EL IMPARCIAL es el nuevo espacio de actividad hostelera y cultural ubicado en el barrio madrileño de El Rastro. Abierto e interactivo, se trata de un lugar de encuentro en el ...

descripción completa de El Imparcial

Ordenar por:

relevancia fecha

21/04/2015

Precioso local en el que no se come mal

En la calle del Duque de Alba rodeada de comercios chinos y ciudadanos de todas partes del mundo, se encuentra la antigua sede del periódico conservador “El Imparcial”, cerrado en los años 30 del siglo pasado. En la planta baja hay una sucursal bancaria y a su lado, hasta hace bien poco, estaba el último cine "X" de Madrid. El resto del edificio permaneció cerrado durante décadas.

Pues bien, en la primera planta de este señorial inmueble acaba de abrir el restaurante EL IMPARCIAL. La reforma ha respetado muchos de los elementos decorativos originales del edificio, como las contraventanas o los suelos de madera, además de la bella escalera de madera y forja por la que se accede al comedor. Aparte de la oferta gastronómica existe una tienda anexa con una selección de libros de fotografía, música y objetos de decoración. Horario continuado, además de comer puedes desayunar, merendar o tomarte una copa.

Carta con propuestas pensadas para compartir: bravas, croquetas, tacos mejicanos, tartares, etc. Como platos principales: secreto ibérico, pulpo, hamburguesas y varias clases de pizzas. De lunes a viernes anuncian un menú por 12 €.

Cuatro personas, a pesar de que la carta es muy breve, como acaban de abrir y todavía no controlan mucho, no tenían la mitad de los platos. Nuestra opción fue:

Tacos de cochinita pibil con guacamole y lima. Los tacos se sirven ya montados, con pico de gallo y cebolla morada. Correctos.

Tartar de atún rojo con aguacate y grisini de sésamo. Ración generosa, guacamole casero y pescado fresco aunque un poco falto de sabor.

Costillas glaseadas con verduritas y patatas. El mejor plato de comida, carne muy sabrosa, tierna y perfectamente asada. El puré de patatas que las acompañaba prescindible.

Terminamos con dos pizzas, una de pepperoni, embutido de sabor picante parecido al salami, y otra de butifarra con queso scamorza. Masa no muy gruesa, de tamaño medio y cargadas de ingredientes. Bastante buenas.

Carta de vinos corta, con referencias interesantes. Nosotros nos bebimos un par de botellas de Carramata, un verdejo de Javier Sanz con personalidad, que nos gustó bastante.

No hubo sitio para el postre y terminamos con unos cafés. Buen ambiente, domingo a mediodía y el sitio lleno principalmente de fauna de La Latina, muchas barbas, sombreros y ray-ban. Servicio amable pero muy desbordado, con algún despiste que se supone que irán corrigiendo.

Salimos a unos 25 € por cabeza, relación calidad-precio que consideramos correcta. En resumen, un local precioso que hay que visitar. No sólo se está muy a gusto, sino que además no se come mal. Nos ha gustado, dejaremos pasar algún tiempo para que pulan los fallos de rodaje y volveremos.

Paquirri

Tienen algunos despistes importantes y les queda mucho que mejorar. Pedí que me recomendaran algún vino blanco y se quedaron ojipláticos.

23 de febrero de 2016

Avelio

Paquirri, la reseña es de hace casi un año y no hemos vuelto. Por lo que cuentas siguen despistados. Una pena porque el local es precioso.

23 de febrero de 2016

19/10/2015

Ocupando por completo un elegante edificio ubicado entre la plaza de Tirso de Molina y el Teatro de La Latina se encuentra este restaurante que ya se ha convertido en un 'must' que dicen los modernos. Su nombre procede de su propia ubicación, ya que el mencionado inmueble fue en tiempos la sede del periódico 'El Imparcial', motivo por el cual un periodista como yo ya entra jugando en casa. Lo que más me llamó la atención del lugar fue la elegancia del sitio, sus numerosos comedores y la sofisticación de comer en un edificio señorial, por lo que es perfecto para una comida elegante. Eso sí, no necesitarás rascarte demasiado el bolsillo porque otro de sus fuertes es su más que aceptable relación calidad/precio. Nosotros éramos dos y salimos a unos 22 euros por cabeza con copa de vino y postre incluido. Otro punto a favor es que sirve cenas pasada la medianoche, por lo que viene genial por si después de salir del cine o los teatros de la zona no sabes muy bien dónde acudir. ¿Y la comida? Pues cumple más que de sobra, y las propuestas no son escasas, pasando por elaboraciones más de andar por casa como las pizzas, las hamburguesas las bravas, las croquetas o el bocadillo de calamares (siempre con un toque gourmet, eso sí) y siguiendo por otras menos castizas como el ceviche de corvina, el sashimi o el tartar de atún rojo.

20/05/2015

El nuevo 'place to be'

Fruto de la colaboración entre los promotores de dos locales que arrasan en Madrid, 'Dray Martina' (C/ Argensola, 7) y 'Maricastaña' (C/ Corredera Baja de San Pablo 12), El Imparcial (C/ Duque de Alba, 4) tiene todas las premisas para convertirse en uno de los nuevos imprescindibles de la capital.

