Goizeko Wellington es el resultado de la unión del chef Rafael Salinas con la inquietud gastronómica de Jesús Santos. Alta cocina vasca de vanguardia y temporada en el ambiente más elegante.

Ordenar por:

relevancia fecha

09/02/2017

Buena comida en un ambiente serio

La acogida es calurosa, pero el ambiente es algo frío. Algo estirado, diría yo.

Excelente ensaladillas y antxoas con una salsa picantita riquísima,
Buenos txipirones en su tinta, quizá demasiada tinta, y excelente solomillo.
Carta de vinos completa si, subida de precio también. La sumiller agradable, pero sin muchas ideas que ofrecer.

Postres ricos.
140€ / 2px

10/12/2015

TOP 11

05/12/15
Nos dejamos caer por Madrid unas 3 veces al año. Nos gusta experimentar y conocer nuevos restaurantes o repetir de vez en cuando en alguno que nos haya gustado especialmente. Muy difícil nos los ha puesto Goizeko y nos va a resultar muy complicado prescindir de visita y no repetir.
Si ya resultaba imposible resistirse al huevo poché con trufa, el foie caliente y el pichón de bresse en punto de sangre, ahora tenemos que añadir un ceviche de bogavante gallego y pez mantequilla realmente sublime ( por cierto, el de la foto que encabeza la pág. de Goizko en este 11870 ).
Sigo alucinando cada vez que ceno aquí. Para nosotros, de lo mejor que conocemos y un fijo en nuestro TOP 11.

-----------------------------------------------------

4ª visita 03/04/15
Han transcurrido 3 años y medio desde la última visita y si algo tengo claro es que no volverán a transcurrir otros 3 hasta la siguiente. Es este Goizeko un restaurante de alto nivel, de los de sala elegante y acogedora, ambiente tranquilo y agradable que permite conversar sin elevar la voz, con buena separación entre mesas, con servicio de alta escuela y con una comida excepcional. Un restaurante de los que la crisis se ha llevado por delante a la mayoría y de los que sólo han perdurado los mejores o los que se han sabido adaptar a la nueva situación.
La carta es amplia (la podeis ver en su web), de alta cocina vasco-navarra, con un interesante apartado de mariscos y una concesión a la modernidad con platos basados en la cocina japonesa e incluso peruana ( ceviche de bogavante gallego y pez mantequilla ). ¿Será influencia de su vecino Kabuki? Podría ser. La práctica totalidad de los platos se sirven también en medias raciones, lo que permite confeccionarse menús más amplios y probar varias cosas diferentes.
Mi mujer se tomó unas alcachofas como solo las ponen en Navarra y el mítico "Tronco de foie fresco de pato asado a las uvas", plato que raya lo excepcional. Por mi parte, media ración de unos increíbles huevos poché con trufa y un exquisito pichón de bresse, plato que me encanta y que por algún motivo que desconozco solo existe en la cartas de los restaurantes de alto nivel como Goizeko.
Un servicio excelente, una carta de vinos espectacular a unos precios decentes, una factura igual a la de hace años ( 80 eur por cabeza ) y similar o inferior a la de sus "competidores" (Paraguas, La Paloma, Aldaba, Larumbe, etc ) lo convierten para nosotros en el sucesor de nuestro admirado y desaparecido El Bodegón.

3ª visita 27/08/11
La primera visita, en septiembre de 2006, de impresión. Celebrábamos nuestro 12 aniversario de boda, y la elección fue perfecta. Cenamos en un comedor situado subiendo las escaleras según se entra a la derecha, por entonces de fumadores. Somos no fumadores, pero nos había parecido más bonito y más acogedor que la sala principal. La elección fue correcta, ya que estaba muy bien ventilada y no notamos el humo para nada. También acertamos en lo de tranquilidad, pues el restaurante estaba hasta la bandera y en la sala principal había mucho barullo.

La comida, todo muy bueno, pero para el recuerdo el risotto de hongos con foie, simplemente espectacular. El servicio perfecto, ameno y "participativo", con un camarero argentino agradable y altamente profesional.

A la salida, el sr. Jesús Santos, con el que habíamos tenido el gusto de charlar 3 años antes en el Goizeko Kabi. De nuevo otra charla super agradable con este gran conversador.

En resumen, de 10.

La 2ª visita transcurrió más o menos por los mismos derroteros.

