El Mirador

28/08/2014

spider72 lo descubrió en agosto de 2014

Correcto sin más restaurante y chill out "Pero qué he roto" en Marina Rubicón, Playa Blanca. Aún no he podido quitarme la lanza.

Nos soplan que si estamos cerca de Marina Rubicón no dejemos de visitar el Mirador y Casa Brígida, y para allá que nos vamos.

Marina Rubicón es un puerto deportivo-falso pueblo de pescadores que da un poco de grima. Han intentado hacer una especie de Puerto Banús y se ha quedado en nada, apenas unas tiendas de ropa multimarca siempre con descuentos y un buen número de restaurantes dispuestos en una especie de calles de adoquín y casas blancas en una imitación chusca de los pueblos costeros lanzaroteños, lagunas artificiales con peces incluídas.

Ojo a ellas: el figura que ha pensado el pueblo-centro comercial ha decidido que ninguna mujer con tacones pasee por sus calles (¡gran visión!) sin hacer equilibrios y romperse posiblemente ambos tobillos y de paso el codo del sustentante (en este caso yo mismo).

El sitio, para que decir lo contrario, es bonito, practicamente sobre el mar, tiene una zona chill-out para cenar/copas out door muy chula y una zona más pequeña interior, también acristalada y cómoda. Servicio correcto y todo sonrisas...

No hay mesa, íbamos sin reserva, así que nos tomamos dos gintonics antes en el chill-out. Muy muy chill, eso sí, que hacía un frío de narices (hay mantitas en los sillones).

Pasamos a la mesa tras unos 20 minutos azules.

La oferta es similar a otros locales...pescados, carnes y arroces, pero al ser por la noche declinamos esto último y nos centramos en el pescado. También una buena oferta de tapas y raciones.

Nuestra opción:

Tacos de atún caseros. 8,25 euros. Buenos sin más. Funciona como tapa.

Sardinas ahumadas. Muy ricas, excelente materia prima. 8.90 euros.

Pescado del día, en este caso un cherne, pescado blanco de roca local (ambos, el pescado y la roca). Zzzzzzzzassssss. Hachazo...recojo el brazo para firmar la VISA. 38 euros por medio pescado, de buen tamaño, eso sí...

Estaba rico y bien cocinado, pero los hemos probado mucho mejores y mucho más baratos en la Isla.

Postre de chocolate con naranja 6,50 euros.

Con botella de vino + agua + más los dos gintonics...136 euros.

Recogimos los heridos de la batalla y emprendimos camino de vuelta de las Cruzadas...madre de díos.

Conclusión: un restaurante de puerto deportivo. No digo que esté malo, pero en cualquier caso nada justifica esos precios. Mala RCP en un local bonito y prescindible.

amarin

Estamos en la zona, grandísima descripción del puerto que no ha cambiado nada ( lo de los zapatos de ellas lo hemos experimentado en nuestras carnes). Buena opción la Casa Roja, buen producto y terraza chula, el servicio de sala un despropósito.

30 de julio de 2017