero, donde te ponen la bebida y el primer aperitivo. El segundo aperitivo transcurre en la cocina, donde preparan el ceviche de carabinero delante de ti. El resto de la comida tiene lugar en el restaurante en sí.

No voy a describir plato por plato, simplemente diré que cada plato merece mucho la pena por ser elaboraciones realmente cuidadas y con un sabor sorprendente y rico. Lo mejor fue, yo creo, la merluza por un lado y la carne por otro. Encima la camarera no se llevó la carne que no emplató y me comí todos los cortes.

Los postres también me sorprendieron (para bien). Eso sí, el maíz es muy superior al ajo morado. En cualquier caso, fue un gran final.

Gran atención, magníficos platos y sabores nuevos y sorprendentes que hacen de comer en Dstage una grandísima experiencia.

P.D.: Id al baño, es una preciosidad.

18/11/2017

Mi mejor experiencia Michelin

Fantástico en conjunto. Gran servicio, local muy cómodo (al menos nuestra mesa; había algunas que quedaban en el paso). El viaje del bar a la mesa pasando por la cocina me parece una idea excelente.
Más aún cuando la parada es para tomar ese ceviche.
El postre de maíz es para llorar (de alegría)
La selección musical muy acertada, así como el volumen.
La única pega es lo difícil que resultó encontrar un hueco, pero mereció la pena.

27/06/2017

Alta cocina de amplio espectro

Por fin he podido visitar el templo de Diego Guerrero, que tan buenas críticas y ascensión meteórica atesora. Entre eso y la espera para poder tener mesa (en mi caso, en torno a 3 meses para una mesa para cenar entre semana) pues uno llega con unas ganas locas y una expectativas por las nubes, lo cual tampoco es muy bueno...

Pero la cosa funciona. La espera valió la pena. Experiencia gratificante, a pesar de lo que cuesta (mucho).

No voy a desglosar el menú en esta ocasión. El calor me inocula pereza. Pero si puedo decir que la cocina de Diego es vasta (que no basta) en sabores, en técnicas y en ingredientes. Platos exotiquísimos se mezclan con guisos de corte tradicional. Hay muchísimo juego de texturas, y mucha búsqueda de diversión en torno a los sabores. Y todo sale redondo. Los bocados son suculentos y divertidos.
La mecánica de la visita (que no es original pero si es efectiva) contribuye al disfrute: entrante en la entrada tomando algún apertivo para calentar motores, visita a la barra donde te preparan in situ un plato para que te quedes con la copla de como ofician en estos lares, y luego a la mesa con las papilas gustativas echando ya chispas esperando el resto.

Mención aparte el maridaje que decidimos pedir. Fue estupendo. Tenía alguna reticencia por alguna experiencia regulera con maridajes pasados pero en este caso tengo que reconocer que estuvo a la altura de los platos. Y un diez para la chica que nos explicó todos los vinos. Majísima.

Sitio ideal para alguna ocasión especial, ¡o porque si!
¡Que chingón el Diego!

24/06/2017

Restaurante desenfadado con ambiente acorde con la comida, estilo underground. Espectacular