La 3ª y hasta ahora última, aconteció en pleno agosto, con el todo Madrid de los restaurantes cerrados. El impacto fue total. Tan solo 4 mesas ocupadas en la sala principal ( la de arriba estaba cerrada ) y una tranquilidad absoluta. La sala incluso me pareció muy elegante, al estar desprovista de la algarabía de las dos visitas anteriores. Tonos claros, mesas separadas y lámparas espectaculares. Sin embargo en esta ocasión la comida, siendo correcta, no estuvo a la altura de las anteriores.

En cuanto a precios, sin marisco, me parece un sitio más que correcto: a 80 eur por cabeza pagamos lo mismo que en El Paraguas y La Paloma, por poner dos ejemplos cercanos.

11/08/2015

Homenaje elegante

Carta un poco abrumadora y complicada, buena opción lo de ir a medias raciones para poder probar de todo.

Para estar en un sitio tan elegante, quizá falta un poco de profesionalidad en el staff... estaba la cosa justita hasta el punto de hacernos levantarnos para elegir un whisky.

Comida de mucha calidad, con marisco en su punto. Los clásicos como el tartar de atún y el jarrete no fallaron. Quizá esta vez a las kokotxas se les fue un poco el punto.

Lo vi caro, 450€ 3 personas con solo una botella de vino blanco y 5 cervezas, pero cierto es que el tema del marisco hizo subir la cuenta.

En principio compensa ir al otro si no quieres pagar "la zona"

29/09/2014

para homenajes o comidas de negocios

me sorprendió que el local, de los caretes de madrid, estaba lleno a rebosar cuando fui invitado, en septiembre de 2014. La carta es enorme y está inexplicablemente mal redactada, solo basta ver las fotos para comprender que no hay manera de traducir por qué unos platos van en un color, otros en otro, todo está confuso... pero merece la pena por la calidad de la materia prima, las raciones amplias, los buenos sabores... carta de vinos corriente, sin mucho esfuerzo por sorprender con apuestas arriesgadas. Servicio normal, nada especial. Local lleno de corbatas y mesas con reuniones en las que muchos parecían apoderados de toreros o promotores supervivientes. No se cuánto costó pero no tiene pinta de ser barato

25/03/2015

Nunca se que elegir

La primera vez que lei la carta no sabía que elegir, todo me apetecía y la verdad es que todo lo que he probado estaba buenísimo.Buena materia prima y buena cocina.
Buen servicio, mesas cómodas con espacio, a pesar de que se llena no es un local ruidoso, conviene reservar por las noches.
Por el precio sólo se puede ir de vez en cuando.

29/10/2014

Fabolosa comida y gran trato

Valoro muy positivamente la profesionalidad y aquí se cumple. Desde que entras en la recepción, hasta el trato en sala o el servicio del vino (que por cierto, fue inmejorable)

En el aspecto gastronómico, nos gustó todo. Los platos más tradicionales estaban estupendos. Únicamente hubo un plato que aún siendo correcto, estuvo algo más flojo y se trataba de pez mantequilla en tempura. Pero, lo cierto es que fue una apreciación que sólo hicimos dos personas, el resto lo devoraron. El mero y el bacalao extraordinarios, y el cordero deshuesado estaba muy tierno y jugoso. El solomillo braseado, un clásico, en su punto.

Es verdad que el precio es algo elevado, pero para darte un homenaje es un sitio muy recomendable. Buen y profesional trato al cliente, buena y abundante comida y sitio muy agradable.

29/10/2013

Uno de los mejores restaurantes de Madrid

Estamos ante uno de los mejores restaurantes de España, que se sigue ganando la fama día a día con una comida realmente espectacular y un servicio sobresaliente. Las raciones son generosas, como suelen serlo en la cocina vasca, que está en los orígenes de Goizeko. Y los precios son altos, pero justos dada la calidad y cantidad de los platos. Siendo comedidos, se puede cenar por algo más de 50€/persona y si no lo sois tanto, podéis llegar fácilmente a los 100€. ¡Pero bien disfrutados que estarán! Para leer y ver fotos: lascenasdeingrid.com/2013/10/29/goizeko-wellington

One of the best restaurants in Spain, which continues gaining fame day by day with a truly spectacular food and outstanding service. The portions are generous, as usual in Basque cuisine. The prices are high, but so fair given the quality and quantity of the dishes. Being frugal, you can dine by a little more than 50 € / person and if you are excessive, you can easily reach 100 € / person. But it will be one of the times in which you most enjoy your money! To read and see more: lascenasdeingrid.com/2013/10/29/goizeko-wellington

