Con horario nonstop, El Columpio cuenta con un amplio y atractivo espacio que sabe a lo mejor de la vida. Desayuna, come, cena y tómate unas copas con nosotros siempre que quieras.

Ordenar por:

relevancia fecha

01/03/2017

Moderno y gente joven

Es de uno de esos sitios tan de moda en Madrid, donde se puede comer correctamente en un ambiente agradable y a precio correcto, pero que en realidad vale más el local que la comida.

15/04/2016

Esencia mediterránea de Chamberí

En el #BDeli de hoy, os hablo de El Columpio. Lo fuimos a visitar hace unos meses con la excusa de que había incorporado nuevos platos a su carta de cara al verano. Sin perder su esencia mediterránea, lo que queda reflejado no solo en sus sabores, sino también en su decoración, El Columpio propone propuestas marineras como pulpo braseado con magreta crujiente y salsa romesco (fue una de nuestras opciones y es sencillamente delicioso), chipirón a la plancha con tacos de chorizo tostado, y navajas a la plancha con perlas de michelada o las vieras con crema de alcachofas (también las probamos) que son un absoluto manjar.
Además optamos por compartir la ensalada de burrata. Es un queso italiano que nos apasiona y nunca defrauda en ensaladas por su cremosidad y sabor. Queda genial regado con un buen aceite y un tomate por ejemplo.

De todos los entrantes degustamos medias raciones para poder llegar bien a los segundos jajaja

Como segundos, optamos por el cochinillo confitado y el ceviche de corvina. Era la primera vez que comía este plato y, además de refrescante, resulta ligero y muy sabroso. Acerté con mi elección!

De postre dos fueron las tartas elegidas, el tiramisú, nuestra favorita que elegimos allá donde vamos siempre que esté en carta, y una de chocolate y oreo. Las dos caseras, pusieron el broche final a una comida sencillamente perfecta!

Por cierto, tal vez las imágenes os han recordado a Le Cocó, del que os hable en este otro post. Estáis en lo cierto, ambos son del mismo dueño, Esteban Arnáiz. Uno en el barrio de Chueca, y El Columpio en Chamberí. Aquel es más informal tal y como demanda la zona. Sin embargo, del que os hablo hoy, con sus diferentes ambientes y una propuesta culinaria un poco más ambiciosa, invita más a una comida tranquila y una necesaria sobremesa.

Precio medio: 25 euros.
Bon appetit!

30/04/2015

La bola de nieve.

Recuerdo que cuando estaba en el cole, mi tía Carmen me advirtió de que no había que cebarse con los niños a los que todo el mundo discriminaba (entonces lo del bullying ni por asomo) porque mañana podía ser yo. Nunca lo he olvidado y creo que a partir de entonces he tenido un cierto complejo de rescatador de perritos cojos.

Algo así es lo que me pasa con El Columpio, que no tiene ni una buena crítica a lo largo y ancho del e-universo: exceso de ruido, mala cocina, caro... y a mi la verdad no me parece para tanto. En Madrid somos muy de bola de nieve, cuando un sitio triunfa, todas las críticas son buenas, todos los amigos lo recomiendan y las listas de espera para reservar son interminables, sin que en muchos casos esté verdaderamente justificado. Cuando cae en desgracia, no hay quien lo salve.

Y bien, ni hay tanto ruido, ni se come tan mal, ni la relación calidad-precio es tan mala. Tras el consabido cubo gigante de mantequilla, pedimos de entrante unas croquetas y rabas de calamar. No son las mejores que he probado en mi vida pero vale, no estaban tan malas. Tampoco el steak tartar, aunque para mi gusto estaba demasiado suave. La carrillada de ternera tampoco era para tirar cohetes pero en fin, aceptable. De postre una tarta oreo. Todo correcto. No excepcional, no especialmente recomendable, pero suficiente. Todo ello, con dos copas de vino y propina, 30 euros.

A ello hay que sumarle que el sitio en sí es muy agradable y el servicio simpático. Creo que lo que ocurre con este sitio es simplemente una cuestión de expectativas: han llevado a cabo un política de comunicación excelente en diferentes medios, y por otra parte no es el restaurante de calidad que se puede esperar en una ubicación como Caracas 8, en el corazón de Almagro. Es un concepto importado desde la vecina Malasaña, o Chueca, destinado a gente joven y más preocupados por las apariencias que por los fogones.

spider72

Funcionario...yo puedo asegurar que lo que comi por el precio que lo comi era realmente malo. Especialmente el pescado era pa devolverlo...y eso que yo soy súperfan de Le Cocó...pero evidentemente pa gustos colores, que yo no soy nadie y menos en calzoncillos. Eso sí, yo salí a unos 42-44 eur persona porque pedimos una botella de vino...y eso son muchos euros teniendo en cuenta otras ofertas capitalinas

9 de abril de 2015

Funcionario Fernánde...

Totalmente de acuerdo Spider, por ese precio hay multitud de sitios mejores.

9 de abril de 2015

11/06/2015

Carta muy sugerente y por menos de 30€/pax

Ya sabéis que nos gustan los sitios con una buena relación calidad precio. Cada vez hay más sitios en la capital que ofrecen muy buena comida, a unos precios contenidos y en locales muy cómodos y bien decorados. Este es el caso del Restaurante El Columpio, que fuimos a probar hace un mes. Situado en la calle Caracas 10. Esta calle une Almagro y Santa Engracia, paralela a Zurbarán y cerca de Alonso Martínez.

Puedes ver el reportaje entero en el blog gastronómico Comiéndose Madrid:

comiendosemadrid.blogspot.com.es/2015/06/el-columpio.html

Que aproveche!

21/01/2015

MUY CORRECTO.

