La tercera generación de este restaurante, con Diego y el mediático Pepe Rodríguez Rey al mando, a través de su experiencia e ilusión han sabido marcar un estilo propio a este mesón castellano para convertirlo en uno de los templos de la cocina de vanguardia, apegada al producto y los sabores de La Mancha.

Ordenar por:

relevancia fecha

26/01/2017

Tradición manchega y alta cocina se dan la mano en El Bohío

Así a bote pronto, si os decimos: Morteruelo, pisto, callos, ensaladilla, garbanzos o sopa de nabo, ¿quién de vosotros pensaría en un restaurante de cocina creativa? No os vengáis arriba, porque sabemos que la respuesta es NADIE.

Pues bien, ese es el secreto de El Bohío, el restaurante del celebérrimo presentador de Master Chef Pepe Rodríguez y su hermano Diego, que han sabido convertir la casa de comidas abierta en ¡1934! por, entre otros, su abuela, en una referencia para los amantes de las buenas mesas de Madrid y alrededores. Y es que El Bohío está a escasa media hora de la capital, en el toledano pueblo de Illescas, en la antigua carretera Madrid-Toledo para más señas.

El pasado mes de Noviembre, y con motivo de una celebración familiar, pudimos cumplir el deseo de visitarlo y comprobar el porqué de su Estrella Michelín, más que merecida a nuestro juicio.

Reservamos con bastante tiempo de antelación (existe opción de reservar por eltenedor.es) eligiendo el menú más barato de los tres que proponen. Aunque a veces vendamos lo contrario, somos gente trabajadora y nos cuestan un triunfo nuestros caprichitos gastronómicos. De hecho, nuestra presencia allí, como en el resto de restaurantes de postín que hemos visitado, supuso un descenso de diez puntos en el PIB de la sala, en la que ese día nos deleitó con su presencia, su delicado acento afrancesado y su pelazo: José Bono, ejemplar ilustre de la fauna política ibérica de ayer y siempre.

Pero volvamos al tema de los menús. El elegido por nosotros (“menú del día”, en homenaje al pasado como casa de comidas del restaurante) y que ahora pasaremos a relataros era 45 euros + IVA, pero además cuentan con otros dos más (“de temporada” y “degustación” por 70 y 110 euros + IVA respectivamente). Bebida aparte, obviamente. Total, que la cosa se nos puso en 70 euros por cabeza con un par de botellas de vino de la cercana zona de Méntrida, recomendadas por el amable sumiller que nos atendió y nos recomendó de maravilla.

0 euros disfrutados céntimo a céntimo y que te hacen recordar el valor relativo del dinero. ¡Cuántas cenas en Vips, Foster´s Hollywoood y demás tugurios salen más caras!

Antes de pasar a reseñar lo que comimos, un pequeño apunte de decoración y estilo, nuestro momento Hogar & Jardín de los artículos. La sala está dividida en dos pisos: de marcado acento tradicional y con objetos homenaje a la gastronomía local y las labores del campo el inferior y con un toque más moderno el superior, donde nosotros comimos. Siendo un lugar agradable y luminoso, permítasenos la osadía de comentar que quizá sea mejorable la decoración, que peca a nuestro humilde entender de batiburrillo de estilos y referencias.

Superados los preliminares vamos, ahora sí, a lo nuestro, que es como dice mi abuelo (castellano-manchego también): MOVER EL BIGOTE.

.- El banquete comenzó con los snacks de bienvenida, que por la fobia de mis compañeras comensales a los productos del mar fueron uno más de lo normal, ya que Diego, el jefe de sala, fue tan amable de sustituir los aperitivos con pescado por otros diferentes e igualmente ricos. De esta manera pudimos probar un bocadito de ensaladilla y otro de mortetuelo en una espacie de mini-blini, una sabrosa crema de tomate y queso, un delicado crujiente de corteza de cerdo y unas rocas de sésamo y chocolate con una textura y un sabor fascinantes, y que se llevaron la primera oreja de la tarde.

