Hotel Palau de la Mar

Ordenar por:

relevancia fecha

17/02/2013

Hotelazo y antiestres genial

Es un atiguo palacio precioso, en el centro de Valencia. 5*.

Habitaciones de más de 30 m2 y con baños inmensos de marmol. Preciosas las habitaciones. Camas gigantes. Amenities a tutiplen. Cuidan hasta el más mínimo detalle, un servicio excelente. Si pides desayunar en la habitación, prepárate para un desayuno espectacular, no es para 2, es para 4! :)

Tiene una spa, con dos zonas diferentes, incluido en el precio por habitación Supreme. El trato de las chicas del spa fue excelente. Los masajes y tratamientos específicos, van aparte, pero merece la pena. :)

Precio de habitación: 225€ / noche (oferta x 2 noches). Varios detallazos del hotel. Gracias!

Uno de esos sitios de donde nunca te quieres ir y disfrutar de verdad, a tope.

03/04/2011

Muy bien situado

Hotel céntrico, a menos de 10 minutos de la Plaza del Ayuntamiento o de la Catedral, y a unos 15 de La Ciudad de las Artes y las Ciencias.
La atención ha sido muy agradable.
La habitación espaciosa, muy cómoda, aunque le faltaban algunos detalles, como champú...tenía pocos amenities para ser un cinco estrellas.

04/02/2009

pues a mi me ha gustado muchsísimo

Me ha sorprendido leer las críticas que tiene este sitio. Me ha parecido un hotel precioso, tanto el edificio, como las zonas comunes, habitaciones y baños, que me han parecido además muy cómodos. No sé si he tenido suerte, o han cambiado al personal, porque has sido muy amables y simpáticos. Me parece dificil de mejorar.

27/05/2010

El hotel como diseño es muy bonito, pero luego cuando llegas a la habitación te das cuenta que no se asimila a un hotel de 5* de esa categoría. La habitación nuestra daba a un patio donde en el otro extremo teníamos la ropa interior colgada de los vecinos... así que sin comentarios...
En el cuarto de baño, pasaba un dedo y te lo llenabas entero de polvo y suciedad,al igual que las marcas de cal de los sanitarios, cosa que para ser un 5*... y por último, el grifo de la bañera estaba totalmente desencajado de su hueco y el techo de la ducha estaba desconchado entero.
El Spa estába bien, pero escaso de chorros.
El personal del hotel muy amable y serviciales todos.

Recomendación? si quieren diseño, vayan ahí, pero luego tengas en cuenta lo que pueden encontrarse.

29/10/2007

Totalmente de acuerdo con fencinar sobre Palau de la Mar

Me sumo a todos los comentarios de fencinar‚ después de haber pasado un par de noches hace una semana en este hotel. Varios ejemplos:
- Llegada de noche. Lluvia torrencial. La habitación da al patio de marras y las gotas se oyen como si cayeran dentro de la habitacion. Hace un frio que pela. Casi es noviembre y no hay calefaccion (la experiencia de la ducha por la mañana se hace muy dura). A la mañana siguiente pido que por favor pongan la calefaccion. Me dicen que lo harán. A la hora de la comida paso por la habitación y sigue el frío. Sigue sin haber calefacción. Vuelvo a preguntar y esta vez me dicen que el sistema del hotel permite que haya aire acondicionado o calefacción‚ pero no la elección de lo que uno quiera. Que cuando se cambia‚ se cambia para todo el hotel. Puntilla: el de recepción me dice que si tengo frío por la noche que en el armario hay un edredón extra que puedo usar. Ya es el colmo: en un hotel supuestamente de 5 estrellas pasas frío es casi noviembre y no hay calefación. Tengo que pedir ver al director. Ante la petición‚ las cosas cambian y deciden cambiar el aire por la calefacción...
- Al irme pido un taxi. Al cabo de 20 minutos no hay taxi. Vuelvo a preguntar. Me quedo atonito al ver que es en ese momento piden el taxi. Antes se habian olvidado. Llegue al aeropuerto con el embarque cerrado...
Sin comentarios...

13/10/2006

Fernando Encinar lo descubrió en octubre de 2006

Menudo timo

Si tuviera que encontrar un ejemplo de hotel pretencioso, puramente superficial donde lo importante es el efecto del diseño a costa de todo, no tendría duda: el Palau de la Mar. Todo es puro efectismo, teatralidad barroca tras la que se esconde una falta de profesionalidad increible, una constante incomodidad y una puesta a prueba constante de la supervivencia en medio del absurdo. Las habitaciones parecen bonitas pero luego en realidad tienen vistas horrendas a un patio de vecinos con la ropa colgada. El baño parece puro diseño pero al ducharte descubres que es una tortura porque no puedes ponerte bajo el teléfono y se sale todo el agua empapando el suelo, que no hay repisas para dejar nada, que la luz está fatalmente distribuida. Todo es puro escenario, para que parezca que estás en un gran hotel, para que casi te lo creas aunque al final la experiencia es una pesadilla. Y la habitación doble cuesta 300 euros la noche. Toma ya!