Este sitio ha cerrado, si crees que esta información no es correcta: ponte en contacto con nosotros

El Patio del Fisgón - CERRADO

Ordenar por:

relevancia fecha

11/03/2018

Denunciable

Este restaurante tiene un reservado en la parte de abajo, que parecía en la web súper mono, por lo decidimos reservar un grupo de amigos para un cumpleaños.
Algunos del grupo habían estado hace algún tiempo en el restaurante y tenían muy buen recuerdo.
Cuando llegamos, el olor a tubería y a cuarto de baño era realmente desagradable, y el problema es que el reservado está en el piso de abajo, junto con los baños. Además de esto, sin duda quizá en su día fue mono, pero está tan descuidado que las telarañas copan las cortinas.

Ofrecen un menú cerrado para grupos, con varios entrantes y de segundo chipirones y carne, todo para compartir.

Ya nos quedamos de piedra cuando nos traen los primeros, servidos en unas bandejas de plástico blanco, como de carnicería antigua (adjunto fotos, porque es para no creerse que te sirvan la comida caliente en bandejas de plástico). Además de esto, de los primeros nada merecía especialmente la pena, mucho frito y graso, pero medio pasable.

Pero cuando nos traen los segundos (servidos en las mismas bandejas infames de plástico), la carne olía fortísimo a pasada, y el arroz de los chipirones estaba agrio (lo único que nos atrevimos a probar). Avisamos al encargado nos dicen que la carne es comprada en el día, y que no nos pueden decir más. Pedimos hablar con el dueño u otro responsable, y nos indican que no está.
Por lo que finalmente la solución que nos dan es cobrarnos lo consumido, y pedirnos disculpas....
La atención del encargado en todo momento fue muy correcta, pero nos indicó que no le daban otra opción desde cocina.

Resumiendo, 12 personas, un sábado por la noche, les dejas sin cenar, no porque no les guste la cena, sino porque la comida está en mal estado, y en lugar de ofrecerles unos simples huevos, se les invita a marcharse.

Sin duda no volveremos, pero quisiera dejar reflejada mi opinión (y de otras 11 personas), ya que en toda nuestra vida había vivido una situación igual, y sin duda , jamás había comido peor en ningún sitio.

Mostrar menos

24/11/2016

El Patio Del Fisgón. Bonito patio y mucha niña mona…

Pues eso, otro local de moda para ver y dejarse ver, donde su principal atracción y gancho es su bonito y cuco patio.

Si hay algo destacable de este lugar, como ya hemos comentado, es su patio. Un pequeño espacio bien apañado en cuanto a decoración, un entorno agradable que lamentablemente no se complementa adecuadamente con la oferta gastronómica.

Ojo que con esto no queremos decir que la comida sea mala, pero sí que pasa por la mesa sin pena ni gloria. Eso sí, al menos precios ajustados sin subirse a la parra. Carta informal, juvenil y con muchos clásicos de moda.

Sensaciones de un lugar enfocado a un tipo de público concreto.

Y esto es lo que llegó hasta nuestra mesa…

Sigue leyendo en...

gastrobloggia.com/2016/11/el-patio-del-fisgon-bonito-patio-y-muc...

02/11/2015

Puntuación 4

No me hagais mucho caso a las estrellitas... Prefiero usar mi puntuación. Del 0 al 10 es mucho mejor que del 1 al 5.

Que puedo decir de este sitio... Mono... Monísimo y le tenía ganas. Además fui muy bien acompañado y es algo que siempre es de agradecer.

La primera en la frente... Como viene siendo habitual en mi persona, no reservo un sábado post-resaca. Nos acercamos a una mesita que separa los dos estilos. Como otros que bien describen, no aportaré nada nuevo en esta descripción.

En eso que nos preguntan y les indicamos con cara de sabueso de Rastreator que no tenemos reserva... Su respuesta, ¡pues nada!... Sientes que te han hecho daño pero como fue tan rápido no eres capaz de reaccionar y además... Hay que luchar un poco... Iba acompañado.

Finalmente nos dan mesa... En el patio interior. Muy mono todo y la camarera que nos atendió muy amable, pero los otros dos unos buenos impresentables... Esto pasa cuando o bien no se paga lo que se debe o se tiene gente que no es profesional...

Botella de vino y dos hamburguesas unos bonitos 51 lereles... Un poco excesivo.

La hamburguesa pequeñaja y como no me gusta. Muy poco hecha y mira que siempre indico que por favor me la pasen... Me dejó un regusto raro... Estaba rica pero a la vez me daba un poquito de asquito... Al día siguiente mi aparato digestivo tuvo la última palabra.

