Una verdadera plaza de abastos tradicional en la que solo se venderán productos 100% orgánicos de la más alta calidad.El espacio incorpora una cantina orgánica a cargo del che...

Ordenar por:

relevancia fecha

20/01/2017

Un menú con la comida poco cuidada.

¿Es el menú del día de un restaurante su carta de presentación más sincera?
¿O es solamente un subproducto al que se ve abocado por subsistencia?

En la reseña de menús del día destacables en que me veo metido ultimamente, he terminado por llegar al del Huerto de Lucas: dos platos, bebida y postre por 14 € y, supuestamente, toda la materia prima es ecológica.
La carta, ni la miramos, así que no puedo opinar sobre ella.

Nuestras elecciones del menú (2 personas) nos desvelaron lo siguiente: pedir una cerveza supuso que me trajeron una caña de las de vaso pequeño, es decir, dos tragos y se acabó. El tinto era una copa normal de tinto, rico.

Las judías verdes con tomate (un poco blandas) llegaron sin tomate. Haciéndoselo notar al amable camarero, nos las sustituyó con celeridad por lo que debía haber venido inicialmente (y las mismas judías un poco blandas).
El potaje de garbanzos con chorizo y morcilla llegó sin chorizo y sin verduras, o con estas muy escondidas (siempre pensé que las espinacas eran imprescindibles en un buen potaje, pero va a ser que no). Los garbanzos tiernos, pero algo sosos, como si los acabaran de sacar del bote y les hubieran dado un baño ligero por el caldo. En su defensa he de decir que este caldo estaba muy sabroso y calentito, ideal para los días fríos de enero.

En los segundos, el pollo al chilindrón se componía de abundantes trozos de pechuga un poco secos y con la salsa de chilindrón demasiado suave.
El pastel de carne picada no me pareció un pastel de carne picada (o lo que los mortales entendemos por carne picada) sino un amontonamiento de restos de otra carne... algo parecido a las sobras de un lomo guisado deshebrado y remezclado con la salsa de su guiso... con un poco de puré de patata por debajo... y una salsa amarilla y resultona (¿cúrcuma y nosequé más?) por encima.

En la escasa oferta del colofón (2 postres y café) nos inclinamos por la crema de limón con crumble (galleta, aclaró el camarero) de jengibre que estaba dulce, ácida y riquísima. Habría repetido.

El ambiente y la decoración del patio central hacían el lugar muy agradable: vegetales, luz y espacio, escaso ruido... Pero las sillas eran algo enclenques para sentarte a comer un buen rato (¿tiene lo rústico que ser incómodo?). Los camareros fueron muy atentos y diligentes en todo momento.

El ambiente, la atención y el valor de trabajar con productos ecológicos me empujan a dejar una segunda estrella en mi valoración, aunque mi acompañante insistía en que la comida, que es lo fundamental de un restaurante, no merecía más de una estrella. Y menos por ese precio.

Insisto: no puedo opinar sobre su carta, pero un menú del día que parecía elaborado con pocas ganas y con las sobras de la comida que nadie quiso ayer, no invita a volver.

20/09/2016

Salí a comer con amigas, buscabamos un restaurante con verduras. Escogí este lugar a pesar de ciertas críticas.
Me gusto mucho la decoración del lugar, da la sensación de estar en un oasis verde en medio de Madrid. Me gusto mucho el concepto tipo plaza de pueblo con puestos alrededor.
Mi opinión sobre lo que pedimos:
-wok de verduras. Buena coción pero exceso de salsa de soja
- risotto con setas: no me gusto nada. Exceso de ajo y de crema. Hay que potenciar, no anular el sabor de las setas. Este risotto sabía solo a ajo. El risotto está "mantecado" (un poco de mantequilla y queso parmesano) no lleva nada más. El de ayer parecía que llevase nata. El arroz se perdía en una crema.
- falsa pasta de calabacín con pesto de anacardos y parmesano. Exceso de queso. Solo sabía a queso
- Tabulé de quinoa y amaranto en salsa de críticos. Para mi gusto demasiado cebolla. Toda la verdura estaba picada y la cebolla en exceso y en loncha que mataba el sabor.