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2017/01/12/el-bohio

03/04/2016

Excelente comida y servicio en un "mesón" con solera

Todo, desde que entras y hasta que te vas, te recuerda a la cocina de toda la vida. Eso si, el ambiente rústico pero con un aire de elegancia, el trato amable pero relajado, el servicio profesional y la altísima calidad de la comida te dicen que estás en un mesón "diferente".

Optamos por el menú del día. Para ser un estrellado, el precio no es excesivo por lo que ofrece. La carta de vinos, amplísima por cierto, tiene unos precios más que razonables, lo que se agradece. Que te carguen en la comida tiene un pase, pero en los vinos...

De aperitivo tartaleta de ensaladilla rusa y crema de queso azul muy cremosa y agradable. De primeros unas anchoas ahumadas sobre pan cristal exquisitas y un foie casero del que todavía podría estar comiendo. Y de segundo elegimos los obligados callos, catalogados por Capel como los mejores de Madrid (y cercanías) y de los que doy fe que si no lo son, se acercan mucho. Para finalizar un postre de chocolate muy equilibrado, aunque confieso que me sorprendió no ver el queso de nuevo en el postre y pettit fours con el café.

Buena oferta de pan.

Acompañamos la comida con un exquisito Finca Loranque de la tierra.

El precio de 146€ para 2 personas me parece más que razonable para lo que ofrecen. Excelente cocina, servicio muy profesional, ambiente muy relajado con buena distancia entre mesas y... esos callos

28/03/2014

Alta cocina tradicional, vanguardista.

Soles Repsol (2014): 2 ☀️☀️
Estrellas Michelin (2014): 1 ⭐️

Miércoles, 26 de Marzo, mediodía. Celebración de cumpleaños.

Local un tanto extraño, tiene su origen en el mesón familiar, que han ido cambiando y adaptando a los tiempos.

Sala de corte clásico, muy formal, me atrevería a decir que un tanto distante. Personalmente, no me encuentro cómodo en ambientes tan rígidos, y este lo es.

Carta de vinos apabullante, al principio me traen dos tomos de carta de vinos tintos, nacionales y extranjeros, al pedir vinos blancos, no pasa nada, me traen otros dos tomos, impresionante. Precios de vinos altos.

Optamos por un Lurton 2012 Verdejo.

Funcionan con tres menus:

Menú del día a 37 €
Menú de temporada a 49 €
Menú degustación a 95 €

En ningún caso se incluyen IVA ni bebidas

Optamos por este último, la primera foto incluye el contenido de este menú.

Sin más preámbulo comienza la sección snacks servidos por el orden que reflejan las fotos.

Crujiente de wasabi, patatas con cochino y crujiente de bacalao y yogurt: Buen comienzo, la patata con cochino, sencillamente espectacular; el crujiente de bacalao y yogurt muy suave y agradable, el crujiente de wasabi, bien solamente.

Carcamusas: Etéreas.

Ajoblanco con fruta de la pasión: Para repetir y recomendar.

Foie gras con sardina: Interesante combinación de sabores. Muy acertado

Rocas de sésamo y maíz: Bien solamente.

Lentejas con butifarra y macarrón de parmesano: Impresionante, para repetir y recomendar.

Escabeche de pollo de corral, cebolla y aceite: Bien simplemente.

Sopa de pescados y mariscos espaciados: El sabor herbáceo el caldo hace subir enteros al plato. Para repetir,

Fideos del cocido e un caldo de jamón y verduras: En la pequeña porción queda condensado el sabor de un cocido de tres vuelcos entero. Espeso, sabrosisimo, potente. Un platazo. (La foto correspondiente no es mía, la he tomado de Internet, no se como la hice, pero la encontré cortada)

Huevo con cocochas, patatas y pizarra: Uno de los platos más famosos del lugar, no me extraña, como yo digo, para levantarte y aplaudir.

Crema de pichón y foie gras, uvas y del caldo del morteruelo: En mi opinión, demasiado potente, comprendo que es un guiño a la cocina manchega, pero muy fuerte.

