Producto elevado a la enésima potencia con la firma de Pescaderías Coruñesas. En esta enorme casa ideal para ir con toda la familia se tratan los pescados como en ningún sitio, aquí dicen que el rey es el Rodaballo pero la merluza, los mariscos o el besugo cuando lo hay le van a la zaga.

Ordenar por:

relevancia fecha

08/05/2017

La parrilla de la felicidad!

Últimamente llevo tachando algunos de los grandes restaurantes de Madrid y mis padres ya me han dicho que una vez al mes hagamos alguna escapada gastronómica, claro yo guardo las formas y pongo mi cara de póker para que no vean mi felicidad y así evitar pagar las dolorosas, ya me tocará, hasta entonces "vive de tus padres hasta que puedas vivir de tus hijos".

Le tocó el turno a filandon esta vez que aunque no había estado, gracias a lo leído por aqui sabía que era imposible fallar, y es que un restaurante que tiene semejante capacidad y que este lleno, sumando que no es barato y que precisamente no está en el centro, es un síntoma infalible de que aquí se come genial.

Vamos al tema que nos interesa

Croquetas de carabinero, supercremosas y con saborazo, pero lo que me pareció de nota muy alta fueron las patitas de pulpo a la brasa, una verdadera delicia.

En los principales yo me decanté por rodaballo y como se puede apreciar las raciones son generosas, vamos como tienen que ser que muchas veces nos acostumbramos a esas raciones y tamaños mínimos, aquí se viene a comer y se sale comido. Perfectamente cocinado, menudo control tienen de la parrilla en la cocina, menudos figuras tienen que ser.

Mis ascendientes optaron por merluza y por almejas, no probé ninguna de las dos, estaba centrado en mi pieza, aunque luego me dijeron que estaban riquísimos ambos platos.

Para terminar unas filloas a compartir, muy ricas.

Pues esto os cuento de este restaurante, si no te has pasado por aquí ponlo en pendientes y si ya has estado seguro que vuelves.

Me flipo mucho la tranquilidad que transmite el local, a pesar de tener infinidad de comensales y de un gran personal (simpatiquísimo, todo hay que decirlo) en todo momento me sentí comodisimo, las terrazas son una maravilla y más en este tiempo.

07/02/2017

Güenismo pero pasadito de frenada

Comida febrero 2017

Todo sigue igual: Ir a comer a casa dios un martes donde ves que hay 80 mercedes, audis y porsches en el aparcamiento.
Local mantenido como el primer dia.
Servicio muy monos vestidos, profesionales, pero con cierto desapego
Productazo simple y llano, cocinado a la brasa, sin aderezos

Acepto que nos hemos pasado de frenada bebiendo y el precio por persona de la cuenta se nos disparaba por eso, pero sin tener en cuenta el bebercio, nos hemos ido a 45 euros por barba solo de comida. Y sin salir a reventar.

Vale que el evaristo y la chuleta estaban buenas, pero 45 pavos sin nada de bebida...

-------------------------------------------------
Comida diciembre 2015

A ver, ir hasta el Pardo a comer teniendo miles de restaurantes en el centro me parece un pelin de locos. Pero que cuando llegas haya 80 coches en el parking un miercoles a comer....si el agua la bendicen, por algo sera.

El restaurante es espectacular. Se han dejado una pasta en decoración rustico-modelna. Parrila impactante viendo decenas de rodaballos a la plancha. 5 personas para recibirte. Aparcas con uniforme de diseño. Hall con cajas de alcachofas, pimientos, etc. solo de decoracion. Grandes ventanales sobre un jardin perfectamente cuidado. La releche.

A esto le añadimos un servicio correcto. No es que se lo curren mucho.. pero es que hay muchos currandoselo un poco, lo que al final viene a ser lo mismo

Y lo mejor, es que, pidas lo que pidas, todo esta bueno. Eso si, no pidas gyozas, ni tiraditos, ni ceviches, ni curries, ni na de eso. Aqui es producto sin aderezos y a lo bestia.

