Ordenar por:

relevancia fecha

28/05/2018

Para llorar! Genial trato al producto, aliños mágicos, buen precio... Obligatorio!!

2018:

Última visita a Espai Kru donde pudimos probar algún plato nuevo al nivelón de siempre, en especial los TALLARINES DE CALAMARES CON SALSA ARRABIATA, una versión diferente de un trampatojo ya visto en otros lugares, donde el calamar hace las veces de pasta. Textura brutal del calamar, seña de identidad de la casa, y una salsa arrabiata académica. Obligatorio. También sorprendente el FLAN DE MAÍZ CON ATÚN Y PONZU e imprescindible el MOLLETE DE ANGUILA.

Siguen al nivel las OSTRAS, el SASHIMI, LAS NAVAJAS, esta vez con salsa de anticucho y la VIEIRA CON ERIZO.

-------------

2014:

Vaya finde gastronómico en Barcelona... Muchas expectativas pero accidentado. Primero problemas con el vuelo y no llegar a 2 Palillos perdiendo la fianza, después la farsa de aBac y por último intentar volver esa noche a 2 Palillos y estar todo completo (obviamente). Al final perdí la ilusión de ir a Espai Kru pero ese tercer día hizo que mereciera la pena todo, y es que es la maldita sorpresa del año!! Directo al Top 11.
Esa sensación de haber descubierto un restaurante que te apasiona no se vive a menudo.

El local está puerta con puerta con Pakta del grupo BCN 5.0 que llevan los Adriá y los hermanos Iglesias de Rías de Galicia, de hecho, Espai Kru está situado en la segunda planta de esta marisquería como concepto mas informal.

La decoración es mas bien austera. Destaca el expositor de los pescados pero fuera de ahí no hay nada que llame la atención excepto unos motivos decoracionales de cristal con una imagen de medusa y unos posters y fotos en las cartas de Range Rover ¿a modo de patrocinio?.
Teníamos la reserva desde hacía un mes pero ese día no llegaba ni a media entrada. Por cierto, tienen descuento con Kviar.

Llama la atención que como cubierto te ponen unas pinzas de metal de las que se utilizan para emplatar y la verdad es que comer con eso es súper cómodo.

La carta de vinos creo que pueden mejorarla (en referencias, no en precio) pero los cócteles están bastante buenos. Es recomendable pedir alguno.

En cuanto a la comida, el festín consistió en lo siguiente:

- ANCHOA AHUMADA CON QUESO MANCHEGO Y TOMATE. Si, ahumada con la misma pipa de ahumado que el día anterior en aBac. Espai kru se merece 2 estrellas!

- CROQUETAS DE GAMBA Y CENTOLLA. Muy buenas.

- OSTRA FRANCESA Nº2 CON PONZU Y HUEVAS DE SALMÓN. Brutal, no soy muy amigo de las ostras pero veia imposible irme sin probar una. Al final tuve que pedir otra, la OSTRA Nº2 CON SALSA FRUTOS ROJOS. Estos aderezos con marcado punto de acidez le van de coña a la ostra que se ve es de calidad. Como preferencia me quedo con la segunda.

- NAVAJA DE LAS CÍES CON VINAGRETA DE MOSTAZA Y JENGIBRE. Lo mismo pero en navaja. Calidad, respeto y dos o tres toques para hacer de una navaja algo inolvidable. Y cortada en 2 para comodidad del comensal.

- SASHIMI. Fue lo primero que vimos en una mesa de un grupo nada mas subir las escaleras. Por cierto este grupo eran unas 8 personas un poco hipsters y también vi a gente así en 2 Palillos. Me resulta curioso ver este tipo de gente en sitios donde vas a pagar mas de 60€, en Madrid eso no pasa a menudo.
Volviendo al sashimi... De escándalo! Impecable. SALMÓN SALVAJE de verdad, buenísimo; TORO impoluto aunque en Madrid también lo encuentras así y CALAMAR, la sorpresa de la comida. Tremendo!! No sabíamos si pedirlo porque en Kimura lo probamos y no nos gustó ya que tenía una textura muy dura, pero aquí acertamos de pleno. Es el mejor bocado de sashimi que he probado.
Tuvimos que pedir otra ronda.

- CIGALAS CON LECHE DE TIGRE DE MARACUYA. Seguimos con la misma tónica. Marisco mas aderezo ácido, resultado espectacular.

- DENTO MACERADO EN LECHE DE COCO CON PATACONES (plátano frito). Tremendo.

- TARTAR DE TORO. Superlativo. Es que ya no se que mas decir.

- ANGUILA AHUMADA CON HIGOS Y AJOBLANCO. ¿Quién ha inventado este plato? Para ponerle un piso! El dulce del higo con el toque agrio que aporta el ajoblanco y el ahumado de la pipa se mezcla con la anguila siendo un plato 10.

- TARTAR DE TERNERA GALLEGA. Único fallo de la comida (a parte de una ensalada de bogavante que se les olvidó) y es que quizá sabía mas al aliño que a la carne. Aun así se deja comer sin problema.

- GAMBAS AL AJILLO. Si el de anguila con higos era de 10 este de 11. Como pueden estar tan buenas?? Iban casi crudas con un ajillo hecho con el jugo de sus cabezas. De locos!

- PARPATANA (parte del atún muy jugosa situada cerca de la aleta). Tremenda, había que pedirlo porque estaba fuera de carta y siempre hay que aprovechar. Parecían carrilleras, súper tierna.

