Ordenar por:

relevancia fecha

07/08/2016

Desencanto

Fecha de la visita 2016-08-06 cena

El caso es que la atención es correcta, la instalación está bien, (salvo las mesas, estilo bistró son muy pequeñas y estan muy juntas) pero la cocina...deja un algo ( por ser benigno) que desear.

Tomamos unas croquetas que ... bueno bien sin más...
Unos calamares de "potera" fritos que psssssss... insípidos, que por cierto el tamaño de la racion, ridiculo, deberian de tomar apuntes de como son los calamares de potera en la Sidreria El Tonel de Villaviciosa, o en Los Arcos de Cangas de Onis, por poner dos ejemplos...
Un carpaccio de gambón con sabor a "plástico"
Y un tartar de atún rojo que... pasable y muy mejorable

En resumen un lugar que no puedo calificar de malo pero...que me deja sin ganas de volver. Como alguien ha escrito por aquí anteriormente le falta "algo."

Siento tener que escribir que no recomiendo este local. (Ya se que las comparaciones son odiosas pero...¡¡ay La Maruca!!!

18/05/2016

Raciones pequeñas en local chulo!

LOCAL, bien puesto, con una terraza en la calle como las de la zona (Lateral, Morao...) con mesas pequeñas, calefactores y medio cubierto... El restaurante es grande, con mesas amplias y separación entre ellas, así que no hay problemas con el ruido

COMIDA

- Coca de calabacin y queso de cabra, (9 €) bien pero pequeñísimo. Está en la sección para picar y compartir, y era como una porción de pizza rectangular, incluso para dos me parecía justo.

- Tarta de zanahoria y chocolate blanco, (7 €) mal, era un pastel con mucho sabor a huevo, más que una tarta de zanahoria que es más estilo bizcocho

- Raviolis rellenos de ricotta y trufa, (13,5 €) muy buenos, aunque solo 3 que parecían grandes porque estaban bien estirados en el plato, pero no eran contundentes como para ser el plato principal.

- Tartar de salmón ahumado y aguacate, (15,8€) correcto, acompañado de unas tostas de pan, estaba bueno, normal.

SERVICIO, no era el día de la camarera, ya no es que no sonriera cuando pedíamos las cosas, sino que ponía mala cara. Sin embargo la de recepción muy maja, nos dejo tomar algo en la terraza tranquilamente antes de sentarnos dentro en la mesa que habíamos reservado aunque nos pasaramos media hora casi de la reserva.

PRECIO, 20 € persona compartiendo 4 raciones entre 3 pax, un postre y un par de cañas y vinos cada una. CONCLUSIÓN, teniendo cerca maruca, arts club, marconi ... no lo veo claro

12/09/2015

Y otra vez

Ya siento escribir otra vez una crítica del mismo estilo que la última, pero más siento haber ido sin haber leído antes a Spider72, porque suscribo sus impresiones (qué líder gastrónomo) y me podía haber ahorrado la visita.

El caso es que cenamos en la terraza, afortunados que conseguimos mesa, eso sí, una minimesa en una esquina lamentable, es decir, que si esperáis la terraza de las fotos, bajad un poquito la expectativa. Y de romántico poco, que las mesas están juntas, juntas, estuve a punto de dar mi opinión sobre bolsos ideales supercuquis de la mesa de al lado...

Ambiente de ese barrio y de esa calle, señoras de más de 80 con amigas y su pelo con laca, señoras de más de 50 con amigas rubias (a esa edad no se tienen amigas morenas, lo he comprobado), ejecutivos saliendo de trabajar (pinta de abogados fijo) y alguna pareja indeterminada.

Desorden a la hora de asignar las mesas en recepción, mucho mirar la pantalla de las reservas y tocarla pero nada, que no salía ni la información ni petróleo, si es lo que buscaban... y gente acumulándose y acumulándose... No vi casi la decoración interior por culpa del mogollón, pero en la línea de todas las nuevas aperturas y los estudios de decoración bla, bla, bla...

Los camareros intentaban atender la terraza rápida pero había desbarajuste y lentitud, y no son muy agradables que se diga. La carta de vinos está bastante bien y está bien de precio, eso hay que reconocerlo. Las alcachofas fritas estaban cortadas muy gordas, perdían su gracia (a aprender a Sacha), pero estaban bien. Lo mejor las albóndigas con colmenillas sin duda, ese plato merece la pena. El tartar de tomate yo no os lo recomiendo, porque el tomate no vale nada y la torta del Casar lo anula completamente (normal, es el tomate ese rosa y blanco, ¿para cuándo quitarán las ensaladas de tomate de las cartas los restaurantes que no se gastan dinero en tomates decentes? que no somos tontos, o sí, porque sigo cayendo y esperando tomates buenos, en fin, que me entollo).
Los postres, la tarta de chocolate es la del sitio de Lisboa, estaba muy buena, lo esperable, y el arroz con leche también.

