Ordenar por:

relevancia fecha

03/02/2016

Rock'n Roll Industrial, Asia, Latinoamérica, bocados unidosis y estética preciosa dentro del show

Febrero 2016

Tras conocer DSTAgE en su primer día de apertura, vuelta al ruedo un año y medio más tarde.

Continuará.

------------------------
Junio 2014
En el primer aperitivo ya nos ha entregado su corazón.... Para el segundo le propongo yo matrimonio a este Diego Guerrero.....

Pues eso... Nada nuevo diría si afirmase que hoy se ha puesto en marcha uno de los proyectos gastronómicos más esperados de la capital. Diego Guerrero es, sin duda, uno de los cocineros que más suenan estos días en los medios nacionales; este vitoriano de 39 años se ha embarcado, tras doce años al frente del Club Allard con el que consiguió dos estrellas Michelín, en un concepto propio al 100% en el que afirma que quiere sentirse totalmente libre y deshacerse de todos los corsés impuestos a la alta gastronomía. De esta manera, desarrolla un espacio en el que apuesta por la alta cocina informal en el que los fogones son los máximos protagonistas, estando completamente al contacto con el comensal.

El lugar se enmarca a la perfección en un barrio, el de Salesas, que cada día cuenta con más establecimientos que merecen la pena una visita. Con aires industriales, paredes de ladrillo visto, mesas de roble lijadas por el propio Diego y sin mantel, un patio con plantas aromáticas por el que entra la luz, la sala se hace cómoda y confortable aportando al cliente una sensación de relajación y buenrrollismo mientras se come.

Esa cocina de la que hablamos es quizás una de las revoluciones más significativas que suceden en DSTAgE; porque también podríamos entender el título de esta obra como "the Stage", un lugar donde no hace falta creer en la magia para verla. Y de esta manera, cocineros y comensales interactúan durante la velada, se rompe esa cuarta pared impuesta durante tantos años y se puede ver directamente qué es lo que sucede con la comida, cómo los platos nacen, cómo los ingredientes se transforman y, bajo la atenta mirada del chef y el buen hacer de su equipo, el baile de sensaciones que impregna la sala de espontaneidad.

"Si vieseis mi casa os daríais cuenta de que es igual que esto pero en setenta metros cuadrados" - nos cuenta Diego al entrar en la zona de la sala. Porque el espacio se divide en tres partes, la primera una zona de bar donde te reciben con el aperitivo, te invitan a un fantástico cóctel hecho a base de vermú y empiezas con dos snacks para ir abriendo boca; la segunda es la sala en sí, con la cocina, y hay una tercera que queda relegada a la planta baja, llamada el BACKSTAgE, que servirá para grupos cerrados, clases, showcookings...etc. Al final, siento que Guerrero está primando con su nueva casa la experiencia gastronómica, donde ya no sólo lo que te llevas a la boca es lo importante sino que todo lo demás conforma un cómputo que te hace sentir como en casa y disfrutando como un niño.

Las reglas se rompen para bailar en libertad, condición necesaria para que la creación fluya en algo que va mucho más allá de cualquiera de los platos que conforman los dos menús. Éstos son la oferta fija de DSTAgE, uno de 10 elaboraciones a un precio de 88€ y otro de 13 elaboraciones por 118€, aunque no se descarta que en un futuro la zona del bar se convierta en una snackería, tiempo al tiempo.

A. y yo hemos sido los primeros clientes en entrar por la puerta de esta aventura, así que nos sumimos hasta el fondo en ella. Y así empieza, en el bar, esta montaña rusa guerrera, con una cerveza bien fría con aceituna y anchoa y una fantástica zamburiña con jugo de tomate y ralladura de lima.

De ahí, tras unos diez/quince minutos en los sofás de la entrada, todos distintos y escogidos por Diego, nos acercan a la cocina donde el equipo amabilísimamente nos saluda y Jaime, el jefe de partida del cuarto frío, nos prepara otros dos snacks.

El primero es el sándwich de sandía, un clásico de Guerrero, esta vez relleno de ceviche de pez limón y aguacate, rodeado con hojas de albahaca y bien frío; y el segundo es un jalapeño con steak tartar, al pimiento lo marinan en especias para que pierda picor, está en su punto perfecto cuando lo probamos, y luego lo enfrían para que coja tersura. Todo se acompaña por una fresquita y buenísima michelada que entra sola.