Al igual que en 'Dray Martina' y 'Maricastaña', la deslumbrante decoración corre a cargo del estudio 'Madrid In Love', pero este local estrena un nuevo concepto, con respecto a los otros dos establecimientos: la propuesta gastronómica convive con diferentes expresiones creativas y de ocio.

De forma periódica 'El Imparcial' - que será también un punto eco-food - invitará a artistas, diseñadores e intelectuales para que intervengan en sus diferentes espacios. Además, el equipo de 'El Imparcial' convocará todo tipo de evento cultural. Y una sala anexa está dedicada a vender revistas, libros y magazines, objetos de diseño, música, etc.

Con una cocina no stop, ofrece platos de la cocina castiza, como las patatas bravas o las croquetas de rabo de toro, pero también recetas más internacionales, como el sashimi de salmón noruego con wakame y helado de wasabi o los tacos de cochinita pilbil con guacamole y lima.

El alma cultural de 'El Imparcial' viene de lejos, te lo contamos en el blog 'La Madrid Morena': lamadridmorena.com/2015/05/20/el-imparcial-el-nuevo-place-to-be-de-m...

02/07/2015

Local precioso

Pues a mí me ha gustado, pero vamos que como dicen los Hombres G " ni mucho ni poco, ni para volverse loco, yo ya te digo una cosa normal".
El sitio precioso, la comida resultona, el precio asequible.
Nosotras pedimos croquetas de rabo de toro (lo mejor), chipirones, alcachofas con tapenade y tacos (lo peor). Con cerveZas y copita post-cena a menos de 30 euros.
Eso sí, el camarero que nos tocó a nosotras era majísimo.

spider72

Está teniendo mucho bombo en "las redes"

2 de julio de 2015

22/05/2015

El disparcial

Domingo noche (10 de mayo), visita post-teatrum. La idea era tomar algo, curiosear el local y picotear.

Todo empieza con un camarero olvidadizo y continúa con algunos malentendidos y descuidos varios. El local mola un taco, la gracia está arriba porque la entrada desde la calle resulta algo siniestra. Pues resulta que un sitio tan molongui no tiene carta de bebidas, así que nos declaman dulcemente lo que podemos beber, nada nuevo en cuanto a cervezas.

La carta es algo ecléctica: costillas, pizzas, hamburguesa, bravas, croquetas, tartar, bocadillo de calamares, ensaladas... personalmente este tipo de cartas me parecen orientadas a público joven sin criterio gastronómico y que prefieren estética y no calidad.

En cuanto a precio... tirando a carete aunque sin estridencias. Pedimos únicamente las croquetas de rabo de toro y las bravas (muy simplones nosotros, cierto es). 3 croquetas por 6 euros chirría un poquito aunque es verdad que estaban muy cremosas y tenían casi más carne que bechamel, muy buen crujiente también.
Otros 6€ por las bravas estilo Docamar. Buenas patatas y buena salsa pero no valen lo que cuestan.

Apetecía un ginto pero de nuevo no tienen carta de cócteles ni gintos porque solo llevan 1 mes abiertos, me dicen y me aconsejan que me acerque a la barra a ver las ginebras que tienen, en ese momento pido la cuenta y recibo una mueca de desaprobación.

Claramente toda la pasta invertida en el local se la han ahorrado en personal.
No tengo ganas de volver.

19/05/2015

Sitio espectacular, comida muy normal

He ido ya cuatro veces porque el sitio me parece maravilloso pero la calidad de la comida no está a la altura. Destacar que han subido el precio del menú de 12,50 a 14 euros en menos de una semana simplemente por el sitio.

Si eres de los que te gusta comer en condiciones, posiblemente te quedes con hambre si no pides un plato principal para tí solo. El precio medio es de 25-30 euros.

El servicio no es muy bueno, una vez tuvimos que estar esperando 45 min. las siguientes veces fue correcto.

Lo recomendaría para ir a merendar, por disfrutar del sitio y porque seguro que hay menos gente y atienden mejor.

01/05/2015

La sucursal bancaria anexa a la entrada le quita bastante encanto a la fachada pero el interior merece la pena: una escalera conduce a un piso superior en donde encontramos la sala principal, una pequeña tienda y el bar. Techos altos, molduras originales, lámpara sputnik en la tienda, blancos, madera ...bonito lugar.
Nos tomamos muy a gusto dos tés orgánicos (traen una bandejita con todos los sabores para elegir - a 2,40 €) miroteando revistas. Quise reservar para cenar mañana - sábado - y ya tenían todo completo y ¡eso que somos menos en Madrid este primero de mayo! Me han dicho que, mínimo, hay que llamar con dos o tres días de antelación. Ya será más.

12/04/2015

gordolobo lo descubrió en abril de 2015

espectacular cafetería / restaurante / librería

Acaban de abrir en lo que era la antigua sede del periódico Imparcial en la calle Duque de Alba.

Es espectacular lo q han hecho, se va a convertir en el sitio más cool de la Latina

23/08/2015

Comida muy apañada en un espacio realmente impresionante

Con un lugar tan bien rediseñado, reconvertido y recontra chulo no daba un duro por su comida, y la verdad no está nada mal! (eso o supimos pedir muy bien).

05/05/2015

Sitio chulo

El sitio es chulo y la comida no esta mal, está buena pero sin mayores pretensiones. El tema es que está totalmente de moda y por tanto totalmente petado! Fueron lentos y poco organizados. La acústica no es buena, al menos por la noche. Merece la pena conocer el sitio.