El Invernadero de los Peñotes

En un enclave privilegiado y lleno de encanto, el Invernadero de los Peñotes es el lugar perfecto para ir a comer y quedarse de copas luego toda la tarde. Tienen un menú del día a 20€ muy atractivo y una carta a precios comedidos en la que además se pueden pedir medias raciones, y los niños se lo pasan en grande.

Ordenar por:

relevancia fecha

01/04/2017

BONITO, VERDE y AGRADABLE. COMIDA RESULTONA. ATENCION TERRIBLE.

Comida Miércoles Marzo de 2017

Muchas ganas tenía de conocer este sitio después de tirarme media infancia en él, detrás de mi padre.
Como era de esperar, local bonito, verde, agradable, original. Imagino que por la noche también estará chulo y la terraza con el calorcito también. Lo único que me parece horrendo es la pared de colores del comedor del fondo del todo. ¿No había nada mejor para decorar esa pared que fuera bonito y chulo como el resto?.

Ya no hay menú del día (he leído que lo hubo). Pero de carta hay algunas media raciones y bastantes cosas para compartir.

La comida me pareció bien, resultona, pero nada especial y ni mucho menos al nivel del local.
Intenté pedir una ensalada original con bacalao que había en carta pero no había y me comentaron que iban a quitarla.

APERITIVO DE CREMA DE QUESO CON AROMA DE TRUFA.
ENSALADILLA (Media). Correcta. Sin más.
ROLLITO DE PATO CON SALSA PEKINESA (Media = 4 rollitos). Están bien. Ricos con la típica salsa asíatica dulce (imagino que hoisin de bote). Más comida resultona.
BURRATA. Buena, con un tartar de aguacate y tomate al lado. Sin mucho secreto.
ALBONDIGAS DE POLLO AL CURRY CON ARROZ SALVAJE. Curry rico y picantito que le da gracia a algo tan sencillo.
POSTRE DE FRAMBUESA. Bueno, pero el helado de chocolate no debería existir.

ATENCION. Fue terrible. Nos preguntan la bebida, dos cervezas, a los 5 minutos nos abren una botella de vino en la mesa. Un hombre venía a preguntar la comanda antes de tiempo, a los postres igual, pero luego cuando le necesitabas para cualquier otra cosa nunca estaba. Me preguntan si quiero el café con el postre, digo que sí, no llega nunca, renuncio a mi café y cuando pedimos la cuenta, porque ya teníamos prisa, me trae el café con la cuenta y frío.

PRECIO. Me invitaron, pero así sin vino y compartiendo platos de picoteo sencillo creo que la cosa andaría sobre los 25-30€ por cabeza. No sé si tener a Sara Carbonero comiendo al lado tuvo suplemento.

ME GUSTA:
- El local en rollo invernadero, entre vegetación, luminoso.
- Se puede aparcar fácilmente en el parking del invernadero.

NO ME GUSTA:
- La atención. Una despistada y un escaqueitor.
- Volvería por el local, por la comida no tanto.

11/10/2017

Sitio bonito, comida aceptable

Comida a primeros de este octubre veraniego, mucha luz, el local es muy bonito y hay sitio sin problema para aparcar. Hasta arriba de gente y hasta arriba de ruido, la acústica es lamentable. Al principio van rápido en la atención y luego van decayendo, se cansan o les supera el asunto, es que hay millones de personas la verdad, o esa impresión da...

Sobre la comida, no había menú y al final la cuenta sin muchos extras (ni vino ni ná) sube a 30 por persona, para comida de todos los días de ejecutivos de la zona resulta caro. Lo mejor las croquetas y la torrija, buenísima, pero la próxima vez pido que le quiten las natillas en las que flotaba, que manía de echarle cosas a los postres, muerte a los siropes, a las natillas acompañantes, a los helados de relleno, muerte ya!!!

02/05/2017

Le salva la decoración

Un día de trabjo a comer menú del día. El menú no tiene nada especial ( está bien pero no destaca) y son 20 euros... Me esperaba mucho más.
El ambiente es agradable, las mesas más o menos alejadas, quizás una claridad excesiva...
El servicio un poco distraído y tampoco habīa mucha gente para comer
Lo dicho, le salva el ambiente.

13/02/2018

Muy agradable

El sitio es de los mas agradables que se puedan encontrar en Madrid (afueras).
La comida esté bien y de precio razonable.

08/02/2016

Para mesa, sobremesa y lo que se tercie

En mi búsqueda de sitios con encanto para comer, tomar copa y casi quedarse a cenar si se complica la cosa, aquí añado al segundo (el primero es Filandón) Aunque este quizás más distendido y divertido que el primero.

Local precioso, ademas en verano tiene pinta de abrirse las puertas acristaladas laterales que rodean todo el local y tener aire acondicionado en el techo. El camarero que nos tocó, un santo el pobre, ibamos un grupo de 6 que no nos veíamos desde hace tiempo así que la paciencia que tuvo que tener durante 4 horas de comida, cafés, postres, copas... lo gestionó perfectamente, que todos tenemos nuestras rarezas pidiendo.

