Güey (Mercado de Vallehermoso)

Creemos en una cocina chingona, basada en los productos del mercado y nuestro origen mexicano

Ordenar por:

relevancia fecha

03/06/2016

MEJICANO con mayusculas

Comida junio 2016

Muy a mi pesar, bajada de una estrella (y aun asi se queda en 4, que no está nada mal)

El cocinero-camarero-public relations es un hacha. El taco de mole otra pasada.

La minuta: dos micheladas, 4 tacos un poco escasos, pero mas que bien valorados por mi colega con 4 años de experiencia viviendo en Mexico DF y un tequila reposado, por 30 pavos.

Entre eso y que el resto de tacos, dentro de que esta muy bueno, no me sorprendieron tanto como la otra vez, lo dejamos en un mas que honroso four stars

PD: EL kitchen 154 que esta enfrente estaba hasta la bola y eso que era comida
---------------------------------------------------------------------------------------

Si no eres muy fisno, no se me ocurre mejor plan ahora mismo que irte a comer un dia de diario a este mercado. Primero una cervecita en el puesto de cervezas La Virgen y luego a comer Kitchen 154 o a Güey. Y si es este ultimo, mucho mejor.

He ido de avanzadilla yo solo, y ha caido:
- De bebercio, una cañita y una michelada (como mola su sabor a caldo maggi)
- De comercio, un taco de tuetano, uno de asadura y uno de carnitas

Pequeño tacos pero de un sabor excelso. A mi me ha impactado el de asadura

Total cuenta: 17,5 pavos

El proximo dia cae el de mole y el de chapulines.

Por cierto: camarero y cocinero no podian ser mas amables e interesados en saber si estaba todo bien

Como decian Les Luthiers cuando hablaban de los niños cantores del Tirol: "Vayan a verlos antes de que crezcan", pues este sitio es de "Vayan a comer al mercado de Vallehermoso antes de que se convierta en un San Miguel"

spider72

Bueno suscribo que los de Güey son muy muy majos. El resto...a mi el de tuétano me dejó igual y de grillos, pues también.

23 de mayo de 2016

Prwll

Quizas el de tuetano fue el mas flojo de los que tomé (el acido tapaba un poco el sabor a tuetano). Pero el de asadura es digno de La Tasqueria. En breve vuelvo con gente que controla de verdad de comida mexicana y vamos a arrasar con toda la carta.
Por cierto, el dia que fui yo no se comia solo en la barra ya que tenian mesa para 8. No se si es que se lo mangaron a Kitchen o al japo de enfrente

23 de mayo de 2016

Sergiete

Mira que yo soy de comer y probar de todo sin casi límites, pero si comerte un taco lleno de grillos "te dejó igual" me superas claramente y estás ya en nivel Bear Grills ó Ed Stafford. Debo seguir entrenando...

23 de mayo de 2016

Comelomano

Ahora con opiniones tan diferentes, me vais ha hacer probarlo, cachis...

23 de mayo de 2016

16/05/2016

Antonio Álvarez lo descubrió en mayo de 2016

Casquería a la mexicana y ole, ole, ole, ole, ole, ole por infinito

Me da cosica hacer esta reseña. Caramba, incluso me duele. Me está dejando hasta el estómago encogido. Porque cuando uno encuentra un sitio que es un auténtico pepino, lo quiere todo para él. Porque luego recordará los días de vino y rosas, los días en los que era el único en la barra, en los que no había que reservar sitio para poder comer. Luego el sitio será conocido y ya nada será lo mismo. Pero bueno, sabido es que uno es ante todo un servidor público del buen comer. Que la causa del buen comer mueve montañas. Que es, Atlético de Madrid a parte, la única causa por la que merece la pena vivir. No quiero compartir. Pero comparto. De nada. No, no hace falta que me regaléis vuestras casas ni vuestras cuentas bancarias. No, de verdad, soy modesto para estas cosas. Yo soy feliz por haceros felices.

