En plena naturaleza, enclavado en un marco histórico y arropado por una ermita del siglo XVIII, se encuentra este restaurante. Cocina "de siempre", donde prima el sabor de la tradición con platos como: arroz de pueblo con chorizo, jamón, ternera y manitas de cerdo, bacalao con manitas de lechazo o la panceta crujiente.

Ordenar por:

relevancia fecha

25/12/2016

La intención de un cocinero no justifica la mala ejecución de un plato

Diciembre 2016

La primera parada de mis tres días de ruta navideña en muletas por el norte - suerte que tiene una de tener un chófer/gran amigo que conduzca, cargue con maletas y que tenga la paciencia de ir parando a por hielo cada dos horas - fue en Benavente, donde hicimos noche de camino a Ferrol, el primer objetivo claro puesto en el mapa. Como El Ermitaño es bien conocido y está avalado por una estrella Michelín, la cena aquí era obligatoria para conocer su cocina castellano leonesa.

Tras un no sencillo acceso a las 10 de la noche con la niebla arreciando por la pequeña carretera de entrada, llegamos a este caserón dividido en tres alturas donde en la segunda se encuentra el comedor para disfrutar del menú degustación, ruidosísimo y lleno a reventar.

Los menús los configura el comensal y ellos sólo dan las pautas del número de platos de cada uno (Aperitivo + Entrada + Pescado + Carne + Postre) estando toda la mesa obligada a comer lo mismo.
Tras pedir un zumo de tomate y observar toda la parafernalia de su preparación delante de nosotros, Pedro Mario se acercó a nuestra mesa para configurar la comanda en la que añadimos un par de platos más al menú de Lara (así es como se llama el que tiene un aperitivo, una entrada fria, una entrada caliente, un pescado, una carne y un postre).

En cuanto a la comida, la decepción fue rotunda desde la llegada del aperitivo que consistía en una crema de queso densa y fría con un palito de pan ni siquiera artesanal (estamos hablando de una estrella Michelín y un menú a 60€, ojo). Los canutillos de foie y cecina correctos pero sin más, muy barrocos y acompañados por una dulcísima crema de membrillo.

A partir de ahí, todo fue a peor. Las cocochas de bacalao estaban duras - "Porque esa es la intención, todo el mundo las hace suaves y quiero que sean tersas, así soy diferente" Palabras del cocinero - pero el pastel de patata y papada que acompañaban estaba rico a pesar de ser un plato inconexo, as mollejas eran insaboras y estaban acompañadas por rabas de calamar duras, el gallo Pedro estaba crudo, acompañado por un puerro fibroso y sin nada de sabor, las albóndigas de cordero estaban también crudas -también a propósito, "solo las cocino 4 minutos porque así son diferentes al resto de las albóndigas que hay por ahí".Cordero. Crudo. - con un puré de verduras que me recordaba a los que me hacía mi madre de pequeña y para terminar lo salado un rico ciervo con exceso sabor a romero quemado y acompañado por un risotto de setas con escaso sabor a estas pero con un montón de nata añadida.

El postre que pedimos por deseo expreso del cocinero, el bosque de otoño, no pudimos terminárnoslo ninguno de los dos.

Con agua y 4 zumos de tomate. el ardor de estómago posterior (sería de todo lo crudo que comimos?) y el dolor de cabeza por tener que seguirle el ritmo a un camarero que nos hablaba a 200km/h a pesar de haberle pedido un par de veces que bajase el ritmo porque no le entendíamos nada, la pre-Navidad nos costó 90€/persona sin petit fours y con un pan deleznable.