Empezamos de entrantes con un pulpo a la brasa, salmón ahumado y unos mejillones. Todo muy bueno especialmente el pulpo

Y de segundo, ¿carne o pescado?. Mejor las dos cosas. Un pedazo de rodaballo salvaje bien grande y una chuleta de kilo y pico para compartir. Rico el rodaballo y espectacular la carne. Dominan la parrilla como Dios y el producto es 5 estrellas.

De beber, el ribeia sacra de Lalama (como me gusta este vino), pues a 20 euros es un precio aceptable.

Sin postre pero con yintonis, dimos por terminada la fiesta siendo casi de noche...

Pedimos la cuenta....Y aquí es donde pierden la 5 estrella, pues 62 lereles por cabeza sin postre es un poco pasote por muy buen genero que sea.

No se que caja hacen esta gente, pero tener garantizada la sala con unas 200 personas en comida y cena, a 50 por barba, todos los dias, como que que se deben estar forrando un poquito. Pero comprendereis eso no importa mientras tengan esa calidad,,,

CubaLibre

Paso a menudo por la M40 norte y me fijo en el parking y no hay un día que no esté hasta arriba de coches, una locura lo que tienen que facturar.

24 de diciembre de 2015

spider72

es demasiado caro...y eso que yo celebré ahí la comunión de mi hija y salió perfecto

25 de diciembre de 2015

OVerGon

al final te lias y es cierto que se sube el precio, un poco de esto, un poco de aquello y zasca, pero se come de pm, para celebraciones muy bien, yo en el bautizo del niño todos salieron contentos :)

25 de diciembre de 2015

05/06/2017

Un gran restaurante para comer pescado en Madrid

Filandón es uno de los restaurantes que el grupo Pescaderías Coruñesas tienen en Madrid. Situado prácticamente dentro del monte del Pardo, tiene unas instalaciones espectaculares, tanto en sus salones, decorados con un estilo rustico, tonos blancos y grandes ventanales como a la parte de la terraza, sin duda una de las mejores de Madrid. A pesar de ser capaces de poder llegar a atender a unas 500 personas, resulta difícil reservar en fin de semana con menos de un mes de antelación. Yo estuve un martes cenando y estaba prácticamente lleno. Ambiente informal pero serio de clientes de buen nivel, grupos de amigos y familias acomodadas que aprovechan la amplitud de los salones y la disponibilidad de mesas grandes para reuniones y comidas especiales. Es fácil encontrar famosos comiendo aquí. Este fue el restaurante elegido para la comida de la visita que Michelle Obama hizo a Madrid en 2016. El parkig es otro espectáculo, Mercedes, BMW, Audi, Lexus, Porche es lo “normal”. Pudiera parecer, que visto lo anterior, los precios estuviesen disparados o que la calidad no estuviese a la altura, dado el tamaño del restaurante, pero o es así. Con entrantes, un pescado excelente, media botella de vino por persona y postres la cuenta no sube de 50 euros.
En la cena que disfrutamos, fuimos 4 personas y el camarero nos recomendó una pieza de Pixin especialmente grande que tenían ese día, hecho a la parrilla vino a la mesa en su punto exacto y fue para compartir entre los cuatro. Era un rape de tamaño enorme de una calidad difícil de encontrar y superar, servido con una ligera bilbaína, guarnición de fuente de patatas fritas caseras cortadas estilo “chips” y otra de ensalada. No le hacía falta nada más. Sentí no probar el cogote de merluza, el lenguado o el rodaballo, uno (de mis pescados preferidos).
Los entrantes correctos, pero no me entusiasmaron: ensaladilla rusa con carpacho de carabineros, pulpo a la brasa y gamba de Huelva al ajillo.
Sin duda es un restaurante para venir a comer pescado. Pescaderías Coruñesas es proveedor de los mejores restaurantes de Madrid y después de lo visto, no me cabe duda de que se reservan para ellos las mejores piezas. Pero ofrecen también carnes con un excelente aspecto como solomillo o chuletón de vaca vieja, que se hacen hueco en la enorme parrilla donde a la vista de los comensales se cocina la, mayoría de los pescados
De postre: oblea caliente de manzana con helado de vainilla y las “clasicas” filloas, en la misma línea de sencillez y sabor, fueron perfectos para terminar.
Para beber un rico -y distinto- “Reto” “, D.O. Machuela .
Servicio muy correcto, atento y con cierta distancia, que supongo gusta a la clientela habitual del local.
Como mencionaba antes, el precio medio es de 50 euros por persona, una insuperable relación calidad precio.
Un sitio para volver muchas veces, donde la cocina está al servicio del producto, con una sencillez que solo es posible cuando la materia prima que se ofrece es de una calidad extraordinaria como aquí.