Tengo que comentar otro plato que no pedimos pero que vi en otra mesa y me pareció brutal, y es el Rodaballo frito que se presenta en trozos rebozados sobre el propio esqueleto del animal impoluto en forma de cuenco, perfectamente limpio y también frito supongo que en aceite a muy alta temperatura de tal manera que las espinas también se comen. Magistral.

Los postres tenían tan buena pinta y nos había gustado tanto lo anterior que pedimos 5 postres para 4 personas. Luego vimos que en proporción eran bastante mas grandes que los salados.

- MANZANA OSMOTIZADA CON HELADO DE MANZANA. La manzana se envasa al vacío inmersa en alcohol de modo que cuando se produce el vacío, el alcohol se introduce dentro de la manzana dando un sabor alcohólico a esta. Como una maceración pero al momento.

- COULANT DE CARAMELO CON HELADO DE PLÁTANO. De los mejores que he probado, buenísimo.

- RAVIOLI DE PLÁTANO CON VAINILLA DE TAHITI. Postre magistral, para mi el mejor de los cinco, y la competencia no era mala.

- MEL I MATO. Buenísimo! Excelente combinación de la miel con este queso fresco de la zona en forma de mousse. Ración generosísima para una persona.

- LINGOTE DE CHOCOLATE. En realidad es una tarta de chocolate. Buena pero no da el nivel de Espai Kru. La ración vuelve a ser enorme para una persona.

Finalizamos con un melocotón osmotizado cortesía de la casa.

Pues bien, después de probar media carta (repitiendo sashimi) y teniendo en cuenta la excelencia de la materia prima, la cuenta fueron 72€ por persona con vino y un par de cócteles, lo que me parece una RCP buenísima, y es que si hubiesen sido 100€ habría salido contento igual. Pero no solo eso, es que con el descuento del Kviar que no utilizamos habríamos salido a 50,50€... De coña!

Estoy deseando volver y probar muchas mas cosas!! El problema es que en Barcelona hay un nivel que no te permite repetir. Hay demasiados sitios buenos y es que, sin ninguna, duda Madrid y Barcelona están en el Top 10 en cuanto a capitales gastronómicas. Si esto no es de estrella que venga Dios y lo vea.

------------------------------------

2015:

Después de una mala experiencia en El Celler de Can Roca fuimos a arreglarlo a Espai Kru. Y tanto que lo arregló.

Repetimos muchos platos y los nuevos fueron:

- OSTRA CON LECHE DE TIGRE. Las ostras de Espai son espectaculares y la combinación brutal.

- ALMEJA DE CARRIL CON APIO Y LIMA. Muy buena.

- ESCUPIÑA CON JUGO DE RAMALLO DE MAR. Puro sabor a mar.

- VIERA KRU. Se trata de una vieira cortada en 4 porciones con erizo de mar. Al nivel, sublime.

- GAMBA DE PALAMÓS EN AGUACHILE MEJICANO. Tremenda gamba.

- SASHIMI DE JUREL. Dios... Buenísimo. Emociona este trato al pescado.

- SASHIMI DE TORO CON TRUFA MELANOSPORUM. Estaba fuera de carta y no nos lo dijeron, pero vi como se lo servían a otra mesa y no me pude resistir. Ralla la trufa en directo Ever Cubillas, el ideólogo de Espai. Lamentablemente, y aunque el toro es espectacular, solo sabía a este ya que la trufa no era nada aromática y estaba falta de sabor. Impresionaba el tamaño de la trufa, pero de nada sirve eso.

- AREPA DE ANGUILA CON ERIZO. Saborazo y gran conjunto. Tremenda anguila. Cuidado porque llena bastante.
Me gustó mas la anguila con higo y ajoblanco de la primera vez, pero está muy bueno igualmente.

- ENSALADA DE BOGAVANTE CON MANGO, AGUACATE Y MAHONESA DE SU CORAL. Está muy bueno, pero debido al tamaño y su alto precio (30€) creo que no merece la pena tanto como otros platos de la carta.

- RODABALLO SALVAJE FRITO. Me quede con ganas la última vez por su curiosa presentación, haciendo las espinas fritas del pescado de recipiente del pescado. Las espinas al estar tan fritas se comen y están buenas, pero el rodaballo me resulta algo seco. Viene acompañado de no se que salsa y Ras-el-hanut. Me quedo con la sutileza de los moluscos.

- COSTILLA IBÉRICA LACADA CON SALSA DE OSTRAS. Perfecto para terminar. No llega a la altura de la costilla de Wagyu del Kabuki pero está muy buena y tierna.

- HONGO CHINO REHIDRATADO CON FRUTA DE LA PASIÓN. Va por unidades y es un postre bastante raro. A mi me gustó, pero esa textura no la tolera cualquiera y solo sabe a la fruta. Por curiosidad está bien, pero no es un postre postre.

El nivel volvió a ser altísimo tanto en las ostras como en el sashimi, excepto en el de calamar, mas fibroso que la última vez.
Por otro lado, se equivocaron en la comanda y nos pusieron una ostra de mas que luego no nos cobraron, además, nos invitaron al agua. Gran detalle y trato exquisito del camarero (el joven alto con gafas).

La cuenta esta vez fueron 80€ por barba poniéndonos hasta arriba, la próxima vez nos terminamos la carta.

Gath

Muy buena reseña, transmite disfrute con mayúsculas.

28 de agosto de 2014

volga

Deberían poner un cartel en la puerta de "Hipsters no".

28 de agosto de 2014

spider72

Esto hay que probarlo ya!

28 de agosto de 2014

volga

Sí, eso venía a ironizar mi comentario anterior, lo que dice aquí el señor david...

