Helene Darroze

31/12/2013

Francisco. lo descubrió en diciembre de 2013

Un Brunch francés en Londres en el Boxing day.

Dia ventoso y fresco.No apetecía más que sopa caliente. Eso es lo que dijimos ya al sentarnos, recibimiento amable, en el comedor del Helene Darroze, pero tenían sólo Brunch..A los 2 minutos ya teniamos delante nuestro cuenco de crema de crustaceos humeante. Buen detalle. Las cosas que bien empiezan bien terminan. Esta vez acertó el dicho.
Tomamos el brunch, coste de 68 libras cabeza, aunque no repetimos claro, ya que nos quedamos llenos, satisfechos. Un plato surtido de pequeñas porciones que sumadas, llenan. Más un plato principal a elegir que fue pescado con una costra especiada, quizás demasiado, con unas guarniciones. Y luego un plato de postres en miniatura. A estas alturas ya no tomamos quesos.Esto más dos cervezas, a 9 libras, más agua, 5 libras, más las tasas , hicieron que la factura ascendiera a 178 libras.
De nuevo la misma circunstancia que el día anterior, en el Tartufo, que con media de vino suele subir la factura en torno a como mucho 35 libras por cabeza, y a nosotros por ser menú cerrado y Dia de Navidad, nos subio como 5 veces más. Pues bien, el dia 26, dia boxing day, por aquello de las cajas de objetos o regalos para la Caridad, o la devolución, tampoco este restaurante francés de Helene Darroze tenia carta y sólo Brunch, con lo cual.. ¡¡olvidate de tomar menús de lunchs, de 3 platos, por 42 libras incluida dos copas de vino¡¡.
Nuestra factura ascendió a bastante más. como a 85 por cabeza.Y no dejaba de ser una especie de plato combinado- habia hasta jamón español al corte, pero no lo pedí-, de distintas ensaladas, embutidos, patés, y cositas así por el estilo. Luego un plato principal, que tampoco era ni superior ni gran cantidad, y para finalizar un platillo de pequeños dulces que elegias tú, o porciones de tartas. Es cierto que podrias repetir, pero ya estabamos llenos y no nos apetecia más, aunque nos llegaron a marcar la mesa con cubiertos otra vez, y yo pregunté que para qué eran los cubiertos...Podiamos haber tomado quesos franceses e ingleses, pero por esta vez ya estabamos llenos, y no queria tentar a la suerte, ni sobre todo al empacho.
Servicio muy amable. Nada de hablar español, sí francés, y, obviamente, inglés.
He leido en alguna critica, que al cliente en cuestión le fue molesto ir al servicio atravesando el hotel, o fue en el Mandarin, esto??, bueno en este caso del Connaught, al menos recuerdo ,, los baños impecables, y con un "ayuda de camara" que al lado, casi, te pasaba al final la toalla y te despedia. Tú, decidias si o no, darle una tip.

Bueno, espero que las fotos sean buen testimonio de lo que fue ese Brunch, en ese restaurante francés del Mayfair londinense.