En nuestro restaurante podrá degustar lo mejor de la Cocina de Mercado. Sobresale entre otras delicias, guisos y platos de cuchara al día como fideos con almejas, pochas, garbanzos con langostinos, salpicon de pulpo... Se continúa con las ensaladas del escaso tomate de pata negra con ventresca o de perdiz escabechad...

Ordenar por:

relevancia fecha

26/03/2017

Local escueto con buena cocina de toda la vida

El fogón es uno de esos locales de toda la vida, que escuchan hablar de locales de moda por aquí otros por allá y en cambio ellos ahí están, inmóviles, permaneciendo y viéndolos pasar. Una tasca de toda la vida, con su comedor clásico al fondo.

Es el clásico local donde ir con familia a comer buena comida tradicional. Exquisitos los torreznos de aperitivo, me llevaría una bolsa a casa para engordar por minutos. Buenas las quisquillas aunque algo rotas en algunos casos, como se puede ver en la foto. Buenas y terminadas en sala, las cocochas de merluza a su estilo, un estilo muy parecido al pil pila de toda la vida, la verdad. Ración algo escasa para su precio pero buenas de sabor. Lo mejor, para mí las mollejas a la plancha, con un toque crujiente y súper sabrosas, espectaculares. Y por último el plato estrella del local, los callos, verdaderamente buenos, con una maraca da presencia de pimentón y sabor ahumado, una salsa muy ligada, por momentos se me parecían más a la versión más asturiana de este plato tan castizo.

Local algo viejuno y supongo que para alguien con encanto, no en mi caso. Los manteles tenían pequeños rotos, algo fácilmente evitable. Buena carta de vinos, muy buen servicio, con mención especial al hijo del dueño. Baños demasiado estrechos y se intuía una cocina absolutamente minúscula, detalle que nunca me ha gustado.
Más allá de este último párrafo, el fogón es un buen lugar, tanto para comer en mesa como para picar en barra. Cocina sin fruslerías.

Local: 4

Servicio: 6

Bodega: 7

Comida: 7

RCP: 5,5

Precio medio: 40 - 50 pp

Síganme, no se corten y vean todas las críticas, valoraciones y documentos gráficos en lamandarinavaliente.wordpress.com o a través de Twitter en @lamandarinaval

31/12/2016

Taberna castiza diminuta

Diciembre 2016

El lugar es diminuto no, lo siguiente. En la barra caben como mucho 6 personas y en la salita del principio cuatro mesas contadas con una carta que defiende los guisos tradicionales y el producto de temporada con unos precios notables.

Probamos una croqueta de cada tipo (jamón, rabo de toro, morcilla) cuya densidad era agradable pero donde el sabor que se perdía ligeramente por ele efecto de la nuez moscada. Los torreznos de aperitivo, cortesía de la casa, eran de los muy crujientes y estaban bien ricos.

Pedimos media de callos, que era por lo que habíamos venido, y resultaron correctos, cortados en trozos grandes, con buen sabor pero con la salsa demasiado líquida como ya nos confirmó el propio hijo de Trifón, "normalmente salen mucho más espesos...".

Lo que sí que nos encantó fue la media ración de rabo de toro que llega con hueso pero no importa porque se separa sólo con el tenedor de él, acompañado de notables patatas fritas.

Con dos zumos de tomate, sentados en la barra, salió por 47€ para dos así que me imagino que sentados y dispuestos a comer el ticket medio ronde los 50-60€ pero me he quedado con ganas de probar más.

20/01/2014

Las apariencias engañan

El Fogon de Trifón me recordó, salvando las distancias y los estilos, a Le Petit Handicap, que ya comenté hace tiempo en estas páginas. Cocina de mercado, guisos suculentos y buenas elaboraciones en un entorno incómodo y a un precio relativamente elevado.
El local es minúsculo, en una primera estancia convive la barra con unas mesas altas en un espacio muy reducido, la segunda estancia es para el comedor, muy pequeño, con los comensales bastante juntos. El servicio es atento y rápido.
En el Fogón tomamos unas croquetas muy interesantes y unas buenas albóndigas de carrilleras. Para los segundos, yo me decanté por un rabo de toro, un buen guiso, similar al que puedes encontrar en Handicap y en Bienmesabe, aunque quizás un poco más escaso pero bien elaborado. El resto de la mesa también pidió carnes, el chuletón tenía muy buena pinta, así como el entrecot y el solomillo. Otro día probaremos los pescados. En los postres, compartimos una tarta de chocolate (que en mi opinión no pasaría a la posteridad) y la tarta de queso (que tiene aceitunas por encima) ésta sabe mejor que aparenta (no te entra por los ojos). Con un Ribera del Duero (Emilio Moro a €25) y una copa, salimos a €70 por persona, en mi opinión un poco caro, no por la materia prima y el servicio, sino por el conjunto, en especial el entorno.
En resumen, se come muy bien, pero no os dejéis engañar por la apariencia, no es un sitio barato.

