Elektra Madrid nace con la intención de conectar con una nueva generación que, además de estar a la última en tendencias y sentirse partícipe de las nuevas corrientes culturales y tecnológicas, valora por encima de todo lo auténtico y natural y muestra un gran interés por llevar una vida sana.

Ordenar por:

relevancia fecha

18/07/2017

Intento de fusionar platos sin ejecutarlos muy bien

Desde mi visita a serrano 100 no me volvía a pasar el dejar platos sin terminar. Aunque en este caso se nota que intentan hacer una oferta de platos tradicionales con una receta, emplatado o combinación original, pero se quedan en el intento me da.

Tomamos:

- unos huevos rotos con jamón, los hicieron con un huevo poché (lo mejor ejecutado del plato) y emplatándolos en formato tartar, que dicho así suena bien, pero luego te encuentras con que está salado y no salado según el gusto de cada uno, sino que te encuentras piedras de sal.

- una la pasta rellena de maiz y pesto, otro plato que por el nombre pinta bien, original, pero resultó ser unos ravioli duros, con demasiada salsa de pesto por lo que no apreciabas casi el sabor del maíz

- tartar de tomate con helado de manzana verde, mostaza y lima, demasiada fusión si no lo ejecutas bien, el tomate un poco blando y machacado más que picado. Creo que estaba mezclado con aceituna negra picada, cebolla y algo más, pero no era capaz de distinguir los sabores y la mezcla no me pegaba mucho. Aquí, si que igual es mi gusto, para mi incomible.

- fritat de quesos, lo mejor como el relleno de una quiche con huevo, quesos y verduras

El precio del menú no estaba mal, 14 € y las raciones abundantes, la terraza es muy chula, pocas así por esa zona, pero quizás pueden poner alguna opción normal, no todo combinaciones originales, porque muchas no están bien rematadas.

20/03/2018

La cocina sana “con chispa” que conquista Madrid

Elektra fue el sueño de Chiky Martínez de la Puente, una apasionada de la decoración que un día imaginó su restaurante perfecto y lo visualizó como un lugar agradable (elevado al cubo), coqueto y, lo más importante, con una carta de cocina absolutamente deliciosa y, sí, sana (aquí puso su granito de arena la hija de Chiki, vegetariana convencida). El sueño se hizo realidad gracias al apoyo incondicional de sus dos socios, Luis Iborra y Flor Esteban y, el arte de su chef, Emilio Salas, ideólogo de una carta que ha conseguido que la cocina sana pase de hacernos bostezar a hacernos los ojos chiribitas.

¿Y cómo es la carta de Elektra? La propuesta de Emilio se apoya en productos sobresalientes “muy eat&love” (carne de La Finca, salmón salvaje y bacalao de Alaska, pan de Madre hizo Pan…), siempre frescos y estacionales y, cuando se puede, de proximidad. Todos se elaboran de arriba a abajo en las cocina de Elektra (nada de guarri-preparados, muy típicos en restauración), con mucho amore y sin trampas. La carta, bastante cosmopolita, propone un batiburrillo de platos con influencias de todo el mundo (nacional, italiana, oriental…). Entre sus páginas vas a encontrar muchas opciones veganas y vegetarianas, pero también platos con carne (podríamos decir que Elektra es un “sí-pero-no-vegetariano” o, como se dice ahora, un flexitariano). Vete preparando para sufrir porque vas a tener que elegir entre platos tan pintones como su pakoras de judías verdes de Kenia y salicornia con tzatziki y mango lassi (sorprendente y delicioso); su pizza bianca de frutos rojos con crema agria y jamón ibérico, su risotto thai, su sashimi de salmón salvaje de Alaska o su lasagna de boloñesa de buey.

Pero la cosa no acaba ahí: Elektra también tiene una cuidada carta de vinos con opciones ecológicas y veganas y una súper popular carta de brunch para los domingos que ha hecho correr “ríos de Instagram” (tienes dos opciones, una por 19 € y otra por 29 €). Su carta de desayunos y meriendas (que incluye bowls de frutas, zumos y batidos naturales y tostas de las de “aquí te pillo, aquí te Instagram”, además de un estupendo café ecológico y de comercio justo) también merece una visita.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/elektra-madrid

Buen provecho e Eat & Love!

18/05/2017

La dueña de ese restaurante, madre de una vegana, decidió apostar por una carta muy creativa pero también muy sana. Aunque muchos de los platos no son adecuados para veganos, si son estupendos para disfrutar de una comida o de una cena sana, ligera y muy rica. Carta muy original y muy buena selección de vinos. Servicio amabilísimo y precio razonable, en torno a los 35-40 €

28/07/2017

Ideal para ir con amigas a no comer

Abril 2017

Un sitio mono más con una comida de concepto difuso y que no acaba de estar bien.