La comida como no lo conocíamos nos guiamos por los platos que veíamos salir, y hay uno de huevo de oca con setas, y otro de rabo de toro desmigao con un huevo a baja cocción que salía en todas las mesas. Los que más nos gustaron.

Lo que menos unos rollitos de pato con salsa pekinesa, muy normales e incluso demasiado dulce y espesa la salsa, comparado con el resto de platos.

Las verduras a la plancha y las croquetas correctas. Los solomillos bien, el de foie muy bueno y el de reducción de vino tinto es fuerte, a alguno de la mesa ese último no le gustó. Para los niños tienen un filete de ternera empanado tierno.

Los postres, los típicos, el de tarta de manzana, nada que objetar...

Dos botellas de vino, 4 entrantes, 6 segundos, 2 postres, cafés y 4 copas a 50 € persona (que un comensal era niño)

Atención, llegar es complicado de narices si no te sabes que tras la rotonda de moraleja green, tienes que seguir a la siguiente rotonda, y no girar a la derecha en un camino escondido que te recomienda el GPS. En la segunda rotonda está la entrada.

spider72

Añado que ir aquí es Impossible Mission. Los domingos noche no abre, vale, esto lo entiendo.

Los miércoles noche tampoco.

¿Alguien sabe los horarios de esto?

11 de febrero de 2016

Alvaro Armenteros

Pues en su web "en construcción" dicen NUESTRO HORARIO: de Lunes a viernes de 10:00 a 20:00. Para cenar, o eres de costumbres centroeuropeas o vas listo.
Yo hoy voy a comer allí dentro de un rato. Me ha preguntado de antemano si quería menú o carta sin opción de decirlo allí (¿tendrán zonas de ricos y pobres?) y encima no ha sabido decirme qué había de menú (salvo que había cocido completo). Raro, raro.
En fin, veremos (que dijo un ciego)

11 de febrero de 2016

spider72

jua jua jua...ardo en deseos de leerte. Osea que quiere usted carta o menú pero no sé qué hay de menú?????

Como decía José Luis Vázquez: ¡¡Mo-nu-men-to!!

11 de febrero de 2016

KonKoi

El menú era correcto y sin aspavientos, quizá caro, pero igual se paga por la zona? y ahora parece ser que lo han anulado y sólo van a la Carta, los horarios son los que corresponden a la apertura de la tienda Peñotes.

29 de febrero de 2016

11/02/2016

Menú quiero y no puedo. Servicio en la parra

OJO: mi opinión se refiere concretamente al menú del día que ofrecen en este restaurante por 20€.

PRELUDIO
Al reservar por teléfono (llame como 5 veces hasta que me lo pillaron) me piden si vamos a tomar menú o carta. Ante mi pregunta de si podemos decidir una vez estemos allí, me dicen que nones... vaya... facilidades las justas.. Obviamente, pregunto por el menú del día por saber si nos gusta, y me responde la muchacha con tono dubitativo que no está segura, que la pillo "meñenño turulelo bleble" (imaginad al gran Antonio Ozores en el 123 con sus peroratas ininteligibles) y que "seguro que hay cocido y tambien creo que algunas setas". Enorme, no te dejo reservar sin decidir menú o carte y además no te digo el menú...
Total, que ya es muy tarde para buscar otra cosa y decido menú... a lo loco.

DESARROLLO
Nos presentamos allí a la hora tras la feliz idea de ir caminando (a los 2 minutos nos empezó a llover. Hoy no era nuestro día...). El local es muy chulo: un gran invernadero acristalado muy espacioso. Nada más entrar está la zona de menú del día, en el centro está la chimenea con unos sofás y una barra, y al fondo el comedor noble para la gente de bien que se gasta el dinero de verdad. De ahí su insistencia en pedirte que digas lo que prefieres con antelación. Personalmente no me gusta mucho el rollo segregación. Es poco elegante, con tufillo a clasismo rancio. Desde luego no es el primer sitio que veo donde lo hacen, pero si es el primero donde no saben decirme que tienen de menú por teléfono.

Que me voy por las ramas (muy apropiado al estar en un vivero), vamos al tema central que es el papeo. El menú ofrece 3 primeros, 3 segundos y 3 postres además de las bebidas (sin café)
De los primeros: sopa de cocido, revuelto de setas y ensalada de sepia al ajillo. Pedimos setas y ensalada (hoy no estamos para experimentos con cocido). Presentación notable, y buen sabor en la ensalada (mi opción). Me dicen que las setas también están buenas. Inicio bueno, que nos induce a pensar en mejores principales.