¿Por qué ALABASTER no tiene estrella? Necesito volver a Montia, ya.

amarin

Que ha pasado?

hace 11 meses

Miss Migas

Pues ya ves lo que ha pasado Amarin...

hace 11 meses

amarin

Vaya repaso; le trasmitisteis vuestra opinión al chef?

hace 11 meses

Sergiete

fiasquen!

hace 11 meses

Berri

Que raro! antes de estrella, siempre he comido fenomenal allí. Normalmente nos lanzamos a por el lechazo y platos tradicionales. :-/ Y nunca nos han salido con rarezas de "así somos diferentes"

hace 11 meses

05/09/2016

Galardón merecido

Servicio excelente.
enviados al salón de planta alta para las reservas "last minute". Una señora en sala siempre atenta.
Sin demoras en la espera, ni para tomar la comanda, ni para el agua, Ágil.
Un tartar de stun rojo de muy buena presencia y condimentado "un po di piu" y un cochinillo excelente, con membrillo y crema de ajo no todo lo suave que a mi me gusta, pero perfectamente elaborado. En decoración quizá más flores de las que acostumbro a ver en un plato pero sin duda no desmerecen nada....
Sin duda merece parar en Benavente a comer en El Ermitaño.

03/04/2016

Un oasis en medio de ese desierto que es la A-6

La A-6 es un desierto gastronómico. Algo en Arévalo o Tordesillas se puede salvar, pero que quede cómodo, sin meterse en población, no hay demasiada opción. Y se nota en un detalle: llamé aquí el día anterior para reservar, y sólo me dieron mesa a las 13:30. A esa hora estaba yo allí como un clavo, más me valía si no quería comer un bocata de gasolinera.

El Ermitaño, de forma muy merecida, sin duda, ha recuperado la estrella Michelín perdida hace años.

El sitio está muy bien puesto, el personal es encantador, incluso yendo con niños te hacen la vida muy fácil. Y luego viene el homenaje, qué calidad de producto y con qué mimo lo tratan.

Un foie fresco que estaba para hacerle la ola al encargado de buscar los proveedores, bien rematado a la plancha, y un cuarto de lechazo igual de bueno antes de seguir camino a Madrid.

Un sitio para parar muchas veces, un fijo en la quiniela, como lo es Landa en la A-1.

09/01/2016

Increíble, instalaciones, servicio y comida, espectacular

22/11/2015

Parada más no fonda

Noviembre 2015. Almuerzo Domingo

Nueva visita y todo en orden. En el Ermitaño se como de cojones. Llegamos a las 14:00 y sin reserva pero nos hicieron sitio en una buena mesa en la zona de bar. Menos noble pero muy a gusto.

Canutillos de cecina y foie, un espectacular tartar de potro y un académico lechazo de "cagalse" para una comida ligera antes de emprender vuelta al infierno.

No pagué yo pero vamos ya es bien conocido que no es un sitio barato.

-------------------

Agosto 2014. Almuerzo Domingo. 4

A tiro pasado se me ocurren bien pocas formas mejores de combatir la depresión que supone un viaje desde Galicia de vuelta a la capital del reino y la madre que la parió. Tampoco se me ocurre mejor broche gastronómico para un descanso estival con buena carga culinaria, difícilmente evitable por otra parte si León, Asturias y Galicia están por medio. Teniendo que poner rumbo sur y teniendo que parar en Benavente que, seamos serios, muy, muy bonito no es, pues por lo menos hacerlo en el Ermitaño que además tiene una ermita de finales del XVIII.

El lugar está a las afueras de Benavente, en la antigua nacional con fácil acceso desde la autopista aunque según mi GPS eso era el fin del mundo.

Gran casona con la citada ermita integrada. Varios salones en los que tienen la cortesía de separar grupos grandes, familias y niños de la gente normal [es broma]. Decoración cuidada pero reciamente castellana. Mesas amplias, bien vestidas y servicio amable y profesional aunque la cadencia es lenta, sin desesperar pero lenta. También pudo influir que el local estaba petado lo que no quitó que uno de los chefs, Pedro Mario asomase de vez en cuando a saludar y preguntar.

Manejan dos cartas, una estacional, la de verano en nuestro caso, y otra tradicional, ambas de tamaño justo. Para cada carta ofrecen un menú degustación. El estacional de 8 pases por 60€ y el tradicional de 6 por 45, ambos con la posibilidad de maridaje.

Optamos por la carta, con opción de medias con un incremento de 1,5€ sobre el ideal aritmético. Teniendo en cuenta que ponen más cantidad me parece justo, además de ser una buena opción para compartir algunos platos, como de hecho hicimos.

