Igueldo es un restaurante vasco en Barcelona. Toda la materia prima viene del norte, las verduras de Navarra, la carne del País Vasco y el pescado de Galicia. No intentan hacer una cocina muy elaborada, pero respetan mucho la matería prima. Puedes dar un paseo por la cocina más ancestral del Norte combinada con aire...

Ordenar por:

relevancia fecha

22/06/2017

Uno de mis preferidos en Barcelona. Se nota en cada plato la mano de un excelente cocinero

03/05/2013

Perfecta Simpleza

Acabamos cenando en este lugar gracias a la App 11870. Los comentarios eran tan buenos que nos lanzamos.
Todo un acierto.
Todos los platos que pedimos estaban deliciosos, sin excepción. Una carta variada y con los productos muy frescos.
Se nota que el equipo se lleva bien y ese trato se traslada al cliente.
Nos impresionó que el postre (un sufflé en nuestro caso) nos lo sirvieran recién hecho. Espectacular.
Para el nivel de la comida, la decoración, el trato y el silencio del lugar, el precio está muy ajustado. Lo recomendaremos.
Servilletas y manteles de tela.

11/10/2012

cocina vasca en Barcelona

en la zona del eixample, se come muy bien en Igueldo. El local está todo en blanco, muy minimal y sobrio. Tienen una buena carta de delicias vascas y un estupendo menú de mediodía por 23 euros que está la mar de bien. Se come fenomenal, el servicio es amable y muy atento, tienen una extensa y muy interesante carta de vinos, con precios comedidos aunque hay poca oferta por debajo de 18€. Pan delicioso, adictivo. Postres magníficos. Manteles y servilletas de tela. Se llena a diario, lo que en esta época de crisis demuestra que los sitios donde dan bien de comer, son bonitos y con buen servicio, aún se mantienen

03/06/2013

BBB

Pues eso, bueno, bonito y barato. Blancos y cremas, algo de madera en la decoración.

Gran servicio, una comida hecha al momento, una materia prima excelente, en un lugar donde puedes charlar tranquilamente.

Puedes comer medias raciones, lo que permite probar un montón de cosas.
Excelentes antxoas, y los raviolis de jamón ibérico.
Sorprendentes los txipirones con jamón y cebolla caramelizada,
Toda la carne es a la brasa (con carbón de encina anuncian). Txuletones a tutiplén, perfectos.
En los postres, la pantxineta, el arroz con leche y fresas, y la tarta de manzana son los que mejor estaban.

Hay un menú degustación, que sólo vale para las noches y en mesas completas por 36€.

Bodega normal.

40€/persona.

09/10/2012

Uno de esos pequeños sitios quizá menos conocidos en Barcelona pero que mantienen con dignidad una alta cocina y nivel gastronómico a precios más que asequibles. A mediodía tienen un menú que puedes comer por unos 25-30 euros, sin duda una opción realmente económica para el nivel del local, no es extraño que estuviese lleno el día que fuimos.

La sala es amplia, cómoda, en tonos blancos, contemporánea y bien iluminada aunque sin luz exterior en la sala. El servicio es atento, cortés y eficaz, aunque a ratos se toma su tiempo. La cocina es una interpretación de platos de la cocina vasca con algún toque de originalidad pero preparados en su toque perfecto respetando los materiales y con gran producto. Estupenda carta de vinos.

Manteles y servilletas de tela.

21/09/2011

Un trocito de Euskadi

Recién aterrizada de San Sebastián, que te convoquen a cenar en un vasco en Barcelona es un puntazo. No conocía el Igueldo, así que me dejé llevar. El local es blanco y funcional, lo cual me gusta. Era martes, y estaba prácticamente vacío, apenas tres mesas contando la nuestra.
La carta generó expectativas razonables que no se vieron defraudadas. Nos sirvieron de aperitivo sendos rollitos de chistorra con mostaza que quitaban el hipo. De primero optamos por compartir una ensalada de ventresca, tomate y cebolla: magnífica; y un tartar de solomillo con yogur de cerveza y mostaza: im-presionante.
Los segundos tampoco nos defraudaron. Un ajoarriero con bogavante para mi acompañante y, en mi caso, una paletilla de cabrito excelente que se deshacía en la boca. La selección de pan también es muy buena.
A la hora de los postres ya no había hambre, pero cómo resistirse a, por lo menos, compartir un postre. Optamos por una crema de queso sobre una deliciosa y discreta galleta, acompañada con sorbete de frutos rojos. Exquisita.
Un par de cañas y una botella de Fefiñanes (el albariño, esa gran pasión) regaron la cena. Sin ganas de cambiar de lugar (o sin ganas de retirarnos tarde), optamos por tomar una copa allí mismo. Cómo no, nos tomamos sendos gin-tonics.
La cuenta, incluyendo los cafés, rozó los 120 euros.
Volveré, seguro, la comida es excelente.

29/08/2012

Fuimos un mediodía y nos impresionó su decoración (moderna y minimalista) donde impera el blanco.
Su cocina es fantástica: pedimos unos mejillones picantes para compartir, excelentes. Yo de primero el Tartar de solomillo con yogur de cerveza, Impresionante el yogur así como la carne. De segundo: Txipirones con jamón y cebolla caramelizada; un gustazo de plato. Yo no pude con los postres, pero probé la tarta de manzana con helado de vainilla de una de las personas que me acompañaba y me pareció sensacional.
En resumen: una cocina fantástica, con ganas de repetir y con unos precios no demasiado elevados para la calidad que tiene el local ( a nosotros nos costó cerca de 50 euros). Por las noches creo que tienen un menú degustación de 36 euros.
Volveré

15/05/2013

Exquisito y delicioso

Sí, realmente exquisito el trato de l@s camarer@s, deliciosos los platos, ambientación musical muy acertada, decoración acogedora. Relación calidad/precio muy equilibrada REPETIREMOS

16/01/2009

Para disfrutarlo en compañia

Increíble!!
Cocina vasco-catalana.
Echando un vistazo a la carta, enseguida mis papilas empezaron a bailar...y lo que probé las dejó aún más contentas;
- Tartar de solomillo con yogur de cerveza
- Alcachofas a la brasa
- Espárragos confitados con huevos de caserío
- Solomillo con foie/ Atún brasa con tomate
- Culán de chocolate con helado vainilla/ Helado-sorbete de limón

¿A qué sabe la comida de verdad?
Seguiré yendo hasta aprendérmelo de memoria.

Me gusta el ambiente, la armonía que transmite; y la baja sonoridad de las mesas no te obliga a participar en la conversación de tus vecinos!

.

10/09/2009

Un restaurante vasco diferente en barcelona

Ambiente agradable, servicio atento, comida excelente.
Un placer poder degustar sus propuestas: papada crujiente, pichón, foie....
Para repetir.