Esculturas de Jaume Plensa

18/09/2014

Beta lo descubrió en septiembre de 2014

Es sorprendente la presencia de arte español en las calles de Chicago. Además de contar con la que, según tengo entendido, es la única escultura que Picasso hizo para un espacio público de una ciudad (frente a la que hay otra de Miró), la ciudad cuenta con una instalación de Jaume Plensa que es la prueba palpable de que los habitantes de esta ciudad son gente civilizada que lejos de llenar sus espacios públicos de mierdas de perro, los convierten en lugares fascinantes, divertidos y, por supuesto, muy agradables. La instalación de Plensa consiste en dos pantallas enfrentadas sobre las que se muestran los rostros de un millar de personas (a razón de cinco minutos por cada uno) que, en un momento dado, expulsan un chorro de agua por la boca provocando la felicidad entre los niños que juegan en la plaza.

je suis béatrice

Beta, este sitio es una pasada.Y es verdad que los niños juegan, se mojan y se lo pasan pipa. Ya me gustaría que aquí hicieran algo así en el Retiro, por ejemplo. Pero Spain is different, ya lo sabemos, preferimos hacer aeropuertos sin aviones.

19 de septiembre de 2014