Amplio local de dos plantas con moderna decoración donde predominan los colores blanco y negro, espejos gigantes y curiosas fotografías. En la primera planta se encuentra la zona café - bar, un lugar versátil donde poder desayunar, tapear o tomar unos cocktails. En las noches, las luces tenues y las decenas de vela...

Ordenar por:

relevancia fecha

07/06/2015

Estrena decoración y concepto

Para celebrar el primer decenio, el local estrena decoración y un nuevo concepto, que se puede resumir con las cinco palabras que lucen en el salón principal: ‘All you need is love’.

Pero no todas son novedades, de hecho, Carlos Galán, dueño del mítico 'Dolores but you can call me Lolita' de Miami, ha querido mantener dos señas de identidad de este restaurante: platos de calidad a precios asequibles y cocina no stop. Así que, 'El Recuerdo' es una muy buena opción desde el desayuno hasta las copas, pasando por el desayuno, la comida, la merienda, el afterwork o la cena.

Algunas de las propuestas más interesantes del local, que se mantienen también en la terraza, son la carta estructurada por bloques de precios y el menú para grupos,

Sigue leyendo en el blog 'La Madrid Morena': lamadridmorena.com/2015/06/02/el-recuerdo-hippy-y-chic-a-partes-iguales

19/01/2014

El Olvido II

Ayer repetimos en El Recuerdo y a partir de ahora voy a llamarle como a su hermano: "El Olvido" porque lo que un día me pareció bien y al siguiente normal, esta vez me ha parecido mediocre y batallero.

Lo mejor: el espacio bien apañado y amplio y las opciones que tienen de menús para comidas de grupo. Éramos 10, cada uno de su padre y de su madre así que este sitio nos venía de perlas para la ocasión. La atención tampoco está mal. La carta de vinos es corta pero equilibrada.

Lo peor: La comida. Han reducido cantidad y calidad a saco. Las ensaladas eran un tanque de lechugas variadas con una loncha de salmón o un trozo de rulo de cabra y además venían en "maceteros" de plástico. Aburrimiento absoluto de ensaladas.
El solomillo venía en un plato cuadrado gigante de plástico y los postres en copas de plástico. Eso es un detalle horrible y cutre, muy cutre.
La lasaña no venía en plástico pero estaba fría y solo tenía carne y pasta. El arroz con leche de coco y helado de violeta ya lo probé una vez y me gustó, pero ayer tenía una textura imposible, de engrudo total y sabor 0 si no pillabas helado.

Los demás comensales salieron satisfechos de allí, es verdad que ninguno de ellos era de paladar muy fino, así que el sitio cumplió con sus expectativas. Solo mantengo las 3 estrellas por eso.

-------------------------------------------------------

El año pasado nos invitaron al Recuerdo en un cumpleaños, como gustó, este año la historia se ha repetido (qué poca originalidad, de verdá). Fuimos a cenar 9 personas, tienen un sistema de carta algo especial: hay 3 tipos/precios de menús, los primeros son los mismos para todos, el precio cambia en función del segundo que pidas. Luego hay opciones de tapeo y de raciones más pequeñas y bla y bla y bla.

Los platos me parece que no han cambiado en un año pero sí ha cambiado mi capacidad de sorpresa, esta vez ya no era novedad.

Lo que sí me sorprende es cómo mantienen un local tan bien puesto y tan enorme cuando los precios de los platos no son nada elevados.

Todos los platos están bien preparados y tienen buen tamaño pero no acaban de ser especiales. Yo pedí gazpacho, ellos lo vende como el mejor de Madrid por lo que te imaginas un gazpacho distinto, original... lo único distinto es que te ponen un plato tamaño XXL y sirven en la mesa el gazpacho, así como 3 litros, madre mía, qué cebatil gazpachero, qué aburrimiento. Si querías había guarnición. Es un gazpacho cualquiera sin nada destacable, demasiado pastosillo. De segundo pedí bacalao dorado que sabía principalmente a huevo, no me entusiasmó. De postre un mojito.