Costilla de cerdo, anguila ahumada, leche de albahaca y curry: Carne muy tierna y sabrosa. Plato original.

Ventresca de atún, su pelota y el caldo de verduras: Buen sabor a nivel global.

Pichón asado con bizcocho de chocolate, higos y ciruelas: Perfecto de sabor, buen contraste de sabores.

Comenzamos con los postres

Frutos rojos, vainilla y regaliz: Refrescante, gran sabor.

Flan de caramelo: Otro de sus platos más famosos, y tampoco me extraña, original, presentación muy elegante, gran sabor, adjunto dos fotos, cerrado tal como se presenta y abierto, donde aprecia el flan en el interior de la esfera. Impresionante, para repetir.

Para acompañar nuestros cafés con hielo, vienen dos petit fours.

Trufas, macarrones y Cañas fritas y un bizcocho de limón y yogurt.

Gran cocina, de vanguardia sin olvidar las raíces manchegas.

YuncalR

En alguna ocasión, circulando por la carretera de Toledo y encendiéndose la luz gastronómica, hemos intentado reservar "ya que andábamos direccionados" sin resultado. Muchas ganas de probarlo.

28 de marzo de 2014

Adreid.

Había mucha gente? yo fui dos veces antes de Masterchef y estaba medio vacío. Tengo pendiente otra visita.

28 de marzo de 2014

Gath

Ardeid: Para ser un día de diario no estaba mal, en la sala principal, aprox. 16 personas, creo que 1 o 2 mesas vacías.

28 de marzo de 2014

Miss Migas

Deberías haber rematado con un plato de callos. Simplemente ESPECTACULARES.

29 de marzo de 2014

Gath

El hermano de Pepe, nos lo ofreció al final, justo antes de los postres, pero a esas alturas no podíamos más, créeme, era o callos o postres. Para la próxima visita.

29 de marzo de 2014

EspaciosSecretos

Antes de Masterchef lo llamaban "El Vacío" . Debe haber evolucionado bastante, yo fui justo antes y no había nadie.Hasta que llegabas al piso de arriba te daba la sensación de casa abandonada. Eso sí la comida muy bien aunque el maitre y el camarero se pasaban el tiempo discutiendo o mejor dicho el maitre le gritaba al camarero.

29 de marzo de 2014

Gath

Incluso se oía que habían estado al borde del cierre. Desde luego en la sala de arriba no había nadie. En la sala, oí el comentario de que estaban diversificando el negocio, catering, bodas, celebraciones, e incluso, que Pepe estaba colaborando o estudiando su colaboración con la Taberna del Alabardero para USA.
Tal como están la tiempos, estas diversificaciones, me parecen positivas, dado que su cocina es francamente buena, a pesar de que para nuestro gusto es demasiado potente.

29 de marzo de 2014

Adreid.

Las 2 veces que he estado solo éramos 3 mesas, si ahora va mas gente (bastante lógico) me alegro, porque la verdad es que comí de maravilla.

29 de marzo de 2014

14/01/2015

Desencanto y pequeña decepción

Estuve el pasado sábado y me llevé una pequeña decepción. Creo que en esta clase de restarurantes el servicio debe ser primordial, puesto que los precios que se pagan no son exclusivamente por la comida, sino por un programa completo.
El local no me gustó en demasía. Frío, simple, un poco desangelado, pero al fin y al cabo, la decoración no interviene en la comida ni en el servicio, así que podemos dejarlo en un segundo plano.
En cuanto al servicio, eso ya es otro cantar. La indumentaria, la manera de servir el vino, el servir cubiertos diferentes a los comensales para el mismo plato no alcazan la calidad esperada.
En cuanto a la comida, nos decantamos por el menú intermedio, y es cierto que habiendo platos francamente buenos, sobre todo una sopa de ajo con un nuevo estilo y un pisto con sus brasas de sabor muy intenso, el resto, postres, entrantes y carne (ciervo), pese a estar perfectamente cocinados, no llegan a transmitir sensaciones reseñables ni a sorprender.
Una pena, porque acudía con muchas ganas pero salí desencantado.

