Ordenar por:

relevancia fecha

14/05/2016

Casa de comidas de barrio

Tras un par de visitas a la barra me decido a quedar para comer en esta taberna de barrio y la verdad es que me ha dejado bastante frío este sitio.
El local, tabernilla de ambiente andaluz es muy ruidoso y me pareció incomodo, tanto la barra que siempre esta petada, como la zona destinada a mesas, muy bajas, demasiado juntas y con unas sillas incomodisimas.
Ademas nos toco el "mejor" sitio. Al lado justo de la puerta del WC (donde por cierto entraba y salía sin parar un Sr. con comida y bebida. Se ve que debe haber algún salón privado al que se accede por la misma puerta del Vater..... inaudito).
En fin.....Para dos personas pedimos:
Tortillitas de camarones (2). Buenas. De hecho, para ser Madrid muy buenas.
Croquetas de jamón (6). Especialidad de la casa. Muy ricas, con una bechamel muy cremosa pero sin llegar a ser liquida. Si no hubiesen tenido un ligero regusto a avecrem me habrían parecido casi perfectas.
Callos con garbanzos. Ración escasa. Muy flojos. Tanto las carnes, gomosas, como los garbanzos de pedrosillano, tirando a duros. Un plato demasiado fuerte de sabor que para mi que llevaba mas de tres días descansando en la nevera.
Ensalada de tomate con pimientos y ventresca. Fail total. Tomate de invierno barato, insulso y sin salar, una mínima lamina de pimiento de bote y un poco de ventresca remataban este plato totalmente falto del mas mínimo cariño.
Este condumio regado con dos dobles (bien tirados, todo hay que decirlo) y dos cafés, dejan la cuenta en 58,80 E, para mi un precio a todas luces excesivo para la experiencia general.
Mención especial para el servicio. A medio camino entre borde y/o obtuso, sin que pueda especificar en que extremo de los dos.
Lo dejo exclusivamente como visita de barra y le doy 3 estrellas. Ni una mas.

08/01/2016

Tasca de siempre

Taberna conocida por sus croquetas, por su Rabo de Toro y por sus callos, platos de toda la vida, en un bar de los de siempre, con mil fotos por las paredes y donde el vino es protagonista.
Croquetas cremosas, buenas, que hacen honor a su fama aunque prefiero Casa Julio o La Ardosa. Probamos Albondigas de Choco, con mucho sabor, jugosas y ricas. Y Rabo de Toro, tierno, tal vez con excesiva grasa pero un guiso con mayúsculas, muy bueno. No tomamos vino pese a tener muchísimas referencias más que apetecibles.
Atención profesional, de gente que conoce bien su oficio. Y precio correcto, ni barato ni caro, se paga con gusto. Taberna para enseñar y disfrutar de sus vinos y su cocina.

31/07/2015

De capa caida?

La última vez que estuve no me gustó nada.
La comida me parecio que era peor que antes con diferencia.
¿Casi vacio y nos sienta al lado de la puerta del baño? ¿Entra otra pareja y nos lo pone pegada al lado? Ambas parejas nos cambiamos de sitio.
No me gusta sentenciar con las opiniones, pero es que no puedo contar otra cosa.
Espero que vuelva por sus fueros.

13/10/2014

Excelente cocina tradicional casera.

Hoy en El Quinto Vino nos hemos pegado un buen homenaje. Había ganas de cocina tradicional, y mas tradicional que esto es imposible.

El local es pequeñito y con poca luz pero tiene mucho encanto, hay varias mesas que están hiperjuntas, pero estaba casi lleno, lo cual no me extraña porque si yo trabajara cerca vendría muchas veces a comer el menú del día.

Entre las baldosas, fotos y botellas antiguas de vino y anís vacías no existe un centímetro de pared libre. Me encanta!

El servicio ha sido correcto y fluido, no nos han hecho esperar en ningún momento. Podrían ser mas simpáticos, pero mientras no sean maleducados me vale, o sea que bien.

El menú del día tenía una pinta buenísima, con platos de cuchara y puchero. Va a caer fijo, pero hoy nos apetecía otra cosa, fritos, y nos hemos decantado por CROQUETAS DE JAMÓN , EMPANADILLAS DE PUERRO Y JAMÓN y FLAMENQUINES CON PISTO.

Las croquetas, desde mi punto de vista, son de las mejores de Madrid en cuanto al rebozado y la bechamel, que era súper cremosa. Si las hicieran con un jamón de mejor calidad entrarían en los tops de mejores croquetas.

Las empanadillas de puerro y jamón me han sobrado, no estaban mal pero hemos acabado reventados de tanta comida y de haber quitado algo, habrían sido estas. Personalmente me gustan mas de tomate y atún, que están mas jugosas.
Los flamenquines lo mismo, tampoco soy muy fan y estaban un poco secos pero el pisto que venía de acompañamiento estaba de locos! De los mejores pistos que he probado.