Me dijo La Reina que había un sitio en el Mercado de Vallehermoso en el que había tacos de tuétano. Así me lo dijo La Reina, con su voz dulce y su mirada cálida. “Han puesto un sitio mexicano con tacos de tuétano”. Se queda uno anonadado. “Oh my gosh”, carambita mía. HAY QUE IR. Y fuimos el pasado viernes, aprovechando la coyuntura. Cogí el autobús cerca de casa, el 61. Lo cogí hasta nervioso. Fui amenizado todo el viaje por una señora muy enloquecida que gustaba de estirar los pies en el asiento de enfrente (hasta el punto de echar al buen hombre que tenía sentado ahí) y de gritar a todo el mundo que se sentase junto a ella. “Jóven, siéntese a mi vera”, me decía la buena mujer. Yo la veía con sus medias por las rodillas, su ausencia de dentadura y – muy agradecido, como corresponde a un caballero- decliné. Y así declinó todo el mundo. Porque los viajes en la EMT son siempre aventuras apasionantes.

Bajé del autobús pasado el Mercado de Vallehermoso y allí que entré. Ya hablamos de este mercado hace unos meses, pero la transformación que ha sufrido no tiene nada que envidiar a los cambios de talla de Shaila Durcal. En Octubre de 2015 era un mercado de barrio en el que timidamente habría algún local gastronómico. En Mayo de 2016 los puestos para comer han tomado la delantera. Ya dije en su momento que este es el camino para los mercados de capa caída. Si no eres un “mercado mercado”, si tus puestos no son auténticos torpedos especializados, si no tienes nada mejor que en el super de la esquina, entonces haz el viraje o muere. Lo bueno que tiene Vallehermoso es que no es una maniobra orquestada con boato (estilo San Miguel o San Antón), sino que diría yo (tal vez me equivoque) que simplemente ha sido algo gradual, que primero abrió uno, luego abrió otro, luego otro más. Entrar a comer ahí no es algo que se haga por la puerta de atrás, sólo para los dos o tres sitios concretos. Ya es más bien la norma. Lo celebro y pido para el Mercado de La Guindalera una evolución similar (aunque me dicen las lenguas malas que hay un tal vocal vecino que lo quiere llenar de actividades absurdérrimas).

Tomé una cañita en el puesto de Cervezas La Virgen (puesto que tiene en barril todas las variedades de la cervecera de Las Rozas) y me dirigí al Güey. Justo enfrente del Washoku, visitado hace meses. Es Güey un puesto chiquito, modesto y lleno de chamarilería temática mexicana. Calaveritas, cajas de cosas, repisas con Tequila y Mezcal (materia sobre la que quisiera profundizar muchísimo más). Y una pizarra con la carta, toda una declaración de intenciones. Tacos de: lengua, cabeza, asadura, criadillas, tuétano, gusanos, saltamontes. Acabáramos. Todo un desafío. Tacos de casquería y tacos de guarrerías, un paraíso para los buenos comedores del planeta tierra.

Escogimos un par de taburetes y charlamos un rato con el propietario del puesto, un mexicano educado, laborioso y agradable. Discreto y muy metódico. Pusimos toda la carne en el asador, por un lado nos dejamos recomendar, por otro fuimos a lo que más nos llamase. En el apartado de recomendaciones, la casa ofrecía pollo con mole. El pollo con mole no es lo más extravagante que uno ha probado, es algo relativamente común. A partir de ahí, el mole puede ser mejor o peor, el pollo puede estar mejor o peor hecho. Bien, el pollo con mole pasó a ocupar una muy alta categoría en nuestros estándares. Acompañado de queso fresco, aguacate y crema agria. Con ese plato ya podíamos haber comido los dos, pero cuando se va a jugar, se va a jugar.

