Hotel Viento 10

Ordenar por:

relevancia fecha

19/03/2013

Izaskun. lo descubrió en marzo de 2013

Hotelito con encanto!

Se trata completamente del concepto de "hotel con encanto", pequeño, romántico, íntimo, en el que todo está cuidado con mimo para que los huéspedes se sientan como en casa no, mejor que en casa!!
Es un edificio restaurado con un gusto impecable en el que predominan la calidez y el diseño arquitectónico consiguiendo una estética muy armoniosa. Tiene muy pocas habitaciones, quizá menos de diez. Cada una personalizada, diferente "con un algo" que la hace especial. Nosotros nos quedamos en la doble especial con vistas a la calle. Todas las habitaciones no tienen el mismo tamaño, las hay que tienen más espacio y además una pequeña zona de estar con sofá. Las dotaciones son estupendas, camas cómodas, diferentes almohadas, secador de pelo, columna de ducha con hidromasaje en todas las habitaciones, tv planas (con canales internacionales), wifi (gratuita), servicio de masajes, visitas guiadas, parking....y una pequeña sala con techo de cristal que puedes reservar durante una hora para uso privado y que dispone de sauna y jaccuzi (para lo que te proporcionan albornoces y zapatillas). Si a ésto le añades un trato impecable a la vez que caluroso por parte de Gerardo (de nuevo gracias por todo!), el propietario y del personal de hotel ¿qué más puedes necesitar para estar a gusto?
El desayuno es otra delicia, zumo de naranja recién exprimido, frutas, yogourt, mermeladas, bollería, pan recién tostado y de varios tipos, y aceite de oliva con salmorejo y jamón para hacerte unas tostadas de llorar de ricas, tés, café... No tienen de minibar en las habitaciones (y ni falta que hace) sencillamente, abajo en la pequeña sala de estar dejan un surtido de bebidas con hielo para que te sirvas lo que te apetezca y anotes tú mismo que te has tomado o te llevas a la habitación. Como cuento, no se trata de un concepto de Hotel convencional, de hecho por la noche tú tienes tu propia llave de entrada (no hay recepción a partir de una hora aunque te esperan en la llegada si avisas) al edificio.
Está muy cerca de todo el casco histórico, junto al río, a cinco minutos a pié, realmente cómodo y tranquilo. Si vuelvo a Córdoba no lo dudo, vuelvo.