28 de agosto de 2014

Adreid.

Che che, tranquilo.

Solo me pareció curioso por el simple hecho de que en Madrid no lo veo casi nunca y me parece de puta madre de que en Barcelona si. Yo les digo a mis amigos que vayamos a cenar a un sitio de >35€ y se ríen en mi cara pero esos 2 sitios son caros y estaba llena de gente joven y de un estilo que no se suelo ver.

Es decir, ni cartel de Hipster no, ni hay ningun problema.

28 de agosto de 2014

volga

No, si lo que pasa es que no queda muy claro en qué te basas para decir que eran hipsters. ¿Que tenían menos de 40 años, que iban con barba, que llevaban camisas de cuadros? Con esa descripción hay gente que tiene 1- conocimiento y afición gastronómica, 2- mucha pasta como para gastársela en sitios así.
Lo que es cierto es que en Madrid aún faltan sitios que aun siendo caros tengan el suficiente código de informalidad (decoración, trato...) que anime a gente a ir a gastarse la pasta. Y si no, ahí está el ejemplo de DiverXO, Nakeima, Montia, Triciclo, etc... que baratos no son, pero han atraído a una clientela más joven.

28 de agosto de 2014

Yanzoo

Adreid según lo has descrito dan ganas de ir corriendo!!! Menudos homenajes te das!! Esta reseña es "muy disfrutosa"

28 de agosto de 2014

Sr Rodriguez

Me parece un simple comentario sobre la clientela. En mil reseñas he leído sobre pititas, público pureta, etc. A mi me parece un apunte meramente informativo

28 de agosto de 2014

je suis béatrice

Yo mientras no digáis que un sitio está lleno de cuarentonas no me ofendo...

28 de agosto de 2014

Sr Rodriguez

De acuerdo con David.

Lo de las etiquetas en las reseñas para mi no deja de ser una pincelada sociológica que incluso a veces tiene gracia y/o viene bien para saber lo que te vas a encontrar.

28 de agosto de 2014

gordolobo

pedazo reseña...

28 de agosto de 2014

spider72

Huy me he perdido la polémica...jajajaja. Yo soy de los que disfrutan catalogando estilo, aunque normalmente con ánimo homorístico y/o descriptivo...cada cual puede ir vestido como le mole, faltaría más, y hoy en verdad es verdad que es imposible saber si tienes leuros o no por la forma de vestir, en un sentido u otro, si es que vamos por ahí...aunque es verdad que los restaurantes "hipster" si tienen cierto aire negativo...casi todos muy bonito pero sin interés culinario.

28 de agosto de 2014

Yanzoo

Incluso cada uno de nosotros dependiendo del día y de las circunstancias nos podrían poner muy diferentes etiquetas.

28 de agosto de 2014

volga

Ah, bueno, al menos por mi parte ha sido un comentario de algo que me ha parecido fuera de sitio (por poco claro) dentro de una reseña muy interesante, como suelen ser las de Adreid.

28 de agosto de 2014

Adreid.

Puede ser que haya sido poco claro porque no era despectivo. Me pareció curioso pero de manera positiva! Es que el ambiente en un Kabuki o Nikkei comparando con Dos Palillos era opuesto totalmente. Incluso la zona, uno en Barrio de Salamanca y otro en El Raval.

Ahora, sin entrar en si tenían pasta o no, lo cual obviamente desconozco, si coinciden unos mas y otros menos con la descripción de menos de 40 años, algunos con barba y camisas de cuadros. ¿Hipsters? ¿Alternativos? ¿Normcore? Pues no lo se exactamente, no estoy duxo en culturas urbanas pero creo que mas o menos se entiendía. E insisto, no por ello es malo que vayan a un sitio no ecónomico, sino todo lo contrario.

Por lo demás me alegro si os ha gustado y os animo a ir porque es brutal! Y de paso aprovechad para probar otros, que ya sabéis que en Bcn hay sitios para aburrir: Koy Shunka, 2P, 2Cielos, Indochine, Hoja Santa (En Sept.)...

28 de agosto de 2014

acme

Ay Espai Kru!. ¿Qué pasó en el Celler?. Rafa, no me jodas...

4 de marzo de 2015

Adreid.

A ver si me pongo con la opinión del Celler.. pereza..

4 de marzo de 2015

Miss Migas

Farsa de ABAC??? Wanna know more!

4 de marzo de 2015

je suis béatrice

Spai Kru tiene Kviar ? Me pongo a organizar visita a Barna YA!!!

4 de marzo de 2015

spider72

Adreid, pues para que duermas por la noche, el rodaballo sin estar malo es de lo menos impactante, es pescado estilo cazón y aunque está muy bueno no tiene la frescura y el punch del resto. Eso sí, estéticamente es la caña de España...

4 de marzo de 2015

spider72

Yo quiero saber más de la historia de la hormiga en el Celler...

4 de marzo de 2015

Adreid.

Miss, está la opinión de aBac escrita.

Si está en el Kviar Je suis, pero no deja elegir fecha, algo pasa.

Spider la opinión es ampliada, en la segunda visita si probé el rodaballo y me pareció flojo.

4 de marzo de 2015

Lady Spider76

A nosotros el rodaballo nos llegó lo último y ya no podíamos más......pero coincido en los prescindible, teniendo en cuenta el resto.

