Federal es una pequeña ciudad, Binna Burra, a medio camino entre el Possum Creek y Goonengerry en el norte de Nueva Gales del Sur, Australia. No hay mucho más que hacer que relajarse y ver caer la lluvia en las calles tranquilas. Federal es nuestro café en Madrid. Tomar un café en la terraza e imaginarte que estás en

Ordenar por:

relevancia fecha

06/06/2017

Demasiado celofán

Desde fuera el aspecto es muy bueno: limpio, acogedor, abierto. Pienso: el lugar ideal para escapar del frío de las tardes de invierno tomando una tarta y un café mientras nos relajamos leyendo o charlando tranquilamente.

En la entrada te hacen esperar... a pesar de que hay cuatro mesas libres. Casi diez minutos después una veloz camarera nos intenta adjudicar un hueco en una mesa compartida en la zona más ruidosa --en realidad toda la sala es ruidosa: adios tranquilidad-- que no nos gusta y, ante nuestra petición de una alternativa, nos vetan la mesa de cuatro sillas porque "es para grupos". A regañadientes nos sentamos en una mesa baja ubicada al lado de la entrada... junto a nosotros se sienta el frío de la calle que se cuela insistentemente por la puerta. Me pregunto si hay calefacción en el local.

Un largo rato después una camarera acude a tomar nota a nuestra mesa: pedimos capuchino, café con leche y, de la oferta de la seductora sección de pastelería (4 euracos de media cada porción), una tarta de trigo sarraceno (que estaba buenísima). A los cinco minutos nos traen la tarta. Diez minutos después seguimos sin los cafés. Mi paciencia comienza a sentirse afectada. En ese momento se libera una mesa de dos alejada de la puerta y, como no hay nadie esperando, nos dirigimos hacia allá y nos sentamos (aquí sigue haciendo frío). El camarero, con nuestros cafés en las manos, nos busca con la mirada, nos localiza y se acerca a regañarnos por habernos cambiado sin avisar. Apenas nos deja explicarnos porque, con un gesto súbito, deposita las dos tazas en la mesa y se aleja para atender otros asuntos. Tenemos que adivinar nosotros cuál de los dos cafés es el capuchino y cuál es el normal: los dos traían su espumita encima. El sabor tampoco los distinguía demasiado.

Disfrutamos (ahora sí) del momento-café-tarta... Unos minutos después ya están retirándonos el servicio para que comprendamos que "hay que dejar sitio a los demás".

Nos vamos y dejamos sitio a los demás. Mucho sitio y por mucho tiempo.

Cada vez me fío menos de estos sitios aparentes, decorados con mucho celofán, pero atendidos por un personal poco profesional, demasiado estirado y confundido sobre la manera de hacer sentirse cómodo al cliente.

Tal vez es que yo no era un hipster en mi hora del brunch ni un yuppie aprovechando el afterwork :-(

Alexo

Para estos casos siempre te queda el viejo simpa...

3 de enero de 2017

David LHE

Sí que lo pensamos, sí.

4 de enero de 2017

1Falces

El servicio de este sitio es deplorable. Una pena que a la neofauna moderna de Conde Duque eso no le importe. Yo juré no volver y lo estoy cumpliendo.

6 de enero de 2017

07/10/2016

A ver si me alquilo un piso cerca

Llevaba ya con mono de brunch una temporada larga, y conseguí hacer realidad mis fantasías bruncheras el sábado de la semana pasada.

El escogido fue Federal café, por su amplia carta con la que te puedes hacer el DIY del menú al gusto y no está limitado como en otros sitios, productos orgánicos, cocina con opciones gluten free y que además abre tutis los días, por lo que te puedes hacer el brunch ya sea martes o sábado. Lo único malo es que no reserva, aunque en nuestro caso, que llegamos sobre las 12, no esperamos más de 10 minutos en la cola.

Cuidadín porque la terraza que linda con el Federal no es suya; más de uno esperando en la cola se acabó sentando allí y disfrutando del brunch de otro sitio.

Pedimos a compartir:

- Batido verde de Tommy: manzana, espinaca, apio, pepino, semillas de chía y lima. Rico, aunque prefiero el del Pain Quotidien que no es tan "dulzón" y lleva jengibre que me parece le va al pelo.