03/06/2014

Ruidoso, servicio flojo, excelente comida

No era la primera vez que íbamos a El Bohío, pero hacia tiempo que no lo visitábamos y vimos que habían cambiado el color del salón; aún así seguía estando un tanto anticuado, horterilla, y no nos referimos a que debería estar más moderno no, nos referimos a que puede tener el alma clásica pero con un toque más elegante.

Fuimos a comer un miércoles, y como era de esperar estaba casi vacío, tan solo había una mesa de cuatro. Nos decantamos por el menú de temporada; exquisito, sin altibajos y a pesar de no estar el mediático Pepe, nos pareció de una ejecución magistral.

En cuanto al servicio, deja mucho que desear. Un camarero novel vertió algo de vino en la mesa pero no nos importó en absoluto; además este chico fue amabilísimo e hizo todo lo que pudo por contentarnos. El error fue de los camareros más experimentados, sobre todo del jefe de sala que ni nos dio la opción a cambiarnos de mesa ni a cambiar el mantel, solo se limitaron a poner una servilleta del revés en mitad de la mesa ocultando la mancha, con lo que parecía un retal.

Lo peor. Desde que entramos en la sala se percibía claramente un fuerte sonido dimanante de la cocina. Le preguntamos al jefe de sala de dónde venía ese incómodo ruido y nos comentó que era de la Thermomix. Nos debió tratar por tontos o por gente sin experiencia; nosotros tenemos thermomix en casa y sabemos cuál es el ruido, y sabíamos perfectamente que no era del aparatito en cuestión. Nos hubiésemos sentido menos engañados si nos hubieran dicho algo más lógico (extractores rotos, un ruido puntual por un lavavajillas, etc...) Pues bien, el ruido permaneció mientras duró la comida, el cual se hacía más insoportable cada vez que los camareros abrían la puerta para salir y entrar a la cocina. Fue una pena porque no tuvimos ni un solo instante de paz para disfrutar de tan magnífica comida. Aquí, al igual que antes, tampoco nos dieron opción a cambiar de mesa, a pesar que el salón estaba prácticamente vacío...

Deberían cuidar esos detalles porque cuando uno va a estos restaurantes, pretende tener una experiencia agradable. Si fuéramos a un "fast food" no le daríamos tanta importancia.

La comida como ya hemos comentado, francamente muy buena, y como me quedé con algo de gusanillo, una tapa de callos... de postre :), los cuales están en la segunda posición de mi ranking por detrás de los de Casa Pablo en Aranjuez (Madrid).

Pasado un tiempo, no tendríamos problema en volver de nuevo, siempre y cuando nos confirmaran que han solucionado el problema del ruido.

Supongo que si Pepe y Diego hubieran estado allí, como en anteriores ocasiones, algo hubiera cambiado...

Por cierto, la mesa que estaba al lado (la única mesa ocupada quitando la nuestra) estaban deseando ver a Pepe (alias el "joder qué asco da verte comer en la tele") y se fueron aturdidos por el ruido y decepcionados por no ver al personaje. Cuando vas a comer a un sitio SIEMPRE gusta que esté la estrella que guía el mismo... Ya podía aprender de DabizXO.

je suis béatrice

Uff, comer con ruido ya te estropea la comida..Por cierto, yo también estoy en la secta de la Thermomix...

5 de junio de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

jo yo tambiénla quiero!

5 de junio de 2014

Bermar

Woll, Thermomix... a ver sí vas a ser tú mi pareja y estás escribiendo a mis espaldas... ;)

El ruido es peor que una comida mala; al menos te puedes quedar quieto. No te imaginas que estrés...

5 de junio de 2014

Bermar

No Piti, huye, huye ahora que estás a tiempo... el primer mes te ocupa el 85% del cerebro y prefieres que se metan con tu madre antes que con la Thermomix... la defiendes a muerte. Luego a partir del año, solo haces salsas (pero qué salsas)

5 de junio de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

siempre tengo la coña con mis amigos de que me la regalen el día que me case. A este paso será más fácil que tenga un robot que me guise, me planche y me teja los jerseis.
Pero yo QUIERO la thermomix!