Eines der besten Restaurants in Spanien, das gewinnt Ruhm jeden Tag mit einem wirklich großartigen Essen und hervorragenden Service. Die Portionen sind großzügig, wie üblich in der baskischen Küche. Die Preise sind hoch, aber so fairen angesichts der Qualität und Quantität der Speisen. Als sparsam, können Sie von ein wenig mehr als 50 € / Person essen, und wenn Sie maßlos sind, können Sie ganz einfach bis zu 100 € / Person speisen. Aber es wird eine der Zeiten, die Sie Ihre Geld am meisten genießen! Um mehr zu lessen und sehen: lascenasdeingrid.com/2013/10/29/goizeko-wellington

Las cenas de Ingrid

Me alegro de que os haya gustado mi post. A mi me encantó vuestra comida! :-) Y gracias también por enseñarme lo que es el carrete.
Nos veremos pronto,seguro. Un saludo

5 de diciembre de 2013

12/01/2013

Beautiful decor

An overall good experience with beautifully prepared food accompanied with suitable wines. The sommelier was very professional and helpful in choosing wines. The same goes for the hostess; perfect hostess (friendly, approachable, professional and with a smile on her face constantly). However, the rest of the waiting staff were a bit inpersonal and did not explain the dishes we got served properly. In a place such as this restaurant this is a perceived expectation from my side. Especially because I am very much interested in what I am eating there, here and everywhere.

Regarding the food: The amuse with the potato foam was a very good piece to start off your taste buttons! The lobster salad was light, fresh and well-prepared. I had the sea bass (which was recommended to me) with artichokes, asparagus tips and noisettes. Beautiful!! (and I'm Norwegian(!)). We did not go for any dessert as we wanted to prolong the taste of the great fish.. I would visit this place for the fish, but considering the price level and ambiance; I believe there are other places just as good unfortunately, especially for young people whereas the average age in Goizeko was (this evening though) around 50-80 years. Finally, I had a overall great night with well-prepared fish and GREAT company.

25/07/2012

A ESTE PRECIO NO MERECE LA PENA EN ABSOLUTO

Goizeko wellington es considerado uno de los mejores restaurantes de Madrid en cuanto a comida tradicional (vasca) se refiere. Es además uno de los restaurantes preferidos de los ricachones madrileños. De hecho el restaurante es sumamente elegante, no llega al nivel de elegancia que Zalacaín o Horcher, pero el ambiente es silencioso y elegante, con mucha gente de traje (yo fui a cenar un sábado). Para que os hagáis una idea es típico sitio donde podrías encontrarte a Florentino o las Koplowitz. Y sinceramente, no lo entiendo. No sé si será por ser un restaurante exclusivo donde se pueden encontrar a gusto sin mezclarse con la clase media o si será porque les gusta gastarse 90 pavos en una cena que no vale más de 60.

Vamos, que por este precio te vas a El Frontón, Gaztelupe, Dantxari, Piñera, Sacha, Lucio o Landó y cenas mil veces mejor (odio la gente que comenta en algún restaurante que hay sitios mejores que el sitio que comentan y no dan nombres de qué sitios son esos!!!!). Y si lo que quieres es exclusividad, te vas a Zalacaín que es el verdadero restaurante exclusivo que merece la pena en Madrid.

Paso a la comida, que manteniendo un buen nivel en general, no es en absoluto nada especial.

Aviso que no hay ningún segundo que baje prácticamente de los 30 euros y los primeros más de lo mismo.

Tienen carabineros, almejas o percebes con buenísima pinta pero, sinceramente, para comer estos platos que se basan exclusivamente en la calidad del producto me voy a pescaderías coruñesas y me los hago en casa con mi vino y mi cigarro y a mitad de precio.

Yo empecé con un txangurro al horno muy rico pero algo escaso; lo pedimos de primero para 4 y nos pusieron una ración enana, que menos que el meitre avise que mejor pedir 2 txangurros, se supone que esa es su función.

También pedimos el arroz negro con chipirones que viene recomendado. Absolutamente sin más. No es por dármelas de guay, pero yo me hago en casa un arroz con chipirones (ver el vídeo de David de Jorge en internet) que le da mil vueltas al de Goizeko Y ESO NO SE PUEDE PERMITIR.

De segundo tomamos el estofado de bogavante. Buena pieza de bogavante con patatas algo duras.

Cocochas al pil pil. Salsa poco espesa y poco fuerte. Igual que antes, no soy un gran cocinillas pero yo me hago unas cocochas con un pil pil picantón que está de muerte y que es mucho más espeso.

El lenguado a la maniere es normal y está poco hecho, lo cual no es agradable en un lenguado.

