El Hotel Star es un hotel extraño. Por fuera tiene un aspecto un poco tétrico. Cuando entras este ambiente se mantiene en la recepción (con unos sofás de eskai setenteros y u...

04/05/2007

Fernando Encinar lo descubrió en mayo de 2007

un extraño hotel en el centro mismo de Milán

El Hotel Star es un hotel extraño. Por fuera tiene un aspecto un poco tétrico. Cuando entras este ambiente se mantiene en la recepción (con unos sofás de eskai setenteros y un look como abandonado) y sigue en la habitación. Pero este entorno un poco cutre choca frontalmente con la limpieza del sitio (impecable) y con detalles sorprendentes: camas duras, sábanas limpísimas y con un agradable olor, baño con aspecto de no haber sido usado nunca, ducha de hidromasaje... no sé, me dejó una sensación extraña de cierta incomodidad mezclada con la sensación de estar en un hotel limpio y aceptable. Lo peor de todo es la iluminación, tétrica y mortecina, y que hasta que descubres que el aire acondicionado lo encienden y apagan desde recepción te puedes helar (como fue mi caso) o morirte de calor.

Cosas curiosas
... opinión completa »