No sé si volveré... Mucho sitio mono por Madrid pero de cartón piedra.

EandradA

De acuerdo con el tema de la puntuación, más objetivo sobre 10.

1 de diciembre de 2015

spider72

Para mi este sitio fue una decepción.

1 de diciembre de 2015

Miss Migas

Di que sí, mucho mejor del 1 al 10. Aunque para mí el sistema que triunfa ahora es el de @LadySpider sin lugar a dudas.

1 de diciembre de 2015

spider72

Tu encima dale aire...que ésta venida arriba es tela.

2 de diciembre de 2015

11/11/2015

Nunca me terminó de convencer el servicio de este restaurante. Llamé un día, estaba lleno, pregunté si podría tener mesa si iba tarde y esperaba a que se quedara alguna libre, y parecía que les molestara mi insistencia.

Vuelvo el otro día, tras mi visita a los gallos, para tomar el postre y la copa un domingo. Llamo antes de ir para asegurarnos si había sitio y si tenían cocina para postres que era tarde. Me dicen que hay sitio y que puedo tomar todos los postres salvo la tarta de manzana, y cuando llego no les quedan otros dos postres más.

Así que tendré que probar otro día con amigas y viernes o sábado por la noche, que estos sitios me suelen encantar para ese plan.

03/06/2015

El Patio del Fisgón

Aunque todavía poco rodado por su incipiente apertura, la verdad es que este nuevo sitio del barrio de salamanca bien merece una visita. El local es pequeño, con una barra y una mesas según entras, pero, detrás de ella, una puerta nos da salida al verdadero tesoro de este sitio, un patio muy bien puesto y bastante resguardado con una cuidada decoración e incluso un jardín vertical que lo hace muy fresco y agradable.

La carta no es muy amplia pero la verdad es que todo es apetecible. Como entrantes fingers de pollo rebozado con una salsa de mostaza y miel muy lograda, un buen tomate aliñado, ensalada de burrata, revuelto de trufa y sin lugar a dudas sus rollitos de pato caseros que para mí es lo mejor de lo que probé.

En cuanto a los segundos, opciones de las que gustan a todo el mundo. Por un lado las pizzetas, donde destacamos la de boletus trufado, por otro platos más clásicos como la milanesa que la acompañan de salsa tártara o su hamburguesa, que la verdad es que esta muy lograda con una carne muy rica, queso fundido y cebolla caramelizada. Además, destacar sus diminutos chipirones encebollados, muy suaves.

En los postres abunda lo casero, con sus tartas o coulant muy logrados. Pero sobre todo sus tarritos rellenos de una cremosa tarta de queso son buenísimos.

Por otro lado comentar que tiene un menú del día y que los domingos sirve el tan de moda brunch que por 21 euros nos ofrece tostadas, huevos benedictinos, roast beff…

Aquí nuestra idea de esta semana, que aunque recién abierto y con algo de falta de rodaje seguro que en pocos meses, ya pulido, se convierte en sitio de moda, así que aprovecharlo.

Precio estimado: 20€

Síguenos en twitter :@ccokdisfruting y Facebook!

cookinganddisfruting.blogspot.com.es

01/12/2014

Pequeño bistrot con patio interior de incomprensible éxito. Chulo como tienda de decoración, terrible como restaurante

2 peladas y quizá me paso.

Mucho habíamos leído y oído sobre El Patio del Fisgón y aunque había diversidad de opiniones, ninguna nos pareció categóricamente mala.

Las veces que habíamos intentado ir siempre estaba lleno, por lo que en un guiño clásico pensamos aquello de "algo tendrá el agua cuando la bendicen" (mucho mejor que el otro dicho, ése de los gustos culinarios de los millones de moscan que no pueden equivocarse) y nos dejamos caer anoche por ahí.

Pequeño bistrot dividido en dos ambientes, que diría mi madre: una zona de barra sin mucho interés, con mesas altas y taburetes sin respaldo en la que puedes tomar la misma carta que en salón interior, un precioso patio cubierto muy "mono" puesto, estilo cuqui-hipster-macetitas de lavanda.

Sorprendentemente se puede fumar, y así lo hacen profusamente los comensales (esto es un verdadero descacharre porque es un patio completamente techado y cerrado, vamos el cielo no lo ves ni en un póster. No deja de ser sorprendente que haya locales que aún se la jueguen así, pero oye, ahí cada uno.)

Debo admitir que en ningún momento noté el humo, así que entiendo que la extracción es buena.