Para los siguientes platos esperábamos con la michelada y una sin alcohol desconocida. La michelada también es de las mejores que he tomado, no se si iba especialmente motivado. No me he puesto a hacer catas de michelada, ni comparativas. La michelada es, lo admito, una de las guarreridas mundiales más curiosas que hay. En realidad es como una bebida de cumpleaños de EGB (sí, de esas, ya sabéis a lo que me refiero, “refresco X con mil cosas todo pa dentro”), pero yo siempre tiro por esa vía en los mexicanos. Por esa o por la de los mezcales. O las Margaritas. Bueno, por todo un poco.

Y llegaron los siguientes platos. Dos tacos que marcan un antes y un después. Dos tacos que hacen recordar el 13 de Mayo por más motivos que por la Virgen de Fátima. Será también el día de la Virgen de Guadalupe, o el de la Santa Muerte, el día del taco de tuétano. El día del taco de grillos.

Primero, el taco de tuétano. No nos compliquemos. Tuétano, ahí en medio, con cebolla, cilantro, aguacate y una salsa de tomate. El tuétano es una de las maravillas de la gastronomía mundial. El tuétano me da los mejores recuerdos vitales, el tuétano untado en pan los días de Cocido de mi madre. El tuétano que comimos tiempo ha en Punto MX. Y este taco de tuétano que vale 4€ y que es comer paraíso. El tuétano es top de la casquería del mundo mundial. Larga vida.

Segundo taco, jugando fuerte. Taco de grillos, porque yo lo valgo. ¿De dónde sacará los grillos este buen hombre? Que sabe nadie. Aguacate, tomate, cilantro, cebolla, queso y grillos. Comer grillos es matar a la infancia en cierto modo, es comerse al bueno de Pepito, el amigo de Pinocho. No había comido grillos antes. Saben a camarones. Muy ricos, crujientitos. La otra opción extrema eran gusanos, decía el buen hombre que sabían ahumaditos. Me quedé con las ganas, los pediré otra vez.

Esta parada del Mercado de Vallehermoso es una cosa tremenda, ¡tremenda!, es para repetir y podremos repetir. Es para probar todos los platos y todos los tacos, para ir varias veces. Es para darle a la cabeza y a la lengua, a la asadura y a la criadilla, pero también (no sufran los melindres) a la perca y al pollo. Es para beber tequila y probar sus cocktails. Es para abrazar al valiente mexicano que ha abierto el puesto y ha dicho “aquí estoy yo y no me ando por las ramas, voy a tope, con casquería e insectos”. Este tío es Palop marcando gol de cabeza al Shaktar Donetsk en partido europeo. Amémosle. Protejámosle. Peregrinemos a su puesto.

Nos salió todo (plato de pollo con mole – da para rellenar cuatro tacos y sobra pollo- , taco de tuétano, taco de grillos, michelada, cerveza sin) por poco más de 20€. Podía haber sido menos, salimos bastante llenos, con el pollo habríamos comido bien. Así que debo recomendar y recomiendo. El cantante aquel, Raúl, soñaba la boca de un rollito que tuvo. Yo sueño con aquel taco de tuétano. Nos volveremos a ver, porque la memoria de este amor es inmortal.

guindillasmutantes.wordpress.com/2016/05/16/guey-madrid

Miss Migas

Me fijé en él cuando estuve en Kitchen 154, estuvimos a punto de pedir un taco para amenizar la espera de nuestros curries. Nos achantamos.
Ahora quiero ir, pero ya.

16 de mayo de 2016

Antonio Álvarez

pues ve y comentame, a ver si es que he flipado mucho!

17 de mayo de 2016

volga

Buena reseña. Suena a descubrimiento de la temporada!