Tras unas olivas y un aperitivo de crema de queso con huevas de anchoa donde la textura del queso no nos convenció por dura, pasamos a una estupenda terrina de trucha con queso azul. No entendí en cambio el exótico cremoso de remolacha que le acompañaba.

Luego vino un pulpo a la brasa de buen sabor aunque eclipsado por la guarnición, sobre todo el bulbo de hinojo, el calabacín y la emulsión de patata y arbequina.

A continuación un muy visual ravioli de pollo de corral con la pasta espectacular de punto y muy fina aunque el bocado resultó un poco decepcionante, con exceso de pimiento. Espectacular el crujiente que lo acompañaba. Tan espectacular que olvidé de que era.

Y para rematar el salado un tremendo lomo de potro asado con melocotón y panceta.

De postre y en un sitio en el que se toman el queso muy en serio, nos decantamos por un muy bien resuelto helado de ídem de cabra y chocolate blanco.


Había que conducir con lo que el tema alcohol se quedó en unas cañas, una copa de Paco & Lola y agüita pero ojo con la carta de vinos de este sitio. Muy completa y a precios razonables. Además, y síntoma claro de su adaptación al medio, 100 referencias por copas. Ahí queda eso.

Con cafés de parte de la casa 91€ total para dos.



PS: Eso sí, la selección musical... un bombazo: Nothing gonna change my love for you, a la sombra de los pinos y otros grandes éxitos de ayer hoy y siempre. Afortunadamente a volumen suficientemente bajo como para no ir a estrangular a nadie.

Gath

Buena reseña Acme. Otro para la lista...

11 de agosto de 2014

Gath

Buena reseña Acme. Otro para la lista.

11 de agosto de 2014

je suis béatrice

No entiendo porque no le has puesto la quinta estrella. ¿Me podrías dar una explicación detallada?

11 de agosto de 2014

acme

no te la mereces...

11 de agosto de 2014

EandradA

Ay, que se me saltan las lágrimas de morriña. Pedro Mario, uf mucho trasnoche, y su hermano Óscar que también es chef y/o cocinero y que estudio conmigo, qué tiempos madre.

Me parece ofensivo que digas que Benavente no es muy bonito... yo lo arreglaría diciendo que es horroroso, y además tengo permiso para ello.

11 de agosto de 2014

Lady Spider76

Acme, oh experto en tierras gallegas! Estoy pensando hacerme (un trocito) del camino de Santiago....necesitare ruta de sitios para dormir y comer...tu podrías echarme una mano?

12 de agosto de 2014

acme

Lady, yo no he hecho el Camino porque ya estaba allí. Pensé en hacerlo al revés pero quedó en nada. No obstante en lo que pueda ayudarte, aquí estoy.

Ean, Benavente es uno de esos sitios que es necesario para establecer un criterio común. Para que Santiago sea bonito tiene que haber sitios como Benavente. No obstante tenía una iglesia chula y la torre del parador.
Así que eres íntima de lo ermitaños... Pues bien podías organizar algo por allí.

12 de agosto de 2014

zama

Nos apuntamos a lo de organizar algo en el ermitaño con pernocta en el parador y que nos lleven en esa furgonetilla que tienen .... planazo

12 de agosto de 2014

acme

Zama, de acuerdo en todo menos en lo del parador que está viejuno no, lo siguiente.

12 de agosto de 2014

zama

Pues yo que no lo vi tan mal..... igual tuvimos suerte con la habitación.
Tengo ganas de hacer con amigos el menu con maridaje a ciegas. En este sitio no resulta prohibitivo.

12 de agosto de 2014

acme

Cuéntanos eso... ¿Es a ciegas el maridaje sólo o toda la comida?.

12 de agosto de 2014

zama

A ciegas es el maridaje. El menu puedes elegir cualquiera de los que tengan en ese monento. En una mesa con amigos puede ser muy divertido.