4 de marzo de 2015

09/01/2017

Crudismo y algo más

Diciembre 2016

Encima del Rías de Galicia el Grup Iglesias ha creado este "Espacio Crudo" donde la materia prima es, sin duda alguna, lo más importante. El lugar es tremendamente agradable y el servicio exactamente igual, con una barra de coctelería reseñable e ideal para empezar una buena cena o comida.

Después, dejarse llevar será probablemente la mejor opción, como en todos los sitios de este corte. Ricas las anchoas ahumadas, deliciosas las navajas con vinagreta de mostaza, buenas también las almejas con apio, perfecta la ostra con ponzu, reseñable la secuencia del atún (especialmente el toro con erizo) y delicioso el wagyu que sirven para marcarlo simplemente sobre una piedra caliente.

Avelio

Qué buenos esos tartares, para mí lo mejor de la cena!

20 de diciembre de 2016

Guillermo Castilla

Veo que al final le has dado **** :)

20 de diciembre de 2016

29/07/2016

Espacio crudo… y bien maduro

Vaya por delante que nuestra visita fue gracias a las reseñas de los Spider y de Avelio. De hecho nos basamos en la de Avelio a la hora de pedir.

Queda poco que añadir a estas reseñas, tan solo decir que también “somos fan” (odio esta frasecita). Bueno no, lo siguiente (ésta sí que la odio). Y pensaréis: -¿por qué coño lo pone si lo odia?- Pues como mensaje neo-subliminal para que, quién nos lea, se abstenga de poner esta mierda de frases más pasadas que las Grecas y para aportar algo de cordura en este mundo hortera no, súper mega hortera (esta sí que me gusta).

En fin, es un sitio cojonudo, lo que te comes está en su punto, perfecto, de una calidad extraordinaria.

Tomamos:

- El pan de algas que acompaña todo el papeo es una maravilla, muy adictivo y equilibrado.
- Las gambas al ajillo… Dios, son 16 pavos la ración, ahora me arrepiento de no haber pedido cuatro.
- Los sashimis como mandan los cánones, un buen corte y una temperatura de flipar; el de salmón, delicioso y el de calamar, lo más… ¡qué textura!
- Las navajas con mostaza, ¡jamás las hemos tomado de esa calidad!
- La anchoa ahumada, muy buena
- El colofón fue el Rodaballo frito… se come todo (cabeza, cola, ojos…) increíble fritura. Nos gustó la presentación, rompiendo la línea hasta el momento. No lo comento y así lo pedís.
- Para los golosos será inevitable la Torrija; nosotros no lo somos y nos encantó.


Buen servicio, especialmente Rachel, rebosa simpatía (la justa) y buen hacer. Tienen una mina con esta chica.

Gracias Rías de Galicia por dar esta vuelta de tuerca a vuestro concepto, y gracias a Avelio y a los Spider por las reseñas.

RCP. Muy buena.

05/08/2016

Excelente pescado. Falta creatividad. Servicio poco instructivo.

Guiada por algunas buenas reseñas y por el nombre que hay detrás: los Hermanos Iglesias, lo escogí para una reunión de negocios en Barcelona en el Parallel y la verdad que salimos con sensación de no haber disfrutado... Ya nada más entrar nos sorprendió que nos encontramos el local vacio salvo por un par de parejas cuando es el típico sitio que debería estar lleno un mediodia entresemana de empresarios.

Buena materia prima de base, eso es indiscutible compartiendo local con una de las marisquerias más populares de Barcelona del mismo grupo. No obstante es en la técnica y en la creatividad donde me faltó mucho "punch". Adolece de una falta de emoción importante.

Quizás también iba con las expectativas muy altas y no me esperaba un restaurante de producto sin más. Le daré un buen tiempo y luego volveré a visitarlo porque el concepto tiene mucho potencial.

Pendiente de subir fotos, comimos unas cigalas "encevichadas" con fruta de la pasión demasiado crudas para mi gusto; una ventresca de atún sopleteada con un ponzu que si bien estaba buena el ponzu es ya un viejo conocido; unas almejas de carrill con sorbete de apio; un bao de langosta con curry bastante rico pero de nuevo no muy sorprendente y con un emplatado muy "street" para un sitio tan formal; una pieza de carne con teriyaki y de postre un bizcocho borracho con coco y piña muy cargado de alcohol que tampoco nos gustó mucho.

La atención tampoco nos convenció. Había un equipo joven (que no tiene por qué ser nada malo), pero con falta de entusiasmo y muy poco formado para contestar preguntas sobre los platos que parecían citar de memoria. Bastantes cosas a mejorar desde mi punto de vista y no sé quien es el jefe de cocina pero es un espacio bonito bien situado y con mucho potencial como concepto que si lo coge alguien con alma y discurso puede ser todo un referente.

26/11/2015

Buscad a Nemo. La mejor experiencia submarino-culinaria de mi vida.

25-11-2015

Después del fiasco de ver como Madonna destroza sus canciones en su concierto (Into the Groove vestida de Lupita trasnochada y cosas así) necesitábamos algo que nos recompusiera. Spai Kru no falla nunca y no lo hizo en esta ocasión.

Muy ilusionados con que les dieran la twinkle little star del muñeco malo de cazafantasmas (la 1).

Al final no pudo ser, pero fue (otra vez) una comida maravillosa. Para más info, see below.

A partir de ahora, fan de Pirelli.

venid.

******************

Después de darle muchas vueltas tengo que admitir que mi restaurante favorito no está en Madrid, si no en Barcelona.

Por la comida, por RCP, por local, por simpatía, por disfrute y hasta por calorías si uno es de las personas que intenta no comer según qué cosas...Spai Kru es el Daily Thompson de los restaurantes, un decatlon gastronómico que saca medalla de oro en todas las disciplinas.

