Hotel Puerta América

El Silken Puerta América es una idea de libertad hecha realidad, un espacio de encuentro donde se unen distintas culturas y formas de entender la arquitectura y el diseño.

Ordenar por:

relevancia fecha

18/08/2016

Sólo puedo opinar del restaurante en sí y la verdad es que es un lujo comer allí. No sólo por la calidad de la comida sino por el precio. Una vez al año no hace daño supongo. Aun con todo, es un buen sitio al que ir a cenar.

30/03/2014

El diseño hecho hotel

El encanto de este hotel, que no está en el centro de Madrid aunque sí al lado de 4 líneas de metro, son sus espectaculares 13 pisos creados por grandes arquitectos, diseñadores y artistas. Cada piso es diferente, algunos parecen interiores de naves espaciales. Al llegar, en una tableta te muestran las fotos de las habitaciones libres, y eliges.
Piscina, ducha de contraste, tres máquinas de ejercicio y sauna, que no son gran cosa. Carta de almohadas que te suben a la habitación, por supuesto con albornoz y pantuflas, si quieres. Terraza-pub-discoteca en la última planta, con buenas vistas de la ciudad y ambiente de “gente guapa”. Y precios acorde a esto. En la planta baja hay una especie de bar y un restaurante, Lágrimas Negras, con muy buena comida y altos precios.
En la planta 10 las habitaciones son de estilo japonés, con paneles deslizantes, decoración en blanco, negro y rojo y con una espectacular bañera de madera que cuesta bastante tiempo llenar. Las vistas de las habitaciones que dan al norte, con la sierra y el distrito financiero, son preciosas.
Las “amenities” (gel, champú y complementos del baño) son sencillas, da la impresión que como en cualquier otro Silken, la cadena a la que pertenecen.
No sé si tiene tantas comodidades como otros “cinco estrellas – lujo”, pero se compensa con el diseño del edificio.
El desayuno es muy completo, a 22 euros por persona, un buffet con mucho salado (buen jamón) y dulce (bollería más bien normalita).
Aprovechando una oferta, viernes noche en marzo por 128€ la doble con desayuno.

01/08/2014

Original, único, curioso.

Pese a su mala ubicación para visitas turísticas, es un lugar que todo viajero que se precie debería conocer. Perfectamente comunicado con el aeropuerto, ideal si hay que hacer noche obligada en Madrid para coger un avión, ya que se puede cenar en sus buenos restaurantes y tomar una copa en su espectacular ( y cara ) terraza de la última planta.
Nosotros pudimos elegir habitación y optamos por la planta de Javier Mariscal. Espectacular.
Si estuviese más céntrico sería el no va más.

15/10/2013

maripili lo descubrió en abril de 2007

Un hotel de ensueño y una pasarela de infarto.

Octubre 2013. Madre mía... comenté este sitio en 2007 y al final acabo yendo seis años después... Ayer tuve la oportunidad de estar en este hotel en una de las salas que tienen para hacer reuniones de trabajo. Estaba en la planta de Victorio y Lucchino que por cierto, tiene unos pasillos algo oscuros.

Me pareció ver que no hay un acceso peatonal al hotel, sino que tienes que hacerlo por la misma calzada por donde van los coches y eso no me gustó mucho. Tienen un aparcamiento público en las plantas -2 y -3. Desde allí puedes ir directamente a la azotea, pero no al resto de pisos porque para eso necesitas la tarjeta de la habitación.

No podía dejar pasar la oportunidad de ver el bar del ultimo piso y me encantó. Lo más sorprendente fue atravesar la pasarela de cristal. Fíjate que ya he cruzado por alguna, pero no sé el motivo (tal vez porque era de noche) pero me dio muchísimo cangui y por poco no paso. Lo pase fatal!

Hacia bastante bueno (pese a ser octubre) y tenían la terraza abierta. La zona es muy amplia y no había demasiada gente (tal vez por ser entre semana) lo que lo hacia muy confortable.

Muy recomendable para visitar. En el ascensor vimos que hacían visitas guiadas por el hotel. Tiene que ser divertidisimo.

Abril 2007. Bueno, antes de nada indicar que no he estado en el hotel (la etiqueta es: para soñar), pero me encanta. Consiste en un hotel en que cada planta se ha diseñado por arquitectos, diseñadores...de fama mundial. Desde Jean Nouvel, Mariscal, Kathryn Findlay, Marc Newson, Foster, Victorio&Luchino, Zaha Hadid (esta es una maravilla), y muchos más...