5 de junio de 2014

je suis béatrice

La Thermomix es como una secta con sus devotos. En mi cocinita no me cabe casi nada pero tengo mi thermomix y mi hervidor de agua ( No se como hay gente que puede vivir sin un hervidor de agua, una kettle como dicen los británicos).Piti, a mí me la regaló mi madre como regalo de No-Boda. Es decir iba a ser mi regalo de boda pero como iban pasando los años e incluso las décadas y no había bodorrio, un día se presentó en casa con su regalo adelantado de boda. Yo salsas no hago pero hago unas cremas de escándalo. Y es verdad que el primer año ocupa gran parte de tus neuronas y atacas cuando se meten con ella...Ja,Ja.

5 de junio de 2014

acme

La thermomix es el 1500 de las batidoras. Mi madre tiene una que tiene más de 20 años y se acaba de joder hace bien pronto. Yo era cliente, que no usuario.

5 de junio de 2014

acme

Hip, hip, ... Han arreglado lo de las ediciones de comentarios que se comían los puntos y aparte!.

Viva el circuito de calidad de software!

5 de junio de 2014

30/03/2014

Decepción

Aprovechando que iba a Granada, decidí acercarme a Illescas para encontrarme El Bohío en un lugar bastante chof.

El local es feo y las cosas están bastante viejas para un sitio de 80 aprox por barba.

Pedimos el menú de invierno que era una sucesión de contundencias, a saber:

- Unos entrantes absurdos (que miren lo que hace Sergi Arola en el gastro, por favor).
- Una sopa de coliflor correcta.
- Una ropa vieja, claramente no-hay-para-tanto.
- Un bacalao rebozado excelente.
- Una carne estofada correosa, que no devolví a la cocina porque me estaba aburriendo y quería irme.
- Un postre ramplón.

80 del ala. A ver lo que les dura el tirón de Masterchef.

18/01/2014

Donde perdí la virginidad

Acabo de volver de El Bohío y todavía estoy en una nube. Esta es la primera vez que pruebo un restaurante de alta cocina. Mi primera estrella Michelín, que se ha convertido en uno de los mejores regalos de Reyes. Lo que más me ha sorprendido, sin duda, es la intensidad y combinación de los sabores. Incluso aquellos a los que no estoy acostumbrado o, directamente, no me gustan, me han parecido brutales. Me he encontrado con cocina muy sofisticada, inteligente y gratamente alejada de las excentricidades que había leido de otros sitios (aromas, humos, escamas y similares). Ni snobismo, ni pijerío, ni postuero, ni leches en vinagre, la calidad y la técnica de elaboración de esta cocina dan un resultado claramente superior. Aquí no caben dudas, ni es preciso apoyarse en discursos vacíos como ciertas tendencias de arte moderno. Las únicas extravagancias las encuentras en los distintos recipientes en los que sirven los platos, que o bien acompañan con cierta armonía al mismo o aportan algún momento de diversión.

Tomamos el menú degustación como no podía ser de otra manera. Éste se basa en una reinterpretación de la comida manchega como se puede comprobar sólo leyendo el nombre de los platos: lentejas con butifarra (OMG), crujiente de wasabi, patatas con cochino (OMG), carcamusas con sangría, foie gras de sardina, crujiente de bacalao y yogur, rocas de sésamo y maíz, macarrón de parmesano para empezar; jugo helado de almendras, gambas y ajonegro (OMG), sopa de pescados y mariscos especiada, fideos del cocido en caldo de jamón y verdura, huevo con cocochas, patatas y piparras (OMG), crema de pichón y foie gras, uvas y el caldo de morteruelo (OMG), costilla de cerdo, anguila ahumada, leche de albahaca y curry (OMG), potaje de bacalao y espinacas, y ciervo asado sobre bizcocho de chocolate y trufa de castaña como parte principal; escamas de azúcar, yogur y chocolate blanco, y postre de pistacho (OMG) para terminar.

