Ordenar por:

relevancia fecha

24/05/2016

Cocina creativa, un poco cara. Si está lleno tardan más de la cuenta.

Tienen terraza.

08/07/2013

ME ENCANTA!!!!!!

Solo puedo decir que el amor a primera vista existe,me gusto todo lo que probamos platos muy bien resueltos y buena calidad del producto.También decir que el servicio es muy atento y con ganas de agradar como si fueras a comer a su propia casa.Nos dejamos llevar y la experiencia fue fantastica,tanto con la comida como con los vinos,y mención especial a los postres caseros y nada que ver con postres clasicos(nos pusieron uno que consistia en una fusión de zanahoria,mandarina y aceite:`¡¡¡ESPECIAL!!Mi valoración calidad-precio muy buena.A repetir seguro.

26/06/2013

Lección aprendida: no vuelvo

En eso que me apetece ir a cenar algo por el barrio, en un sitio con buenas críticas, no muy caro, agradable, rico... y se me ocurrió El Rosario.
Terraza tranquila y sillas cómodas. El camarero se olvida de nosotros porque estaba empezando el turno de cenas. La carta de vinos la tienen en Ipad (wow, eso le sube muchísimos puntos a un restaurante...). Empezamos a flipar al ver los precios, nada baja de 10€ pero nos quedamos, hay que probarlo. De aperitivo un gazpacho de cereza y dos tomatitos cherry con mozarella. Pedimos dobles de cerveza 2'60€), rollitos de brie y brandada de bacalao y mermelada de higos (11'10€) vienen 4 y están muy buenos, en la mesa de al lado han pedido lo mismo y su plato venía con 3 rollitos. De segundo yo pedí canelones crujientes de pato (14€), 4 canutillos de sabor muy rico pero de cantidad escasa y sin ningún tipo de extra o guarnición; el otro hamburguesa de buey y panceta cortada a cuchillo (17'40€) era un trozo de carne picada bastante pequeño y soso (muy soso) que venía con 4 patatas fritas y dos salsas aparte (mostaza y ketchup-curry). Este último plato me pareció un sablazo absoluto: no me creo que la carne sea de buey ni que esté cortada a cuchillo, viene sin pan, la carne está sosa y no te preguntan por el punto de la carne. Las patatas que vienen son muy escasas. La hamburguesita te cuesta 15'50€, es carísima y escasísima. No pedimos postre (sobre 6€) a pesar de que nos quedamos con hambre.
La atención fue bastante mediocre en todo momento. La cenita nos salió por 51'30€. Había un extra del 10% por cenar en terraza (los precios que he puesto arriba incluyen este extra) pero la tipografía de la carta es tan pequeña y confusa que no lo vimos. El cubierto = 1'80 pax.

El Rosario me ha parecido una estafa total y pretencioso. De tres platos que probamos dos de ellos estaban bastante bien pero las cantidades son de risa por lo que te cobran. No esperaba gastarme 50€ en esa cena para además quedarme con hambre.

A mí ya me han visto allí. He visto en su facebook que Rajoy ha estado allí, uf, qué honor más vomitivo.

11/11/2013

No está mal El Rosario, he ido un par de veces y me gusta pero tampoco me enamora de volverme loco.

Comida con cierto toque modernillo más o menos bien resuelta pero tampoco para salir con ganas de volver mañana mismo.
En otra ocasión, Tapeo con cañas tampoco estuvo mal.
Croquetas. Muy cremosas, mejor las de chorizo que las de boletus.
Huevos rotos. Bien.

04/10/2012

Las altas expectativas...

La verdad que esto de 11870 es una bendición divina para eso de descubrir sitios nuevos, uno que vive por el norte de MAdrid nunca hubiese podido llegar a El Rosario a no ser por una afortunada casualidad o por que algun conocido hubiese ejercido de samaritano llevandole a uno a mover el bigote a este lugar. POr otro lado, la unica pega, o una de las pegas, de 11870 es que desgraciadamente a veces, como este es el caso, vas con unas expectativas dificiles de concretar...

Ayer me dio por cruzarme MAdrid e ir a este distinguido lugar, tal y como decian mil y uno en sus comentarios, el sitio por fuera no vale nada, digamos que es un bar de barrio que lo han arreglado dejandolo yo diria que incluso mas chusquero, el sitio no invita a entrar.

El servicio, realmente amable, con ciertos detalles a tener muy en cuenta como relleno constante de la crema de orujo que pedimos como digestivo (ya, a mi tambien me parece una palabra tremenda, pero bueno, por no poner pelotazo)

La comida, original ante todo, rica pero no para llorar de emoción, estoy seguro que le dare otra vuelta, pero como digo no me quede con la boca abierta y la baba cayendo porque como dije a lo mejor iba con altisimas expectativas.

En fin sitio a tener en cuenta, seguiremos informando...

04/04/2011

Sorpresa Culinaria

Por su aspecto parece un local sin nada en especial, uno de esos muchos bares con terraza en Madrid. No te dejes engañar. Es un sitio que te sorprende por el nivel culinario que tienen. No sé a quién tienen en la cocina pero tiene un toque alucinante.

La comida es deliciosa, platos que parecen lugares comunes pero que guardan secretos únicos. Increíble el arroz meloso con boletus y foie (18 euros), el salmorejo (7,50 euros) es para levantarse y aplaudir. Las croquetas, o los sorprendentes caramelos de cabrales con helado... Increíble poder cenar con esta calidad en terraza por unos 25 euros. En fin, no quiero levantar mucho las expectativas que cuando hablo bien de un sitio luego me dicen que "no es para tanto".