Siempre he querido probar los bichos, y cuando fui hace unos años a la Boquería, donde había un famoso local que vendía bichos, coincidió con la regulación en España, en la que se prohibió y aquel local había dejado de venderlos.
Por lo visto se ha vuelto a legislar al respecto y tengo entendido que no sé si ahora o en poco tiempo va a ser legal de nuevo venderlos, sobre todo en restaurantes de gastronomías de países donde tradicionalmente se han consumido, así que igual a partir de ahora tenemos más bichos en los restaurantes mexicanos.
cadenaser.com/ser/2015/10/29/sociedad/1446112580_496276.html

17 de mayo de 2016

TragaldabasPro

Ganazas de ir!!

17 de mayo de 2016

29/07/2016

Mala experiencia de principio a fin.

Suele pasar que si un restaurante funciona, en uno o dos meses es complicado conseguir ir. Aquí pasa todo lo contrario, he ido tres veces (2 en frente) y nunca he visto a nadie comer.

Voy a Kitchen y esta cerrado, es miércoles. Así que después de leer alguna buena critica y como me gusta explorar, pues ala. No me planteo los gusanos, están fuera de mis posibilidades.

De momento el sitio es ...feo y lo peor incomodo. No tiene barra ,es el antiguo mostrador de algun puesto del mercado, que como están inclinados, requiere inclinarse hacia delante para poder comer. Desde el asiento es casi imposible comer si no se coge el plato en las manos. Bueno, es comida callejera, así que si esta bueno, puede valer.

Venga vamos con algún taco de lengua(no hay) tuétano (nohay),... Buenos pues de tinga de pollo y de carnitas, así se puede comparar. Me ofrece también un aguachile "fresquito", venga vale. Para beber, michelada. Me la pone en un vaso bastante pequeño.

Veo que saca unos botes del frigorífico, pone un poco de cada uno en un plato y lo calienta en el micro. Las tortillas las caliente en una princess que es la única cocina que veo. Me empiezo a desfondar.

Los tacos, normales por decir algo. La carne sequilla, lo cual es normal si lo preparas y lo metes en un frigorífico, cuanto tiempo? no se.

Luego el aguachile, mal. El pescado debía llevar en el limón demasiado tiempo. Textura blandurria, nada agradable y picante muy picante, picantisimo, vamos que me caían lagrimones(que conste que me gusta mucho el picante)Me da que el picante también llevaba mucho tiempo alli.

Con un par de micheladas se fue a casi 25 euros. Caro.

Antonio Álvarez

Será que el día que yo fui fue el mejor de su historia?

1 de agosto de 2016

18/06/2016

No me ha enamorado

Puedo resumir mi visita como "tacos muy pequeños y caros". Todos en general, tienen tan poco ingrediente principal, que casi me sabían solo a lima, cebolla y cilantro.

Pedí 5 tacos, me tiré a la piscina y pedí uno de gusanos, no son para mí, para nada, nunca más. También un tamal de cerdo, muy sabroso y con bien de relleno.

5 tacos, 1 tamal y 1 clamato (no me gustó demasiado) = 27,50 €

17/06/2016

INFORMAL. ORIGINAL. CASQUERIA Y BICHOS

Cena Jueves Junio 2016 (Picoteo)

3* cortitas.

Me gusta más este sitio por original, por ser un puesto informal en un mercado, por poder probar cosas diferentes, de casquería, de bichos y demás, que porque realmente los tacos estuvieran especialmente buenos.

Aunque solo caté un par de cosas no lo veo como un puesto para visitar por bueno, sino como una opción más para probar algo en una visita a distintos puestos del mercado. Además no les quedaban dos o tres tipos de tacos por los que se interesó alguno de mis camaradas.

Probé el TACO DE TUETANO y el TACO DE CHAPULINES (Grillos). Buenos de sabor sin ser nada muy destacable, son tirando a pequeños, sin mucho relleno del ingrediente principal.
Probé un grillo solo sin nada y tenía un sabor curioso, no bueno, tampoco desagradable. Conociendo el sabor no creo que aporte apenas al taco, el taco sabe a los otros ingredientes, el único aporte será proteico y en nivel crunchy.