Una vez terminado el aperitivo al más puro estilo español de tapeo, pero en versión guerreriana of course, la mesa nos espera con unas suavísimas servilletas tipo paño de cocina y un equipo de sala espléndido en cuanto a trato y a atención, educadísimos, cordiales e híper amables. Ya conocía a Zulema del Allard y, sin duda alguna, ha sido un fantástico fichaje, igual que el somellier que bien nos recomendó un Riesling de Alsacia para acompañar el menú, buen vino, sí señor, dentro de una carta de unas 200 referencias que esperan ampliar poco a poco. Ya sentados, el chef nos regala su corazón con un bombón de foie de....

Si quieres leer todo: cocinayrecetas.hola.com/blogclaramasterchef/20140702/dstage-la-nueva...

Gath

Excelente reseña Miss, por lo que cuentas, el sitio promete emociones.

2 de julio de 2014

spider72

no lo voy a leer hasta que no vaya yo ni voy a ver las fotos....no no no

2 de julio de 2014

volga

Sé que esta pregunta suele ser tabú en este tipo de restaurantes, pero ¿Qué tal de cantidades? Es decir, el menú de 10 platos es ya una comida, el de 13 puede ser excesivo o aquí se va a disfrutar de sabores, texturas y tal pero no a salir lleno? Es que las fotos no dan demasiada idea de cantidades o tamaños.

2 de julio de 2014

Miss Migas

Yo con el de trece platos salí llena, llenita, llena y con el de diez me hubiese quedado bien. Pero el grande no es excesivo, sales lleno pero luego cenas, digestión facilita.

2 de julio de 2014

Lady Spider76

Muy buena reseña....creo que me tocaré pedir el de 13 platos.....me lo huelo!

2 de julio de 2014

spider72

yo no lo leo hasta que no vaya...pero vale 13!!!

2 de julio de 2014

volga

Gracias por la info. En las fotos se ve que muchos platos son de 1 o 2 bocados, y lógicamente solo se sabe cómo acabas de lleno por la acumulación. Quzás sea buena opción ir a cenar, en lugar de a comer, para poder pedir el de 10 platos (30 euros menos, pues mira, igual se nota...) y quedarse bien.
De todos modos para hacerme una idea más completa esperaré a la reseña de spider76 y/o Lady spider76, para tener el punto "realista" y no solo lo bueno (que es el estilo Miss Migas, ya voy pillando un poco el estilo de cada uno, jeje).

2 de julio de 2014

acme

Que c... don Victor Roces.... sacando los cuchillos. Te recomiendo también a je suis beatrice y a eandrada. Son también de ese realismo mágico-agresivo del que hablas

2 de julio de 2014

volga

Acme, sigo a esas dos personas también, sí ;) Poco a poco voy haciéndome la cartera de a los que interesa seguir.

2 de julio de 2014

volga

davidperezf, tú lógicamente en la de "casi gurú".

2 de julio de 2014

spider72

Huy la de Dstage no sé yo...que Lady Spider piensa que David Guerrero está (literal) "super--bueno" y que "le hacía de tó". Así que no sé yo si será objetiva...

2 de julio de 2014

je suis béatrice

Victor, me encanta que hayas hecho esa pregunta y además animo a todo el mundo a que ponga el nivel de llenitud de los sitios, que vale que una va a disfrutar de texturas y sabores pero también va a comer...Por cierto, en cuanto al estilo, veo que hay algunos por aquí que ven la agresividad en el comentario ajeno y no en el propio...

2 de julio de 2014

acme

Ya estamos... ¿no lo dirás por mi?

2 de julio de 2014

volga

Nada, je suis béatrice. Y tampoco quiero sembrar cizaña, con lo de que unos escriban de forma más realista que otros. De cada uno de vosotros he leído comentarios más cañeros y otros más suaves, y eso está bien, no creo que seáis constantes. Y cada uno tiene su estilo y su forma de entender cómo tiene que opinar en 11870. Creo que es útil tanto el que describe solo del sabor de la comida, que el que describe más el local...

2 de julio de 2014

spider72

Víctor...la que has liao pollito...jajajajaja

Es la idea que cada uno exponga sus opiniones sinceras y por supuesto subjetivas...

2 de julio de 2014

je suis béatrice

Que no, Victor, que no has liado nada...Cada uno aporta lo suyo, a mi de Spider, por ejemplo, me encanta que describa el rollo decoración porque yo no me suelo fijar y luego cuando voy digo, ah pues es verdad que la decoración es asi..cada uno aporta lo suyo y eso es lo bueno.