Los HUEVOS ROTOS también están muy buenos, con las patatas cortadas en rodajas finas que hace que cojan menos aceite y estén un poco crujientes. Se podría mejorar, como las croquetas, añadiendo un jamón de mejor calidad.

Por último MIGAS CON HUEVO, auténtica comida de postguerra que espero que no se pierda porque es una delicia!

Tengo que volver a por los guisos de cuchara, la ensaladilla y creo haber escuchado pimientos rellenos de pringá. Eso tiene que ser la bomba.

De postre hemos probado una de las mejores TARTA DE QUESO de la capital, con base de galleta y mermelada de tomate... Uff... Buenísima!

Y para haber probado uno de los mejores pisto, croquetas y tarta de queso de Madrid, la cuenta ha sido 53€ total, ni 27€ p.p. lo cual es un muy buen precio porque la cantidad de comida era excesiva y hemos salido rodando, es decir, creo que por 20€ o menos se puede comer muy a gusto. Y si es menú pues mas barato aún, que debe ser de los que merece la pena.

Lógicamente no es para una cena romántica de fin de semana, pero merece la pena conocer la cocina casera de este lugar o bien sentándose, o bien a base de caña y raciones.

acme

Joer el Quinto vino.... fue el primer sitio al que me llevaron cuando llegué a Madrid, allá por 1999.

13 de octubre de 2014

Adreid.

Pues si vuelves te vas a retrotraer a esa primera vez, xq no creo que haya cambiado mucho la verdad!

13 de octubre de 2014

spider72

Las cocletas del quinto vino eran míticas...también recuerdo que sus sillas eran como potros de tortura después de un rato...jajajaja...gran sitio.

14 de octubre de 2014

13/12/2014

Trocito del sur

Digo yo trocito del sur y espero no equivocarme, pero un sitio en el que tienen formato tapa, le dan al salmorejo, la pringá, la tortilla de camarones y tiran cerveza Cruzcampo tiene toda la pinta de no ser de Burgos.
Taberna antigua con decoración idem, me gusta. La idea era tomar unas cañas, hacer tiempo para cenar a hora española y picar algo. Cumple perfectamente.

Cañas a 1.60 bien acompañadas de un rico queso la primera, una banderilla la segunda y plus de tapa de chorizo recién sacado de cocina. Además, montadito de pringá bastante bueno (1.75 each) redondearon la parada.

De raciones para mi gusto flojea, ya que media carta es de embutidos, pero cosas se sacan. Para completar con otro de la zona (por ejemplo el de enfrente, la consentida) está muy bien.

Ahh, y buena relación de vinos por copas.

-----------------------------------------------------------------
Sitio auténtico con bonita decoración. Taberna de las de toda la vida. Buena atención y buenas tapas. Pedimos un poco de todo y en general todo muy rico. Muy buena carrillera, buenas albóndigas y variada carta de vinos. Me gustó también la tapa de quesos y la berenjena con salmorejo y bacalao. Para repetir

16/01/2015

Buen sitio Cañí

Sitio muy auténtico, las tapas bastante buenas, La carrillada muy buena, los trufitos bien, el pincho de lomo normalito, , las albondigas de novillo muy ricas, todo acompañado por unas patatas que se nota que son caseras, buena carta de vinos,

VARGAS & SCOUT

Scoutt: llevaba el Sr Vargas queriéndome llevar a esta taberna y el pasado Sábado encajo la zona y el momento, es una taberna taberna, diré de mesas chicas ya que es un andaluz, con la falta de espacio y encanto de una taberna, pedimos para compartir un pisto con calabaza (almoronía) que estaba buenísimo, unos flamenquines caseritos buenos y unas judias con perdiz muy ricas, un poco suaves para mi gusto pero ricas, cervecitas y una botella de vino, flan de limón caserito, muy recomendable, me gustó y volveré

16 de enero de 2015

22/11/2012

Regular la cocina, mal el espacio, Pésimo servicio

Hace unos años, muchos ya, todo aquello que tuviera aire moderno decoración tipo loft, con los conductos de la ventilación a la vista, sillas modernas de colores y formas imposibles, espumas en la cocina, largos nombres para platos pequeños...despertaba entusiasmo y expectación sea cual fuera la calidad del local, ahora sin embargo, cansados como estamos de las horteradas y excesos anteriores nos entusiasmamos y acudimos en masa a locales con cocina tradicional y como mucho, tal y como rezan muchas cartas y publicidad mediatica de chefs mediqticos también , tradicional "revisada"...pues efectivamente ni todos las moderneces eran tan malas ni todas las nuevas tabernas de cocina tradicional son tan buenas. He aquí un ejemplo de ello.