PRECIO. Con un taco y una cerveza grande por barba la cosa anduvo sobre los 7€ por cabeza. No es barato, aunque es cierto que el tuétano y los grillos no los venden en Mercadona.

ME GUSTA:
- Que es diferente. Que aunque no me pareciera algo excepcional, si pasara por allí sí me gustaría probar otro taco de lengua, orugas, o de alguna otra cosa que no puedes probar habitualmente en otros sitios.

NO ME GUSTA:
- Que por un taco de pollo o ternera este sitio no va a destacar, así que los tacos de casquería deberían ser una pasada de buenos y abundantes para que resulte atractivo.

23/05/2016

Decepción con posible revisita por si acaso. Pero...así me va así lo cuento

Muy ilusionado con las buenas críticas nos decidimos a un picoteo en el Güey, puesto del mercado de Vallehermoso enfrentito del K154 (que no, no es un submarino)

Lo primero, avisar que es un puesto con muy poco espacio, poco más de dos-tres taburetes, es decir que salvo que tengas mesa en otro lado, no es uno de los mejores sitios en cuanto a comodidad. Con una barrita muy pequeña, la única defensa aquí es la cocina y en mi caso, falló.

Oferta de comida mexicana "clásica" destaca como nota de color que tienen tacos de grillo/gusanos. Precios ajustados, 4-5 eur cada taco, aunque en la media del local.

NUESTRA OPCIÓN:

TACO DE TUÉTANO Y TACO DE GRILLO. Siento decir que ambos me parecieron muy flojos, totalmente faltos de punch. Mejor el del tuétano, que con un poco de salsa picante estaba un poco pasable. El de grillo, aparte de lo exótico de la propuesta, no sabía a nada. Las tortitas de maíz en mi caso bastante blandurrias y sobadas.

En fin, muy lejos de los tacos de carnita del Kitchen, por poner un ejemplo parecido.

CONCLUSIÓN: no es un no definitivo por lo poco que probé, pero casi.

Antonio Álvarez

Ohh, que pena que no le gustase Spider

23 de mayo de 2016

spider72

Jo ya. Bueno pedí muy pocas cosas, ya digo. Por esos 2 tacos tampoco voy a juzgar el local entero...que conste que (sin rencor) la culpa en parte es suya (la otra mitad, mía, claro) :D.

Ya sabe que esto es como lo de recomendar dentistas...nunca se sabe.

23 de mayo de 2016

04/07/2016

Tacos

Como el Kitchen 154 estaba lleno, nos sentamos en la barra del Güey a tomar un par de tacos para hacer tiempo, a ver si teníamos suerte y se iba despejando la cosa.

Mi taco, de mole, estaba muy bueno y sabroso (pringosillo, eso sí) y mi chico se atrevió con el de gusanitos (puaj!) que le gustó mucho pero tengo que hacer acto de fe ya que, de momento, el tema de insectos y similares sigue siendo mi tabú particular (¡alguno tenía que tener!, ja, ja)

También pedimos el cebiche pero no fue un acierto. Aquí se viene a comer tacos.

Muy buenas las margaritas a 5 euros.

El chico que nos atendió era muy amable.

06/06/2016

Quizás en otra visita pueda probar los tacos ricos

Junio 2016.

En el mercado de Vallehermoso tenía lugar la Beer Week y allá que fuimos. Se nos antojaron unos tacos y en Güey nos plantamos. Debido a la semana cervecera las opciones no eran muchas, así que pedimos la promoción dominguera de 7 tacos por 10€: 3 quesadillas, 2 carnitas, 2 tinga de pollo.

Me gustaron las tortillas y sobre todo los de tinga de pollo pero me pareció un coñazo que metieran tres quesadillas de únicamente queso aburrido.

Lo mejor de lo mejor fue la cerveza "Gimme Hop, Johanna".