Esbardos es un restaurante asturiano ubicado en el Barrio de Salamanca (Madrid). Su cocina combina recetas tradicionales con otras más modernas, siempre con la calidad en los productos como máxima. Abrió sus puertas en 2012, y ya cuenta con un sol de la Guía Repsol.

descripción completa de Esbardos

Ordenar por:

relevancia fecha

06/12/2016

Un cachito de Asturias

El local nos ha encantado. Muy acogedor. Tonos suaves, mesa superseparadas, agustito.

La carta tiene cositas de aquí y de allá, se agradece la media ración en las fabes -muy ricas, suaves-, hemos probado la ensaladilla rusa que está bien.
Albóndigas de carrillera sorprendentes por buenas y algo más flojo los calamares en su tinta - que no txipirones- y se nota.
Nos han recomendado la tarta de queso, le sobra caramelo y falta galleta.
Servicio atento, serio.
50€

Bien.

13/05/2016

Bonita Sala, servicio y cocina asturiana de calidad

Estuve este martes cenando en una cena de la Asociación de Gourmets de Madrid, esto supone una buena oportunidad de probar una gran variedad de platos diferentes en una sola vez, y eso a mí es algo que me encanta.

Conocía el restaurante, pues había estado ya el año pasado, pero al ser una comida de trabajo no había sido lo mismo. Si que es cierto que ya en esa ocasión aprecié los mismos valores de la casa: materia prima de primer nivel, buena elaboración, una sala preciosa, servicio del bueno y por tanto una experiencia completa y satisfactoria.

Me gustó bastante todo, pero destacaría tres de los platos que me parecieron excelentes: - una empanada de parrocha, delicadísima
- una cebolla rellena de bonito con pisto, con un sabor excelente
- la magnífica tarta de queso y cuajada con la que concluimos.

Tomamos muchas más cosas pero eran sabores más conocidos y que quizás por eso no me sorprendieron tanto, por dar otro par de opciones en las que lo que primaba era la calidad de la materia prima diría el pato, tuve que preguntar donde lo compraban pues era de una calidad extraordinaria y el surtido de quesos asturianos también con mucho nivel.

En definitiva una opción excelente en el Barrio de Salamanca para disfrutar de la comida asturiana en un entorno muy agradable y con un servicio de nivel.

No me importará volver pronto.

18/01/2016

Buena fabada

Comida de domingo - Enero 2016

ESBARDOS es un restaurante asturiano de cocina de mercado, ubicado en la parte alta del Barrio de Salamanca, de los mismos dueños que El Oso, cuenta con un sol de la Guía Repsol. Interesante barra a la entrada con mesas altas donde se pueden pedir medias raciones de casi todos los platos de la carta. A continuación un bonito comedor de unas 12 mesas, amplias y bien distribuidas, y al fondo un reservado.

Día fresquito en Madrid y ganas de cuchara. Tras un aperitivo de una especie de pastel de queso suave que no estaba nada mal. Cuatro personas, pedimos, todo a compartir,

- Fabada asturiana, servida en una sopera con el compango aparte. Presumen de que las fabes son de cosecha propia y lo cierto es que estaban espectaculares, tiernas y mantecosas. El caldo totalmente desgrasado y la calidad de las carnes del compango, hace que estemos ante una de las mejores fabadas que se pueden comer en la Capital.

- Manitas. Servidas dehuesadas, en una salsa al estilo de los callos a la madrileña, acompañadas de patatas fritas. Fuertes de sabor y un poco pesadas.

- Carne gobernada. Que es carne de ternera guisada en una salsa de vino blanco, fibrosa y un poco seca. Servida con guarnición de patatas fritas. Muy normalita.

- Fritos de pixin. Trocitos de rape rebozado, servidos con verduritas al vapor. El pescado con un sabor un poco plano. Tampoco nos entusiasmó.

- Para la niña, un escalope bastante bueno, carne tierna con un rebozado perfecto y nada grasiento. Se lo comió enterito, no se le hizo bola, buena señal.

De postre un helado casero de chocolate a la naranja y vainilla para compartir, servido en una tulipa de barquillo, digestivo, muy rico.

Carta de vinos amplia, con bastantes referencias, de la que escogimos un Rioja Allende crianza, uno de nuestros vinos preferidos, que se portó de maravilla.

Servicio atento y eficaz, a excepción del maitre, un poco sieso. Como no le hicimos mucho caso a la hora de pedir, parece que no le sentó muy bien y no nos volvió a dirigir la palabra.

Salimos a unos 30 euros por cabeza. Volveremos a probar más platos de cuchara, como las verdinas o el pote asturiano, a ver si están igual de buenos que la fabada.