Ya simplemente escribir esto y recordar la comida me saca un sonrisa de sandía.

El local ya está mil y una vez descrito: una segunda planta encima de la marisquería Rías Baixas en una zona de Barcelona que aunque no conozco demasiado está repletita de buenos locales, lindando con el Poble Sec.

Ya la sala sorprende. La antítesis de su hermano de abajo: minimalista en tonos claros, con dos barras: una pequeña en uno de los laterales, pensada imagino para esperar tomando algo y otra al fondo del local, de pescado, abierta, mezcla de japo y marisquería de toda la vida.

Mesas separadas y vestidas de forma sobria. Una más grande para grupos en el centro preside la estancia, ideal para una comida de amigos. Todo en Spai Kru invita a comer y a estar horas y horas disfrutando de algo realmente especial.

La carta apabulla. Uno se lo pediría todo, así que con muy buen criterio en SK te proponen lo que ellos llaman un "itinerario". Un menú degustación con un poco de todo, muy equilibrado y con muy pocos fallos, si consideramos fallo que el último plato estábamos tan llenos que nos lo comimos por gochez.

De nuevo me resisto a contar los secretos de Spai Kru, pero hubo de todo: sushi maravilloso (nunca he probado un toro como ése, cortado de una forma increíble, o ese sushi de calamar, tan difícil de encontrar sin que sea un chicle boomer...), marisco con toques de fusión y las mejores ostras que yo he probado en mucho tiempo.

Una presentación espectacular acompaña a cada plato y casi sin darte cuenta vas saltando de sabor en sabor casi en volandas. Casi tres horas de comida ligerísima, apenas un bocado tras otro. Es música.

Todo es redondo en Spai Kru. El servicio está pendiente de todo: explicando el plato, buscando la complicidad del comensal sin colegueo ni "estireo"...una verdadera delicia.

Para los que no pidan el itinerario, les aconsejo pedir los steak tartar e intentar encontrar la solución al misterio del ingrediente secreto. No es fácil, ya verán...pocos lo descubren.

De postre, piña cocorrón. Después una botella de Godello, la piña borracha en ron es un maravilloso fin de fiesta. Taxi mandatory después...que en Barcelona las multas son de infarto.

Cuando esperábamos la cuenta, yo eme temía lo peor, pero tampoco aquí hubo sorpresas, 171 euros.

Sobró el último plato, precisamente el más caro, 22 euros, sí que confirmo que dos personas que coman MUCHO pueden tener un festival por unos 150 euros.

Es de las mejores RCP que he visto, máxime cuando Barcelona es una ciudad más cara que Madrid en lo tocante a restaurantes.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN: difícil decir algo en este apartado cuando todo me pareció perfecto. Quizá esa figura de cristal con medusas que decoraba cada una de las mesas, los corales que le dan un toque de color a la gran mesa central...o el placer de ver a Dori, la amiga de Nemo en la carta y al propio pez payaso en los oléos de la pared.

CONCLUSIÓN: Justifica un viaje a Barcelona y me muero de ganas de compartir esto con un grupo de amigos.

YO SOY KRU.

spider72

De verdad que no tengo palabras.

A ver la cuenta

16 de enero de 2015

Lady Spider76

Qué bien lo pasamos!!!!

27 de enero de 2015

Antonio

Lo habéis explicado con tantas ganas ... ya me lo guardo para más adelante

1 de febrero de 2015

je suis béatrice

Que raro hablas, Spider...

1 de febrero de 2015

Lady Spider76

Se le va la cabeza a veces .....

2 de febrero de 2015

spider72

Joé ni me acuerdo, iría con un ginto de más.

Quería decir : "tenéis un tesoro en Barna, Antonio"

2 de febrero de 2015

26/11/2015

Érase una vez un sitio para disfrutar comiendo by Rías Baixas. La historia de una ostra con perla escondida

noviembre de 2015: nueva visita y nuevo disfrute. Qué pena que locales como este no cuenten con una estrella porque realmente lo merecen.

El precio por persona se nos fue esta vez a 100 pax debido que quisimos disfrutar de un itinerario completo regado con (2) Bloody´s y tres fantásticas botellas de vino...salimos literalmente rodando. Se puede comer por menos pero dudo que la cuenta baje de los 70 euros/pax.

Un local con una cocina inigualable.

Venid! Todo lo que os pueda contar se queda corto.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------


Sí, erase una vez un local con encanto, con buen servicio, con cocina deliciosa sin el recurso de lo extravagante. Spai Kru es sin duda uno de los mejores locales que he visitado en años.

Compite en mi top 11 con Ángel León, pero en realidad el puesto 1 es para ambos.

Cuando uno sube por las escaleras que dan acceso a Spai Kru desde el restaurante madre Rías Baixas se siente como en casa. Servicio atento en todo momento, decoración sencilla con bonito diseño y un ambiente inmejorable nos dan la bienvenida a este espacio que por mucho que pienso no puedo comparar con ningún otro en Madrid. Hay que hacer 500 km para vivir la experiencia Spai Kru.

Ya sentados empezamos a ojear la carta y nos dimos cuenta de que queríamos comerlo todo…..casi lo hicimos.

En este punto nos aconsejaron hacernos una especie de menú degustación para que pudiéramos probar lo mejor o lo más destacado, y acertaron. También he de avisar que si no estáis provistos de apetito voraz como nosotros, os sobraran al menos dos platos, con lo que la cuenta baja considerablemente.