Lo que no podeis dejar de ver es su ático (hay un bar al que se puede subir), donde las vistas son una pasada. Lo más curioso es que hay un semicírculo en el suelo de vidrio donde se puede ver toda la fachada hasta el suelo (no es apto para quien tenga vértigo... ;). Otra maravilla del ático es una piscina de color negro! El reflejo es increible.

La fachada cambia de color y tiene escritas frases de libertad del poema de Eluard. Un hotel para soñar con estar en todas las plantas!!!

El precio no baja de 150€/noche...

14/02/2014

se merece las cinco estrellas..

Por fin un lugar que se merece las estrellas que tiene..
Desde que llegas al hotel el servicio es perfecto, se preocupan por ti absolutamente para todo como si fueses la única persona allí alojada, es un trato personalizado para el cliente..
Y que contar de las habitaciones..Mi planta esta vez fué la once (Arata Isozaki), en la que ya puedes disfrutar de la gran vista que hay de Madrid.

También puedes disfrutar la piscina de acero inoxidable hasta las once de la noche (es una piscina cubierta y climatizada), y por la noche disfrutar en Sky night..

Si viajas a Madrid y te lo puedes permitir, este hotel es un gran hotel. Un lujo.

losplaceresenlavida.blogspot.com.es/2013/10/silken-puerta-de-america...

21/06/2013

Mucho ruido, pocas nueces.

Un bonito edificio y un hall en tonos blancos muy espacioso desmerecen una entrada al hotel algo escondida y mal señalizada. La atención ha sido inmejorable, ofreciéndonos la planta en la que queríamos alojarnos mientras nos enseñaban fotografías de ellas.
La nuestra, la japonesa de la décima, correcta en colores oscuros pero nada fuera de lo común. Se destaca la bañera que es lo que realmente merece la pena y una cama muy amplia y cómoda.
Escasez de enchufes y una tecnología, en cuanto a ventanas y aire acondicionado, que a la vez que facilita su utilización la complica aún más.
Pese a supuestamente estar insonorizada, desde el interior de la habitación podíamos escuchar a gente pasar y hablar en los pasillos.
Las terrazas son agradables, el ambiente es bueno y las consumiciones están a un precio muy razonable para un hotel de cinco estrellas.
La zona de la piscina está bien, no muy grande pero agradable, quizá se echa un poco en falta un lugar al aire libre donde poder estirar la toalla.
En cuanto al precio, 153€/noche, nos parece excesivo para la calidad del establecimiento.
Teníamos ganas de conocerlo por la novedad del diseño y, aunque es espectacular, creemos que se le ha dado demasiado bombo.

03/12/2012

Esos precios señor hotelero....

Sólo puedo hablar de este hotel por su TERRAZA EN EL ÁTICO QUE ES LA LECHE, con unos atardeceres que son para quitarte el hipo, mientras tomas un buen copazo.

Lo que está claro es que esto LO PAGAS. y si no no vayas, porque te puedes llevar un buen susto. Decoración de primera, servicio, etc, etc.....sólo faltaría!!!!

También acudí a una boda, y tanto el catering como la comida estuvieron correctos, pero sólo eso ME ESPERABA MÁS. Lo que no estará tan bien es el bolsillo del que pago......

No sé, porque no bajan a la tierra.......

16/08/2012

Nos hemos alojado aqui un par de veces el hotel en cuanto a diseño es increible haciendo de cada planta algo merecedor de ser visto.las habitaciones cm todo es depende d lo q eligas en nuestro caso cogimos la d findlay totalmente blanca y armoniosa q te da la sensacion d q en cualquier momento saldra un alien y la de isozaki la japonesa en colores negros grises relajantes q ytansmiten la sensacion d estar alli.el unico pero a las 2 habitaciones es la ducha bañera mucho diseño y poca comodidad.el resto muy muy bien.si pides almohadas te las traen sin problemas.

María Fernández Sedeño + seguir 84 sitios, 5 seguidores

03/05/2012

He pasado una noche de ensueño en el Puerta de América y seguro que repetiré. Si te apetece vivir el lujo y la experiencia del diseño y la arquitectura, te recomiendo que visites su web, porque tienen ofertones a los que no podrás escapar. En mi caso, por 180€ tuvimos habitación doble con desayuno, late check-out, dos copas en la terraza y dos copas en el bar de abajo. Lo único malo es que las habitaciones sean "una lotería" y tengas que adaptarte a lo que te ofrecen, en función de la disponibilidad al llegar. La atención es excelente.

27/08/2010

Una de las mejores ideas de diseño.

La vez que estuve en este hotel me alojé en la cuarta planta, la de Plasma Studio. Dudé entre muchas otras, porque por suerte te muestran un amplio catálogo al hacer la reserva, pero la elección fue buena y los precios, excepto la suite de Jean Nouvel, son bastante buenos para tratarse de un hotel de cinco estrellas.