Pedimos la coca cola biológica. Curioso sabor. No entendí porque si pides el menú (cuesta 14€, preferimos probar la carta) te dan el agua filtrada y si no comes a la carta, te dan agua de botella.
Si el concepto es biológico, lo normal es poner siempre filtrada, salvo que el cliente la pida de botella.
El servicio fue rápido.
Mi conclusión es que si mejoran un poco la cocina podría ser un sitio súper agradable.

23/12/2016

Un sitio sorprendente. Precioso y muy cuidado. Me encanta que en pleno centro haya un espacio dedicado a lo "verde". La comida es bastante ecológica y sabrosa. Una carta interesante y variada apta para todo el público.

03/05/2016

mercado organico mono con restaurante

El huerto de Lucas es un mercado de comida ecológica que tan de moda se ha puesto, parece que todo lo que sea ‘orgánico’ es buenísimo y sanísimo. Que la mayoría lo es, pero ya cansa… El veneno de medusa puede ser ecológico y no creo que sea sano. El cerdo ibérico de bellota que también es lo más natural y autóctono de nuestro país es la P***a y no veras ningún sitio ECO que te pongan manitas de cerdo o un buen jamon al corte… Parece que para cumplir el rollo eco-hypster necesita ser un cereal de la zona andina.
Para aquel que se vuelva loco por este tipo de producto se sentirá en Euro disney… para el resto será un sitio agradable, rodeado de un mercado de ‘delicatessen ecologica’ muy bien montado.
No reservan mesa, así que hay que ir y apuntarse en la lista de espera, nosotros fuimos y nos dieron mesa para 2 pasados 30mins. Una vez sentados pedimos una pasta de quínoa para compartir, bastante sosita, con un par de verduras para aderezar puesto que no lleva ni salsa, ni nada salvo aceite. De 2º pedí la hamburguesa bio, regulera, las patatas fritas si estaban muy buenas. Probé también la fajita de pollo al curry que estaba mejor que mi hamburguesa. De postre pedimos una tarta de chocolate empalagosa y bastante seca.
Comimos con agua por 50€.

27/06/2016

Verde que te quiero verde

Frutas, verduras, bebidas sanotas.... aunque lo mejor es el patio interior... toda una sorpresa!

Mims

A este le tengo yo ganas y nunca cuadro para ir... ¿es grande el patio?

5 de julio de 2016

elen

Sii! Es bastante grande.. tiene un par de mesas altas y bastantes mesas bajas... no sabría decirte cuanta gente cabe pero te puedes hacer una idea con las fotos de su web: elhuertodelucas.com

6 de julio de 2016

02/07/2015

Paraíso orgánico

El Huerto de Lucas no es un restaurante más: alrededor de un precioso patio interior decorado con un sinfín de originales macetas colgantes, se distribuye un auténtico mercado de barrio con todo tipo de productos ecológicos. Desde alimentos preparados y envasados, panadería hasta una zona de compra a granel para generar la menor cantidad de residuos posible, pasando por productos frescos como carne, verduras o pescado (tienen la primera pescadería eco de Madrid). Pero además, El Huerto de Lucas quiere ser un centro de difusión de una cultura medioambiental sostenible y alternativa, y organiza todo tipo de actividades, desde ponencias y charlas a conciertos o cursos.

El alma de este proyecto es Pilar Muñoz-Calero, Doctora en medicina, especializada en medicina ambiental y creadora de la fundación Alborada, centro de medicina ambiental para el tratamiento de la sensibilidad química múltiple (que ella misma padece) y otras dolencias relacionadas. Pilar ha contado con la ayuda de su sobrino, Javier Muñoz-Calero, hiperactivo chef e impulsor de alguno de nuestros restaurantes favoritos de la ciudad, como el Tartan Roof, en la azotea del Círculo de Bellas Artes.