02/05/2017

Para ocasiones especiales

Filandón es uno de esos grandes restaurantes de las afueras de Madrid pensado para celebraciones familiares, comidas de empresa u ocasiones especiales. Muy de moda entre la "gente guapa madrileña", y con cochazos a la puerta que impresionan un poco, la verdad, el ticket medio por persona oscila en torno a los 40-50 euros (sin cometer excesos), lo que no lo es asequible para cualquier momento. Tiene lo bueno de los asadores de toda la vida y lo bueno de los restaurantes de nueva hornada, por lo que la puesta en escena es una de sus grandes bazas, con dos estupendos jardines muy cuidados que hacen las delicias de quienes acuden allí con niños. Otro de los puntos fuertes es la eficacia del servicio, ya que pese a la gran cantidad de comensales que tienen especialmente en fin de semana, los camareros son bastante eficaces y el ritmo es rápido. Me gustó mucho también la cantidad de los platos principales (los arroces tienen todos una ración extra para poder repetir o para que otras personas puedan probarlos, cosa que me parece un punto muy a favor). Los postres (filloas, chocolate, arroz con leche, etc. son deliciosos), y las carnes también están bien, pero creo que la especialidad está más en los pescados a la brasa, por lo que recomiendo decantarse por esa opción si os animáis a visitar Filandón.

28/06/2016

Junto con Ten con Ten de los sitios más de moda y que más puede facturar de Madrid

Jun16
Nueva visita a Filandón, y aunque el nivel sigue siendo alto en cuanto a calidad de comida, esta vez ha habido dos cosas que no me han gustado relacionados con la atención al cliente o el servicio. La primera es que reserve con mucho tiempo para cenar en la terraza y cuando llegamos no pusieron en una terraza pero cubierta, además al lado de una mesa de unos fumadores, por suerte pudieron cambiarnos un poco más lejos pero aun en cubierta. Y la 2º es que las medias raciones podrían especificar casi mejor cuantas unidades son, media de anchoas equivale a 4 anchoas, no tiene sentido que cuando pidas el pan de cristal con tomate a la vez que las anchoas te pongan más pan que anchoas y al menos te recomienden pedir media también. Lo mismo pasó con las almejas, que nos pusieron 6 almejas. Aparte de estos entrantes que de calidad estaban estupendos, pedimos media de ensaladilla, también muy bien y muy bien de tamaño para ser media. Y de principales un rodaballo (realmente pequeño) no merece la pena pedir los rodaballos al menos que no te digan que es uno grande para compartir. Y yo pedí el cogote de merluza que estaba perfecto, de acompañamiento unas patatas finas. Junto con una tarta de limón y un vino blanco (Jose Pariente). Salimos a 120€ dos personas. Carete, pero rico, y algo escaso en el tema marisco y rodaballo de piscifactoría.
-------
El hermano ligeramente más low-cost que Opazo (el mejor pescado de Madrid, para mi) esta fábrica de hacer caja está ubicada en una zona muy cóncava de Madrid, es necesario coche, google maps y reservar con tiempo. En verano cuando la terraza es agradable es uno de los sitios más difíciles de conseguir mesa, suele haber algún famosete y por lo general la media de edad es 35 - 50 años de ambiente pijo, por encima de 50 suelen ir a Opazo.
Esta máquina de hacer dinero ha hecho su propio templo del pescado con varias salas enormes en un descampado bien acondicionado, con varios jardines, zona para familias, etc. Pese a lo grande que es, y la cantidad de camareros que trabajan y acomodan las mesas, se montan colas en la puerta, para que os hagáis una idea de el volumen de comidas que se dan en la recepción puede haber hasta más 10 datafonos para cobrar.
La terraza es de las más agradables de Madrid, bien puesta, espaciosa, en mitad del campo… Un lujo a poca distancia del centro (dentro de la M40).
Carta muy equilibrada y mediterránea, donde predomina el buen marisco y materia prima, con opción de pedir medias raciones de todo.
Nosotros pedimos
Jamón ibérico y anchoas con pan de cristal y tomate, muy bien sobre todo las anchoas.
Almejas de carril, estupendas, un poco pequeñas esta vez.
De segundo me decanté por el Lenguado Evaristo (para dos 24€ p.p), un clásico. Me gustó, pero recomiendo más el Rodaballo.
De postre siempre he optado por las filloas (8€) que están de muerte.
Por 50€ cabeza cenas fenomenal, en un sitio que merece la pena conocer.

