Ordenar por:

relevancia fecha

17/05/2012

Se encuentra situado en el bonito paseo marítimo de Pedregalejo.
Parece un sitio playero más, pero se come de miedo. Normalmente huyo de los sitios tipo chiringuito para turistas, quizá por eso me sorprendió tan gratamente.
El servicio muy bueno atento y amable sin caer en colegueos.
Tienen las brasa en la misma arena de la playa a pocos metros y los espetos de sardinas estaban deliciosos. Preparan espetos de otras cositas que tengan ese día. También pedimos ensalada de pimientos (rico rico). No subo la foto que cuando me di cuenta para hacer la foto estaba ya a la mitad. Salmonetes, gambas y espetos.
Seguro que volveré por allí.

10/11/2013

el biznaguero/spain

Sin duda alguna, si quiere quedar bien, bien, invite a sus amigos y familiares al Cabra, comerá buen pescado del día, unos suculentos espetones, gambas, almejas, coquinas,...y un largo etcétera. Buen provecho.

10 de noviembre de 2013

el biznaguero/spain

Conocí a Antonio, su propietario y fundador del Cabra, cuando yo tenía 9 años. Así que ha llovido desde entonces. Durante los meses de vacaciones en verano, acudía con una familia amiga a diario, excepto domingos y festivos por aquello de que las playas de Pedregalejo donde habitaba se llenaban totalmente, los tranvías y sus jardineras a tope en horas puntas de tomar el sol y bañarse. Partían estos añorados tranvías de la entonces Plaza Queipo de Llano, hoy Plaza de la Marina. Se completaba de llenar en las parada de Correos, a mitad del Parque, hoy día el edificio de Correos, cuyos planos parecen partieron del Norte de España y por equivocación, tenemos el tipo de edificio que tenemos, ocupado actualmente por Oficinas de nuestra Universidad, donde algunas veces se celebran exposiciones. Aquellos buzones que tantas veces utilicé desde Viajes Ecuador y sobre todo de la desaparecida Viajes Alhambra, para enviar cantidades enormes de correo, con el fin de promocionar nuestra Costa del Sol con tarifas confidenciales: precios y ofertas de los hoteles desde Estepona a Almuñécar, traslados en taxis y autobuses, precvios de excursiones radiales a Granada, Ronda, Toros, Mijas, Marbella, Nerja y muchas más. Así comenzó todo en captación de clientes europeos, por los años 60. Viajes Alhambra, junto con Viajes Torremolinos de Taillefer, que capitaneaba Diego Franco, cojeando y con su guzzi, zarandeaba toda la Costa. Luego se hizo muy grande y sobre todo rápidamente Viajes Torremolinos con instalaciones en calle Martínez y Central en Torremolinos, junto al hotel Escandinavia, que aún resiste. Después se tomaba la peligrosa curva del Hotel Las Palomas, construido más tarde. A la altura del Santa Clara, pionero sin duda de recibir turistas ingleses sobre todo en nuestras Costa Mediterránea, junto al Pez Espada de Mato y Alberola, Montemar, primero apartamentos y luego complementado como hotel, Hotel Los Nidos, con el Sr. Cobos de Jefe en Recepción, por aquellos tiempos de las pocas personas que hablaban alemán.

22 de mayo de 2014

el biznaguero/spain

Volviendo al Manolo del Cabra, sus comienzos fueron muy duros. Vendía chatos de vino blanco a los pescadores que vivian en Pedregalejo y cuya principal labor era tirar del copo, rentable por aquellos tiempos en cuanto a la gran cantidad de boquerones, sardinas, jureles.. que llenaban con frecuencia sus redes. Otro tema era a como pagaban los que compraban, muchos intermediarios las capturas. Claro que el Lirio o el Cabra y otros servían ese pescado recién salido del copo en sus merenderos de caña sobre la arena de la playa y cuando subía la marea, el agua del mar bañaba tus piés sentado en las sillas plegables con sus mesas de madera. Después de plástico.
No debemos olvidar los manojitos de boquerones harinados que especialmente preparaba la mujer de Antonio del Lirio, los exquisitos espetos de sardinas de ambos. Así como sus jureles asados en la misma arena de la playa, a orillas del mar Mediterráneo. Otros pescados más se espetaban con caña y recién pescados, sabían a gloria. Gambas, langostinos, cigalas, mejillones, búsanos, almejas cocinadas de forma diferente, boquerones en vinagre, pulpos,... completaban el fresco y barato por entonces menú. Malagueños y visitantes de todos los rincones, para almorzar o cenar tomaban dirección este, a estos merenderos, a los de Las Acacias, o El Palo: Merenderos Carzorla, Gabi, El Chanquete en las playas del "Deo",... y que hasta hace poco destacaba el lamentablemente desaparecido Casa Pedro, y con anterioridad "El Traganuo" de la familia Toledo. Un cordial saludo a Pedro y hermanos, paleños de pura cepa y aún luchando y de que manera por realzar esta típica y encantadora barriada malagueña. ¡Viva la Virgen del Carmen y también la de las Angustias!

22 de mayo de 2014

09/01/2010

El mejor marisco

Hay muchos chiringuitos en el Paseo Marítimo de Pedregalejo. El Cabra me gusta cuando quiero una buena mariscada. No falla, ni en el tamaño de las cigalas, ni en la frescura de las gambas... y tampoco en el precio, que si te descuidas puede darte un disgusto. El pescaíto frito también está rico, pero donde se luce es en las bandejas de marisco. Más cosas en guiamlg.com

24/08/2012

Muy buen marisco y pescado.

Merece la pena visitarlo si estais por la zona y os lo permite la cartera.

26/01/2010

Comer unas gambas frescas, pescaito -.. viendo el mar. No es barato, porque todo es fresco, pero no es caro.
Un referente entre los merenderos de Pedregalejo.

23/09/2009

pescadito frito de bandera

Un lugar muy recomendable. Es auténtico, la Málaga de siempre. La mezcla social es grande y en seguida uno nota que llegar allí es un acierto. Chopitos, calamaritos, jureles, salmonetes, boquerones... todo fino.
Además el ambiente es fresco, delante del mar pero nada turisticón.
Hay 5 o seís seguidos si no tienes mesa en este pero por lo visto el Cabra es el bueno.
se come por unos 25€/pax con todo