La carta es informal pero prolija, hay un poco de todo: raciones, carnes, pescados...todo a precios bastante ajustados (faltaría más).

NUESTRA OPCIÓN:

RISOTTO DE QUINOA, o QUINOTTO. Un poco plastazo, pero se dejaba comer. De todas formas hay que ser ya muy torpe para que algo con quinoa no salga aceptable. Hasta yo que soy un gañán sé hacer cosillas en casa a base de este cerealoide que más o menos me funcionan. 12.80 euros.

ROLLITOS DE PATO. Recomendación de la casa, al parecer el plato estrella. Cuatro rollos de brik fritos con un relleno que no sabía a nada. Un verdadero saciante, puro pienso. Mal. 7,20 euros.

TACOS DE POLLO AL FISGÓN. Un desastre. Pollo pasado por la sartén, con queso fundido y pimientos. Una especie de relleno de taco, servido con tortitas de maíz aparte. De lo peor que he probado, indigno hasta de un restaurante chino de los gatunos. Chorreaba aceite por los bajos, era grasa pura. Un desastre que no nos comimos. 12.80 euros.

No hubo postre ni café. Con 4 copas de vino 42,80 euros.

CONCLUSIÓN: Imagino que si tienes veinte años y quieres impresionar a tu novio/a, el sitio funciona, puesto que en ese caso la comida poco importa y el patio, al estilo de Saporem, o La Contraseña, está muy apañado en cuanto a decoración. Si te importa mínimamente lo que te metes "pal" cuerpo, olvidad este local. La comida nos pareció simplemente mala.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN AHÍ: Éramos unas 4 mesas y tuvimos que levantarnos dos veces para pedir más vino y la cuenta, estando los camareros charlando amigablemente en la parte de la barra. Una vez terminada la comida, nadie nos preguntó el porqué pedíamos la cuenta sin tomar vino, ni postre y con el último plato literalmente entero en el plato. Total, para qué.

CONCLUSIÓN 2: Está siempre llenísimo y hay que pedir mesa con dos semanas de antelación para un finde.

Las moscas a veces se equivocan.

Avelio

Por la valoración que le das, se masca la tragedia, je, je.

30 de noviembre de 2014

je suis béatrice

No hacéis caso a mis recomendaciones y os pasa lo que os pasa...

1 de diciembre de 2014

01/12/2014

Restaurante pintón decorado con mimo con cocina nefasta

Con lo difícil que es encontrar un restaurante abierto un domingo por la noche, caímos de camino a La Maruca en este Patio.

Si íbamos a La Maruca, para qué desviarnos del camino? eso pensamos después.

Local bien puesto, con un patio muy bonito (por eso tiene una estrella) en el que además se puede fumar. Cosa que molesta un poco ya que es un patio con el techo cerrado.

Ni el servicio ni la cocina merecen la visita.

Comenzamos por un risotto de quinoa. Era un pegotazo pero tenía sabor, digamos que pasable si tienes hambre.

De aquí pasamos a unos rollitos de pato. Sin paños calientes, el relleno daba repelús. Era una especie de masa gomosa gelatinosa que se dejaba comer si le añadías una tonelada de salsa de soja. Nos recomendaron este plato como el top del restaurante. Una basura para mi gusto.

Y el top de los top, quesadilla de pollo. Mira que es difícil no hacer medio bien una quesadilla de pollo. Pues esta ni la tocamos. Trozos de pollo salteado con verduras servido sobre una sopa de aceite que no sólo bañaba el relleno de las quesadillas, también bañaba las tortillas.

Pedimos la cuenta (unos 45 euros) y nos fuimos a La Maruca a comer, que eso si es comer.

No vuelvo ni loca!

14/12/2014

A evitar!

Va a ser muy facil que entendais porqué no hay que ir a este sitio. Resrva para 30 personas realizada hace 3 semanas para el 18 de Diciembre... y ayer, sábado 13 de diciembre nos llaman para decirnos que se han liado... que justo ese día y a la misma hora tienen una reserva para 50 personas = nos quedamos sin cena de navidad... La historia huele a me llega una reserva que me permite cerrar el local... asi que los 30 de la reserva que se busquen la vida.
Impresentable es poco .... Otro sito pijillo que es "un quiero y no puedo"!!!

08/12/2014

Sitio "ideal" y comida del montón

Sitio mono en el que la comida es lo de menos.

El punto positivo del sitio es la decoración, un patio cubierto con un jardín vertical y una decoración que lo hacen muy agradable. Empezamos con los puntos negativos, al ser patio, aunque cubierto y totalmente cerrado, se permite fumar, las mesas están muy pegadas y la insonorización es muy mala.