spider72

BdG...yo creo que estos juegan en ligas diferentes, eso sí, ambos son máquinas de facturar (y en mi opinion en ambos el precio-calidad es regu...peor en TCT claro)

8 de octubre de 2015

03/11/2016

Top

Buena mesa y gran producto. Un entorno súper agradable, estuvo con ocasión de una comida de trabajo y nos habilitaron una zona del restaurante y jardín para poder hablar entre los compañeros de trabajo y realizar actividades.

11/09/2016

Me ha gustado:
Jamón, piparras ( algo aceitosas al igual que las patatas de guarnición ).
Lenguado Evaristo para 2, muy bueno.
Pixin, muy bueno, ración enorme.
Rodaballo , muy bueno.
Tartar de carne, bueno.
Tartar de atún, muy bueno.
Filias ricas.
El local, impresiona, el trato me ha parecido profesional y amable.
Me ha gustado menos:
Sillas incómodas
Que te cobren aparte la guarnición
lo recomendaría, merece la pene.

01/05/2017

La comida es de calidad (para algo son los de Pescaderías Coruñesas) pero el sitio esta algo masificado. Tanta gente hace que el servicio no esté al nivel y la comida no llegue en su punto.

20/07/2016

De caza por el Pardo

Que gran acierto ha hecho Pescaderias Coruñesas con este local...abierto, amplio y con zonas ajardinandas para que los niños dejen disfrutar al resto de los comensales tranquilos.

Muy buena materia prima y perfectos productos a la parrilla.

Ahora con el buen tiempo, un must en Madrid.

22/05/2016

The Art O' War

The Art O' War...

La verdad es que había oído hablar tanto, y tan bien de este local, que tenía las expectativas por las nubes. Y sinceramente, no me defraudó. En detalle:

La ocasión: Cena-homenaje de celebración en pandilla de 3 amigos, a viernes, y con pase de noche de las respectivas esposas, este sitio parece hecho a medida para semejante ocasión.

El lugar: Pues hombre, a mano, lo que se dice a mano, no está. El taxi desde el centro de Madrid cuesta unos 20€ (aproveché para estrenar Cabify). Ya cerca del lugar sorprende la fila de coches que se empiezan a ver a ambos lados de la carretera. Llegas al sitio y te sorprende el montaje: un chalet espectacular, un jardín brutal, una entrada flanqueada por unas hogueras en las que se queman unos leños que ni en el pueblo en invierno, y un aparcamiento "VIP" que parece el parking de la casa de Cristiano Ronaldo. Y uno piensa eso de "agárrate la cartera Manolo, que vienen curvas".

Entramos y una chica encantadora nos lleva a la mesa. Inicialmente nos ponen en la terraza (zona de fumadores) pero la verdad es que el vecino de mesa llevaba ya medio puro fumado cuando llegamos y ahí había poco oxígeno libre. Pedimos otra mesa en zona de no fumadores y no tardaron en recolocarnos.

La entrada por cierto, y la cocina a la vista son simplemente espectaculares. En la entrada una mesa repleta de verduras y hortalizas con un aspecto espectacular anuncian ya que en este sitio se cuidan los detalles. En la cocina se puede ver un ejército de cocineros e incontables fuegos y parrillas, el display la verdad es que impresiona.

