Hotel A Quinta da Auga

Ordenar por:

relevancia fecha

29/11/2016

Agua y Paz

Calma, Carácter y Cocina definen a los establecimientos asociados a Relais&Chateaux y para pertenecer a dicha asociación ( que no cadena ) es necesario poseer esas tres cualidades. Y, sin duda, Quinta da Auga las tiene.
Calma, con una tranquilidad que lo invade todo, reforzada por el constante y relajante sonido del agua que corre por el río que bordea la propiedad, que invita a abrir las ventanas para dormir una plácida siesta, como si estuviésemos en un bosque perdido, cuando realmente nos encontramos a tan solo 200 m de la civilización.
Carácter, con una personal y acertada reconstrucción ( la dueña es arquitecta ) de una antigua fábrica de papel en ruinas. Sentarse en el salón delante de su enorme chimenea es un placer único que convierte en agradable el frío invernal.
Cocina, con un elegante y romántico restaurante de excelente cocina en la que no hay que dejar de probar su exquisito coulant de chocolate.
Las amplias habitaciones, la comodísima cama y el tacto de las sábanas redondean una experiencia única y difícil de olvidar.

26/08/2010

Hotel Excepcional

Fantastico lugar !!
He pasado con mi familia unos dias en este Hotel justo antes del 15 de Agosto 2010 y la experiencia fue buenissima.
Del personal, al hotel, pasando por el entorno y la comida es un lugar muy recomendable.
Lo tres puntos mas mas destacables para mi son:
> El rio que corre justo a bajo del hotel que le da un ambiente de la Galicia autentica! Es realmente precioso.
> El desayuno en general es riquisimo y esos croissants y pain au chocolat frescos y crujientes..
> Y por lo ultimo, el salon con chiminea muy acojedor repleto de libros de todo tipos que te puedes leer ahi mismo como si estuvieses en tu casa o mas bien palacete...enfin un encanto.

28/11/2010

excelencia en santiago

Si este sitio estuviese en la Toscana o en las afueras de Barcelona no me habria sorprendido de la manera que lo hizo. Realmente es un espectacular conjunto de casas antiguas gallegas perfectamente restauradas y unidas exteriormente, y brillantemente decoradas interiormente.

El entorno es un paisaje idílico a escasos 5 km de Santiago, rodeando un río alrededor del cual hay unos senderos para caminar.

Dispone de un salón espectacular con una decoración muy confortable y familiar de estilo art decó, presidido por una enorme chimenea, grandes sofás y en general miles de detalles de calidad superior.

Las habitaciones, la segunda sorpresa, comenzando por el aspecto y el buen gusto de todos los materiales, incluyendo iluminación, cama, baño y amenities, son amplias e incluyen minibar de uso libre.

La terecera sorpresa es el trato del personal, absolutamente impecable, desde recepción hasta las chicas del spa.

La zona de circuito termal esta dimensionada a lo que se espera de un recinto asi, con materiales de calidad, cabinas y saunas adecuadas, bien mantenidas y zona relax. Además, como suele suceder en los sitios muy cuidados se genera el ambiente adecuado para que los visitantes se metan en el papel adecuado a un spa: relax y tranquilidad.

El restaurante es el primero que conozco en el cual al sentarme en la butaca sentía que estaba realmente cómodo. no son sillas ni sillones, pero son comodísimas. No se donde está el misterio pero deberían ser obligatorias por ley en todas partes.

La Cena, en este caso, no puedo decir que fuera espectacular, en santiago hay muchos sitios para comer excelentemente, pero si totalmente correcta y recomendable si no apetece moverse. Nada pesada, excelente presentación y a un precio razonable.

El resto de zonas comunes y parking son acordes al resto del edificio.

Destaca sin duda por el excelente gusto y abundancia de la decoración de todo el hotel que, en un sitio como santiago, donde parece que no salimos de la gaita y los percebes, se perciben como un soplo de aire fresco en la hostelería de calidad.

Como único punto mejorable diría que en el desayuno se echaban de menos algo de reposteria casera.

21/09/2010

Hotel perfecto para escapada romántica y fin de semana

A muy poquitos minutos del centro de Santiago.
Un hotel precioso con todas los lujos; Spa, buena cocina, trato agradable, decoración exquisita y alrededores preciosos.