El Molín de la Pedrera

Ordenar por:

relevancia fecha

29/06/2014

la sorpresa del viaje

Ruta por Asturias, y entramos a comer aquí gracias a la app de 11870 para móvil.Bingo.Menudo sorpresón.Un local bonito, con una atención realmente espectacular, y el dueño (que incluso se molestó en trazarnos una ruta en papel para visitar el río sella y un barranco cercano) realmente entregado en todo momento para agradar a la clientela.Fantástico.
Y muy buena tb la comida, de aire moderno, muy suculenta, a precios estupendos.
Joder, a sitios así volvería sin pensarlo una y otra vez si viviera por allí!

08/03/2013

Sorpresa genial

Ibamos los dos con hambre. Y este es un buen sitio. Parece una sidrería más por fuera, pero es muchísimo más que eso. Piedra, madera y rincones preciosos.
Detallazo ese de que se prensente por su nombre el camarero.

Excelentes los crujientes de cabrales con avellanas y la fabada. (puedes pedir ración o plato).
En cuanto a los segundos, ojito a la paletilla de lechazo al horno, increíble. En su punto, estupenda. Y rico, pero menos, el bonito estilo Inés.
Postres, no salgas sin la tarta de manzana requemada, brutal. Tarta de queso buena, pero servida en vaso y diferente.

Bodega normal, aunque amplia en vinos blancos. Me gustó el detalle de que tuvieran Guitián. :). Precios razonables.

Un lugar fantástico, lo pasé genial. Volver.

01/09/2011

Cocina creativa con productos asturianos

El mejor restaurante en el que he comido durante mi visita a Cangas de Onís y sus alrrededores.
No es la típica sidreria de las que abundan por la zona ni un sitio donde tomar un menú del día por 12 €; comer aquí ronda los 30 € por persona, precio que me parece bastante barato para la clidad y originalidad de los platos.
Los crujientes de cabrales con avellanas, son magníficos y los tostos con langostinos sorprendentes. Los platos parecen pequeños, pero son más contundentes de lo que aparenta.
Los postres caseros, muy bien resueltos y a un preco razonable.
Los camareros y camareras son simpatiquisimos y muy atentos.
Desde luego si vuelvo por Cangas repetiré

24/07/2011

Buen restaurante, con decoración y estilo modernos. Una carta muy completa con platos que unen la mejor tradición asturiana con algunas sorpresas más modernas. Se come bien, pero no es barato, se paga. Seguid las recomendaciones de los camareros y no os equivocaréis. Interesantes fueras de carta, pero te los explican con su precio, para que no haya engaño. 35 € por cabeza no te los quita nadie.

31/10/2010

Muy buen restaurante. La calidad de la comida muy buena, los crujientes de cabrales espectaculares. Los tortones de chorizo no nos han acabado de gustar, pero las fabes con almejas y la ensalada de rape con langostinos excelentes también. Muy buen trato, y sidra de mesa muy buena. Para apuntarlo y volver, y por supuesto recomendar. Al fondo del comedor tiene una chimenea que lo hace muy acogedor. Si te toca en la mesa de al lado como a nosotros, estarás muy calentit@.

30/08/2010

Gran restaurante en Cangas

Muy buen restaurante, céntrico y excelente trato. Uno de los mejores restaurantes, nada que ver con los típicos para turistas, buena sidra de mesa y fabada.

La verdad que fue una sorpresa encontrarlo, no teníamos nada previsto pero lo encontramos de casualidad, una verdadera suerte.

24/11/2011

Magnifico restaurante, los crujientes de cabrales sin duda los mejores que hemos probado jamas. Muy buena la fabada, el precio muy aceptable en relación a la calidad.

12/03/2007

Introspectre lo descubrió en marzo de 2007

Un tesoro oculto

Magnífico local con una cuidada selección de platos, trato amable, y una decoración agradablemente asturiana (evidentemente ;). La muestra para nosotros fueron los crujientes de cabrales con avellanas, los tortus de maíz con langostinos y la ensalada de ahumados, todo espectacular. El precio se corresponde con el valor de lo presentado. Se nota el toque familiar. Nosotros tenemos un grato recuerdo de Ángel, siempre dispuesto a mostrarnos cómo se sirve una buena sidra. ¡<body></body>!

19/06/2009

Comida asturiana

Es un restaurante grande. Tiene una parte tipo tasca y un comedor, un poco entrando un poco más en el local. La decoración del comedor es sorprendente: muy original, intima y con buen gusto.
La carta se compone de platos asturianos un poco modernizados. Todo de muy buena calidad. Éramos cuatro personas y pedimos: Croquetas, crujientes de cabrales, tabla de quesos, ventresca, un postre (charlota), albariño y agua. Salió a unos 17€ por persona.
El trato es amable, el sitio tranquilo y la comida muy buena. Un sitio muy recomendable

27/09/2008

Grata sorpresa

Por fuera puede parecer un restaurante-sidrería sin más, pero oculta un restaurante de primera clase. Destaca el trato del personal, sumamente agradable (se presenta por su nombre) y dispuestos a hacer sugerencias o a atender cualquier clase de duda. El interior es muy agradable, con mucho espacio entre las mesas.

La carta se basa en gastronomía asturiana pero con un toque de originalidad. El crujiente de cabrales es una gozada. Buenos vinos y sidra para acompañar. Muy recomendable.

19/03/2007

Moderno

Un chigre moderno. Tienen raciones interesantes, como sus tortos de maíz y las variadas propuestas de cabrales . El ambiente es muy agradable y el servicio muy atento.