La carta: pues la verdad es que bastante amplia pero no excesiva, con mucha oferta en la que brilla el pescado por encima de todo lo demás. Me sorprendió además, y gratamente, la carta de vinos, no sólo por tener una amplia oferta, sino por incluir además muchos vinos a precios muy razonables y accesibles para el común de los mortales, cosa siempre de agradecer.

Los entrantes: Nos decantamos por las patitas de pulpo de roca a la brasa y por las almejas de carril a la sartén. Las almejas la verdad es que eran grandecitas y estaban bastante buenas pero las he probado mejores. El pulpo sin embargo sí que estaba buenísimo, me recordó al del Otter Epicure que diría que es el mejor que he probado nunca. Muy bien por aquí.

Plato principal: Nos pedimos chuleta de vaca vieja, poco hecha, para dos personas, y lo mismo de rodaballo. La carne llega clavada de punto y muy buena de sabor, quizá demasiado "limpia" para mi gusto ya que soy más aficionado al típico chuletón tosco con mucha grasa, pero la verdad es que estaba muy bien. El rodaballo también muy bueno, sabroso, y muy bien presentado.

Postre: Nos animamos a tomar la tarta de queso, casera (o al menos lo juraría) y sin la típica mermelada por encima, muy recomendable.

El servicio: The Art of War. Impecable, tanto en el trato como en los tiempos. Teniendo en cuenta que les caben aprox. 500 comensales sin contar la terraza (eso nos dijo nuestro camarero, que aguantó con gran paciencia mis preguntas...), debo reconocer que el ritmo de la cocina, el desfile de camareros, el aspecto impoluto del local/personal, la medición perfecta de los tiempos con que consiguen que salga la comida/bebida, y el orden y la calma que se respira en general en el ambiente es simplemente extraordinario. Estos tíos no son buenos, son muy buenos. Qué cojones, son buenísimos. Personalmente nunca he visto un local de semejantes dimensiones en el que todo parecía estar en todo momento perfectamente bajo control, a ver si algún día me explican cómo lo hacen que me dejaron loco.

En cuanto a las críticas que he leído acerca del trato de favor que se da a algunos clientes, la verdad es que, si bien es cierto que muchos de los clientes que vi entrar saludaban efusivamente al Maitre y resto de personal, yo no me sentí mal tratado. Personalmente no veo nada de malo en esto, si alguien puede permitirse visitarles con regularidad, que el personal coja cierta confianza con él y se le trate con mayor cercanía/efusividad que a los que vamos por primera vez me parece lógico, perfectamente normal, y una buena noticia. Criticable es que te atiendan mal por no ser conocido de la casa o que te hagan esperar para dar un mejor servicio al "enchufao" de turno, pero, al menos con nosotros, ese no fue el caso, y si bien no nos hicieron la ola ni nos recibieron con abrazos, nos trataron estupendamente.

El precio: Nos llevamos una buena bofetada pero, todo sea dicho, buscada y muy bien merecida. Si se pide con cierto cuidado el cubierto puede rondar los 50€, que teniendo en cuenta lo bonito, agradable y cómodo del local y la calidad de la comida y el servicio me parece que ofrece una muy buena relación calidad/precio.

Resumiendo: Local espectacular pero más bien a desmano, y servicio y calidad de la comida impecables, un sitio que definitivamente merece la pena visitar. 5 Estrellazas ganadas a pulso.

31/03/2016

Estupendas instalaciones, decoración original y agradable, anteriormente había allí otro restaurante que se llamaba "Casa Jaime", que por supuesto no tenía nada que ver con el actual. Han hecho un estupendo trabajo y una gran inversión que seguro van a amortizar en corto plazo.
Comimos almejas de Carril a la sartén y lenguado "Evaristo", todo muy sencillo, de calidad y en su punto. Tienen una parrilla impresionante a la entrada así que pienso volver a probar la carne que tenía una pinta apetitosa.... El precio y el servicio correctos, la calidad hay que pagarla.