Cada plato es una amalgama de ingredientes que dan una combinación única pero en la que se puede reconocer todos los sabores. Además en todos los platos se juega, de alguna y otra manera con las texturas, las diferencias de temperatura, y los colores manifestándose en todo momento la creatividad de Pepe y la maestría del cocinero. El único que no me convenció fue el ciervo, ya que me pareció que podría habérmelo encontrado en restaurante de menor calidad, no cuadraba con el refinamiento de los anteriores. Además lo sirvieron frío. Cierto es que esto último tenía arreglo, como me comentaron, pero cuando todo está tan pensado y medido, hasta te crees que es parte de la elaboración :)

Al final te quedas bien aunque no saciado, y no tanto por la cantidad que sirve en cada plato (recordemos que es degustación), si no por el tiempo que tardan en servir cada uno. Supongo que será para no mezclar sabores de la misma manera que cambian cubiertos entre platos.

La decoración: ni me fije, absorto que estaba con cada uno de los platos. El restaurante está ubicado en Illesca lo cual le da un toque de irrealidad y surrealismo que aumenta la experiencia.

Gath

Excelente reseña, pero me has creado la necesidad de ir allí. Me acabas de dejar los dientes tipo morsa.

18 de enero de 2014

EandradA

Y a mí, Pablo, esto no se hace hombre, que la lista de "pendientes" es muy muy larga.

18 de enero de 2014

Pablo Haya

:D :D :D...de todas formas tenéis que restarle el entusiasmo juvenil por ser un primerizo.

19 de enero de 2014

19/07/2014

spider72

Sueeeerteeeeee qué sueeeerteeeeeee ya nos contarás...

2 de julio de 2014

EandradA

Vaya semanita llevas, hija.

2 de julio de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

si si, la miss vive mal
#wannabeclara

2 de julio de 2014

Sr Rodriguez

bahh, con tanta mezcla seguro que el cocido de Pepe le sabe a salsa huitlacoche

2 de julio de 2014

acme

No nos enteramos. Está currando.

2 de julio de 2014

Miss Migas

Menos mal que sólo desayuno y ceno manzanas...

Y el cocido de Pepe sabe.... a GLORIA. =)

3 de julio de 2014

je suis béatrice

Ese es el secreto? Las manzanas? Tendré que probarlo..

3 de julio de 2014

Miss Migas

Eso y caminar 2 horas cada día. ¡Funciona!

3 de julio de 2014

je suis béatrice

Lo de caminar-correr ya lo hago. Las manzanas en el desayuno creo que no podría pero las de la cena sí. Probaré a ver qué tal. Espero que funcione en señoras de la quinta de Felipe VI como yo...

3 de julio de 2014

24/02/2014

Estrella en Illescas.

Si te vas hasta Illescas a comer un domingo es creo yo que para probar su menú degustación largo, que es donde puedes apreciar la cocina de Pepe Rodríguez y comprobar si su estrella michelín es merecida.

Al ser una celebración familiar nos decantamos por el menu de invierno ya que entre los asistentes había una niña pequeña y se le podía hacer muy largo el menú idem.

El menú constaba de unos snack de bienvenida, tres platos principales y el postre.

Los platos principales fueron:

- Sopa de coliflor con arenque y maiz tostado: No me gusta mucho el sabor de la coliflor y aun asi estaba bastante bueno, dentro de la normalidad de los otros platos del menú fue el que mas me sorprendió.

- Ropa vieja y el caldo de cocido: La presentación es original ya que viene toda mezclada en una especie de cilindro, el caldo en una tazita aparte, muy rico.

- Bacalao frito con jugo de adobo: Rico, pero no sorprendente.

- Callos a la Madrileña: Muy buenos y picantes, pero no tiene ningun misterio, mi madre los hace muy parecidos.

De postre chocolate especiado con cafe, trufas y macarons, no sé que llevaba el chocolate pero picaba, a mi me gusta, pero entiendo que haya gente a la que no le guste.

