El Rey de Patones

Ordenar por:

relevancia fecha

28/06/2018

Rey de Patones. Su reino por unas migas.

Que mejor excusa para salir a comer que visitar un precioso pueblecito, en este caso en la Comunidad de Madrid. Hasta él llegaremos tras subir una estrecha y sinuosa carretera, pero finalmente merecerá la pena.

Patones de Arriba es un pueblo de origen medieval escondido en lo alto de una pequeña montaña y famoso por ser una de las muestras más representativas de la arquitectura negra de la Comunidad de Madrid. Hablamos de construcciones rurales cuyo elemento principal es la pizarra. A esto hay que sumarle la magia y la belleza del enclave, lo que lo convierte en una visita de lo más recomendable para pasar un agradable día.

Peeero… digo yo que también habrá que comer. Su oferta gastronómica es bastante amplia teniendo en cuenta el tamaño del pueblo, obviamente debido a su interés turístico y a lo que ello conlleva. Tras leer críticas y recomendaciones que no nos llevaron a decantarnos radicalmente por ninguno de los locales, terminamos por decidirnos por el restaurante Rey de Patones.

El local es un espacio de aspecto rural reformado y muy cuidado. Acogedor y agradable, al igual que la atención con la que se recibe. En la parte de arriba dispone de un bonito mirador donde también es posible comer, del que lamentablemente no tuvimos la suerte de disfrutar.

Carta de corte tradicional con una presentación cuidada.

Pudimos probar…

Sigue leyendo en...

gastrobloggia.com/2018/06/rey-de-patones-su-reino-por-unas-migas

16/03/2014

He estado esta tarde y el trato que hemos recibido ha sido lamentable. Había ido con mi pareja en varias ocasiones a comer a este restaurante y siempre habíamos salido contentos, hoy han perdido unos clientes asiduos y no solo eso sino que además no pienso recomendárselo a nadie. Llegamos sin reserva a eso de las 15:30, delante nuestra solo había 3 chicos y cuando hablamos con la chica que nos atendió nos dijo que como solo estaban ellos delante no nos apuntaba en el registro. Nos afirma que había varias mesas terminando y que será cosa de 5 minutos, pasan 50 minutos en los cuales en la barra aunque lo intentamos en repetidas ocasiones no fueron capaces de ponernos ni un mal refresco o cerveza para amenizar la espera (porque estaban saturados). Para colmo pasados 40 minutos llegan 4 personas y otra chica diferente a la que nos atendió si les apunta en el librito de registro, resultado los 4 cara duras pasan antes y a nosotros nos toca esperar. Informamos del detalle a la susodicha a la cual una compañera confirma que estábamos antes y aun así no solo no nos da una disculpa (nuestro tono correcto, sin levantar la voz ni faltar el respeto)sino que además de muy malas formas nos empieza a levantar la voz y a decirnos cosas que nada tenían que ver con nuestra queja.
Por supuesto cabe decir que esta chica, de unos 30 y tantos rubia y con coleta tiene poca o ninguna idea de como atender a los clientes, pero gritarles cuando te dicen: "Disculpe creo que se han equivocado ya que nosotros estábamos primero", después de que esas personas llevan 1 hora esperando y encima se les grite demuestra que este sitio ha perdido todo su encanto inicial, trato y atención exquisito, ahora para nada la comida justifica el precio tan elevado con semejante atención.
De la comida no puedo opinar porque nos largamos, pero visto el servicio puedo imaginarme los enteros que habrá perdido también.

29/08/2013

Restaurante con encanto

El Rey de Patones, fue el primer restaurante de Patones de arriba, donde se recuperan los platos tìpicos de la zona, como el cabrito de lechal, las migas y las fabes, que se mezclan con platos nuevos realizados cada semana, aprovechando los productos de temporada y la imaginacion y el saber de sus fogones.

04/03/2013

una buena elección para una buena comida con peros

Bonito restaurante ubicado en el encantador Patones. Nos hubiera gustado comer en la terraza, pero hacía fresquíbiris y demasiados fumadores alrededor. Nos gustó la matanza que pedimos para dos (sobre todo el choricito criollo), que degustamos en una salita interior en la que nos tocó la mesa coja.

Lo que sí que nos decepcionó fue el postre. Después de ver el aspecto del arroz con leche y la tarta de queso optamos por la tarta de chocolate. Y mala elección la nuestra. Tiene una base de bizcocho a todas luces industrial y el chocolate es, con toda probabilidad, una mousse de estas de añadir leche y mezclar. Y si no lo es lo cierto es que lo parece.

16/01/2011

Un buena comida dominguera

Pata entrar hay que darle al timbre en un antiguo palacio.

Hay un horno fenomenal y todo el sitio tiene mucha cura a los detalles. servicio regular. te dan un aperitivo y liqor sin pedir.

Muy buena la calidad de la carne. Esto si un poco caro para ser Patones. Una ensalada mixta, unas chuletas de cordero lechal, un solomillo al roquefort y un trozo de tarta chocolate blanco y negro , una media botella de rioja y un agua por 67 euros

06/03/2010

Fantastico!!!!!

La gente es muy amable, están pendientes y son cercanos.
La comida es un verdadero placer, además de tener buenos vinos, es ideal tanto en invierno, como en verano, pero sobre todo los días en los que no hay gente, los fines de semana se pone imposible hasta entrar en el pueblo.

17/04/2007

SOLECITA lo descubrió en abril de 2007

Para los días de invierno...

Este restaurante es súper agradable, me encanta ir las noches de fin de semana de invierno, y si ha nevado, mejor. Se come de maravilla, cocina tradicional y casera. El ambiente es de lo más acogedor, con chimenea y todo, y sabiendo que al otro lado de la ventana cae la nieve, parece que todo sabe más rico. El precio anda en torno a los 30 euros cada uno. El pueblo es una monada, y merece la pena escuchar la leyenda del rey de Patones. En internet tenéis más información si os hace falta.