Restaurante Hostal España Casa Goyo

Ordenar por:

relevancia fecha

05/07/2017

cachopo obsceno en pleno guadalajara, el chuleton no vale nada, mal hecho.

Postre tambien salvaje. Esparragos trigueros Ok. Eso si, barato barato y te pones hasta el c...

16/02/2016

La gula

Pues más de lo mismo. Confirmo el giganteeeeesco tamaño de las raciones, con un san jacobo fácilmente comen 4 o 5 personas!!! el flan está muy muy rico. Pero a mí me pareció que quitándole lo excepcional del tamaño de las raciones, no es para tanto...pero creo que soy la única persona en el mundo que piensa así!!!
tiene mucha fama el morteruelo (para los que les guste la caza) yo, personalmente, me quedo con las migas y el san jacobo (compartido con otras 3 personas!!!).
los fines de semana hay que reservar con un par de semanas de antelación.

29/10/2012

XXL de calidad con un concepto singular

Nunca dejo de sorprenderme ni de llenarme de alegría con cada una de las visitas que me llevan a este atípico restaurante familiar. Que consideró que todo aficionado a la gastronomía debe conocer una vez en su vida.

Ayer pare camino de Cuenca a degustar uno de los servicios más desconocidos de Casa Goyo, los desayunos. Ocho de la mañana y allí estaba detrás de la barra, uno de los más entrañables componentes del clan familiar, Julio y sobre la barra 4 grandes platos de magdalenas con unas 40 piezas por plato, tiernas, suaves y recién hechas. El café no se queda a la zaga sobre una bonita taza de cristal, abundante de calidad y servido con cariño. Entre un grupo de 3 cazadores y yo le dimos fin al primer plato, con las consiguientes bromas sobre las pilas de moldes de papel que los comensales apilamos a propósito sobre la barra. Y Don Julio tan contento, las magdalenas están incluidas en el precio del café, yo solo llegue a la docena... Que locura.

Los menús del día no se quedan atrás entresemana, con una gran variedad, mucha calidad, un servicio cercano y familiar y sobre todo LA CANTIDAD que les caracteriza.

Y como no, no puedo dejar de comentar su mundialmente conocido servicio a la carta, con un personal concepto de restauración a la Alcarreña que no he conocido en ninguna parte del mundo. Recomiendo encarecidamente ir mínimo 4 y pedir entre todos un primero, un segundo y un postre a no ser que se sea de muy buen comer.

Ya de entrada en su espacioso y pintoresco salón te recibe la matriarca, la cual a su edad, ella solita toma todas las comandas de más de 50 mesas y en algunos festivos dan hasta tres turnos de 13 a 17.3 horas, con una cuña de queso manchego, un torrezno y una hogaza de pan de un porte que te prepara para la que se avecina.

Todos los platos, son aparte de por su famosa cantidad, de una calidad de materia prima extrema. Creo que en mis múltiples visitas he probado toda la carta y mis favoritos son el pastel de espárragos y de segundo el entrecot con doble de patatas al ajo riquísimas y como no su mítico flan casero de barra de unos 40 centímetros de longitud.

Lo que no te puedes comer te lo envuelven para llevar en sus corporativos tapper, me gustaría destacar que los fines de semana tienen dos personas solo embalando tapper, es increíble. Sobra comentar en este entorno y con cantidades de ese porte, la diversión esta garantizada, yo alucino la cara que ponen los niños cuando les traen los 6 patitas de hojaldre y nata en una bandeja de plata de casi un metro, siendo el más grande de ellos casi del tamaño de uno real.

18/05/2012

Sencillamente impresionante

Uno de los mejores sitios en los que he estado. Merece la pena los kilometros para degustar tan magno San Jocobo.
Un poco de queso manchego y torreznos antes de empezar, que siempre es de agradecer, el Morteruelo tremendo, y la tarta de queso gloriosa. El tamaño de TODOS los platos te deja alucinado, y en concordancia con el tamaño de estos platos con los chupitos te deja la botella allí para que te eches lo que desees.
Trato cercano y amable, la dueña del restaurante nos colmo de atenciones.
Repetire seguro.

22/02/2011

A lo bestia

Un lugar para comer a lo bestia, muy frecuentado por moteros y lleno, muy lleno. Eso es el restaurante Casa Goyo en Alcocer (provincia de Guadalajara, a 64 kms de la capital).

Éramos un grupo numeroso y nos tocó esperar casi una hora en el bar, teníamos mesa a las 3:30 y nos sentaron pasadas las cuatro y media. Mientras tanto, los autóctonos nos advertían de los "peligros" que nos esperaban tras la puerta del restaurante: raciones inmensas no, inmensísimas (si es que existe el superlativo). Siendo novatos, teníamos que ser precavidos y no dejarnos llevar. De hecho, una de las peculiaridades del sitio es que te preparan la comida que sobra para llevar.

Pasamos al comedor y empezamos a ver la advertida amenaza: Churrascos deshuesados y San Jacobos (o mas bien Cachopo) de 2 kgs y medio. Realmente salvaje.

De alguna manera que aún no alcanzo a entender fuimos capaces de ser comedidos y, para 18 adultos, pedimos unos entrantes, a cada cual mas rico: croquetas, migas con huevo, espárragos trigueros, un poco de morteruelo y setas con gambas y almejas; de plato principal un churrasco y un San Jacobo. Impresionante. El churrasco, no solo era grande, sino que para colmo, estaba exquisito. Con partes prácticamente crudas y otras bastante mas hechas, con lo que se cubrieron las expectativas de cada uno de nosotros.