Cristina Bertrand Pi...

Este es mi preferido para la fabada. También me gusta de aquí las anchoas (y eso que a mi normalmente no me gustan pero estas sí) y si comes en las mesas altas de la entrada, el revuelto de patatas con jamón :-)

18 de diciembre de 2015

Gath

@cristinabertrandpires. Te recomiendo que pruebes la fabada de Viavelez, lo cual no desmerece esta, pero, es otra cosa.

18 de diciembre de 2015

Cristina Bertrand Pi...

@joseluisgracia eso me dice mi padre también :-) solo estuve allí en una cena familiar hace tiempo, así que volveré, a ver que tiene esa fabada.

18 de diciembre de 2015

Avelio

A Esbardos hemos de ir....

18 de diciembre de 2015

spider72

pues por lo que veo reguleras....

17 de enero de 2016

Miss Superlike Aveli...

La fabada estaba muy rica, el resto de platos no nos entusiasmaron. De restaurantes asturianos en Madrid me sigo quedando con Casa Hortensia.

18 de enero de 2016

moviedo

Como todo el mundo (no) sabe, un <esbardo> es un osezno, o sea una cría de oso. Y El Oso es el nombre del padre de este restaurante del centro de Madrid, los dos de raíz y cocina asturianas de las de verdad. La carta coincide en los dos restaurantes. Nosotros, tras una crema de queso de Cabrales, regalo de la casa, de textura deliciosa y sabor muy depurado, hicimos honor a unos bocartes grandes pero de mantequilla, perfectos de aderezo; una fabada con el grano que era aún más de mantequilla y un compango más que correcto y un pixín o rape de tripa negra blando pero no blandengue, acompañado de verduritas finas al dente. Riego: un Rioja Marqués del Real Agrado crianza -vino de la casa- que combina a la perfección. Por poner algún pero, el orujo, tan asturiano él, me pareció flojo y falto de sabor. Pero es un pero que no resta nada...

18 de marzo de 2016

18/12/2015

la versión metropolitana de El Oso

En Esbardos todo es idéntico a El Oso, excepto la ubicación, en pleno barrio Salamanca en un local bonito. Para todo lo demás, comida y carta de vinos, un clon de 11870.com/pro/restaurante-el-oso.

Repito en Esbardos y confirmo lo mucho que me gusta. Una sala cómoda, un buen servicio y unos platos deliciosos. De aperitivo una mousse de queso asturiano bien rico. La fabada está deliciosa, desengrasada, textura perfecta de las fabes y compango excelente. Carta de vinos clásica-clásica-clásica donde las haya. Un punto de riesgo sería muy de agradecer con vinos más innovadores (con la de ellos que hay!!!).

30/10/2013

El Esbardo se ha hecho mayor y es todo un Oso

Para comenzar elegimos uno de los platos emblema de este grupo, que no es otro que las anchoas Doble Cero, traídas directamente desde el puerto de Guetaria, para ser limpiadas y preparadas al estilo tradicional en las cocinas de Esbardos, alejándose de las actuales practicas de planchado que desvirtúan la naturaleza de la anchoa del Cantábrico. La calidad de estas anchoas es por sí sola merecedora de una visita en exclusiva.

Si las anchoas Doble Cero son un referente tanto de El Oso como de Esbardos, otro de los must es el Bonito de Villanueva, lo que comenzó como un elemento de consumo propio o de regalo para los clientes más habituales, se ha convertido en un reclamo para los foddies más curiosos, ya que en las latas envasadas en exclusiva para el Grupo de El Oso, se detalla no la fecha de caducidad sino la fecha a partir de la cual uno puede degustar este manjar, nos han contado que son pocos los que aguantan sin probarlas antes de dicha fecha. En la presentación del plato este se acompañó de unos pimientos asados de manera artesanal en el propio restaurante.

Uno de los platos que más nos llamo la atención, fue la ensaladilla rusa, ya que si bien es un plato que a priori no presenta una gran complejidad en su elaboración, es difícil encontrar sitios en los que realmente se prepare de manera clásica respetando sus sabores tradicionales, por ello queremos incluir la ensaladilla de Esbardos en el Top 5 de las mejores ensaladillas de Madrid para Gastrotxusan.

Si quieres conocer como termino nuestra experiencia gastronomica visita gastrotxusan.com

26/02/2013

Bien aunque extremadamente caro

A Cesar lo que es del Cesar, el restaurante esta puesto con gracia, el servicio es muy atento y la comida excelente PERO... me imagino que se les ha ido la olla, no creo que esten los tiempos como para clavar la salvajada que clavan en este lugar por comer... la comida de hoy, me recordo a viajar en business en Iberia donde prácticamente ninguno de tus acompañantes de sección aflojaron el billete de su bolsillo. Hoy el restaurante estaba hasta a bola y ninguno tenia pinta de aflojar de su propia cartera lo que se metían entre pecho y espalda, vuelven los tiempos felices en los que la empresa pagaba sin miramientos estas salvajadas...