Cené en la terraza. El local por dentro no tiene ningún encanto especial. Pero desde luego es una terraza para volver muchas veces a probar distintos platos con el buen tiempo. La carta de vinos es también extensa y el orgullo del servicio. Son majetes y saben hacer unas buenas recomendaciones.

Sin manteles. Servilletas de papel. Nadie es perfecto

lucia meneses

la cocina la dirige Mariano Landrovez; estudioso y amante de la calidad y su elaboracion.

13 de marzo de 2012

11/05/2011

las apariencias engañan... y mucho

Desde fuera El Rosario es un bar de barrio, normal, anodino.... con su terraza, su barra a la entrada, su ambiente de clientes-de-toda-la-vida y nada hace presagiar la magnífica cocina que se esconde en los fogones, y los deliciosos vinos que guardan en su bodega. De los segundos, da gusto descubrir el amor con que elaboran su carta, llena de muchas cosas buenas, a precios razonables y una amplia representación de las denominaciones de origen más clásicas... y también algunas más actuales; aunque en vinos extranjeros la cosa flojea

La cocina es excelente, con algunos aciertos clásicos magníficos (un espeso y fuerte salmorejo, probablemente el mejor revuelto que se puede comer ahora en Madrid, aquí compuesto de boletus y gambas) y otros riesgos muy bien resueltos: atún rojo delicioso, rabo de todo deshilachado con chocolate y queso! o unos caramelos de cabrales que para mi gusto salen a la mesa con exceso de aceite pero sabrosos al fin y al cabo. Se agradece mucho que se puedan pedir medias raciones, porque entre todo lo que hay en la carta que apetece y los precios tan comedidos que tiene el sitio, sales más que bien comido por una cuenta asequible (35 euros)

Servicio encantador, rápido y preciso. Local feucho y sin gracia, ruidoso y sin encanto, pero ajustado al precio. Manteles y servilletas de tela

04/10/2012

Vive dios que por fuera no promete nada y por dentro en realidad tampoco, hasta que te sientas, empiezas a leer la carta y empiezas a leer platos que prometen muchas cosas... y las cumplen.
Despues de recorrer la carta de vinos, que además de leerse en un ipad, tiene vino de sitios que no te imaginarías por el barrio y vinos españoles que tampoco pensarías que iban a pedir mucho en un sitio así, nos trajeron para compartir: el ravioli de huevo frito con espuma de patata y salteado de boletus... riquísimo! Los caramelos de queso con helado de miel, tambien ricos, aunque me gustó más la mezcla que los caramelos en sí. Un cangrejo de cáscara blanda acompañado de alioli de ajo negro, bizcocho de té verde y un txangurro con un toque de picante por el que nos habríamos puesto a aplaudir y por último unos chipirones rellenos de verduritas que quizá fueron lo menos impactante de la cena, pero que estaban buenos también. Vino, copa de balón a rebosar de crema de orujo con derecho a refill y un servicio más que encantador. Habrá que volver un día con más tiempo y en la misma compañía

16/02/2013

Dentro de una comida tradicional, tiene su encanto.
Buena colección de vinos, bien elegidos.
Solo probamos el salmorejo, y la verdad es que estaba muy bueno.
Una suerte con la cerveza de barril, marca Pilsener Urquell, para mi gusto de las mejores.
En cuanto al precio, me pareció bien, normal.

30/09/2011

comer bien y a buen precio

Buena comida y mejor precio con excelente servicio, atento a sugerir el mejor producto y a que no te llenes demasido. En mi última visita por ejemplo me dijeron que no me ponian la ensalada de pulpo que les pedí porque ese dia estaba algo duro y cuando les dije que quería rabo de topro me recomendaron la media ración. Buena bodega. Aceptar sugerencias (hay que subir la temperatura del frigo porque el tinto que nos sirvieron estab algo frio)

07/08/2013

Enfrente de Rosell

Me flipa más el de enfrente, pero si vas picando se pueden alternar.

03/02/2011

La mejor vinoteca!!!!!

Si quieres tomarte unos muy buenos vinitos españoles no dejes de visitar El Rosario, la comida es muy buena, las croquetas caseras, el risoto verde y cualqueira de sus postres.
Si no sabes de vinos, cualquiera de los camareros o Pepe, uno de los dueños, pueden recomendarte muy buenos vinos.
Puedes tomarte una copa o una botella.
El trato es excepcional, de 10 este lugar.
Eso si, el lugar es pequeño, recomiendo llamar para reservar mesa.

Tilvia

Ya no es lo que era, el año pasado fuimos varias veces y ha cambiado la atención y han subido muuucho los precios.

28 de agosto de 2013

12/09/2012

Sorpréndete

Un Bar Restaurante que no parece que tenga nada de especial, y que sin embargo sorprende por algunas elaboraciones muy buenas. Una carta de vinos en tablet muy inteligente y con precios ajustados.

14/06/2011

Decidimos probar El Rosario y lo siento, pero no nos pareció para tanto. Es más la sorpresa del tipo de comida que ofrecen respecto al aspecto del restaurante, que la calidad real. A ver, no estaba mal, pero tampoco espectacular. Nosotros pedimos el salmorejo y estaba bien, y después pedimos las dos variedades de arroces y nos resultaron un pelín pasados y grasientos. Eso sí, el arroz con foie lleva unos trozos de foie tremendos. Las raciones son muy abundantes y es cierto que la atención es amable y saben recomendarte.
Lo que sí destacaríamos es la carta de vinos, es estupenda, muy amplia, bien seleccionada y a unos precios buenísimos.