12 de agosto de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

y nada de kenny G o michael Bolton? pss

13 de agosto de 2014

acme

Por cierto Ean, ahora que me acuerdo, el musicón que pusieron ¿era el que escuchabais al salir de farra?. Porque #santamaríadelamorhermoso. Glenn Medeiros, Mary from the forest...

13 de agosto de 2014

19/08/2015

Ideal para una escapada gastronómica

Un paraíso gastronómico a dos horas y media de Madrid. Enorme y precioso local. Cocina castellana puesta al día. Lo mejor el cordero asado. Simpatía a raudales y perfecto para alargar la sobremesa con "gintos" o lo que se tercie. Eso sí, mejor quedarse a dormir.

P.D.: Mejor comer a la carta, la opción del menú no nos convenció, porque no es un menú degustación sino que tienes que pedir (para cada dos), un primero, una carne, un pescado y un postre: al final acabas pagando más y probando menos cosas.

14/04/2015

Muy buen asador, en mitad de varios caminos. Hay que volver.

12-4-2015. Mediodia.

Estamos sentados, a la sombra, en la puerta de este restaurante, el portal del 11870 no me deja hacer checking, me dice que estoy muy lejos y no puedo hacerlo. Mi no comprender.

Sirva este comentario para dejar constancia de que estamos aqui.

Despues de este comentario anterior, cuya finalidad no es mas de descargar frustración por no poder hacer checking, comenzamos con la reseña.

Ubicacion optima, a mitad de camino entre subidas hacia Galicia/Asturies o de retorno hacia el centro. Un tanto complicadillo de accesos, pero con paciencia y con llamadas, finalmente llegas.

Casa solariega en mitad de la nada a las afueras de Benavente, muy bien montada y muy bien atendida con muchos espacios y salas, aqui cabe mucha gente, para todo tipo de eventos y/o celebraciones.

Carta y diversos menus,que incluso te puedes confeccionar a tu gusto, ese fue nuestro caso.

De la carta de vinos, no puedo opinar, para evitar tentaciones preferi no verla, oprando por unas cervezas sin alcohol, por aquello de la conduccion inmediatamente despues del almuerzo. Se que mas de un purista le parecera una aberracion acompañar una buena carne con cerveza sin alcohol,,,,, a mi tambien, pero cuando no se debe, pues no se puede.

- Como aperitivo, una composicion denominada: Queso, pan, tomate y jamon, que estaba rico.

- Guisantes naturales, berberechos, jamon y espuma de mar, con su jugo de guisantes. Guisantes de gran calidad y como no podia ser menos con sabor a guisante. Riquisimo.

- Hojaldre de manzana, sardina ahumada, pimiento asado, berenjena y queso pata de mulo. Muy buena idea de plato y de presentacion, pero el sabor de la sardina era demasiado potente no permitiendo distinguir el resto de los componentes del plato.

- Lechazo asado con su patata asada y su aceitito con pimenton y ajo. Decir que estaba bueno, seria quedarme corto. De los mejores lechazos que he tomado en los ultimos tiempos. Para recomendar y repetir.

- Piña, coco, gelatina de ron y polvo de te negro. Postre muy refrescante.

- Torrija de pan, sorbete de leche de oveja, crema de yema y agujas de caramelo. Muy buen postre, perfecta armonia. Para recomendar.

Al igual que a todos los clientes, te invitan a tomar el cafe o la copa o ambas cosas, en la buhardilla, camino a la cual puedes ver desde la altura la capilla.

Buena experiencia a repetir en el futuro, a una mas que buena cocina se une la amabilidad y la sencillez de todo el personal de sala, las buenas recomendaciones y el detalle del chef, Pedro Mario Perez, de testar, directamente, a todos los clientes y en varias ocasiones, acerca del grado de satisfaccion.

Cristina

A mi me pasó lo mismo!

12 de abril de 2015

acme

Jose Luis, #Soyfan :-)

12 de abril de 2015

Miss Migas

Yo también me declaro. #FanTotal

12 de abril de 2015

EandradA

Y en el centro --chun chun-- Benavente donde yo tengo a mi gente, cuánto me acuerdo de éeeeeel --parabarabaraba-- siempre lo llevo en mi menteeeee, siempre pensando en volveeeeer. (Los Dos Españoles dixit).