El remate, fueron los postres: un flan de medio metro de largo y del que decían que era una ración, unas raciones de tarta que ocupaban un plato entero y el remate, por lo exótico, unos cisnes de hojaldre y nata, que a pesar de su llamativa presentación, no fueron, ni por asomo lo mejor de la comida.

Al final, nos llevamos un tupper con un pellizquito de flan, solo por aquello de decir que nos llevamos algo, porque del resto, dimos buena cuenta.

Un sitio estupendo para grupos grandes a los que les guste el buen yantar a buen precio: 28 € por persona.

19/04/2010

probablemente el restaurante donde más he comido en toda mi vida

Si algo acabas recordando de Casa Goyo es que todo es desproporcionado. Bueno todo no: los cafés, los chupitos y la cuenta son de tamaño asequible. Pero el resto es de tamaño monstruoso: las mesas son más altas, las raciones son gigantescas, el tamaño de la materia es mayor... Y sin embargo me encantó :)

Suma y sigue: todo el restaurante es no fumadores. Y está lleno hasta los topes. Un ejemplo más (otro) de que si la calidad es buena, los precios comedidos y el servicio encantador el éxito está garantizado y no es necesario dejar fumar.

Desde que entras te tratan de maravilla. Rápidos y atentos. A pesar de estar llenos no notas que el servicio decaiga o te tengan abandonado. La carta es todo menos light, pero si vienes hasta aquí no es para hacer dieta. Lo que recomiendo es ser muy comedido con los entrantes si se van a compartir las especialidades de la casa (el churrasco y/o el san jacobo). Merece la pena probar las croquetas (buenísimas) o el morteruelo (una especie de foie gras caliente) pero ojo no te llenes demasiado porque de segundo llegan las sorpresas: un churrasco que aún me sigo preguntando de qué animal saldría y un san jacobo monumental. Pero también hay que ser comedido para llegar al final a probar el mejor flan de huevo que he comido nunca o disfrutar del hojaldre con nata, servido de manera muy original: familia de cisnes. La carta de vinos es escasita y la mejor opción es un finca La Estacada que sale más que aceptable.

Precio medio: 30 euros. Pero con varias botellas de vino, muchos entrantes y saliendo del local a reventar. Merece (mucho) la pena la excursión. Después solo tienes tiempo y ganas para una siesta. Y como saben ya cómo funciona la cosa tienen un servicio de bolsitas de lo más aparente para que te lleves lo que no te has podido comer (y que en muchos casos da para una o dos cenas más :) Mejor ir en grupo porque una pareja puede quedar muy perjudicada si pretende comerse entre dos todo lo que ponen en el plato

Alberto LG

Llevo tiempo con ganas de ir a Casa Goyo, espero ir en breve

7 de junio de 2010

Isabelita ...

Me imagino que ya hayas ido Alberto, porque merece la pena.

24 de junio de 2011

06/08/2010

Para reventar

No se come mal, pero lo que realmente define este sitio es el monstruoso tamaño de las raciones. Problema: no pueden ir dos personas solas (aunque te ofrecen un tupper para llevarte los restos y terminar en la cena lo que no pudiste acabar en la comida)

Una ración de migas, un churrasco, flan, sorbete y mucha agua: 75€. Bien es cierto que había comida al menos para tres zampabollos. Me quedé con las ganas de probar el hojaldre, que tenía buena pinta.

En resumen, para ir en grupo.

29/06/2011

Buenísimo, la relación calidad, cantidad y precio está justificada. La empanada me encantó, el solomillo no fui capaz de terminarlo y el postre del hojaldre en forma de cisne ¡el no va más! 100% recomendable

07/02/2010

Decepcion

Curioso de conocer y poco mas. El entrecotte parece un campo de balonmano. Todo en raciones enormes!!!! Pero de sabores no andan muy para allá. Normalito. Trato sobrado, y muy lentos. No salimos contentos. Nos aseguraron las 15 h y empezábamos a comer a las 16:30

13/10/2011

Este sitio es para venir después de una semana de ayuno. ¡Qué generosidad de platos! ¡Qué bueno está todo! ¡Qué bonitos los postres! Es que lo tiene todo.

18/12/2006

Roberto lo descubrió en diciembre de 2006

Un clásico

Posiblemente uno de los restaurantes más conocidos de toda la provincia de Guadalajara. Perdido en un pueblo muy pequeño, a unos diez kilómetros de Sacedón y del pantano de Entrepeñas, es imposible ir a comer en fin de semana sin reservar con mucha antelación. Yo he comido allí unas diez o doce veces, la primera hace por lo menos 15 años, así que he visto mucha de la transformación que ha ido viviendo. Platos típicos alcarreños, como el morteruelo, el buey o las migas. Raciones famosas por ser exageradamente grandes (cuidado con lo que pedís, el entrecot tiene fama por su tamaño) y un trato excepcional, por los mismos dueños que lo han llevado desde hace dos décadas. Un precio que puede estar en el entorno a los 30-40€. y unos postres caseros magníficos. Un clásico, pero no para los que busquen elegancia, sino comer bien.

26/12/2010

además el lomo a la olla no os lo podeis perder.
He vuelto y os adjunto una foto de un flan de postre.
Lo unico‚ avisaros que no admiten tarjetas de credito.