27/11/2016

Goodbye San Francisco lo descubrió en noviembre de 2016

un valor seguro

teníamos ya ganas de ir a este restaurante vasco que tiene ya varias ubicaciones en Madrid. Finalmente fuimos al local de Conde de Miranda, junto al Mercado de San Miguel. No es muy grande y las mesas están demasiado juntas, pero el conjunto resulta muy agradable.

En cuanto a la comida, estamos ante un vasco con las ideas muy claras, gran materia prima y recetas conocidas resueltas con mucha solvencia, a precios comedidos.

Las alcachofas son un básico, todas las mesas a nuestro alrededor las pidieron, nosotros también, riquísimas. De segundo otro de los platos fuertes, rape a la bilbaína para dos, excelente.

A los postres, muy rica la tarta de queso (de las mejores que he comido en los últimos años) y un postre casero con dule de leche, también a muy buen nivel

resumiendo, un sitio sin sorpresas, pero de esos a los que vuelves de vez en cuando a disfrutar comida de producto a muy buen precio