Pues eso, que para una experiencia gourmet no es ni lo esperaba, pero no es tan estupendo como nuevamente lo publicitan la panda de gastrónomos guays en sus supuestos blogs independientes (ja!)

spider72

Don La Cuenta, muchas gracias por su comentario. Le acompaño en el sentimiento por su experiencia en este Gordo, que en efecto debe estar así por todo lo que sus clientes no se comen.

13 de septiembre de 2015

24/06/2015

La nueva apuesta del chef José María Ibáñez

De moderno diseño y ambiente y con amplia y florida terraza, 'El Gordo de Velázquez' reúne algunas características que suelen ser incompatibles entre sí: cocina tradicional de calidad con un toque de originalidad, en plena calle Velázquez (en el número 80, casi en la esquina con la calle Ortega y Gasset) y con un ticket medio de 30 euros.

Si tuviste el placer de saborear y apreciar los canelones trufados y la coca de calabacín y queso de cabra de 'Semon' o el pastel de berenjenas de 'Jockey', sin duda te interesará saber que puedes degustarlos también aquí. De hecho Ibáñez dio sus primeros pasos como profesional en 'Jockey' con Clemencio Fuentes y antes de ser director de cocina de 'Semon' (referente de la mejor gastronomía catalana en Madrid) trabajó codo con codo con Pedro Subijana en el Hotel Velázquez. Quizás se deba a ese curriculum su obsesión por lo casero. Todo, desde las salsas, masas y los elaborados fondos, se hace en el restaurante.

Sigue leyendo en el blog 'La Madrid Morena' los imprescindibles de la carta, las referencias de vinos, cafés Premium, etc.: lamadridmorena.com/2015/06/24/el-gordo-de-velazquez-la-apuesta-perso...

12/05/2015

Chubby Chic. Uno más en la familia...bonito e intrascendente.

3-

Cuando parecía que el ataque del Restaurante Hipster de 50 pies había terminado, los ejércitos de los sitios cuquis se reagrupan y vuelven a la carga.

Después de Quintín y Juanita Cruz, ahora nos toca EL Gordo de Velázquez. Y eso que aún no ha abierto Tatel, que promete.

Local muy bien decorado y con una luz fantástica. No hace falta ni decirlo. Este Gordo nos parecía algo diferente del resto: un público un poco más maduro y una carta a priori más consistente (no hay tabla y no todo está basado en tartares). Sin llegar al desastre de los antes mencionados, no puedo calificar la cocina de este Gordo como algo destacable, más allá de algún destello de buen profesional como es el responsable de sala, abochornado y desbordado por el mal servicio de su personal (claro que de eso, él no tiene la culpa, o sí, vaya usted a saber...).

Carta clásica, con posibilidad de medias raciones. Buena carta de vinos a precios comedidos.

NUESTRA OPCIÓN:

ALCACHOFAS REVUELTAS CON GAMBAS. Muy buen sabor pero las gambas son congeladas. No digo que estén malas, pero espero algo más, porque el efecto es demoledor. Correcto.

VERDURAS REHOGADAS CON POLVO DE JAMÓN. EL polvo de jamón incomprensiblemente está alrededor del plato, en el borde, así que toca hacer de "escobita" con el tenedor. Correcta verdura, al dente. Poco más.

ALBÓNDIGAS CON SALSA DE COLMENILLAS. Muy buen sabor y buena textura. Pequeñas y nada pesadas. Servida con guarnición de arroz aparte. Lo mejor de la cena de lejos. Muy bien.

MAGRET DE PATO CON CHUTNEY DE NARANJA. Un verdadero desastre. Un plato enorme y bastísimo. Rodajas de magret muy pasadas y ahogadas en un chutney de naranja azucarado que echaban por tierra cualquier otro sabor (en el caso de que lo hubiera). Mal.

Con una botella de Almirez y dos cafés especiales (tienen carta de cafés) 80 eur clavados.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

- Si la canción decía "Porqué porqué los domingos por el fútbol me abandonas", yo creo que voy a hacer una versión que diga "Porqué pones un restaurante como éste y no inviertes en personal". El jefe de Sala era claramente un profesional: atento y eficaz. Lamentablemente los tiempos no fueron nada buenos y después de un ratito de espera y de tener que reclamar el pan, la camarera se acercó y nos comentó:

"Hola, lo vuestro que era?, es que no veo por ningún lado que habéis pedido".

Así me gusta, le faltó darme una palmada en la espalda y pedirme el Marca.