Muy cerca de la calle Orense , zona poco dada al tapeo tabernil, sí hay asadores importantes y otro tipo de restaurantes de medio pelo, aunque cuenta con importantes excepciones como el cada día màs imprescindible vía velez y cerca también el muy de moda lakasa ed César Martín.

Pero vamos al turrón, la taberna es pequeña muy incómoda una barra ,pequeña claro, recibe de ahí pasas a la "sala" por llamarla de alguna manera, porque es mas bien un recodo de metro cuadrado, aprovechan el espacio hasta el límite de las leyes de la física, es decir, los cuerpos sólidos no se pueden atravesar, pero sí apretujar y encajonar, y eso hicieron, nos encajonaron en una de las mesitas, sillas duras e incómodas para más inri, y ojeamos la carta que nos sirvió el maleducado petimetre que sirve los platos.

La carta: platos de cocina tradicional servidos en raciones para compartir.

Callos: buenos, suaves, melosos, les faltaba un día más de reposo y algo de picante. Buenos a falta de esos dos detalles para ser excelentes.

Ensaladilla Rusa: Sin más, buena pero no memorable.

Croquetas de Jamón: Lo mejor que se puede decir de ellas es que el rebozado era bueno y la bechamel suave, algo flojas de sabor sin embargo, nada que ver con la apoteosis croquetera de las tortillas de Gabino.

Rabo de toro: Sabor fuerte a animal, trabajo poco fino.

Huevos rotos con jamón: El mejor plato de la noche, lo cuál define bien el nivel del tema, tirando a mediocre.

Albóndigas : Nada tiernas, gomosas, salsa ramplona, lo mejor las patatas caseras tipo "chips" que acompañan casi todos los platos.

Postres:

Tarta de queso con confitura de tomate: normalita y corrientita.

Flan de limón: directamente incomestible, salido de unas manos poco expertas e ideado por una cabeza retorcida que le gusta ensañarse con el que paga.

Sorbete de cava: sorbete de cava

Trufas de la casa: buen chocolate.

Cuenta disparatada para el nivel exhibido. Trato pésimo por parte de un camarero amedio camino entre el apollardamiento, el autismo, la mala educación, una especie de Harpo Marx sin gracia ni inteligencia.

Si el lugar fuese acogedor, el servicio presentable y los precios más acordes con lo ofrecido, quizá se podría ir muy de vez en cuando si pilla de paso, pero siendo las circunstancias las que son, es preferible cualquiera de las franquicias que abundan por los aledaños.

Lástima.

24/03/2012

Una taberna con solera venida a más

No es un bar aunque tiene barra. No es un restaurante aunque tiene mesas para comer. No es una vinoteca aunque tiene una larga colección de vinos ¿Qué es? Efectivamente, una taberna, y una taberna que tiene la virtud de llenar a diario bien con parroquia del barrio de Tetúan, bien con aficionados al vino o bien curiosos que buscan sitios recomendados.

La fórmula de éxito es relativamente sencilla: una barra bien surtida de con más de 300 vinos diferentes que se pueden acompañar de alguna ración, y un aprovechado espacio donde dar comidas a precio comedido. Todo en uno porque en realidad las dos zonas casi no tienen separación, salvo un minúsculo 2º salón que hay al fondo para 4 mesas

barbara

Solo tiene un pero,huele raroooooooooooooo

17 de noviembre de 2013

13/02/2012

El encanto del apretujón

El 5º vino se merece una visita, es una de esas tascas ilustradas que se conservan dignamente. La multitud de fotos, azulejos, carteles y demás objetos colgados en sus paredes dan para varios días de entretenimiento. Es ideal para llevar a algún foráneo en una ronda turística, máxime cuando la siguiente parada se puede hacer tan sólo cruzando la calle, en donde está La Consentida.

Ahora bien el lugar es incómodo tanto en su barra, hacia la que hay que abrirse paso entre perdones y codazos para, una vez alcanzada, mantener la posición con coraje guerrero, como en sus mesas, demasiado pequeñas y juntas. Tal vez en esto pueda residir su encanto.

De vino de Rioja el otro día sólo Ondarre reserva a buen precio, pero no estaría de más un crianza, y de picar unas tortillas de camarones que vinieron a confirmar el mal endémico madrileño con respecto a este plato.

Para una vueltecita de vez en cuando y para epatar a foráneos está bien, pero no es lugar para ir todos los días, a no ser que nos vaya el asunto del apretujón.

DexterMorgan & Olivi...

:)))

por cierto: ¿te gustaron más en Surtopia o en Quinto Vino? (las tortillitas digo)

otro por cierto: ¿te dio tiempo de ir a Dominus?