Pasamos a la comida, de entrantes para compartir unos rollitos de pato y unos chipirones encebollados que sí nos gustaron y unas tiras de pollo muy, muy normalitas.

De segundos probamos la hamburguesa, que no era nada especial, y el atún teriyaki que lo trajeron frío y sin sabor.

De postres pedimos la tarta de limón (muy sosa) y el coulant de chocolate (un chocolatisimo de Ginos está mucho más rico...) y por último el cheesecake, presentado en un tarrito y que realmente estaba bueno. Los precios de los postres un poco desorbitados alrededor de los 6,5 €, que no lo valen.

Pagamos 28 € persona sin vino.

En resumen, lo que pagas es el diseño del sitio y que esté de moda. Por lo tanto, para no volver.

11/02/2014

OTRO SITIO DE MODA QUE LE SALVA SU BONITO PATIO-TERRAZA (SE PUEDE FUMAR)

Tras mi cena el martes pasado en el sitio de moda DRAY MARTINA, el sábado tocó comida en otro sitio que es primo hermano: EL PATIO DEL FISGÓN.

El 90% de lo escrito para DRAY MARTINA podría aplicar al PATIO DEL FISGÓN: sitio para sentirse cool, ver y dejarse ver, comida regulera, público 98% femenino.

Sin duda alguna, lo mejor del PATIO DEL FISGÓN es precisamente su agradable patio-terraza donde se puede fumar. Que en pleno Barrio Salamanca (Ramón de la Cruz con Velázquez) haya un patio así de chulo donde poder comer, cenar o tomar una copa y echar un cigarro, sea invierno o verano, se agradece.

Su éxito es equiparable al de DRAY MARTINA por lo que hay que reservar con mucha mucha antelación.

Para cenar hay dos turnos (los dueños no son tontos y se aprovechan de su éxito): a las 8 o a las 10.

Ir a cenar a las 8 y que te echen a las 10 como si fueras un guiri no tiene sentido alguno así que esa opción mejor ni planteársela.

Pero es que si vas a cenar a las 10, te cierran el patio a las 12 (por temas con los vecinos) por lo que no puedes quedarte luego de sobremesa.

Conclusión: lo mejor es ir a comer un fin de semana como hice yo este sábado; no hay turnos y encima puedes estar ahí de copas toda la tarde.

Este sábado a mediodía, de las 7 mesas que éramos, 5 eran exclusivamente de chicas. La otra era de una familia con bebés y la otra, la mía, era un mix.

En una pared del patio hay una chimenea que como te toque la mesa de al lado te achicharras vivo. Ese fue nuestro caso.

Pasamos a la comida que es del mismo nivel que DRAY MARTINA, es decir, totalmente sin más.

Entre 7, y todo para compartir:

2 ensaladillas rusas (8,60€ cada una). Muy muy mala. No sabía a nada. No la pidáis. Podían aprender de la ensaladilla de LA MARUCA que está a 100 metros y le da mil vueltas.

2 de croquetas (5,80€). Sin más. Al menos estaban cremosas aunque bastante insípidas.

2 de rollitos de pato (7,20€). De lo mejor de la comida. Muy recomendable como entrante.

2 de palitos de pollo (8,70€). Unos simples fingers de pollo de los que hay en todos los restaurantes de moda.

Sopa de cebolla con emmental (8,50€). Muy fuerte de sabor…no es apta para todos los públicos.

2 pizzetas de boletus trufado (11,90€). Son mini pizzas para compartir, como mucho, entre dos. Muy caro para ser tan pequeñas aunque estaban bien. Me recordaron a la pizza de trufa de la Tagliatella.

2 de huevos estrellados con ibérico (9,80€). Al menos venían con patatas normales y no las patatas paja que te ponen en DRAY MARTINA donde encima el plato cuesta 2 euros más. El huevo frito viene muy tembloroso, como hecho al microondas.

De postre la especialidad es la cheese cake que se había acabado así que pedimos un par de tiramisús (6,50€) bastante sin más.

Todo esto, con varias cañas, 2 de albariño Mar de Frades (22€ cada una) y cafés, salió a 193€, es decir 28€ por barba. Asumiendo que aquí no vienes a comer bien si no a ver y dejarte ver, si tenemos en cuenta el punto a favor del patio-terraza y su ubicación, me parece un precio relativamente razonable para lo que es Madrid.

Si bien a DRAY MARTINA no creo que vuelva pues no me aporta nada, no descarto volver al PATIO DEL FISGÓN, sobretodo como sitio para comer y tomar copas un sábado por la tarde.