- Pan de cárcel, cobrado a 1,50 eur el servicio. Ni un triste aperitivo pre-cena.

CONCLUSIÓN: Sin ser caro, no es barato porque la calidad es muy justa. Quizá en barra me funcione, pero este Gordo ha pasado con más pena que gloria y no hay nada que nos mueva a volver.

Sr Rodriguez

Me habían llegado buenos comentarios y fue nuestra opción hasta que Avelio nos recicló hacia Lúa.
La carta tiene buena pinta pero si luego el resultado no acompaña....malo

12 de mayo de 2015

spider72

No es malo del todo, pero sin duda no lo puedo calificar de bueno. Le falta un "algo"

12 de mayo de 2015

spider72

Fíjate que como barra hasta puede funcionar...pero ojo que hablamos de un restaurante con barra, no pensemos en un Cañadío o en Maruca...es decir las raciones están pensadas para mesa y mantel...otra cosa es que te las pongan en barra. No queda igual.

12 de mayo de 2015

moviedo

OTRO DEL BARRIO DE SALAMANCA.

No paran, casi como en el Barrio de El Retiro. El que ahora comento no me ha causado buena impresión, pero debido a los camareros. Hay exceso y por eso se dedican a charlar y chancearse entre todos en lugar de atender al cliente. Fue un aperitivo, con un Verdejo desangelado y, en cambio, una brandada de bacalao bastante buena. Pero de nuevo los camareros nos amargaron la prueba. Estábamos en la minúscula y oscura terraza (el interior tampoco tiene más luz) y nos dijeron que teníamos que dejar la mesa para las 3 porque estaba reservada. Eran las dos menos cuarto y dijimos que por supuesto. Pero luego vino otro camarero (al parecer, es de lo único que se ocupan) para decirnos que debíamos dejar la mesa porque estaba reservada para las dos y media. Faltaban diez minutos y no hicieron otra cosa, dos camareros y una camarera, que mirarnos a ver cuándo dejábamos libre la mesa. Así no quedan ganas de repetir, aunque el restaurante sea exquisito.

25 de septiembre de 2015

17/04/2015

Nuevo en el barrio

Este es otro de los que clasificó en la categoría de Marieta, el patio del fisgon, makkila, etc etc etc.... Local ideal, buen ambiente, buena ubicación. Nunca iría a un sitio así a darme un homenaje gastronómico pero sí a pasar un buen rato y el gordo tiene en general todo lo que pido a un local de este tipo: ambiente, picoteo y amabilidad del servicio. El
Gordo cumple mis expectativas. Fui con dos amigas a tomar algo hoy jueves por la noche. El local a tope, aunque no teníamos reserva el encargado se ocupó de encontrarnos una mesa alta para las 3, fueron muy amables en todo momento, algo que habitualmente en locales de este tipo y llenos no se estila. Pedimos algunas cosas de picar. Tienen una carta más amplia para la zona de restaurante y otra mas corta para las mesas altas y zona de barra así como la terraza.
Probamos varios platos de la carta de barra para compartir: ensaladilla, croquetas de boletus, tortilla y mini hamburguesas. Todo bastante normalito, lo que mas me gusto fue la ensaladilla, el resto digamos que se dejaba comer.
Pero me ha gustado, he pasado un buen rato con amigas, me han tratado muy bien, he estado a gusto y he podido picar algo por un precio razonable..... Ojo, esto en la zona de barra, no se como será en la parte de restaurante.
Espero que sigan haciendo bien su trabajo y les vaya muy bien!!!

PD. Se me olvidó comentar que la tortilla individual muy floja..... nada que ver con la de makkila o lateral.

spider72

Éste quería ir yo

17 de abril de 2015

30/04/2015

Agradable y pintón

Un sitio muy bonito, de estos perfectos para una comida agradable de domingo, por ejemplo.

Ambiente familiar y buena atención. Su propuesta es informal y variada, con bastantes opciones para picar, aunque la comida nos resultó bastante normal y no correspondió con las expectativas que está generando el local. En cualquier caso tanto en terraza como dentro se

Aquí tenéis mi reseña y más fotos:
madridmuychic.com/el-gordo-de-velazquez-tradicion-y-encanto-en-l...

06/11/2015

Bueno

Servicio excelente . Se pueden compartir los platos.
Muy bueno: Pastel de berenjenas. Raviolis de calabaza.
Bueno. Albóndigas y tiras de merluza.
Los postres cualquiera es bueno.

12/09/2015

:-)

El servicio correcto.
Restaurante decorado con buen gusto!
La comida rica. Comí colas de cigalas (creo que la presentación de este plato podrían mejorar) , Albóndigas y las verduras y la bomba de chocolate.