La única pega del diseño de las habitaciones de esta planta es que el baño está incrustado mediante un cubículo de vídrio por el que puede vérsete casi a la perfección. Y los contras del hotel pueden ser su situación (aunque puedes llegar a él por metro no es una zona muy vistosa) y lo increíblemente insistentes que son los de seguridad. A pesar de estar alojados, si vas a visitar el resto de plantas para ver el diseño (lo cual está permitido y merece la pena), te cruzarás constantemente con personal que te pedirá que le enseñes la tarjeta de alojamiento. Eso sí, muy amables y tras verla con todo tipo de disculpas.

Al escoger sólo habitación, el desayuno era aparte y se trataba de un buffet a unos 25€ por persona. Pero jamás verás un buffet más completo: desde tostadas, bollería, café, zumos y batidos de todo tipo, hasta churros, salmón, arenques y hasta tarta nupcial. Es decir, que cualquier cosa que se te apeteciese desayunar ese día, allí estaba.

18/04/2011

Interesante experiencia para una vez

Pasé una noche con mi pareja. Yo (mujer) reservé la habitación, pagué el hotel, hable por e-mail con ellos sobre preferencias de habitación...pero cuando nos recibieron en recepción, y de forma inexplicable, la habitación quedó registrada a nombre de mi pareja (varón). ¿Por qué? en pleno siglo XXI no tengo ni idea de por qué.
Lo mejor el diseño,claro. Todos los pisos era muy impactantes e interesantes de ver y el ascensor externo era curioso y tenía buenas vistas. Nuestra habitación, en el piso 8 de Kathryn Findlay, era muy bonita, blanca, como de 2001 una Odisea en el espacio, con una cama volada, bañera y lavabo de Corian, TV desplegable desde el techo, ventanal desde el que se veía la puesta de sol y las cuatro torres de Madrid.
Algunas pegas: la habitación no tenía percha para los albornoces mojados (?). El armario, muy diseñoso y con una cortina blanca en lugar de puertas, tenía muy poco espacio para la ropa. La cortina de la bañera no tenía ni pies ni cabeza: cuando estabas dentro se te pegaba al cuerpo (la bañera es exenta y ovalada) y si la ponías por fuera, se encharcaba la habitación. La habitación no era excesivamente grande para un cinco estrellas. cenamos en el Mad café. Estaba todo muy bueno pero hubo un detalle que no me gustó nada: nos trajeron sin pedirlo un aperitivo (una tapita con verduritas) que pensamos que era "complimentary". Y luego nos cobraron 4 euros por la micro-tapa que no habíamos pedido. Nos dolió más porque al final un cena que pretendía ser "casual" y ligerita (dos segundos, un entrante a compartir vino y postre, sin café) nos salió por 95 euros dos personas.
El desayuno fue espléndido muy completo y reponían continuamente. El persona muy amable y bien dispuesto. Es una hotel para una escapada romántica pero no muy práctico para un viaje de trabajo.
Tiene un gimasio pequeñito, una piscinita, un baño turco y unas duchas de contrastes. El tema "spa" esta un poco justito para un 5*. Eché de menos una sauna como dios manda.

Chulazo + seguir 128 sitios, 17 seguidores

20/02/2011

El mayor bluff de los últimos años, leí en el Expansión que es un establecimiento deficitario, no me extraña, está en medio de ninguna parte, es carisimo y no ofrece nada salvo el diseño, pero no solo de diseño vive el hombre, las habitaciones son enanas, la domótica un rollo, la insonorización es pésima, las camas simplemente pasables y la funcionalidad nula, además el trato del personal no es precisamente de un hotel de 5 estrellas con esos gallineros y colas que se forman en recepción, no vuelvo.

19/07/2011

Hotel con un diseño increíble, cada planta, única.
El único punto negativo la atención en recepción. Si no pides, no te dan ni la contraseña wifi, que caduca a las 24 horas y tienes que volver a pedir cada día. Tampoco nos ofrecieron la copa de bienvenida ni la botella de vino que incluía nuestra reserva.
El desayuno, espectacular.

08/01/2010

Hotel para gente que aprecie el diseño

Estuve el otro día en la primera planta, la que es completamente blanca, diseñada por Zaha hadid. La verdad es que se trata de otro concepto de arquitectura y decoración, los armarios estan camuflados en la estructura organica blanquecina de las paredes, hay que olvidarse de los prejuicios sobre lo que es una puerta, una lampara o un interruptor.
Ideal para una noche especial en pareja. Además te dan acceso libre al spa.