08/11/2013

Velada completa

Fui con mi pareja el 06/11/2013.

Teniamos reserva a las 22:00. Yo llego a las 21:00 y empecé en la barra tomando una caña (bien tirada, 1,5€) a la que acompañaron unas almendras tostadas con sal muy ricas.

Llega mi novia y pedimos un par de copas de vino (Carmelo Rodero 3€, y Montesa 3,25€)a la vez que un par de croquetas de jamon (ricas, aunque me gustan un poco mas cremosas) y otro par de morcillas (mejores aun, sorprendentes y más cremosas, con un rebozado muy bueno). Antes de que lleguen las croquetas nos ponen una tapita de ensaladilla rusa (rica).

Trifón ya nos había ofrecido entrar en cuanto quisieramos, y sobre las 21:45 empieza la cena en el pequeño comedor del fondo.

En todo momento el trato y servicio mantiene las distancias y formas que hacen que la experiencia en estos sitios se multiplique para bien.

-De aperitivo la casa nos pone una crema de ¿calabacín?. Rico.

-1/2 tomate con ventresca (9€): muy bueno.

-1/2 chipirones encebollados (9€): muy buenos.

En ambos casos las cantidades son más que suficientes para 2. Si no llega a ser comida tan ligera nos habríamos pasado....

-Kokotxas (30€): buenisimas, están hechas a la plancha. Es un plato 'capricho' que se paga caro en todos los sitios, pero no las había probado como las hacen aquí.

-Rodaballo (26€): buenísimo, la piel estaba frita y tenía trocitos de almendras (creo que eran almendras). Acompañado con patatas panaderas.

-Tarta de queso para compartir (8€). La pedimos para compartir porque ya estábamos llenos pero Trifón nos dijo al principio de la comida que hicieramos hueco. Muy Muy Muy buena, tiene una minicapa de aceitunas por encima y una estrecha base. Esta deliciosa, muy cremosa pero con la consistencia adecuada.

-Acompañamos la comida con una botella de Ferreiro (25€). Muy recomendable.

Resumen: cena de precio alto (126€), pero se pagan agusto y hay que tener en cuenta que tambien visitamos la barra y tomamos 3 consumiciones más las croquetas.

Volveré no tanto para una ocasión especial sino para aquellas en las que no quiera fallar.

Tipico sitio donde el propietario echa muchas horas, decidación y trabajo y esto se ve reflejado en la experiencia.

08/10/2012

TRIFÓN sabe un montón

El pasado jueves 27 fui a conocer a TRIFÓN porque en su FOGÓN todo gira entorno a el. Y la verdad es que su local no te deja indiferente.

Personaje gastronómico donde los haya, en mi ranking esta el segundo después del inigualable Florencio Sanchidrian, ir a su Taberna es sinónimo de diversión y cachondeo.

Lo suyo es aguantar en barra o en las mesitas de la entrada y tomar raciones, impresionantes croquetas de morcilla y de rabo de toro, chipirones encebollados, rabo de toro...

Siempre tiene algunas sorpresas de mercado, en este caso unas gambas al ajillo al piquillo, deliciosas...

La oferta de vinos en botella y por copas es muy buena y sorprende la cantidad de referencias e incunables que tiene en un local tan pequeño.

Me quede con las ganas de probar sus postres de tarta de queso y su torrija rellena de naranja...

Buena excusa para volver, lo dejaré para una noche que tenga que salir de copas, porque Trifón seguro que me sube la molar y su hijo desde la barra se me despide con un kejio...