Sr Rodriguez

Hay que tener caradura para cobrar 14 pavos por según qué ginebras. Algunas cuesta menos la botella entera !!

11 de febrero de 2014

ALBERTO DE LUNA FANJ...

Bueno bueno es que lo de las ginebras es de vergüenza. Como bien dices por una o dos copas pagas el precio de una botella entera de ginebra premium...de locos...pero claro, mientras haya gente que lo pague...

11 de febrero de 2014

15/09/2014

comida acogedora y entrañable

Restaurante de moda, muy coqueto, con buen ambiente y buena comida a un precio asequible en el centro de Madrid. Situado muy centrico, justo al lado de la calle Velazquez en Don Ramon de la Cruz, el restaurante al principio lo ves normal y no te llama la atenmcion hasta que pasas al patio que ciertamente es una chulada. La atención es buena, con todo camareros jovenes muy amables, la clientela es gente joven con la apariencia del barrio de Salamanca, y la comida está bastante bien y a buen precio.

Pedimos unos huevos con hemental y trufa para compartir que estaban para chuparse los dedos (8 €) y luego una hamburguesa para cada uno (eramos 2) a 12 € cada una. Con cafe y una caña y un agua salimos a unos 40 euros el total de la mesa. No es un restaurante caro para la zona, y la calidad muy buena. me gusto mucho la hamburguesa y nos la dieron con una variedad de salsas, mostzazas etc etc que la hacian expecialemente atractiva.

Total una buena nota para este resturante. muy recomendable

Emilio

hemos vuelto una segunda vez y la experiencia aunque buena, ya no es tan destacable como la primera. Sitio acogedor para ir una vez

19 de noviembre de 2014

18/06/2014

Tan bien puesto como malo. A evitar.

El sitio está muy bien puesto. Por ese motivo hemos entrado a desayunar, pero ni por ese motivo volveremos. Dos personas, dos cafés con leche (buenos), 3 churros (malos, duros y fríos) y una porra (igual de mala, dura y fría que los churros). Total 5,50 euros. A mi me parece una locura. Pero es que además, lo pides en la barra, te vuelves a tu mesa y te dan un grito ¡¡dos cafés"" para que vuelvas tu a buscarlos. No sé, si vas de sitio guay, ofrece un servicio guay ¿no?

Si este sitio llega abierto en Noviembre, dejaré de creer en el karma.

17/06/2014

Un patio con jardín

Otro de nuestros favoritos en el Barrio de Salamanca, es el Patio del Fisgón. Cuando llegas ves su fachada de ladrillo muy cuidada, que hace que pases, con una enorme barra cuadrada de madera, con una iluminación muy agradable, aunque lo mejor está por llegar: su patio. Un patio techado y ajardinado, con chimenea, tan agradable que resulta romántico, pero también perfecto para ir con amigos. Su carta es bastante completa, tienes un poco de todo: cremas, ensaladas, pizzas, huevos, arroces, pastas, pescados, carnes... goo.gl/Z3xwoP

07/04/2014

Otro de moda, otro igual

Que hartazgo de sitios cool de moda, todos con los mismos aciertos y miserias, todos pasados por el mismo patrón, y todos sin la mínima personalidad como para pasado un mes acordarte si has comido en este o aquel.

La particularidad de este en concreto es su patio interior, muy apañao, que para cena íntima tiene que ser un buen punto, aunque viendo lo de los turnos un coñazo. También para comida + sobremesa debe estar agradable. Dentro del local creo que vi 2 mesas y la barra, todo muy estrecho.

La carta no llama especialmente la atención. La comida, lo típico, buena presentación, raciones pequeñas y precios inflados. De traca por ejemplo las "pizzetas", un tamaño equivalente al de 3€ que te tomas de resaca, con una masa cruda recién (y mal) descongelada, y una indigestión al pagar por eso 12€. La hamburguesa tenía buen punto, pero las patatas estaban también medio fritas. Los entrantes sin pena ni gloria. Ni pedimos postre.

Otro detalle "curioso" es que de camino al patio pasas por delante de la cocina, que está abierta al local y por donde los camareros cogen los platos. El tema es que si se cruzara Chicote por allí se frotaría las manos pensando en el programaca que iba a salir de eso, no digo más...

Nosotros no volveremos, pero creo que con las niñas del barrio de Salamanca les sobra (como dice otro comentario, 98% de comensales femeninas, lo cual no sé muy bien cómo interpretar).

EandradA

Es que el nombre correcto es: El patio, fisgón.

7 de abril de 2014