2 de julio de 2014

Lady Spider76

La critica de Dstage creo que deberia ser compartida entre spider y una servidora. Es cierto Diego Guerrero me conquistò (en Club Allard)

2 de julio de 2014

spider72

Toda para ti reina mora..

2 de julio de 2014

Miss Migas

Tienes razón, Victor, yo soy una simple contadora de historias. La crítica se escapa para una jovenzuela como yo, a no ser que el sitio me cabree (véase Bentley's); se lo dejo a los duchos en la materia...
Y cuidadín que Guerrero es mío Spider, que te veo mu lanzá!!!

2 de julio de 2014

volga

Jo, ahora me siento viejo y además tampoco soy ducho para criticar :-\

2 de julio de 2014

spider72

hoy hay una crítica muy buena de Dstage en El País (llena de spoilers! cuidado)...eso sí pone que el pan chungaleras...

11 de julio de 2014

acme

La que estoy esperando es la tuya Spider. Ahora bien, como te pongas a comentar el pan me parto.

11 de julio de 2014

je suis béatrice

Miss, ¿tú pediste el menú corto o el largo?

27 de julio de 2014

24/02/2015

Nada es lo que parece

No vamos a descubrir nada a nadie, si decimos que Diego Guerrero es uno de los mejores cocineros de España, ya demostró sus dotes en su etapa en El Club Allard y ahora al frente de D’Stage, quiere reeditar su éxito, haciendo volar la imaginación y la ilusión de su público.

D`Stage es un proyecto mucho más intimoy en el que podemos acercarnos a la persona de Diego Guerrero, su decoración imitando a un almacén, estructurada en tres áreas, así como la excelente música que ameniza el local, hacen de D’Stage un lugar mágico para disfrutar de una de las mejores cocinas del panorama actual.

Dentro de la propuesta de D’Stage, encontramos dos menús, uno corto de 87€ y el largo de 118€, en nuestro caso nos decantamos por el largo, el cual empieza en la zona de bar, donde se recibe a todos los comensales que van a estar presentes en el comedor, ofreciéndoles un aperitivo, acompañado en nuestro caso de un erizo de mar con dashi cítrico, el cual viene presentado en una caja de madera y rodeado del efecto del humo, producido por el hielo seco. Este primer plato te hace ver, que en D’Stage la puesta en escena tiene un papel protagonista.

El menú continua en la zona de la Barra de la cocina, en donde se puede ver como de manera sincronizada trabaja todo el equipo de Diego, en nuestro caso probamos un ceviche de carabinero en roca de sal y coral de rocoto, un plato fresco, suave en boca y que supone la antesala de la performance de D’Stage.

Ya en la mesa, el menú comienza “Con todo el corazón”, en un corazón de piedra, que podría haber salido de cualquiera de las películas de Indiana Jones, se presentan unas esferas de hígado de pato, sobre polvo de frutos rojos, plato en el que la acidez del fruto seco se combina con la untuosidad del hígado, sin tiempo a terminar de saborear el corazón, aparece el Mochi de Huitlacohe que deja ver ese toque de cocina Azteca dentro del repertorio de D’Stage, al que a lo largo del menú se le hacen varios guiños.

Dejando de lado el continente americano, nos pasamos a unos Niguiris de ajoblanco y anguila ahumada, presentado sobre jardín japonés, en el que cada elemento guarda perfectamente su simetría y explicación. Para compensar este toque nipón, continuamos uno de los platos más comentados y quizás de los que menos nos gusto, esto es la cebolla en texturas, acompañada con un bourbon, la cual nos pareció un tanto insulsa.

Tras el primer acto, llego el momento de la ensalada de encurtidos con morrillo de salmón que junto con la cebolla fue uno de los platos más flojos. Aunque hasta ese momento la cocina de D’Stage nos había dado síntomas de flaqueza, estos se disiparon en cuanto aparecieron los raviolis de alubias de Tolosa, uno de los platos que más nos ha gustado en los últimos tiempos y que recrea a la perfección los pucheros tradicionales, hechos con una cosa que a día de hoy falta en cocina…Tiempo.

Después del espectáculo de los raviolis, uno de los platos con una de las mejores puestas en escena, este es el paso del verano al otoño, en donde por medio de un apionabo, raíces aromáticas, un mezclum de hierbas silvestres y ralladura de trufa se hace una perfecta transición entre dos épocas tan diferentes, como son el verano y el otoño.