15/06/2012

Cocina, producto y bodega

Una casa de comidas actualizada, con una fachada exterior que no se diferencia mucho de la de otros bares y tascas de la zona. En la entrada, una barra rodeada de mesas altas donde se puede comer de manera más rápida. Al fondo, un pequeño comedor de apenas ocho mesas y decoración sencilla, al estilo de una tasca moderna. El propietario y cocinero, Trifón Jorge, personaje singular, ofrece personalmente a sus clientes los platos del día, que completan una breve carta. Elaboraciones de cocina de mercado que se mueven en cauces tradicionales y que están, en general, muy bien resueltos. Siempre a partir de una materia prima excelente. Destacan los guisos populares, como el de gallo de corral o el de rabo de toro; pero también las croquetas de morcilla, que se hacen con dos tipos diferentes, matachana leonesa y ahumada asturiana; sus ensaladas de ventresca con tomate; las albóndigas de choco; o unos callos de categoría. Otro aspecto destacado de esta casa son los vinos ya que cuenta con una bodega muy importante. Bien seleccionados y mejor cuidados, se asesora sobre ellos al cliente con conocimiento de causa.

02/02/2011

excelente cocina

El Fogón de Tritón es de esos minúsculos locales donde se hace arte de cocina. La comida es magnífica, pero buena-buena-buena. El servicio es super amable y atento (quizá más rápido cuando van a su ritmo que cuando les pides algo) y los platos son excelentes. Los tan afamados chipirones encebollados tienen la justa gloria que se merecen porque son riquísimos, aunque quizá le sobra una cucharada de aceite de más. Aun así son sabrosos. El día que yo comí había fuera de carta unos garbanzos con langostinos de rechupete y me quedé con ganas de probar el rodaballo -salvaje como ellos indican. El postre, sin duda, la tarta de queso que está riquísima a pesar de la impresión inicial de un color más que sospechoso.

no había vuelto porque el espacio, minúsculo, se volvía algo cargante con gente fumando pero ahora que ya no se puede fumar es super recomendable. 40-50€

18/05/2011

MUY BUEN RESTAURANTE DE COCINA DE MERCADO

Un restaurante al que tenía ganas de ir ya que en blogs como Salsa de Chiles o Cuaderno Matoses siempre aparece en los primeros (que no primerísimos) puestos de las listas de los mejores restaurantes de Madrid. El propio Trifón está al frente de la sala y es un tipo muy simpático y campechano, de hecho la confirmación de la reserva fue una llamada desde un móvil que decía "Soy Trifón, nos vemos esta noche para cenar, ¿no?". Cuando hay platos fuera de carta en el menú siempre es buena señal porque significa que trabajan con productos de temporada y que no están encasillados en los mismos platos. Y aquí eran más los "fuera" que los "dentro" de carta. Increíble un huevo poché con trufa, servido en sartén al estilo Viridiana pero para mi gusto mucho mejor. Excelentes chipirones encebollados, croquetas de morcilla y revuelto de perrechicos. Las kokotxas al estilo Trifón, a la plancha, me gustaron mucho ya que siempre suelen presentarlas al pil pil. Muy jugoso el rabo de toro. Buenísima tarta de queso.Y un buen albariño. Y unos buenos GinTonics para rematar. La única pega es que el comedor es muy pequeño y si se junta una mesa de 6 o 8 personas la acústica es muy mala. Precio por barba: 60 napos.

11/12/2010

bien pero algo caro

creo que esperaba mas sinceramente, el sitio y la cocina no justifican los casi 55 euros por barba compartiendo 3 entrantes , 3 segundos y 3 postres para 4. la carta de vinos sera amplia pero dos que pedimos no los tenian. la cocina nos gusto, aunque hubo demasiadas diferencias entre unos boletus, o una ensalada de tomate muy ricos a unas alcachofas con almejas sin más o unas mollejas que no nos gustaron a ninguno. de los postres la tarta de queso muy rica pero la torrija nada buena, y la de manzana por 6 euros te esperas al menos una racion mayor o una bolita de helado. no te ponen aperitivo (aunque aqui vi alguna foto, a nosotros no nos cayo) ni siquiera una chocolatina con los cafes!
eso si el servicio tengo que decir super atento y buenisimo. pero desde luego para pagar este dinero prefiero irme a otros sitios...