Ubicado en la planta 33 de Torre Espacio, el restaurante más alto de España, aúna las mejores vistas de la ciudad y de la sierra, con una oferta gastronómica tradicional de mercado, elaborada con las mejores materias primas y con una excelente relación calidad-precio.

Ordenar por:

relevancia fecha

04/12/2013

Santo Tomás, una y no más.

Fue una ocasión especial (un cumpleaños),por tanto un atrevimiento. Los platos, bueno algo excaso quizá, pero bien servidos, y presentados, y elaboracion correctisima. Duele pagar 30 euros por cada segundo, pero una vez es una vez;
Rissoto de Carabineros (22); Cordero Lechal Asado(35); Pechuga de Pularda (28.50); Tartin de Manzana (12);
La cerveza del aperitivo, a 6.5 euros, duele, pero bueno lo dicho una vez es una vez.
Buena decoración. Reserva con antelación para que te den ventana y si vas por la noche, yo, prefieria la zona de la Castellana que del otro lado se ve poco, o nada. Te lo imaginas.

(fue en el 2009, pero al modificarlo, me lo ha puesto en el 2013)

23/03/2012

nindiola lo descubrió en abril de 2009

La altura

Actualización 22/03/12

Ayer volví para una comida de compromiso, al mediodia la clientela es basicamente de negocios, pero eso no quita para poder ir a comer como hice yo.

De nuevo la comida gloriosa, tomamos unas excelente navajas tamaño elefante y unos pescados, yo pedí un pescado que ni conocía ni me acuerdo de nombre y he de decir que maravilloso, tanto el pez como el acompañamiento. El servicio colosal, atentos a mas no poder con mil detalles que por lo menos con la anterior dirección (paradise) no tenían, es un sin fin de detalles.

El encargado tuvo a bien enseñarme los reservados, los cuales son increíbles, y básicamente te los ceden con un mínimo de comensales sin cargo extra sobre la comida. Sitio especial para ocasiones especiales.

Volvere seguro

------------
Actualización 27/9/11

Dejando a un lado que sigue la misma jodienda de la reserva y del DNI (Corcuera seria feliz en este sitio) y que hay que resevar antes de subir, perfectamente desde el movil en el portal de edificio.

El restaurante ha cambiado de dirección, y mira que se nota, la verdad es que si. Ahora lo lleva la misma gente que llevan el restaurante de Thyssen

Tomamos de primero una increible ensalada de bogavante para compartir, y yo de segundo tome una merluza al pincho digna de aplauso... buena carta de vinos, buen servicio, buenas materias primas, en general todo increible...

En fin, barato barato, no es (pero tampoco prohibitivo), pero el sitio, la decoración y sobre todo la cocina hacen plantearse la idea de volver por alli.

______________________

Lo único destacable del sitio es la altura, un piso 33 desde donde se divisa todo Madrid, por lo demás, precio excesivamente caros para la comida que dan. En fin, típico sitio para llevar amigos de fuera de Madrid o para ir si vienes desde provincias...

No tiene aparcamiento, pero para cenar al menos no es nada difícil dejar el coche enfrente en la calle.

Llevar el DNI porque para acceder al edificio hay que tener reserva y te toman los datos. Una especie de Torrente (así era el que nos toco en gracia) vestido de guardia de seguridad te acompaña hasta el ascensor.

______________

13/02/2012

Sólo para una vez...

Lo único destacable de verdad para el precio que pagas, es la altura, y aun así, las vistas hacía el otro lado creo que habrían sido más interesantes...
La comida de muy buenos sabores, sobre todo los raviolis y el solomillo con foie riquísimo, pero muy muy escasos los platos para el precio tan alto.
La carta de vinos muy completa y el servicio muy bueno.
Aun así le falta algo para plantearse repetir, quiza el ambiente un poco frio, la incomodidad de la seguridad que hay que pasar...
Bien para una ocasión especial.

30/11/2011

ON THE TOP

Lo más destacado las espectaculares vistas y la tranquilidad al comer en una sala reservada. Comida en general muy buena con una carta un poco escasa.
El solomillo de buey con foie excelente. Las raciones muy cortas. La especialidad es el Steak tartar.
Caro.

21/03/2010

No tendrían su noche, pero fue lamentable. Lo primero, hay que pasar un control como los del aeropuerto nada más llegar, poco agradable para una cena romántica.
Al llegar, vimos que se quedaba una mesa libre de las que dan a la cristalera, y pedimos que nos pasaran a ella. Nos dijeron que bueno, pero que no doblaban mesas, por lo que tendríamos que comer con ella sucia. No nos importó, pero es que no quitaron ni las migas...

Después, preguntamos por los cocktails. Nos dijeron que tenían, pedimos un Mojito, y ese justo no hacían... Bueno, esto no es obligatorio, pero una pena.

Nos dieron la carta, y pedimos el arroz meloso de primero. Nos interrumpió el Maitre y nos dijo que tardaba media hora. ¿Para qué tienen un primero si luego te van a decir que tarda media hora? No lo pedimos y nos equivocamos... Porque luego tardaron media hora en traer las simples croquetas que pedimos... Muy mal. Los calcots estaban durillos.

De segundo pedimos la hamburguesa de Ibérico, y llegó demasiado cruda, y al estar rellena de queso, pues tenía poca solución. A mi no me disgustó pero a mi mujer no le gustó nada.

Al final trajeron cartas de tés y postres. Pedí un té rojo... Y justo, tampoco lo tenían. Para qué poner una carta de 10 tés si luego no los tienes? La presentación del té muy bonita, pero ponían poquísima agua, casi no daba para cubrir las hojas en el recipiente. por supuesto, no nos pusieron el azúcar y lo tuvimos que pedir.

Ni siquiera a la hora de encontrar nuestros abrigos tuvimos suerte, tardaron un buen rato porque no los encontraban. Y encima, carísimo.

Vamos, yo desde luego no volveré jamás. Una pena, porque las vistas son realmente impresionantes, pero no merece la pena pasar por una experiencia así.

29/11/2011

Madrid es una ciudad que definitivamente me encanta. La oferta gastronómica y cultural cada vez es más rica y variada y nada tiene que envidiar a las grandes urbes como Tokyo o Nueva York, porque Madrid se está convirtiendo en una de ellas. Ya no tendrás que viajar a alguna de estas ciudades para degustar una excelente comida y a la vez disfrutar de unas vistas excepcionales. Espacio 33 está ubicado en la planta 33 de Torre Espacio, convirtiéndose así en el restaurante más alto de España. Seguir leyendo en tictactable.com/tictacnews/restaurante-espacio-33-restaurante-de-mod...