Siguiendo la tendencia de menos a más el menú continuó con la Merluza y puerros a la brasa con sagu ibérico, de este plato podemos decir que el punto de cocción del pescado era perfecto y el matiz del ibérico lo convertía en un plato redondo.

Para finalizar con el salado, uno de los platos que más nos gusto, este era el solomillo del carnicero, cuya presentación, fue realizada en la propia mesa por Diego, el cual nos explico que la preparación de esta carne se realiza a baja temperatura, para posteriormente ser terminada en la propia mesa en el horno portátil.

En la sección de dulces, podemos decir que nos encontramos con luces y sombras, ya que por ejemplo, Pablito el Caracol, replica de su famosa pecera, nos pareció que en esta ocasión no se encontraba a la altura de lo esperado, sin embargo nos sorprendieron las palomitas de maíz con tocino de cielo y fresa. Como colofón el típico trampantojo que en este caso era un ajo morado. En términos generales, esperábamos mucho más de los postres.

Respecto a su bodega, en nuestro caso optamos por una cena maridada, en la que encontramos más sombras que luces, ya que se abuso en exceso del fino, lo que hacía perder un poco los matices de los platos.

En resumen podemos decir que nuestra experiencia en D’Stage fue muy positiva sobre todo por lo que a la puesta en escena se refiere, la decoración y la ambientación del local, sin embargo, atendiendo al coste del cubierto 118€, uno espera un poco más, sobre todo en la zona de postres, la cual nos pareció un tanto floja.

22/08/2014

Let's celebrate

Comida de celebración, Agosto 2014. ( A pesar de los misiles que derriban aviones comerciales, de las guerras entre el pueblo elegido y el no elegido, de los enfermos de ébola que no se pueden repatriar,a pesar de todo,mientras podamos, que no se nos quede nada por celebrar)

Con mucha ilusión fuimos ayer a casa de Diego Guerrero a tomarnos un menú largo y con el firme propósito de disfrutar mucho y no privarnos de nada. Aviso que el sitio no está señalizado y que lo normal es que si no te fijas pases de largo. Además en la web no aparece ningún teléfono ni para reservar ni para contactar en caso de que te retrases.
Llegamos y todo son sonrisas. Qué bién. Nos invitan a sentarnos a la entrada y a tomar un aperitivo. Sean dos copas de Champagne que son acompañados por dos aperitivos de la casa. Uno de bocabits (si, como esos de Matutano) y unas zamburiñas . Muy cuidada la presentación de los dos.
Luego pasamos a la siguiente sala donde uno de los cocineros nos sirve una bebida parecida a la michelada mejicana pero que no es michelada porque la nuestra no lleva cerveza. Acompañan la bebida y la charla con el cocinero dos entrantes más: El sandwich de sandía helada ( muy bonito de aspecto pero para mi gusto el frio hace que no se disfrute del sabor) y un steak tartare de Jalapeño que me gustó pero que te deja la boca insensible por el picante durante un rato.
Nos llevan a un pedazo de mesa enorme al lado de un ventanal. Mi chico decide beber cerveza y la jovencísima sumelier me propone a mí que me apetece vino, traerme el vino en copas e ir cambiando de vino, vamos un maridaje para mi sola porque le dejé a ella la elección de los vinos.
Empieza el desfile de platos ( y el que no quiera saber que no lea): Con todo corazón, Mochi de huitlacoche (¡de diez!), ensalada de encurtidos,torrija de pan tumaca, raviolis de alubias de tolosa (otro que sorprende y mucho), huevo con pan y panceta sobre crema ligera de patata (buenísimo) , y otros que sorprenden menos como la cococha de bacalao, las estructuras blandas y crujientes de la ternera ( a mi pregunta que qué parte de la ternera es esta me dicen que es tendón.Pues vale), bonito con marinada coreana y pichón a la brasa.
De los postres, el Copiándome a mi mismo no me dijo nada, salvo que tiene gracia que aparece un caracol.Las palomitas de maiz con tocino de cielo y fresas me gustaron más.
Pero lo mejor el Ajo (que es ajo negro) que acompaña el café y el té verde correctamente servido en tetera aunque con taza pequeña para mi gusto.
Viene Diego a hablar con nosotros y lo primero que nos dice es que le digamos qué nos ha parecido sin contemplaciones, que está allí para recibir.Se ve todo el cariño que ha puesto en este restaurante. Para informacion de las que suspiran por él diré que nos dijo que no leía nada del onceocho, asi es que las declaraciones de amor por esta vía creo que no le van a llegar.
Finalmente llega la cuenta: 260 euros en total. Nos damos cuenta de que no nos han cobrado ni las dos copas de Champagne, ni el agua, ni mi té verde.Qué detalle. Sí que cobraron la cerveza que se tomó mi señor novio,mis tres copas de vino y un café.
Conclusiones: Que es un sitio en el que estan pendientes de ti desde que entras por la puerta, que hay platos dentro del menú que destacan más que otros (estoy recordando el menú del Arbore da veira en el que practicamente todos los platos eran de diez, por ejemplo) y que habrá que estar pendiente de cómo evoluciona.