Comenzamos con la mejor ostra que sin duda he tomado en mi vida (corta que soy joven), Ostra francesa con ponzu y huevas, a esta siguió otra maravillosa (pero incomparable a la anterior) ostra con leche de tigre y ají amarillo.

En ese momento nos dimos cuenta que si íbamos a más acabaríamos aplaudiendo y pidiendo orejas y rabo para la cocina.

A partir de aquí ya no recuerdo el orden de servicio así es que simplemente detallo todo lo que nos metimos en el cuerpo ese viernes:

Anchoa ahumada. Presentada bajo la campaña típica de humito. Rico pero no emocionante.

Croquetas de Gambas…..muy rica y con muy buen punto, pero yo quiero más de lo del principio y las croquetas aún siendo excelentes no me hacen llorar.

Cigalitas con maracuyá…La plaza empieza otra vez a levantarse. Ole!. Volvemos al ritmo de las otras!. Sabor por los cuatro costados.

Tartar de aguacate con erizos de mar. Al borde del éxtasis (culinario) me dejó este tartar. Yo que soy mega fan de los erizos he de decir que son de los mejores que he probado. Contaban a otros comensales que eran de Cadaqués….a mi me daba igual, eran deliciosos.

Y aquí comenzamos con una ronda de sushi que nos dejó boquiabiertos. Toro, lomo de atún, calamar, salmón, y caballa si no recuerdo mal. Siento decir que me gustó bastante más que el sushi de Kabuki, y mira que me cuesta decir esto. Sin duda mi sorpresa vino con el de calamar, que nunca lo pude comer en otros restaurantes por la textura. Este era perfecto.

En este punto nos llegó quizá el plato más flojo de todos los pases (junto con las croquetas y las anchoas) Un salmonete en ceviche (más bien tiradito) del que no me gustó la textura que quedaba al comer la parte de la piel...ese tacto duro en boca no me hizo disfrutarlo.

Y seguimos con las sorpresas optamos a bingo:

Nos presentan dos tartares en unas tarrinas que simulan cajas de caviar. ¿Adivinen de qué está hecho cada uno de ellos?. Probamos y probamos y llegamos a la conclusión (errónea) de que uno era de carne y otro de atún. Error.

Un tartar era de solomillo y otro de tomate. Divinos.

...ya andábamos pelín llenos y nos llegó un rodaballo frito con su raspa comestible. Para mi gusto más intensa la raspa que el pescado, pero es que ya no podíamos comer más. Este plato nos sobró claramente y nos hubiera bajado la cuenta el no tomarlo. Además teníamos mesa a las 21 para Bistreau y este pez nos llegó casi a las 16:30......qué sudores.

Bueno siempre hay hueco para postre.

Y qué postre…..piña cocorrón. Sin duda el postre perfecto para irte directo al hotel a dormir la siesta…Piña “emborrachada” en licor de coco y ron o algo parecido. Me copio el invento.

Un final de fiesta perfecto.

Todo esto (que es una barbaridad) con cafés y una botella de Godello unos 86 por cabeza.

Sinceramente creo que personas que coman con normalidad y que no sean unos ansias como nosotros, salen rodando por 70 por cabeza. Una RCP para ponerle un marco y colgarlo en el salón de casa de tu suegra.

Pero como dice el anuncio, sacamos nuestra Master Card, ya que lo bien que lo pasamos y la experiencia en Spai Kru no tiene precio.

Yanzoo

Que pintaza!!! Que apetecible!! Yo quierooo
Me ha encantado la reseña

26 de enero de 2015

spider72

Tengo que decir que aunque la experiencia de La Mesa es notable, y me cuesta elegir, creo que por precio y por disfrute, me quedo con Spai Kru.

Y sí, en Madrid no hay nada igual.

26 de enero de 2015

Lady Spider76

Gracias eum. La expe merece una visita a Barcelona. Es como comer a la vez platos de Kabuki, nakeima y yo que sé más. Puro vicio!

26 de enero de 2015

10/11/2015

Brutal. Comer en el mar.

Salir de trabajar y cenita para pasar el finde.
El Espai Kru es una liga de campeones de servicio, calidad, materia prima y elaboración perfecta.
Una decoración mimosa y mimada, con un servicio excelente que te llama constantemente a probar cositas a un nivel culinario altísimo.
Sorpresón, de esos buenos.

Hay que reservar y tienen horarios bastante cerrados, pero merece la pena.
En cuanto a la carta, no me atrevo a decir qué pedir y no, porque fue un festival continuo. Déjate llevar y sugerir.

Curiosa la carta de vinos, completita y valientes en referencias.
Diviértete!

spider72

¿hiciste el "itinerario"?
¿cómo salió de preu?

10 de noviembre de 2015

Javier Güenechea

te refieres a puerta cinegia? llevo la mitad de los locales. En cuanto tenga todos, lo pongo. De precio normal. ;-)

10 de noviembre de 2015

11/08/2015

El mar, la pesca y sus derivados. Genial Experiencia

2/8/2015

Después de una semana intensa, que empezó muy bien con Celler Can Roca, Compartir y una sorpresa en un pueblo de la costa Brava (Restaurante Candelaria), empezaron las nubes negras (Nakashita), las comidas me habían dejado de saber, es como si del éxtasis sensorial de estas experiencias me hubieran hecho perder la capacidad de apreciar las comidas.