He de reconocer que después de haber ido de visita el otro dia a Mercamadrid miro a todos estos con mucho mas recelo, pero me parece una autentica barbaridad aflojar 39 euros por un rape por mucho pixin asturiano que sea, en fin que se les ha ido la olla y que no creo que vuelva, calidad mucha, calidad / precio de coña, hay suficientes sitios en Madrid para no tener que andarse con estas cosas.

Postres no muy lucidos, por cierto.

210 euros entre tres por cierto.

FM

Totalmente de acuerdo. Cualquier restaurante que cobra 70€ sin pasarte pidiendo, debería, cuanto menos, sorprenderte.

27 de febrero de 2013

12/03/2013

Asturias Patria Querida

Un Asturiano de diseño en pleno barrio de Salamanca.

Local agradable, el mismo que otrora albergara uno de esos andaluces que se llamaba La Giralda. El cambio ha sido a mejor, para qué engañarnos.

En carta, platos asturianos en versión chic, dirigidos al público de El Paraguas, por poner un ejemplo. Todo lo probado estaba muy rico, aunque para hacer honor a la tierrina, las raciones deberían aumentar un poco.

Servicio atento y amable, muy educado.

Precios altos (50-60 €), pero el sitio es perfecto para darse un homenaje.

02/10/2012

Asturiano de diseño

Un asturiano con una comida excepcional, de primer nivel, que apuesta claramente por la calidad del producto sin disfrazarse con aires moleculares, en un local moderno y contemporáneo alejado del tipismo. El lugar para ir el día que quieres comer buena comida asturiana en un entorno bien decorado.

La sala amplia, cómoda, bien iluminada y con mesas suficientemente separadas, es un lugar ideal para comidas de trabajo o pequeños homenajes. Las anchoas me encantaron, y eso que no suelen ser plato de mi gusto. El servicio amable y la experiencia impecable. Comer sale por unos 60-70 euros.

Manteles y servilletas de tela.

Pablo Romero

Totalmente de acuerdo contigo, Jesús. He ido ya varias veces a Esbardos y cada vez lo hacen mejor. Cuando fui por primera vez el sitio ya prometía, con una comida exquisita y una materia prima de altísima calidad. Pero ahora, que ya se han asentado, el trato es si cabe mejor y la experiencia resulta más agradable todavía. ¡Súper recomendable!

21 de noviembre de 2012

31/07/2012

Y ahora en Madrid!!!

Con otro restaurante en la Moraleja ( 11870.com/pro/restaurante-el-oso ) han abierto ahora en Madrid y el resultado ha sido inmejorable.

Siguen manteniendo el mismo trato, espacio entre las mesas para tener intimidad dejando una mesa de 4 para comer 2, lo que se agradece, y su política de la mejor materia prima.

Al igual que el otro, me sigue encantando el foie y la fabada aunque cualquier opción de la carta es difícil que te defraude.

08/04/2013

Gran Asturiano

Un Asturiano muy recomendable.

Un restaurante con una elegante y sencilla decoración con un comedor muy agradable y con un espacio suficiente entre mesas. Todo esto acompañado de una cocina excelente hace de Esbardos un sitio a repetir.

La fabada sencillamente espectacular, de las mejores, sabrosa y sin llegar a la sensación de empacho a pesar de repetir.

Los fritos de pixin muy buenos y muy recomendable las albóndigas de rabo de toro.

En resumen, sitio muy agradable, comida muy buena y un servicio excepcional.

23/04/2012

alta cocina casera asturiana (2ª parte)

de los mismos que el restaurante El Oso, y... de nuevo ¡la misma calidad que allí!

espectacular la fabada, las verdinas, el pote asturiano: la mejor materia prima que puedes probar en un restaurante asturiano, al menos en Madrid.

y sin perder de vista los entrantes: jamón de Joselito, empanada casera, en fin...

destacar algo que no había probado, que es la carne gobernada y que me encantó

el local tiene una decoración muy exquisita, y que se nota que se ha cuidado mucho, como todo lo que hace esta gente.

para el amante de la buena cocina y de la cocina asturiana, se va a convertir en un imprescindible de la capital seguro!

12/03/2013

DECEPCIÓN DE FABADA

La primera vez que fuí a Ebardos, un restaurante en la calle Maldonado con Serrano que desde la calle pasa totalmente desapercibido, tomé una "tapa" de fabada en la barra de la entrada que me gustó mucho.

