Referente culinario y de estilo en la playa de la ciudad, gracias a su innovadora manera de entender el servicio y la gastronomía.

Ordenar por:

relevancia fecha

18/06/2015

Buen arroz

El sitio es agradable y a pie de playa. El arroz está bastante bien y el servicio es bueno. Además no es muy caro. La ración, abundante, de arroz unos 20 €. Eso sí, en el vino se llevan un buen margen, seguramente aprovechándose de los muchos extranjeros que pueblan sus mesas. Aun y todo, recomendable para uno de fuera de Barcelona como yo.

09/02/2015

CHIRINGUITO CON CALIDAD.ARROZ, ARROZ, ARROZ.......

Playa, Mar, terraza , comida de calidad.......Arroces de primera.
Reservar con antelación
precios 35/45 euros pp
Servicio camareros algo flojo.... hace años era muchísimo mejor.
merece la pena ir en primavera/verano.....mejor cenas....
Postres cojonudos.

05/06/2012

Chiringuito cómodo

Perfecto pues estas muy comodo en el interior sin pasar mucho calor.

Probamos las sardinas, los calamares andaluza y luego dos arroces: negro y "campo y mar" que nos sirvieron a cada uno de los cuatro medio de uno y medio de otro. El arroz estaba rico y acompañado de aliolio y alioli verde.

2 Cervezas, 2 botella de vino blanco (El Perro Verde 2011) y dos postres (buen surtido).

50€ por cabeza, repetible y recomendable.

27/05/2011

Chiringuito de nivel delante del mar

Escriba al parecer es una pastelería muy conocida en Barcelona y por ello los postres que ofrecen en el restaurante son increíbles, al menos la presentación. Ya con eso ganan mucho, apuesto a que venden el doble de postres que la mayoría de restaurantes sólo con el hecho de traerlos todos a la mesa y darte a elegir ;)

Es un chiringuito bien puesto, con terraza y zona interior, donde la especialidad son los arroces, y las fideuas. Yo probé una y estaba muy buena. Además el pan con tomate de aquí es algo especial ;)

Se come bien, se tiene delante el mar y te atienden bien. El precio es razonable.

11/07/2010

Hay que reconocer que el lugar es envidiable, en la playita y cenando, con una noche como las que suela hacer en Barcelona UNA MARAVILLA.
Me llevó a cenar mi amigo Álvaro, de COUSTOM MACHINES, y la velada fue espectacular.
Cuatro comensales, empezamos con un picoteo de croquetas, calamarsons y una amanida verda.
Después una paella de peix excelente, preparada por Eli.
Todo regado con dos botellas de crianza Muga.
Para acabar exquisitos postres ESCRIBA, impresionantes !!!
Muy buena atención y resultado magnífico.
Muchas gracias.

10/11/2011

La ley de Murphy

Ayer, invitada por un viejo amigo, fui a comer al Xiringuito Escribà.
Nos atendieron con rapidez, asignándonos una mesa desde la que podíamos ver el mar. El sitio es bonito,y tiene unas vistas fantásticas.
Mesas de madera y carentes de mantel, sillas algo incómodas,servilletas de tela blanca. La vajilla normalita, las copas pequeñas y de cristal grueso (algo intolerable teniendo en cuenta el "nivel" que pretenden vender).
La carta de vinos, tiene pocas referencias, aunque correctas. Algunos precios son directamente escandalosos. Un verdejo "Perro Verde", a 26 euros en carta, cuando su precio en un lugar como el supermercado de "El Corte Inglés" es de 7,50 euros la botella.
Pedimos unos mejillones al vapor (16 euros). Creo que habría que explicar a los responsables de cocina, que hacer al vapor no significa servir crudo. Una paella de marisco (que lo único que tenía de marisco era 2 almejas, 2 mejillones, 2 gambas congeladas y 2 cigalitas) (20 euros/ración).
La paella nos fue servida directamente en la mesa, y sin plato (por petición nuestra), para poder degustarla directamente de la paellera.
La trajeron tapada con una tapa de acero inoxidable (aún no entiendo bien por qué). Cuando la chica que nos atendía, la dejó en el centro de la mesa y la destapó, vimos que la paella venía coronada por una rama grande de romero fresco.
Me gustaría que el responsable de cocina, me explicara si ésta es una nueva modalidad de elaboración y presentación de paella. Y le sugiero que no lo haga,porque el olor y sabor a romero lo había impregnado todo.
El arroz estaba algo pasado, los "mariscos" secos. Aquello que nos sirvieron a 20 euros la ración, como paella, tenía un sabor totalmente irreconocible para mi paladar.
Pedimos 2 vinos diferentes, de los que no tenían existencia. Eso denota una falta de planificación imperdonable del responsable.
Finalmente pedimos un vino blanco IDOIA D.O.Catalunya (Ca N'Estruc) 25 euros la botella (8 euros precio coste). Sólo indico los precios de coste, para que veais un margen totalmente injustificado de beneficio, teniendo en cuenta lo que ofrecen.
Decidimos probar suerte con el postre (Escribà es una de las pastelerías más reputadas de Barcelona).
Pedimos una pequeña ración de Sacher con mermelada de albaricoque, ya que este es uno de los pasteles que siempre han bordado en Escribà. Pero siento decir, que sufrimos otra decepción. El bizcocho estaba seco, la mermelada apenas impregnaba las capas del mismo, y lo único "salvable" era la capa de chocolate que cubría la parte superior.
No nos pudieron servir cafés, porque la máquina no funcionaba.
Todo éste cúmulo de despropósitos, dio como resultado, una factura final de 87,83 euros.
Dudo que vuelva a poner los pies, en un lugar en el que se demuestra tan poco respecto por el producto, elaboración y presentación de los platos.
No se puede vivir de las rentas de un nombre ilustre,sin dar cada día lo mejor . Porque "Nobleza obliga"...