Entras al restaurante, una sala de tamaño medio, sin demasiado encanto, pero siempre correcta. El servicio al principio no me encantó, desde que nos sentaron hasta que no vinieron a tomar nota pasaron mas de 10 minutos y no se nos ofreció nada de beber mientas tanto. El maitre me hizo cambiar de opinión, un hombre muy simpático y dispuesto a agradar, nos dejamos recomendar y nos elaboró una especie de menú degustación.

Hecho en falta un aperitivo para abrir boca.

Empezamos con unas CROQUETAS DE GAMBA Y CENTOLLA, de sabor potente y de textura compacta, muy rica la corteza, crujiente y limpia de grasa. Buenas.

ANCHOAS AHUMADAS, se presenta tapadas en una cúpula de ahumar, olor a encina carbonizada, la anchoa no excesivamente grande, pero limpia de espinas, bien de salazón y tierna de textura, sobre un pimiento al horno y una crema muy suave de queso manchego.

OSTRA EN SALSA PONZU, empiezo pidiendo una sola ostra, porque hasta hace una semana no me gustaba, es más no estoy preparado para una ostra al natural, me gusta su sabor, pero se me hace larga en paladar. Misma idea y misma sensación que la ostra japonesa de Compartir, la ostra con una base de salsa ponzu y unas huevas de salmón, to' pa dentro y se produce el éxtasis del paladar, . Aplaudo interiormente. Pido la segunda ostra.
OSTRA CON GAZPACHO, un agua con los matices del gazpacho (un poco de tomate, cebolla y pepino) con una picadita finísima. Muy fresco, los sabores del gazpacho van perfectos. Otro aciertazo. No hay dos sin tres, pido la última ostra.
OSTRA CON LECHE DE TIGRE. Esta fue la que menos me gusto, la acidez y el picante demasiado subido no me dejaron apreciar del todo el sabor a mar. Perú by Rias Baixas.

NAVAJA CON MOSTAZA. Navajón XL, pero se come fácil al dártela separada en dos trozos. Increible sabor a mar, nunca había disfutado tanto de una navaja.

ALMEJA SORBETE DE APIONABO, se presenta en un apionabo vaciado y relleno de hielo picado, sobre el que se apoyan por un lado un hilo de apio al vodka (para limpiar sabores previos) y por otro una cocha para el molusco y en el otro un sorbete, primero se toma el sorbete (muy fresco) y seguidamente la almeja, una vez mas se muestra la influencia nikkei.

GAMBA EN AGUACHILE presentación original de la gamba, muy colorido en un plato que me trae muy buenos recuerdos a la ensalada bebida de DiverXo. Por un lado se come la cabeza, por otro la cola y por ultimo el aguachile bebido. No es la mejor gamba que haya probado pero una gamba de Palamós siempre es bien recibida.

BANDEJA DE SASHIMI, cinco cortes diferentes: 1-Calamar, al que había que añadir unas gotitas de limón. Suave textura, puro sabor a calamar, el mejor calamar que he probado en mi vida. 2- Salmón Kru, con sus huevas, quizás el que menos sorprenda por lo común del pescado. 3- Hamachi, pescado japonés de sabor muy suave, tanto que con las setas que lo acompañaban, el sabor era prácticamente inapreciable. 4- Bonito, este corte me gustó bastante 5- Toro, una buena ventresca se tiene que deshacer en la boca, esta no iba a ser para menos.

CARPACCIO DE TORO, flambeado a la llama del soplete, me sigue sin convencer el gusto que deja el soplete, pero el fondo sobre el que venía la ventresca me recordaba a la de Sacha (no he probado mejor ventresca) y unas finas cortes de rabanitos que le aportaban textura al plato. Muy bueno.

TARTARE DE BOGAVANTE, bien conservado el sabor a crustáceo. Muy rico.
TARTARE DE TOMATE, es el tartare sorpresa de la casa, te lo presentan en una caviarera chulísima, mismos ingredientes que el steak tartare pero en vez de solomillo tomate. Un punto dulzón al final, pero me gustó mucho. Ah! mi chica adivinó el plato a la primera.

ARROZ MELOSO CON SETAS, viene el arroz al punto, con un dado de queso azul y las setas crudas, se mezcla bien y al final del calor y la grasa del queso termina por hacer las setas. Plato sin más, estaba bueno pero no es a lo que vengo a Espai Kru.

Aparece el dueño, saluda a un par de mesas, y se va. Lo mismo sucede con el jefe de sala, con otra mesa se para a conversar, a nosotros ni nos pregunta que tal la comida, son detalles feos, que no esperas de este local.

TORRIJA CON HELADO, el helado de turrón espectacular, la torrija desastrosa, mucho sabor a alcohol y seca por partes.
RAVIOLI DE PLATANO, plátano envuelto en una pasta brick y frito, bonita presentación, pero solo sabía a plátano frito.

Por la mejor experiencia marina que recuerde, en total con un vino blanco normalito, pagamos 185€ entre los dos, sigue subiendo de forma exagerada el precio del cubierto, teniendo en cuenta que solo yo comí ostras y navaja, y que pese a parecer mucha comida, nos quedamos con hambre. Hace poco mas de un año la misma comida no hubiera llegado a los 70€ p.p

18/06/2014

BRUTAL MARISQUERÍA CON TOQUES CREATIVOS (DE COCINA NIKKEI Y MEXICANA)

Fin de semana en Barcelona, una ciudad que me encanta y que tienes a 2:30 horas de Madrid en AVE, aunque, eso sí, a 200 eurazos el billete.

Antes de ir tocaba elegir restaurantes. Tickets y 41 Grados eran los sitios que más me apetecía conocer pero reservar ahí es casi imposible así que los dejaré para más adelante.