Esto de arriba con su música correspondiente no tiene desperdicio.

12 de abril de 2015

31/03/2015

Visita muy satisfactoria

Esta un poco lioso lo de llegar desde la salida de la autovía pero recomiendo salir en la 259 (si vienes desde Madrid) pues esta indicado con carteles de El Ermitaño aunque la carretera es estrecha

Íbamos con idea de menú degustación así que nos traen la carta y después el menú y nos explican que hay que elegir dentro de la carta lo que tenga cada menu (entrante, pescado, carne, el aperitivo no se elige) pero tenemos que elegir el mismo toda la mesa, me parece una ventaja lo de escoger pero también hay que ponerse de acuerdo en que elegir. Nos dejamos aconsejar con el pescado y la carne, fue un acierto ambas cosas.

Elegimos el Menú Marta que consta de aperitivo, entrada fría, entrada caliente, pescado, carne, ante-postre y postre pero al llegar al postre ya estábamos bastante llenos así que elegimos solo postre y no nos pusieron ningún problema
Aperitivo: crema de garbanzos con crujiente de espinacas
Entradas Espárragos y Cocochas
Pescado Trucha
Carne Solomillo de Potro
Postre Fresones
Acabamos en la buhardilla tomando una buena copa tranquilamente

acme

coño, vaya moderneo se traen con los menús.

31 de marzo de 2015

22/10/2014

LA PARADA

Así, con mayúsculas. Porque el ermitaño es sin duda el mejor sitio que te puedas imaginar para comer en un viaje Madrid-Coruña. Es tan bueno que tiene un pero, que esa comida te pide no poner freno a la cantidad de vino e incluso luego tomarte un chupito o un buen gin tonic. Esto lo deja,os para otra vez que ya nos dijeron que hacen hasta servicio de "guarderia" y te llevan al hotel en Benavente el día que te apetezca liarte y beberte hasta el agua de los floreros,que allí también son bonitos.Al lío, tomamos tres platos para los dos, pero ya venían servidos en medias raciones, que te cobran un poquillo más pero es algo más de cantidad y sobretodo no destrozas la presentación del plato nada más salir a la mesa. Tartar de atún rojo, raviolis de pasta y presa ibérica. Cambian bastante la carta porque ahora estaba mirando su web para ve el nombre completo de los platos porque eran mucho más historiados y o no los tienen.Con postre, café, dos copas de vino y el mejor trato imaginable, a 40 euros por persona.

PD. Las fotos son de otro día que tomamos el menú con maridaje ( no a ciegas). Hay más fotos de los vinos que de los platos, que se le va a hacer... evidentemente necesitamos el "servicio de guardería" para llevarnos al parador.

02/04/2015

El cocinero (o chef) de el ermitaño es amor.

Cuando un señor se preocupa tanto por su negocio que sale a lo largo de la cena más de tres veces para preguntarte como va todo y además hace las cosas tan bien como se hacen aquí, se merece todas las cosas buenas que le pasen..

Continuará...

30/04/2013

Parada obligatoria en Benavente

Complejo acogedor con un restaurante de vanguardia, en el que es posible degustar platos clásicos y nuevas creaciones de Pedro Mario.
Es parada obligatoria en el camino por la A6, pero, si es para cenar el ambiente es espectacular.
Sobre todo, si se pasa la noche en Benavente, ofrecen un servicio de transporte al restaurante que sorprende por su efectividad y la simpatía de Jose, el conductor.
Detalles muy cuidados, personal atento y muy profesional.
Amplia carta, con multitud de opciones y menús para comer, y asesoramiento fantástico.
Ofrece la posibilidad de tomar el café y una copa en la buhardilla, dónde se disfruta al máximo de la hospitalidad del Ermitaño.

Imprescindible!

20/08/2013

Parada de lujo

Aunque ya nos habían recomendado el lugar, la cocina y el servicio superaron las expectativas. Comida de gran calidad a un precio muy razonable. Probamos el menú clásico con maridaje que además de ser una magnifica experiencia permite conocer la gastronomía y los vinos de la zona.