Amplísimo local ! muy Chic!
Desde el desayuno hasta cena pasando por los Gins.....
Tres ambientes bien diferenciados, barra , comedor y ......zona Chill out.......
Cocina de mercado, cuchara, hamburguesas ........
Precios muy razonables, 24 euros pp. sin vino.
De los sitios que hay que volver para probar mas platos y dar una nota definitiva, pero el sitio promete y mucho.
Servicio joven, correcto y amable.
Sin mantel pero servilletas de tela.
Por cierto, de entrante mientras esperas te ponen un cubo enorme de mantequilla francesa........Arzabal ?...ejem.....
Volveré.........

spider72

Bueno el local es de los mismos de Le Cocó, dónde también ponen lo del cubo de mantequilla, ahora hay que ver cual de los dos se puso antes...

4 de febrero de 2015

EL KALVO Y YO

Estuve ayer el Le Cocó, no lo conocía........lo que si sé es que Arzabal lleva 5 años abierto (creo) y desde el primer día ya lo ponían. Prefiero los cuchillos de untar de Arzábal antes que los de "palo" de estos dos........

5 de febrero de 2015

spider72

Mmmm sí, pero yo también prefiero los precios de Le Cocó comparado con el rejón de Arzábal...aunque las ofertas no son comparables. Pero sí mejor los cuchillos

5 de febrero de 2015

spider72

Buena reseña

5 de febrero de 2015

EL KALVO Y YO

sin duda alguna no los podemos comparar.....
y gracias......

5 de febrero de 2015

17/03/2015

Prefiero el tobogán. El nuevo VIPS. Local de moda con terrible cocina. Decepción.

Me cuesta bastante hacer esta crítica, pero después de pensarlo mucho he decidido que no es justo no hacerla a pesar de que siempre hemos tenido muy buen rollo con la gente de Le Cocó. Debo contar mi realidad y ser fiel a mi lema, "así me va así lo cuento",porque si no esto no tendría mucho sentido.

El Columpio es el segundo proyecto de los dueños de Le Cocó, un pequeño restaurantito de estilo "hipster-maderita clara" de Chueca que se ha hecho un hueco con una cocina sencilla y con precios contenidos. Sin tener una gran carta, está un poco por encima de otras opciones similares de sitios "cuqui-modernos" como puede ser Bon Vivant o La Mucca.

En este caso, repetimos fórmula: local mucho más grande, pero igualmente con un aire campestre, mezcla de anuncio de Annais-Annais y de grupito prefabricado de Subterfuge. Hay que decir que lo consiguen, porque el local es muy bonito.

Dos zonas: una ruidosísima al fondo y otra más tranquila al principio. Noche entre semana y está lleno, o casi. Para los fines de semana está lleno con dos semanas de antelación. Público eminentemente joven, veintimuchos o incluso menos. LLego a la conclusión de que la gente joven y/o fashion come mal, a tenor de mis experiencias aquí o en otros lugares más discotequeros como Opium. En fin.

Carta en tabla, corta pero con un poco de todo. Vemos platos repetidos de Le Cocó como el Steak Tartar y alguna cosilla más. Carta de vinos interesante. Precios medios, ni caros ni contenidos. Índice Pétalos del Bierzo a 23 euros (cuando pienso que en Sacha está a 22 eur..).

Servicio muy atento y simpático. Todo llega a la mesa sin retraso, quizá un poco atropellado.

No detallaré la carta esta vez, sólo decir que todo era de un nivel muy bajo. Destaco (por lo malo) la fritura de cangrejo de concha blanca (el nuevo rabo de toro del 2015, qué invasión...van a dejar los ríos vacíos...) era simplemente pura grasa y el bacalao miso fue terrible, pasadísimo de punto y con una textura que deja claro que es congelado y de mala calidad. Acompañado de una base de pisto, lo he probado mejor en menús de oficina de 10 euros.

El resto de platos fueron acordes, quizá con la excepción del Steak Tartar, que se salva de la quema y que ya concocía de Le Cocó.

Dos primeros + dos segundos + café + botella de vino de Pétalos del Bierzo: 86 euros.

Un verdadero despropósito.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

Como en Le Cocó sirven un cubo de una mantequilla salada maravillosa. ¿Por qué entonces el pan es de cárcel?.

CONCLUSIÓN: Entiendo que para cierto rango de edad, y comiendo muy poquito, es una buena opción si lo predominante es la decoración de interiores. No es bueno y no es barato, pero una vez más está hasta arriba.

Yo me he columpiado y creo que prefiero el tobogán.

16/01/2015

Puntuación 7

Un nutrido grupo de personas pasamos un rato divertido en este garito. Nada más empezar, me enseñaron el local. Tremendo de grande y bien decorado. Muy luminoso y con una temperatura muy agradable, teniendo en cuenta que es un establecimiento espacioso y en la calle hacía un frío considerable.

Cenamos un montón de raciones en una de esas mesas altas que tanto odio pero la compañía era tan agradable que lo convirtió en un lugar confortable.

No recuerdo muy bien lo que comimos, pero nada para recordar. Tal vez las croquetas eran interesantes, aunque creo que mis favoritas siguen siendo las de Casa Mono.

Otra de mis obsesiones, cubierta con dignidad. El servicio bueno y diligente.

Un punto de mejora. Nunca hubiera creído que hablaría de esto. El baño no tiene pomo desde dentro. Vamos, que cuesta salir.

Precio muy correcto 37 pavos, considerando que tampoco es que nos atiborráramos a calorías y nos tomamos alguna que otra copa.

Ni mantel y creo que si teníamos servilletas de tela.

21/03/2015

Restaurante

Muy original el sitio. La comida algo mas floja. 20 Euros por persona

13/03/2015

Local precioso, lleno y con mucho éxito. Sin duda no es por su cocina.