acme

Jesuis, Viridiana que luego vienen los lamentos

27 de julio de 2014

je suis béatrice

Ya está hecho, Acme.

27 de julio de 2014

acme

Amén

27 de julio de 2014

Gath

Pero no os olvidéis del maestro...

27 de julio de 2014

je suis béatrice

Yo es que en gastronomía no soy mitómana, pero no, no me olvido Jose Luis. Es que como en Comala el maestro, como tú lo llamas, estuvo saludando a mucha gente y a mi mesa no vino, pues he decidido ir a ver al Diego este que me han dicho unas amigas que no está mal...

27 de julio de 2014

Gath

En lo de saludar a unos si y a otros no, lo conozco, nos paso en Al Trapo, y me sigue molestando todavía, en lo otro, no opino,.....

27 de julio de 2014

je suis béatrice

Bueno, el hombre saludaba a sus amigos, que tampoco pasa nada, yo con que me den bien de comer me vale. Lo de Viridiana lo dejo para la próxima. No se me olvida que lo tengo pendiente.

27 de julio de 2014

Lady Spider76

Viridiana déjalo para los fríos.....y disfruta Dstage

27 de julio de 2014

Gath

Excelente crítica, Beatrice, pero como tantas veces, además de dejarme los dientes tipo morsa, genera necesidades, en fin, habrá que buscar un hueco y septiembre está ya muy cargado.

9 de agosto de 2014

je suis béatrice

Claro, te vas de vacaciones y se te acumula el trabajo....

9 de agosto de 2014

Gath

Cierto, para el próximo año me lo replanteo, estoy por cancelar la próxima tanda,..., pero, mejor no.

9 de agosto de 2014

acme

Pues yo tengo reserva para Septiembre y no sé yo. A la Bea no le ha gustado como para 260 larries.

9 de agosto de 2014

je suis béatrice

No la líes Acme, me ha gustado mucho. Y podría darle cinco estrellas, pero por comparación al Arbore de tu tierra le tengo que dar cuatro.

9 de agosto de 2014

acme

Es que Galicia juega en otra liga...

9 de agosto de 2014

je suis béatrice

Todo lo que está en el territorio español juega en la misma liga, si ya tengo que pasar una aduana modifico un poco el criterio e incluyo otros parametros...

9 de agosto de 2014

acme

Y luego soy yo el de las estrellas.... ¿De longitud el menú es largo, largo o es sólo largo o qué?. Y no me seas gallega que ya es lo que me faltaba.

9 de agosto de 2014

je suis béatrice

El menú largo esta bien de longitud. Yo me quedé bien, ni muy llena ni muy vacia, aunque tengo que decir que del último plato, el de pichón yo me comí dos, el mío y el de mi marido que dijo que al marido de una palomita el no se lo comía...

9 de agosto de 2014

volga

Y la estrella de menos? No me queda claro...

9 de agosto de 2014

je suis béatrice

Víctor, ya se lo he explicado a Acme. Podrían ser 5 pero son 4 por comparación con otros a los que he puesto 5. Las estrellas son muy subjetivas y dependen de muchas cosas. En cualquier caso es un sitio que merece la pena conocer.

9 de agosto de 2014

acme

Victor, a mi me ha contado eso, pero yo tampoco lo he entendido. Luego también habla de un rollo de territorio español y aduanas que tampoco he pillado...

Espera ... :-)

10 de agosto de 2014

volga

Perdona, que en la versión móvil no me salían comentarios anteriores y no había visto que ya habías respondido.
Sí, lo de las estrellas es subjetivo, pero me parecía raro que no hubiera un claro 'Me faltó...'. También es cierto que podías tener más de un restaurante con 5 estrellas. Que te traten bien en Arbore no significa que sea el único que pueda tenerlas.
Tengo que volver a Galicia en ruta foodie, está visto...

10 de agosto de 2014

je suis béatrice

Ay madre, gracias, Eand, ahora lo cambio. Y eso que estoy harta de leer la palabrita dichosa ultimamente...