- Un Chai latte delicioso y Café con leche muy cremoso, de lo mejorcito que he probado. Los cafeteros notareis el buén café en este sitio.

- Huevos royale: con salmón ahumado, salsa holandesa y huevo poché en su punto. Estupendérrimos aunque yo les hubiese puesto quizá algo más de holandesa.

- Crumpets: una especie de tortita gordota y muy esponjosa; con mantequilla de anacardo, más mantequilla y sirope de arce. Así en plan light...que ya llega el frío y hay que tener reservas. Buenísimos, pero de nuevo yo eché en falta algo más de sirope de arce.

Quisimos probar más cosas pero sinceramente salimos como bolas.
El servicio bastante rápido pese a estar lleno como el corral de la Pacheca.

Precio por persona: 12 euros.

Miss Migas

¡Crumpets! Desde que volví de vivir en Londres no los he comido y me flipan. Iré sólo por ellos! Aunque esos huevos también tienen muy buena pinta...

7 de octubre de 2016

Constanza + seguir 2 sitios

21/01/2018

TOTALITARISMO

Algún comentarista habla de falta de respeto. Yo, de totalitarismo. Resulta que los sábados y los domingos NO ESTÁ PERMITIDO ABRIR EL ORDENADOR. La razón que explícitamente con toda tranquilidad es muy sencilla: evitar que el mismo cliente se demore demasiado tiempo en el brunch. Yo les hago una sugerencia: Que prohiban también abrir el periódico, que prohíban también actitudes de seducción entre los clientes, ya que si se hace bien, toma su tiempo.....
Lo último que espero en un restaurante de moda en Madrir, es que alguien ME DÉ INSTRUCCIONES SOBRE CÓMO TENGO QUE PASAR MI TIEMPO EN SUS MESAS
De la comanda, ni idea....no cambio mi libertad por un bocado.

29/03/2017

No les doy las serían 2,5* pero he redondeado hacia arriba. La última vez que estuve por allí fueron pelín bordes, y por lo que leo parece que es tónica últimamente.

El caso es que la comida esta buena, pero supongo que el rollito hispter se les ha subido a la cabeza.

26/03/2019

agradable para tomar algo

Un sitio amplio y agradable con amplios ventanales para merendar o tomarse un brunch mientras trabajas en tu ordenador. Los platos son de cocina internacional aceptables aunque mejorables.

25/05/2016

Volveré

El trato amable del personal y el ambiente silencioso (¡es lo que tiene que la mayoría de sus clientes sean extranjeros! :) lo convierten en un lugar estupendo para pasar un rato tranquilo.
El Federal es un local acogedor, luminoso y con una decoración cuidada. Los ramos de flores y los cuadros hacen que vuelvas la vista a tu alrededor unas cuantas veces.
A la hora de la sobremesa entre semana estaba bastante vacío y nos sirvieron con mucha rapidez. La carta me pareció estupenda y más aún los sándwiches en directo. Los postres (tarta de zanahoria, de Guinness, de espinaca, brownies, cookies) son de lo mejor que he visto en Madrid en cuanto a repostería extranjera y las raciones son generosas.

24/02/2016

Sobrevalorado

Me cansa el rollo hipster. Ahora es lo más. Pues no para mi. Sigo buscando buenos productos y buen ambiente, no postureo y mala atención al cliente.
Lento y soso. Esa es la impresión que me he llevado. He estado en varias ocasiones y sinceramente, no doy con la clave de su éxito. Bonita decoración y el café es bueno (pero tirando a normalito) y el resto, psa.
Creo que ya no voy a volver mucho.

17/01/2016

Un brunch excelente

Me habían hablado muy bien del brunch de el café federal. Supongo que para desayunos y comidas también estará muy bien pero realmente el brunch es impecable. Hay una enorme oferta a la carta y no está tan limitado como otros brunch que hay en Madrid. Los zumos son excelentes y muy ricos, a mi me gustó el que es de naranja y pomelo pero el que es de verduras también está delicioso. Muy buenos huevos benedictina y que además se pueden completar por un precio bastante razonable con otro tipo de verduras. Mención aparte las increíbles cartas entre las que yo destacaría la de zanahoria y la de queso ambas buenísimas. Precio imbatible: 20 € por persona. La única pega es que no reservanY los domingos como vayas a media mañana ya te toca hacer una cola bastante imponente.