Ordenar por:

relevancia fecha

24/09/2016

Sardinas (y local) rancios.

Las sardinas es que son la especialidad de esta céntrica tabernilla. Lomos rancios salados y en aceite que ponen en dos versiones, picantes o no, entre panecillos recién tostados y acompañados de tomate, pimiento de piquillo y pepinillo en vinagre. El resultado es el lince, tb. llamado "guardia civil", un bocadillito curioso de sabor algo fuerte pero muy conseguido.
El local y el personal son, como decía, como las sardinas y eso no está tan bien. Además le hace falta una buena limpieza urgentemente. Carillo. Se han subido a la parra. Cada lince a 2,50€. Está bien para una ronda rápida, no para comer aquí.

Jose María + seguir 4 sitios

29/11/2017

Fantastico

Fantastico

08/09/2007

jccimorra lo descubrió en septiembre de 2007

Probad la tapa "Guardia Civil"

En el Lince hay que probar su famosa tapa‚ el "Guardia Civil"‚ un mini-bocadillo que lleva sardina en aceite con tomate (del de ensalada)‚ pepinillo y pimiento rojo‚ y si te pides el que lleva picante... "agárrate los machos"

El local tiene ya "unos años"‚ la decoración se olvidaron de quitarla en las navidades del 85 por lo menos...‚ ya os podéis imaginar‚ espumillones llenicos de polvo y demás...jejeje

Aparte de esta tapa también tienen otras raciones‚ pero no las he probado y no puedo hablar sobre ellas...

25/09/2007

Tapeando por el casco

Para los que salen a pasear y les gusta mezclarse por las calles antiguas de la ciudad de Zaragoza, está El Lince. Tanto tapas como comer de tapas, que viene a ser lo mismo pero tampoco tiene porqué serlo.

Situado en la Placica de Santa Marta, lugar que aparece de repente y sopetón de entre cuatro callejuelas, pero misteriosamente está casi paralelo a la C/ Don Jaime I que va a dar a la misma Plaza del Pilar. Es un bar con una amplia terraza, o más bien es una terraza que procede de un bar. Porque la parte de dentro es más bien para los camareros. Está ocupando la plaza, y junto a muchos otros locales parecidos. Su especialidad? Los montaditos.. antes de ayer me pedí uno de bacalao con pimientos.. y todavía se me cae la babilla el aceite por toda la barbilla. También muy ricas sus patatas con queso, y cualquier otra tapa que elijas.

No es caro.. está en un sitio con mucho ambiente.. pero el servicio deja mucho que desear.. el camarero es un poco “pintas” o al menos el que trabaja en el turno de medio día los fines de semana.