Sin embargo, unos meses después, un sábado de resacón, volví a comer con dos amigos y nos decepcionó muchísimo.

Eran las 15:30 y fuimos a comer fabada. Ya en la mesa, el maitre nos dijo que esperáramos que tenía que preguntar en cocina si quedaba fabada. Fue, volvió y nos dijo que sí, así que le pedimos una fabada cada uno. Esta historia es importante para lo que os voy a contar luego.

De primero tomamos unas ricas albóndigas de rabo de toro (12€, 2 albóndigas).

Y llegan las 3 fabadas, cada una en su fuente. Y cada una 18 €.

DECEPCIÓN ABSOLUTA. Venían sumamente aguadas, como desteñidas, y sinceramente, como si las hubieran rellenado con agua. Yo creo que cuando el maitre fue a cocina a preguntar si quedaban 3 raciones de fabada, le debieron de decir que no pero que echando agua lo que era una ración podía convertirse en 3. No entiendo sino que me traigan una fabada tan suave, nada roja,demasiado hecho sopa, insípida....Encima una de las fuentes venía sin chorizo!!! No sé si nos vieron resacosos y pensaban que nos la podían colar pero no fue de recibo esa fabada. Le salvó la alubia, que esa sí estaba excelente.

De postre, una tarta de queso ESPECTACULAR, y un arroz con leche, que al igual que el del OSO, no merecen nada la pena.

Al final, sin vino, salimos a 35 € por barba, lo que nos dolió en el alma.

Como yo me baso en mi última experiencia, no me queda otra que darle 2 estrellas a esa fabada, por mucho que la tarta de queso y las albóndigas estuvieran muy buenas, y por mucho que sepa que esa fabada normalmente está mucho mejor que la que a mí me dieron.

Mónica Gutiérrez-Aller + seguir 72 sitios, 30 seguidores

06/03/2013

Asturiano acogedor

Tenía ganas de conocer este restaurante perteneciente a los propietarios de El Oso (en la vía de servicio de la A-1), precedido entonces por la fama de éste, del que tengo gran recuerdo.

Situado en una zona no demasiado habitual en cuanto a restauración se refiere (C/ Maldonado casi esquina con Serrano), el local está exquisitamente decorado, dando un aspecto moderno a lo tradicional, con piedra y ladrillo vistos, maderas, y techos originalmente cubierto, realmente acogedor. A la entrada hay una pequeña barra y mesas altas para un aperitivo antes de sentarse, y después se abre el comedor en dos estancias con mesas amplias y separadas entre sí con la suficiente distancia para que te sientas cómodo y delicada lencería de mesa.

Es de destacar la profesionalidad y encanto con el que fuimos recibidos por el Jefe de Sala, Rodrigo, que lo fue también de El Boggo de la Moraleja y del Enrich, guardaba un grato recuerdo de su sonrisa y amabilidad y lo he confirmado en esta visita a Esbardos.

La carta apunta en dirección clara a la gastronomía asturiana, con atractivos platos de cuchara como fabada, verdinas con pixin, carne gobernada, fritos de pixin, etc.

En nuestro caso, como entrante optamos por unas alcachofas salteadas con jamón, deliciosas, fresquísimas y en ración abundante, y una tabla de quesos asturianos, aunque alguno de ellos cojeaba en sabor, no defraudó el cabrales.

Como platos principales, fabada, verdinas con pixin, pixín de barriga negra “Venta del Oso”, y solomillo; he de decir que me defraudaron un poquito la fabada asturiana y las verdinas con pixin, porque estaban demasiado “deslavadas”, un poco aguadas, sin esa salsa característica de estos guisos cuando se hacen poco a poco en cocción lenta y abundantes ingredientes; eso sí, me encantó la presentación de estos platos de cuchara en cazuelitas individuales de loza blanca.

El pixín de barriga negra, preparado con un refrito de aceite y ajo, con deliciosa pinta, pero en mi opinión excesivamente, muy excesivamente cara la ración, aunque sea para dos personas, ofrecen este mismo delicioso pescado en otros restaurantes de la ciudad por un precio mucho más ajustado, no se merece ese precio excesivo. Igual ocurre con el solomillo, demasiado caro para un plato que, si la carne es buena –como sin duda lo es la de Esbardos- no tiene secretos para cocinarlo, creo que deberían ajustar más el precio.

No puedo opinar sobre los postres porque no soy demasiado golosa, pero los que ví en la mesa tenían un aspecto francamente apetecible y en generosa ración.

Destaco la amabilidad y profesionalidad de todo el servicio del restaurante, y reitero mi agradecimiento por el trato a Rodrigo.