¿Y qué se come en El Huerto de Lucas? La oferta de su restaurante está muy unida a los productos frescos y ecológicos que se pueden comprar en el mercado, que preparan y ofrecen en recetas sencillas y sanas basadas en la calidad del producto (lo que siempre encarece los precios, tenlo en cuenta). Deliciosos zumos y smoothies detox, hamburguesas de ternera, lubina ecológica y opciones veganas forman parte de su carta, que también incluye un buen surtido de tartas caseras, cafés y tés ecológicos, etc. Nosotros lo recomendamos especialmente para desayunar, merendar o comer algo ligerito.

Tenéis mucha más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/el-huerto-de-lucas

Buen provecho e Eat & Love!

17/02/2015

QUÉ BIEN SE VENDEN

Envidia me dan los que llevan la comunicación de este sitio. Hasta en la sopa ha salido. "Lo ecológico no tiene porqué ser caro" proclaman, y estoy de acuerdo, pero lamentablemente lo es. Y este mercado no es una excepción. Date una vuelta y comprueba.

Yo compré un ladrillo de pan para celíacos el 14/02/2015 envasado el 28/01/2014, del tamaño del pan Bimbo pequeño por el que me arrearon 9,85 euros. Por muy masa madre que sea, 16 días en el estante son demasiados. Despiste total del panadero, suponemos.

El sitio es muy mono y en la cantina puedes quedar bien con tu ligue, amiga de visita, pariente etc.

11/09/2014

Mercado orgánico

He comprado bastantes veces aquí en los pocos meses que lleva abierto y la verdad es que me encanta. Exceptuando las carnes, que en general tienen un precio prohibitivo (hasta cinco veces más!) el resto tiene un precio ligeramente superior a cualquier otro mercado, pero aceptable en comida orgánica.

He probado fruta muy buena, las mejores legumbres que he tomado y verdura de mucho nivel.

El espacio es precioso, reformado durante muchísimo tiempo (parecía que la obra nunca iba a terminar) y el resultado es un patio bonito, agradable, perfecto para desayunar o tomar un café por la tarde. Como aún no lo conoce mucha gente no suele estar lleno.

23/06/2014

En el antiguo horno de panadería de la calle San Lucas han abierto otro sitio dedicado a los productos orgánicos/ecológicos.

Se trata de un patio interior con las mesas comunales en el centro, rodeado de puestecillos pequeños de helados, pan, café, ensaladas, etc..... también hay una sala de masajes/belleza.

No está mal, a ver qué tal les va porque la calle no es de las más transitadas de Chueca y el local por fuera no llama nada la atención.

07/06/2014

Nuevo espacio bio en el centro de Madrid. Divertido y precioso.

En el corazón de chueca acaba de abrir un mini-mercado gourmet que hara las delicias de los frikis-bio (como yo).

Es un espacio interior, una especie de patio de manzana circular con puestos que cubren un poco todas las necesidades: hay frutería, heladería, carnicería, cafés...un poco de todo. También un par de sitios para tomar un algo rápido en las sillas centrales.

Todo, como no, muy rollete hipster-NY: maderitas decapadas, azulejo blanco y buenrollismo de "slow-life" (normalmente destinado a gente de adquisitive power).

Aún así hay que admitir que este sitio es muiy muy chulo. Ideal para ir con niños a tomar un helado, a hacer algo de compra y sentirte bien con la Pachamama y en general a dar una vuelta.

Lo que tomamos:

1.- Limonada con agua alcalina, miel ecológica y gengibre (ya véis el rollo del sitio). 2 euros. Muy rica y en mi opinión, barata.

2.- Sorbetes 100% proteína, 100% naturales sin azúcar añadida ni leche. 2,5 eur cada uno. De Sandía con Limón y de Melón con limón (nos dio por ahí).

Gente muy sonriente, muy simpática y ya os digo, ideal para una tarde de domingo (o de viernes). Merece la pena una visita, aunque si hay mucha gente imagino que se hará un poco agobiante.

Nota: los precios de las frutas eran mucho más comedidos que en otros sitios bio y encima los puestos son preciosos, que al 100% de los mercados bio que conozco son más feos que pegar a un padre.

