El Infierno

Calle Zapaterías 12, León

+34 987 25 95 46

Ordenar por:

relevancia fecha

26/02/2013

Uno de los más "típicos" lugares del Barrio Húmedo.

Es un lugar regularcillo, no destaca ni por el trato, ni por la calidad de su género, ni por la decoración, ni por nada reseñable.... pero es "El infierno", un lugar típico del Barrio Húmedo de León, en donde se reúne la Tuna Universitaria, donde acudía Rodríguez Zapatero a tomar vinos y cecina, y donde "Mundi" te atenderá con la simpatía y "frescura" que le caracterizan. Esto es lo que hay, se puede visitar, pero tampoco esperes más de lo que te he indicado.
Eso sí, podrás disfrutar del ambientillo, el embutido, la tortilla guisada, la morcilla y los vinos de la variedad "prieto picudo".

01/05/2012

Un buen sitio para comer en el Húmedo

La primera vez que estuve en León me llevaron a este restaurante a cenar, de esa visita no recuerdo que tomé, pero sí que la experiencia fué buena.
Pero ayer, después de tapear por otros bares del Romántico, acabamos cenando aquí (entramos a las 12 de la noche y nos dieron mesa, que ya es de agradecer).
Pedimos ensalada (buenísima), tortilla (no sabía que era famosa aquí, lo acabo de leer, pero he de decir que aunque la pinta no lo hacía pensar, estaba riquísima, como si fuera de la abuela), también mollejas (no es mi plato preferido, así que prefiero no opinar, pero la salsa desde luego sí que es digna de mencionar!), y finalmente pulpo, en su punto perfecto, de buenísima calidad y muy recomendable.
De postre pedí tocinillo de cielo que me encanta, por lo visto también es típico de El Infierno, resultó muy bueno aunque menos dulce que el tocinillo habitual, así que para los que el tocinillo les resulta un poco empalagoso, aquí les gustará.

No sé a cuánto salimos porque me invitaron, pero intuyo que la calidad precio es más que razonable, volveré.

13/06/2011

El encanto de lo tradicional

Para mi uno de los más representativos del Barrio Húmedo, muy buena calidad y precios interesantes. La cocinera tiene una mano increible. Tiene ese aire de local acogedor y familiar, la comida como la de antes y sin florituras, eso sí buenísima como para rebañar... El café en cafetera antígua de palanca que sabe buenísimo. Productos de León y de la matanza para quitar bien el hambre. Eso sí, no es un restaurante, es para ir a picar y sabes que es un local pequeño... por lo cual no esperes mantel y servilleta de tela ahí estoy en desacuerdo con Lita en su comentario, muy alejado de mi visión y de mi opinión. En verano tienen una terraza muy recomendable, en Semana Santa tienen de las mejores limonadas de León y en invierno unos productos auténticos de matanza que ya no los pruebas en casi ningún sitio. La tortilla sin cebolla es excelente!

22/08/2010

No lo entiendo

Nunca he entendido por qué este sitio tiene tanta fama en León. Soy de las personas que dar una segunda, incluso una tercera oportunidad, pero salir 3 veces mal agusto de un sitio me parece suficiente.
Siempre he pensado que la hostelería es un negocio muy duro, pero quien trabaja en él, especialmente los dueños de los establecimientos, deben agraceder que los demás vayan a su bar/restaurante/cafetería, no el cliente porque le hayan dado de comer (que ya estás pagando). Y esa es la sensación con la siempre salgo, que el dueño quiere que le de las gracias por tener un antro como este para que yo pueda ir.
La última vez que cenamos allí (incompresible, pero hay que reservar con bastante antelación) lo único que me gustó de verdad fue la ensalada (lechuga, tomate y cebolla, dificil que no esté buena). La tortilla, que tanta fama tiene, me pareció bastante regulera, vamos, para no volver a pedirla.
El lugar, que tiene su encanto por estar igual que el día que lo abrió, un bar de barrio de los años 60-70, con mesas largas y escaños o sillas que tampoco ha cambiado desde entonces, no luce. Primero porque estás encajonado y si te quieres levantar mueves a otras 6 personas. Segundo porque te "lanza" la comida desde una punta de la mesa (la otra está pegada a la pared, imposible servirte). Tercero por el caracter del dueño, que a pesar de ser amigo/conocido de un matrimonio con el que fui, me pareció un trato bastante malo. Y cuarto, después de todo lo dicho me pareció que los precios merecían algo más que mantel de hule (poco limpio) y servilletas de papel.

Esta es mi opinión, aunque sé que mucha gente piensa diferente a mí. Para no probar (y mucho menos volver a probar, con la de sitios estupendos que hay en la zona)

lita

nunca me había parado a pensarlo, pero igual el nombre tiene algo que ver ;-)

24 de marzo de 2010

15/08/2010

Lo mejor es la cecina, estupenda. Acompañala de un vino del bierzo, y sal hacia otro lado