Como he dicho antes, todo estaba muy rico, pero creo yo que si no vas a pedir el menú largo no merece la pena la excursión a Illescas.

04/04/2014

DECEPCIÓN Y CASI.... (perdón) CABREO. Lo conocía de hace mucho, casi de sus orìgenes y me encantaba. Ahora se ha subido a la parra en precios y te obligan a elegir entre tres menús (no hay carta) con combinaciones absurdas y más que caros (37, 45 ó 95 euros, pero SIN INCLUIR NI IVA, NI VINO, NI 3,40 DE SERVICIOS), que son más caros porque NINGUNO CONTIENE ALGÚN ALIMENTO VALIOSO EN SÍ (carne roja o asado de calidad, pescados, marisco). Por si fuera poco, la condimentación me pareció ahora muy pesada, difícil de digerir, pero ni siquiera de degustar porque eran sabores contundentes, sin matices. En fin, una pena. Para mí, está perdido.

21/10/2013

el gran restaurante en el sitio improbable

Seguro que no soy el primero en decir que no cuadra encontrar un restaurante de tan buen nivel en un pueblo como Illescas. El Bohio tiene un nivelazo que le da un repaso a la gran mayoria de restaurantes con pretensiones de la capital del reino. Con un par.
He ido a comer una vez al mediodía, y nos trataron fenomenal. Queíamosir con nuestro hijo de pocos meses en su carrito de bebe y me preocupaba un poco cómo iba as ser el ambiente; al ser un sitio con estrella michelín nos podíamos encontrar con un sitio muy estirado y/o poco amigable para ir con niños pequeño. Pero tengo que decir que desde la llamada por teléfono para reservsar me demostraron que cualquier miedo era infundado; me reservaron una mesa con espacio para el carrito, y nos dieron todas las facilidades. En la sala hubo más mesas con niños un poco más mayores y ofrecian menus infantiles a medida para los peques, de forma que ellos disfrutaban de su comida más adecuada para sus gustos y paladares mientras los padres se daban un homenaje gastronómico. Porque la comida es cojonuda (ya era hora de hablar de la zampa después de la chapa del principio). Tienen un menú degustación full equipe que tiene pinta de tumbar al más gocho, pero nosotros optamos por un menú que tenían especial para el día de la madre (era ese fin de semana) por 50€. Perfecto de cantidad (snacks, 3 platos, postre y cafe con dulces). Como capricho, pedí el flan en forma de esfera dorada del que habia leido maravillas, y lo cierto es que merece todas las loas: está del copón bendito de bueno (eso si, el extra supuso casi 20€ más, pero un capricho es un capricho). En total, los 2 menus, una botella de vino (no recuerdo el que pedimos pero estaba bueno), agua y la "bola extra" salió a 75€ por barba. No me duele pagar ese precio si la experiencia es tan buena como fue. Si le quitas el capricho del flan y no te lías con el vino, puede salirte por 60 lereles, que es un precio muy razonable para un restaurante de este nivel.

Habrá que volver :)

01/08/2012

UNO DE LOS GRANDES.......EN ILLESCAS

Pepe Rodriguez Rey,es sin lugar a dudas unos de los mejores cocineros que hay actualmente en este pais.
Restaurante este con 1 estrella Michelin en sus haberes desde hace ya unos cuantos años,mantiene la tradicion,la calidad,el sabor y la intuicion de este cocinero,que para mi es uno de los que tienen mas carisma y sabiduria culinaria en España.
A pesar de estar enclavado en un pueblo a unos 45 km de Madrid,es referente en las agendas de gastronomos que se precien,sin importar el viaje ex profeso quentengan que hacer para probar las maravillas que aqui se sirven.
Se come francamente de maravilla,disponen de carta,pero el MENU DEGUSTACION 85 euros,es el mas demandado y recomendado,ya que recorres la gastronomia y las raices de esta casa de principio a fin.
La maestria es tal,que dominan todo,las salsas,los guisos,los arroces,los asados,pescados magistrales etc etc...y todo con sabio punto.
El hermano de pepe se encarga de la sala y parte de la bodega, con gran saber estar y experiencia.
Hay platos memorables como la Ropa Vieja en su caldo,huevos con esparragos y trufa,carrilleras melosas,bacalao o salmonetes,y un largo etcetera de creaciones que cambian cada temporada en manos de este maestro de la cocina.
En lo relativo a los postres,hace un flan en su esfera de caramelo y oro,que si vais os recomiendo pedir......puro espectaculo.
Pepe y todo el equipo son gente afable y cercana con la que da gusto conversar,ya que te transmiten toda su energia y pasion.
Sin duda visita obligada y exito seguro.