16/07/2014

creo que necesita una segunda visita en plan café, bollo y helado

fuimos a cenar hace un mes unas amigas y yo buscando un vegetariano, rollo moderno, hipster, chuli, eco, ....(cómo meter tantas etiquetas en un comentario...¡¡¡), bueno, al tema, fuimos a pasar un buen rato a un sitio bonito y probar comida rollo vegetariano-sano.
Se ve que todavía no está el tema del restaurante muy rodado, seguro que poco a poco irán puliendo detalles (camareros en babia, camareros regañones, camareros en la quinta luna, faltaban la mitad de la carta a las 10 de la noche...) en fin, pedimos lo que quedaba en la carta que no era lo que mas nos apetecía...pero bueno, de buen ánimo, aunque el camarero ya nos había medio regañado por 3 tonterías que le mosquearon.... - empiezan a llegar los platos, el primero una ensalada eco de temporada (mini cuenco), RAW SAMBAL PICANTE & TOTOPOS DE CHIA CON LAVANDA (un cuenco con 6 totopos) y ENSALADA DE BULGUR CON VINAGRETA DE CITRICO (mini cuenco) para compartir. y de segundo 1 KAMUT-SOTTO DE TRIGUEROS (comimos la mitad de lo espeso que estaba) y 3 hamburguesas de ternera orgánica, aquí un fallo pq donde íbamos a intentar arreglar la cena resulta que pusieron las carnes pasadas y estaban bastante duras....así que para resumir, una cena que por unanimidad, resulto una especie de cena de los pitufos con raices, y mini cuenquitos excasos y las hamburguesas de la esperanza las trajeron duras....en fin, el sitio muy mono y agradable, como un patio de un pueblecito, la verdad, agradable y acogedor y los puestos de Harina, la pastelería/panadería y la heladería si sitúan como los salvadores del lugar. Pienso que volveré a tomar una limonada o un te con una tarta de Harina, que eso nunca falla....

11/07/2014

Un mercado de productos orgánicos ubicado en pleno Barrio de Chueca

El nuevo proyecto del chef Javier Muñoz-Calero se llama “El huerto de Lucas“, un concepto muy diferente a lo que ha estado haciendo hasta el momento, donde te apetece todo cuidar tu salud comiendo sano, fresco y equilibrado.

En el mercado encontraréis 8 puestos alrededor de la cantina, que dirige el chef Javier Muñoz-Calero, donde podréis comprar:

-Fruta y verdura ecológica a cargo de Semilla Nativa.
-Panes ecológicos de la panadería Harina.
-Carne ecológica que proviene de la Comunidad de Madrid.
-Embutidos y quesos naturales.
-Zumos elaborados al momento con frutas y germinados frescos.
-Helados a cargo de Gelato&co.
-Café y té a cargo de Dragonfly, con más de 20 tés ecológicos.
-Tienda orgánica de productos secos.

A la cocina aún le falta un poco rodaje, pero no me cabe la menor duda que en otoño será uno de los sitios de los que más se hable porque es un concepto chulísimo. Os recomiendo ir a visitarlo, animaos a comprar algo de alguno de sus puestos y luego probar la cocina de la cantina.

Mi recomendación y fotos: foodstorming.com/2014/06/30/el-huerto-de-lucas

05/07/2014

Muy bonito, agradable y ¿ecológico? todo. Más aún si paras a tomar un buen café (también tienen mucho té pa los raritos) acompañado por un brownie by Harina (nadie es perfecto) y van y te lo amenizan todo con Imagine a cargo una chica de prometedora voz y su guitarra.

acme

Ahí le has dao. Y el brownie a casi 6 euros

5 de julio de 2014

Lady Spider76

Si es que sois unos Panicadictos!

5 de julio de 2014

05/08/2014

Sitio chulo, ambiente agradable.

El sitios es chulo, es como un mercadito de pueblo con sus puestos diferentes y unas mesas al centro. Puedes comprar y llevar o tomar allí mismo. Se supone que es ecológico todo, desde pan, pasando por vinos, tés, quesos, frutas y algunos puestos de cocina casera.
No probé nada así que no puedo opinar más que de la pinta y era buena, agradable.