Yo tomé la paletilla de lechal. Los primeros trozos con piel crujientita y salsa están muy buenos, pero en seguida se acaba la salsa y la piel y quedan unos trozacos de lechal que están más secos que el chocho de la duquesa de Alba. Siempre pasa lo mismo con esta carne, que se enfría enseguida y que se acaba la salsa y queda seco. ¿Por qué no pondrán una salsera para ir echando salsa cuando quieras?

De postres delicioso el arroz con leche, y buenos el esponjísimo de chocolate o la tarta de hojaldre de fresas y chocolate blanco.

De beber optamos por txacolí.

Total salió a unos 84 euros por barba. Yo sinceramente me esperaba precios más elevados aunque a veces se me va la pinza y después de pagar 240 en el Celler de Can Roca, 84 me parecen poco. Pero pensando fríamente, por este elevado precio en absoluto merece la pena este restaurante y antes me voy a los que antes he mencionado.

En resumen, y que quede claro, en Goizeko Wellington se come bien (qué menos!!!) pero se paga un extra por la exclusividad, lo cual no merece la pena, y además el nivel de la comida tampoco justifican tan alto precio.

28/01/2011

Ian lo descubrió en marzo de 2007

Lujoso, caro y muy caro, pero volvería...

Se suele confundir el lujo con la calidad de la materia prima, el ser visto con la buena mesa, la decoración cara con el gusto, pero seamos claros...

en este restaurante se come de miedo y punto!

será caro, pero creo que está a la altura de la broche, sanceloni y otros coleguillas de nicho. Me pedí un mero con txapela de tomate y lo recomiendo...

07/01/2010

buena comida, un sitio donde ir

Ayer (día de Reyes) volvi de nuevo a Goizeko Wellington y no me ha defraudado. Las mesas son amplias, muy buen servicio y muy buena comida.

Los entrantes están exquisitos (muy bueno el risotto) y te permiten pedir medias raciones, lo que te amplia los platos a poder compartir con el resto de comensales. El único pero, las croquetas no tienen comparación con el resto de platos.
Los camareros son muy amables y es bueno siempre pedirles una recomendación.
Amplia carta de vinos, incluso para medias botellas.
Los segundos muy ricos, tanto la carne como el pescado, incluso si pides un plato de cuchara.
Los postres son contundentes, y especial mención a los que debes pedir al inicio de la comida por la complejidad de su elaboración. Si llegas saciado, comparte entre dos personas y tienes de sobra.
El restaurante no es barato y mínimo EUR 60-70 por persona.
Recomendable.

04/10/2009

Le pongo un 10

La próxima vez que me pregunten cuál es el restaurante donde mejor se come en Madrid, no lo voy a dudar: Goizeko Wellington. Hemos estado esta noche y es el restaurante donde mejor he cenado en mucho tiempo. Una materia prima buenísima, servicio estupendo, platos espectaculares...el término medio perfecto entre la cocina de toda la vida y la cocina de autor que "se pasa de moderna". Tiene algo que para mí es importantísimo, que se pueden pedir medias raciones, lo cual te permite probar un montón de platos. Creo que además hemos elegido muy bien: tempura de verduras, tartar de atún, mero con txapela de tomate, kokotxas a la brasa (de todo esto medias raciones) y luego hamburguesa de buey Goizeko y una tarta Tatin. Todo buenísimo y no hemos salido nada llenos. En total, con media botella de Viña Ardanza, nos ha salido la cena por 121€, lo cual nos ha parecido fenomenal para lo espectacularmente bien que hemos cenado y, sobre todo, comparando con sitios mucho más mediocres donde te acabas gastando 100€. Aunque se puede fumar (lo cual no me gusta), las mesas están muy separadas y no molesta nada el humo. Tiene servicio de aparcacoches.

20/07/2007

Para darse un homenaje

Es uno de los mejores restaurantes de Madrid, para esos días que uno tiene algo que celebrar.

Se come deliciosa comida de toda la vida. Los nombres de los platos son tranquilizadoramente reconocibles (Merluza frita a la bilbaína, Carrilleras braseadas, etc.) y cocinados con esmero.

Si llegas y no te conocen te pueden colocar en las mesas que tienen junto a la puerta, son algo incómodas, es como comer en mitad del pasillo. Mejor pide que te cambien y te pongan en la sala, como a todo el mundo.

Para alguien como yo, que me gusta probar de todo en pequeñas porciones, tienen la estupenda costumbre de permitir pedir casi todos los platos en medias raciones, ideales para compartir en una cena o comida de dos.

Servilletas de tela.