13/01/2014

Espectacular restaurante en mitad del trigal

En mitad de la nada solemne edificio muy bien cuidado, la comida impresionante, tome el menú degustación con maridaje y fue un autentico éxito por 40 euros.

Volveré y he pedido para el una estrella Michelin.

20/03/2013

Lujo en la carretera

3ª visita 03/03/13

Transcurridos unos años desde la última visita, paramos a comer este primer domingo de marzo de regreso a casa despues de un estupendo fin de semana en Madrid. Comprobamos con agrado que todo sigue igual de bien, o mejor incluso, que en las dos visitas anteriores.

Llegamos a una buena hora, entorno a las 2 del mediodía, cuando el local todavía está medio vacío ( a partir de las 3 se llenará por completo ).Sorprende que un domingo al mediodía con una sala completamente llena, el nivel sonoro permita conversar con tranquilidad.

Vemos la carta y quedamos asombrados con lo que leemos. Platos entre tradición y modernidad entre los que nos cuesta decidirnos. Corderos, entrecots y cecinas conviven con foies, pichones y otros platos poco habituales en las cartas. Finalmente nos decidimos por compartir de primero unas Alubias con Morros de Ternera y Sepia que nos deja sin palabras y, pese a su abundancia, con ganas de repetir. A continuación optamos por un delicioso Pichón Escabechado y una absolutamente espectacular Presa de Cerdo Ibérico con huevo poché braseada a la leña de sarmiento, un plato de los que permanecen en la memoria y del que a buen seguro repetiremos en nuestra próxima visita. Ojeamos con curiosidad la carta de postres basada íntegramente en el mundo del queso, optando por un Cremoso de Cabra con chocolate blanco que consigue mantener el alto nivel de los platos anteriores. Quedamos con las ganas de tomarnos un gin-tonic en la buhardilla, pero hay que conducir y se impone la abstinencia.

En cuanto al servicio, el maitre transmite profesionalidad, amabilidad y simpatía. Y como colofón, la sorprendente aparición del cocinero para interesarse por lo comido y saludar, un tío tan simpático como grande que es ( andará bien por los 2 metros de altura ).

Y como no, toca hablar de precio. Lo descrito, con un vino de la variedad prieto picudo autoctóna de la zona de Benavente y cafés por cuenta de la casa,75 eur en total. No conozco una relación calidad/precio mejor.

01/09/2011

UN OASIS EN TIERRA DE CAMPOS

La labor que vienen demostrando pedro mario y su hermano es encomiable,la honradez en sus elaboraciones,la ubicacion del restaurante con ermita incluida y la sapidez de sus platos,imaginativos y tradicionales a la vez.
La relacion RCP es incomparable,el servicio es muy amable,atento,y competente.
Disponen de una buhardilla muy cuca para poder tomar tranquilamente un cafe y una copa en un ambiente rustico y distendido.
Pedro Mario ,el chef,muy atento despues de la comida,hablando personalmente con todos sus clientes se le nota la ilusion en ese proyecto que lleva vigente desde 1989.
Disponen de una carta de verano y una de los platos de toda la vida(mas clasica),los precios de los dos menus degustacion que disponen,son de 40 y 60 euros respectivamente.
Se pueden pedir medias raciones de casi todo,muy de agradecer.
El precio de la bodega es insuperable y contenido.
Platos representativos:
CANUTILLOS DE CECINA Y FOEI
HUEVO DE CORRAL POCHE CON GAMBAS Y TRUFA
LECHAZO ASADO
FOEI TOSTADO A LA UVA TINTA DE TORO
BACALAO MELOSO CON MANILLAS DE LECHAZO
SOLOMILLO A LA SAL DE ENEBRO CON PIMIENTOS
CREMOSO DE QUESO DE CABRA Y CHOCOLATE BLANCO

Enhorabuena y a seguir en la misma linea.......
IMPRESCINDIBLE si viajas por la A-6 de camino a asturias o a Galicia,esta en el km 259.
DISFRUTADLO.