22 de agosto de 2014

26/11/2014

Sin duda uno de las aperturas revelación en Madrid de 2014. Nada más abrir ya ha ganado su estrella Michelín, sale recomendado en el Financial Times, tiene multitud de artículos, etc. Ni siquiera se molesta en poner un letrero en la calle anunciando su presencia. El chef Diego Guerrero viene avalado por los muchos años trabajando y poniendo a nivel el Club Allard donde consiguió dos estrellas Michelín. Supongo que en un año conseguirá la segunda estrella y después las tres. Es un sitio claramente del gusto de los críticos de la guía Michelín, con cocina molecular, innovadora, menú degustación sorpresa y ningún plato tradicional.

El local está decorado en plan cosmopolita, luz natural, cocina abierta, ladrillo visto, sillas vintage, sillones chester de cuero. Una pena que no tenga manteles de tela, siempre me parece que baja el nivel de cualquier restaurante comer directamente sobre la mesa como si fuese una tasca. El servicio es impecable, se nota la buena selección y formación del personal, gente amable y cortés, sin actitud pedante, cercana y con ganas de agradar y hacer bien su trabajo, algo que suele fallar en otros restaurantes en cuanto se ponen de moda y parece que te hacen un favor por atenderte.

La cocina es continuista sobre lo que venía haciendo en el Club Allard. No hay carta sino que sólo puedes elegir entre dos menús. Uno "corto" de 10 platos (oír menú corto de 10 platos a mi con mi origen provinciano me suena siempre raro) y otro "largo" de 13 platos. Salen a 88 euros y 118 euros respectivamente. Bebidas aparte. Te preguntan si hay algo que no te guste o tengas alergias. Pero no te cuentan lo que vas a tomar, sólo al final te dan una hojita con lo que has comido. Es todo en plan sorpresa. A mi, que las sorpresas no me gustan, me desorienta un poco eso de no saber no lo que voy a comer. Pero supongo que tengo que aprender a dejarme llevar.

Personalmente la tendencia de sólo menú degustación en plan sorpresa, tan del gusto de la guía Michelín y la nueva cocina, no me va. Además hace innecesario volver a repetir al restaurante dos veces porque ya sabes lo que te vas a encontrar. Me pasó en el Club Allard donde fui dos veces y no volví más por aquello de no repetir el mismo menú una y otra vez... espero que en Dstage Guerrero cambie el menú al menos una vez por estación.

De los platos no voy a comentar por no hacer spoiler de las sorpresas. Lo que queda claro es que en la cocina Michelín cada día cuenta más la sorpresa y el espectáculo, el performance, la vistosidad, la presentación y el juego. En definitiva cuenta más la historia detrás del plato que el plato mismo. De donde viene el berro a punto de desaparecer que te cortan con paciencia con una tijerita encima del plato que el propio sabor del berro.

Sin manteles. Servilletas de tela.

Adreid.

Si le dan la tercera a Dstage sería todavía mas evidente el timo de esta guía.

26 de noviembre de 2014

Adreid.

He dicho que la tercera no se le merecería #estrellasparatodosmenosparaDstage

26 de noviembre de 2014

17/09/2014

A la altura de las expectativas

Comienzo mi comentario por el final. Por el precio. 110 euros por persona, con dos botellas de vino Eidos Ernos 2013 (D.O. Ribeiro) y Viña Tondonia 2002 (D.O.P.) (seis personas) y eligiendo el menú de diez platos, que cuesta 88 euros.

Puede parecer caro, pero hay que pensar que estamos a un nivel alto de la gastronomía. Diría que estamos en un restaurante que es gastronomía en estado puro con un buen servicio y excelentes productos.

El local tiene estilo neoyorkino, tipo loft, con techos altos, ladrillos vistos, suelos de manera y cocina vista con muchísimo personal. Mobiliario de madera.

Los platos están muy elaborados, muy pensados y son creativos. Tiene algunos guiños al antiguo restaurante de Diego Guerrero, el Club Allard. Como el huevo con pan y panceta sobre crema ligera de patata que merece una mención especial por su explosión de sabor en la boca. También me gustó mucho la torrija de pan tumaca con sardina ahumada y el ravioli de alubia de Tolosa.

Y de postre me pareció muy interesante el ajo morado.

Es un restaurante de alta gastronomía en el que la etiqueta no es obligada y en el que sobre todo se respira un ambiente desenfadado y profesional.