Los demás comensales no se quejaron de la comida pero tampoco salieron dando saltos de alegría. El servicio es atento y amable y eso es un punto a favor.

El próximo año recomendaré otro restaurante a ver si les convenzo.

--------------------------------------------------

Debióseme olvidar opinar sobre este restaurante, fíjate tú. Hace unos meses nos invitaron a comer aquí. No es una zona que me apasione aunque esa calle está plagada de restaurantes. La atención fue muy buena, el sitio es moderno y acogedor. Antes de comer, unas almendritas requetebuenas con las cañas. Tienen varios menús distintos precios que tú mismo "configuras" . A todos nos gustaron mucho todos los platos, bien elaborados, originales y bastante cantidad. Recuerdo que mi postre era helado de violeta sobre una sémola (ni idea de cuál) con leche y estaba buenísimo.

Gath

El sitio me había despertado curiosidad pero con lo que cuentas, la curiosidad ha salido corriendo...

19 de enero de 2014

EandradA

Pertenece al grupo "La Misión", es batallero con ínfulas. El público lo componen familias que celebran allí cumpleaños y otros eventos y matrimonios del barrio que pasan de los 50 y van de sibaritas-snob (y vienen aquí, ya ves). Los menús salen a muy buen precio pero con esas calidades mínimas no merecen mucho la pena.

19 de enero de 2014

je suis béatrice

Me da curiosidad este sitio porque conozco un restaurante que tiene este mismo grupo fuera de España y aquel me gustó. Probablemente me acerque a pesar de tu crítica para comparar, y ya te diré si estoy de acuerdo contigo o no.

19 de enero de 2014

EandradA

No pidas ensaladas.

19 de enero de 2014

je suis béatrice

Oido cocina.

19 de enero de 2014

je suis béatrice

Y sí está abierto en domingo voy a ir muy pronto ...

19 de enero de 2014

09/02/2014

3 tapas + dos bebidas = 9'95 euros

No cenamos, nos sentamos en una de las mesas altas de la entrada, al lado de la ventana y nos aprovechamos de la oferta de tapas. 3 tapas muy dignas con dos bebidas por 9 euros. No se que tal se cena pero por 10 euros tuvimos un picoteo bueno para dos. No se ni que días tienen la oferta ni cuanto dura.

17/07/2013

Me encanta

Actualización Julio 2013.

Quedamos para comer y la verdad es que me encanta, no puedo decir otra cosa la verdad, es que me encanta.

Esta vez comí una ensalada de primero (que me llenó muchísimo) y los noodels (o como se escriba) con pollo y gambas.. Lo pedí normal, pero la verdad es que creo que con la versión reducida hubiese tenido bastante, porque madre mía! que pedazo de plato!!!

Eso si todo estupendo como siempre..

Mi pareja comió gazpacho.. que también es un platazo hondo tremendo y con su acompañamiento.. después pidió bienmesabe de pollo. que estaba delicisoso.

Ahhh se me olvidaba, sin duda en los postres la pantxineta es increíble.. Creo que ya no cambiaré de postre jaja.

La verdad es que nunca he tenido una queja de este sitio me encanta.

Un saludo!!

-----------

Buenas!

En este restaurante he estado un par de veces, he de reconocer que ambas he salido la mar de encantada.

Puedes elegir tres menús.. con precios y segundos variados..

Siempre tienes que elegir un primero.. a mi personalmente me gustaron los que probamos, los compartimos..

De los segundos depende el precio y aunque sea el más baratín no por ello se quita calidad a los platos.

Si quieres una cena romántica, a la luz de las velas, es ideal.. Además de que todo está exquisito el servicio de los camareros, lo atentos que están es increíble.

Para mi uno de los recomendables.