Una cena tenía que ser sí o sí en Dos Palillos, al que fui el viernes y de donde salí algo decepcionado. Ver crítica.

Las dudas llegaban entonces por dónde cenar la noche del sábado. Tras consultar con Philippe Regol, el tío que posiblemente más controla de restaurantes en Cataluña y al que puedes leer en su blog obervaciongastronómica2, me decanté por ESPAI KRU. Solo hay que leer la crítica de Regol sobre este sitio para que no te quepa la más mínima duda de que es una visita obligada en Barcelona.

ESPAI KRU pertenece al grupo de Ferrán Adriá que engloba restaurantes como Tickets, 41 Grados, Pakta, Bodega 1900.

Ocupa el mismo local que Rías de Galicia, una de las marisquerías más clásicas de Barcelona. La marisquería tradicional ocupa la planta baja del local y además cuenta con terraza.

Debido al éxito de Rías de Galicia, sus dueños –los hermanos Iglesias- y el grupo de Adriá decidieron asociarse y crear un concepto nuevo de marisquería basada en un producto de excelente calidad pero con toques fusión y guiños a la cocina Nikkei o Mexicana. La fórmula no les ha podido salir mejor.

Yo amo el marisco pero reconozco que una marisquería tradicional me da bastante pereza, sobre todo en ciudades como Madrid o Barcelona, ya que te van a meter un puñal que muchas veces no compensa, y más si eres del Norte y puedes tomar allí buen marisco del Cantábrico a precios más moderados. Lógicamente hay marisquerías que sí o sí hay que visitar como puede ser D’Berto en O’Grove.

Por eso la fórmula del ESPAI KRU no puede ponerme más cachondo. Tomar excelente marisco pero con toques diferentes, utilizando salsas que potencian su ya de por sí delicioso sabor.

ESPAI KRU ocupa la planta de arriba del Rías de Galicia. El espacio es nuevo, lleva 2 años abiertos, y muy luminoso. Yo prefiero sitios algo más oscuros pero bueno.

En un lateral tiene una barra de cocktails donde pude probar un excelente Bloody Mary (10 €). Al fondo se encuentra un expositor con los pescados y mariscos que se utilizan y justo detrás, a la vista de los clientes, están los cocineros preparando cada plato. Es una pena que esa zona no tenga una barra donde poder cenar mirando cómo cocinan. Enfrente del expositor se encuentra una mesa de madera como para 10 personas donde puedes cenar compartiéndola con otros clientes. Poca intimidad pero a cambio estás cerca de la zona de preparación de los platos. El resto son seis o siete mesas para 2-4 personas. El espacio no es muy grande por lo que es básico reservar (con una semana de antelación es fácil tener sitio).

Pasando a la comida, entre dos, probamos lo siguiente:

Ostra con salsa ponzu y huevas de salmón (9€/2 ostras). IMPRESIONANTE. Un bocado inolvidable. Si el sabor de la ostra me encanta, aquí la salsa ponzu y las huevas le dan un toque espectacular. Obligatorio probarlo.

Ostra con sopa fría de frutos rojos (9€/2 ostras). No llega al nivel de la ostra anterior porque eso ya sería de mojar los pantalones, pero estaba muy rica y sobre todo es un bocado totalmente original.

Navajas de las Islas Cíes con su vinagreta de mostaza y jengibre rosa (7,60€/2 navajas). Navaja de tamaño XL que incluso te la traen partida por la mitad para que te ayudes de las pinzas y la comas en dos bocados. Deliciosa.

Escupiñas de las Rías Baixas con Ramallo de mar (9€/2 piezas). Mar potenciado con más sabor a mar. Mar al cuadrado. Otro bocado impresionante.

Vieira Espai Kru (12 €). Se acompañan de una salsa de yema (grasa) y un toque parecido al caramelo, entre dulce y amargo. Muy bueno.

Gambas de Palamós al ajillo (16 €). Vienen servidas con ajo crujiente, ají verde, jugo de las cabeza y un poco de aceite. México y España. Espectacular.

Croquetas de gambas y centolla (2,5 € la unidad). Perfectamente rebozadas y con una bechamel cremosa y riquísima. Obligatorio pedirlas.

Anchoa en salazón con pimiento asado y queso manchego (6,40€/2 piezas). Te las sirven con un cubre platos que al destaparlo expulsa un rico olor a anchoa ahumada. No llega al nivelón de los platos del resto de la cena pero se queda en un notable.

Carpaccio de toro (ventresca) con aliño de manzana y jengibre (9€ media ración). Podía haberme comida una ración entera de este plato. Junto a la ostra con salsa ponzu, el mejor plato de la cena. Increíble.

Y acabamos con un rodaballo salvaje frito acompañado de salsa de miso y polvo de has el hanout (22,50€). Riquísimo. Me comí hasta las espinas fritas.

De postre, una torrija con helado (8€) que estaba buenísima y que fue el perfecto colofón a una cena impresionante. Una cena que entra en mi Top. Es más, en lo que va de año, diría que con Nakeima, Kabuki DiverXo, Azurmendi y Portal del Echaurren, es donde más he disfrutado.

Toda esta cena, que fue bastante cantidad, aunque algún plato más podía haber caído, con los dos Bloody Mary y con un Godello a 22 €, salió a 178 €, lo que supone 90 € por barba. Para la calidad de lo que comimos, me parece que el precio es insuperable.

Un sitio que recomiendo a todo el mundo. No tiene estrella, pero se la merece.

Cristina

Me has creado una gran necesidad...

17 de junio de 2014