14 de febrero de 2012

Globez Lopez

Tengo pendiente la segunda visita a SurTopía para probarlas, en la primera no lo hice por no servirlas individualmente, habrá que hacerlo pronto pues aún no he probado una buena tortilla en Madrid. ¡Y por las fotos prometen!
No conozco Dominus, me tendréis que ilustrar.... ;)

15 de febrero de 2012

DexterMorgan & Olivi...

Huy, es verdad! Perdona, jajaja Acabo de revisitar tu comentario de Surtopia y no se porqué tenía en la cabeza que las habías probado… bueno, te las recomiendo de todas formas, otras tortillitas de camarones tb muy ricas están en “La Caleta” (típica taberna gaditana, esta vez sí con farolillos y tal, pero muy buena!) por Anton Martín creo recordar… 11870.com/pro/la-caleta-madrid (no confundir con otra del mismo nombre)

Sobre “Dominus”: ¿No fuiste tu quien me dijiste que le tenias puesto el ojo y por mi comentario te ibas a animar? Lo que pasa es que Dominus lo cerraron justo un mes después de ir nosotros y por eso te preguntaba si te dio tiempo a ir… lo mismo me estoy equivocando otra vez! :)) Esta vez de persona! :) te pido disculpas en ese caso por adelantado! (no se puede acceder al comentario porque 11870 ya ha eliminado el sitio de “Dominus” que era donde estaba)

:)

15 de febrero de 2012

Globez Lopez

Es verdad! Perdón, perdón.
Me quedé sin ir, cuando me disponía a hacerlo vi que lo habían cerrado. Tengo la sensación de haberme perdido un gran restaurante. Maldita crisis!

15 de febrero de 2012

01/09/2012

TABERNA ILUSTRADA

El buen hacer de esta casa es bien conocido por numerosos madrileños y foráneos que nos visitan.
Haciendo honor a su nombre,hace gala de un constante movimiento en su carta de vinos por copas,no tanto así en su carta de tapas y viandas,que se mantiene inalterable...no faltandole nunca,sus famosas CROQUETAS,su BERENJENA CON SALMOREJO,riquísimas EMPANADILLAS,clásicos guisos...CALLOS,ALBONDIGAS,CARACOLES etc etc....buenos quesos y chacinas....en fin,nunca en tan poco espacio entró tanta diversidad,gusto y calidad.
Para poder comer el menu del dia,u ocupar alguna de sus escasas mesas,es necesario y conveniente reservar.
La decoración,con muchas botellas antiguas,cuadros toreros,curiosidades etc....un tanto kitsch,pero íntima y agradable.
Servicio atento estilo taberna.
Muy digno de conocer y probar.

05/04/2011

De lo mejor del barrio

El Quinto Vino es un sitio de referencia por la zona, eso se nota en que en cuanto llega la hora de salir del trabajo, comienza a notarse el bullicio mientras otros bares de alrededor están casi vacíos.

De alcohol están muy bien surtidos. No solo tienen una buena cantidad de vinos, la especialidad de la casa, si no que además tienen fernet, una variedad sorprendente de ginebras para una tasca de estas características, incluso tienen Stroh 80, ese líquido demoníaco, ron de 80º de fabricación austríaca.

Las tapas están bastante bien, todo tiene muy buena pinta. Habrá que probar el menú un día.

Ah, y pone que tienen huevos de avestruz y oca.

23/04/2012

un sevillano de un sevillano

taberna fundada en 1995 por el simpático sevillano Luis Roldán. He ido y aunuqe no he probado nada todo tiene buiena cara. Tienen una buena carta de especializades andalucas (como ortiguillas), camareros de esos que conocen al cliente y parroquia fiel.

30/05/2010

Ignacio lo descubrió en marzo de 2007

Un lugar indispensable si te gusta el vino

Pequeña taberna con las paredes repletas de adornos y mesas muy juntas. A este lugar merece la pena ir por la gran carta de vinos, con vinos de casi todas las zonas de España y también de fuera de nuestras fronteras, a precios muy razonables (hay numerosas referencias inferiores a 20€, incluso varias bajan de los 15€ y alguna de los 10€), también ofrecen una diversa oferta de vinos por copas. Tienen una bodega con más de 10.000 vinos. Para acompañar estos vinos la casa ofrece chacinas, quesos y diversos platillos de cocina casera, como albóndigas de novillo, flamenquines, rabo de toro o carrileras. Los postres me paracieron poco apatecibles en general, así que considero que la mejor forma de terminar la comida es hacerlo como le gusta a los franceses: con queso. Precio por persona: 22€

Actualización:
Al mediodía ofrecen un menú por 10€. Ofrecen pocas alternativas. No me gustó nada que al agotarse el segundo de carne (solomillo stragonof) lo sustituyesen por unas croquetas, no es de recibo,