25/10/2013

Comida abundante y rica

La comida está buena. Y los platos son generosos.
Tienen 3 opciones de menú con varios primeros y varios segundos a elegir con buena pinta todos y bastante cuidados.
Según el menú elegido, la comida puede salir entre 20 y 40€
Lo único malo del sitio es la acústica, hay mucho ruido dentro
La comida me gustó bastante, pero no consigue estar entre mis favoritos

09/12/2012

Muy recomendable

Precisamente un muy buen recuerdo es lo que tengo de las ocasiones en las que he cenado aquí. La relación calidad-precio es muy buena pero aún mejor es la atención del personal. Detalles como que en todo momento te sirven agua del grifo sin necesidad de que compres una botella o que puedas pedir los platos reducidos en cantidad y por lo tanto en precio son una gran idea. Y lo mejor sobre todo para los golosos es que los postres tienen un precio razonable, alrededor de tres euros que en algunos restaurantes ya no bajan de cinco euros.
Si tuviera que poner alguna pega sería que la ensaladas son muy mejorables, es el único plato que no recomiendo.

13/12/2012

Abundante y ruidoso

Espacio original, mesas muy juntas y mal sonorizado.
Comida muy abundante, menús completos en cuanto a platos pero sin bebida.
La calidad, regulera, muy grandes los platos, pero poca excelencia y mucha grasa.
A destacar los baños, con su colonia, enjuague bucal y limpieza.

18/04/2012

un lugar que me gusta ir, su carta es pequeña pero muy variada. con un sistema de tres menus, a elegir. El menu consta de un plato principal común para todos y luego dependiendo del segundo el menu constara un precio u otro.
El loca esta bien aunque las mesas un poco juntas, el trato es muy bueno y la comida mejor. Ojo en el menu no incluye las bebidas ni el postre.

El unico pero que tiene este local es cuando se llena, mucho ruido. Por cierto, hay que reservar.

31/01/2011

Un recuerdo para el olvido

El refrán 'mucho ruido y pocas nueces' es más que aplicable a este restaurante, y sobre todo la parte del ruido.

Tienen una pésima acústica, al menos en la planta de abajo en la que suele haber cenas de grupos y el ruido es ensordecedor.

El menú tiene buena pinta, y sobre todo muchas opciones, con 3 menús distintos en su segundo plato, pero que comparten los entrantes.

En una mesa de 6 pedimos los entrantes para compartir. Entre ellos:
- Ensalada de tomate y queso: Mediocre
- Rollitos primavera: Normalitos
- Quesadillas: Normalitas
- Delicia de atún (o algo así): Una lata de atún malo, mezclado con mahonesa sobre una capa de puré de patata. Muy malo

De segundo probé el carpaccio de solomillo con mostaza antigua que me dejó muy indiferente. No había grandes diferencias con el carpaccio del Mercadona.

También probé el rabo de toro deshuesado con queso provolone y lo único que puedo decir es que fue EL PEOR rabo de toro que he probado jamás. De hecho, se quedó casi todo en el plato.

Conclusión: Sitio céntrico, decoración modernilla y platos bien presentados. Menús 'económicos' (entre 15 y 20€) pero calidad bastante mala. Lo único que se salva el servicio que fue bastante agradable y atento, a pesar de que estaban desbordados de trabajo y tardaron algo en atendernos

22/10/2009

Tienen una curiosa carta. Hay una serie de menús, a 20,50 €, y el problema es pedir sólo un plato (son incapaces de calcular el coste). Ese es el caso de las que no podemos comer cuanto queremos y debemos prescindir de aperitivos, entrantes e incluso postres. Opté por el chuletón de Ávila sin nada más y, eso sí, me di el lujo de una cerveza. Me cobraron el precio del menú aunque, eso sí, la cerveza y el café, no...
El local es bonito y agradable, decorado con espejos y fotografías en blanco y negro, con luz ténue pero adecuada. No lo juzgo con justicia visto mi régimen alimenticio, que suena a penitenciario :)