25/09/2012

Excelente comida

Fuimos a comer para el cumpleaños de mi mujer... y nos pedimos el menu de degustacion...la verdad es que creiamos que nos ibamos a quedar con hambre... pero no pudimos con el pichon...el plato que mas nos gusto fue el sufle de setas que estaba para chuparse los dedos cuando se cae la yema del huevo...en fin totalmente recomendado, aunque me parecio un poco caro (340 euros, sin vino) creo que es un precio de 2 estrellas michelin...

03/10/2011

Un mesón manchego como templo de la cocina de vanguardia

Nos parecía un largo camino (200 Km) para el único propósito de comer en este renombrado restaurante, pero, tal vez (bueno, seguro) por la compañía y, en gran medida, por lo que allí degustamos, mereció muchísimo la pena. La ocasión así lo requería.
Local pequeño, decoración extraña (mezcla que no podría describir con pocas palabras) pero acogedora y ambiente muy agradable.
Espectacular carta de vinos, repartida en varios tomos, y servicio de éste, muy correcto, quizá demasiado a nuestro entender (sumiller con chaquetilla de frac negra, camisa blanca con pajarita y delantal de cuero negro). Un pero al servicio: no se nos decantó un vino (una copa que pedimos después de nuestra botella) que contenía bastantes posos, con lo que la copa quedó totalmente llena de ellos. Tras nuestro comentario, quedó totalmente subsanado.
Muy bien Diego (hermano de Pepe Rodríguez), como jefe de sala.
Optamos por el Menú Degustación (como no podía ser de otra forma) y resultó perfecto:

- Queso, Lima, Trufa y Curry: contraste frío-calor, de sabor intenso y aspecto parecido a las cenizas de un volcán.
- Moluscos con el jugo especiado de membrillo: buenísima calidad y en su punto.
- Setas en ensalada, rosas, almendra y papada: nos gustó.
- Guiso de puerros, patata y bacalao: tradicional guiso con estilo vanguardista, parecido a una vichyssoise deconstruida.
- Espardeñas con el pan de la sopa de ajo y yema batida: el que menos nos impactó.
- Lubina con salsa verde de ternera: riquísima, uno de los platos que más nos gustó.
- Trufa hecha en un caldo del cocido: el más impactante, sorprendente, de riquísimo sabor, una delicia.
- Ciervo asado con foie gras y cerezas: muy bien cocinado, totalmente en su punto y muy bien acompañado, uno de los mejores ciervos que hemos comido.
- Manzana, Café y regaliz: postre para quien le guste el café (nuestro caso).
- El postre de chocolate: sin ser partidarias del chocolate ni de los postres, podemos decir que nos encantó.

- Vino (Syriacus 07) + copa de vino + 2 copas de cava + 2 cervezas + 1 café
- De repostre, su famoso, original y buenísimo Flan de Caramelo (no incluido en el Menú Degustación y no siempre disponible, según nos comentaron).

Todo ello, 284€, buenísima relación calidad-precio.

Al final de la espectacular comida, agradable conversación con Pepe en la que le felicitamos efusivamente.
Y como los buenos momentos casi nunca vienen solos, se nos presentó una hermosa noche en la sierra de Madrid…

jmcastellano

Gran resumen Carola. Fu hace poco, con grata impresión...

gourmeton.wordpress.com/2011/07/11/el-mejor-restaurante-de-madrid

2 de noviembre de 2011