Los segundos: aparte del cocido, tenemos atún encebollado y costillas de cerdo. Pido en plan equipo con un compañero una cosa de cada para probar todo. Con la llegada de los segundos se nos cae el invento. El atún lo ha cortado Obi Wan Kenobi con su mejor espada laser. Es una lámina al más puro estilo suela de zapato, con unas tristes cebollas pochadas al lado. Nada de más. Fiasco que no hace falta ni probarlo. Las costillas no mejoran el tema. Porción enana (4 huesos) con menos carne que la que lucía Gandhi tras una huelga de hambre. Y encima patatas paja. ODIO las patatas paja. Casi tanto como el tofu. Las mayores estafas culinarias del planeta!. El reparto con mi compi ha sido de lo más triste que recuerdo: 2 huesitos de costilla por media lámina de atún.
Ay los postres, que faltan los postres. Pedimos 4 cremas de yogur, 2 pudings de cruasán y una crema catalana. Tras un buen rato, llega la camarera que nos ha atendido todo el rato con 2 cremas y nos dice que no quedan más, así que dos comensales cambian de opcion (yo pedi el puding). Después de otro rato aparecen la crema y los pudings. De los cambios no sabemos nada. Después de otro rato (ya van 3 largos ratos) aparece otro camarero con CUATRO cremas de yogur. Flipamos, milagro de los panes, los peces y las cremas de yogur. De fondo, nos ve la camarera y dice "anda, si que hay cremas!". Deduzco al instante que es la misma que me ha atendido al teléfono. Risión por no llorar. Al final tras un cuarto rato, tenemos los postres. El puding ni fu ni fa. La crema catalana muy rica pero enanisima. La deseadísima crema de yogur me dicen que está rica.

EPÍLOGO
La cuenta por favor. Veinte minutos para traer la cuenta tras tres avisos como si estuviéramos en La Ventas. Si tengo un clarín a mano, toco pasodoble. Y estamos hablando de un menu del día a precio fijo. Que no tienen que quebrarse la materia gris... la virgin!

CONCLUSIÓN
El local es muy chulo y tiene mucho potencial. Pueden explotarlo muy bien en plan afterwork.
El menú de 20 € por lo visto hoy, no merece la pena. Por calidad y cantidad hay cosas mejores en la zona y más baratas, aunque no tengan un local tan molón. Pero para un menú no quieres lo mas cool. Quieres algo rico, a buen precio y que no implique tardar demasiado.
Si quieren fidelizar a gente con su menu deberían trabajarlo un poco más y ofrecer algo realmente diferencial, o mantenerse en los precios de la zona. Ahora mismo es un quiero (buen plantemamiento, intención de ofrecer algo diferente al típico menu rancho) y no puedo (cantidades muy escasas en los platos principales)
Seguramente tirando carta, además de poder pasar al comedor de ilustres personalidades y tener manteles y servilletas de tela (¡que decandencia burguesa!) sospecho que se obtiene algo mucho mejor por solo un poco más del dinero que cuesta su menú. No descarto esta última opción para alguna comida más especial con copeteo posterior en la zona de sillones.
Y por último, ¡ese servicio! Entre la atención telefónica y el chocho de los postres, amén de lo que han tardado en traer la cuenta, se han lucido. O espabilan o les comen la tostada...

spider72

me meo (de risa).

12 de febrero de 2016

Javier B.

Para servir menús en zonas de oficina es primordial poder hacerlo en una hora, que es lo que la gente suele tener para comer. Si sabes que van a tardar, lo descartas.

12 de febrero de 2016

Avelio

20 larries por ese menú es un exceso

12 de febrero de 2016

Lady Spider76

20 euros? Jo-pe que pasada.

15 de febrero de 2016

24/02/2016

Un lugar con verdadero ENCANTO

En un enclave sin igual, se levanta un restaurante con encanto, con sillas de mimbre blancas y mesas redondas y cuadradas bajo un techo acristalado, tal y como si estuviéramos en un invernadero. Con luz que entra por todos los costados nace el “Restaurante Invernadero de los Peñotes”. A quienes nos gustan las plantas y las flores y no podemos vivir sin ellas, no nos hace falta presentación este lugar situado en frente de la Moraleja Green.

Reservo mesa para 3 personas. Aquella comida que en principio iba a ser de trabajo tiene un toque de suerte y cambia a tus pesados y cansinos compañeros de profesión por tus queridas hermanas. Esto ya pinta mucho mejor.

Nos acomodan. El servicio rápido y muy amable. El gusto por las cosas bien hechas es algo que no deberíamos perder de vista. Cambia la película cuando ves a la gente trabajar con predisposición.

Llego la primera y espero a mis hermanas. Pregunto por el menú de 20€ que era el que me habían recomendado y me dicen que nones. ¡Vaya, que mala pata, seguro que hago el primo. Verás a cómo sale la gracia!. Pido la carta, echo un vistazo y me llevo la alegría de que los precios son muy razonables y que además se pueden pedir medias raciones, lo que valoro muy positivamente.

Primero llega B.O. y detrás I.O. Me quedo expectante para ver qué cara ponen. Las primeras impresiones, aunque a veces no sean las que acierten, si son las que más impactan, así que me fijo en sus caretos e inevitablemente me sale una sonrisa de medio lado porque sé, para mis adentros, que el sitio, de entrada, les ha encantado. Pasar tiempo de calidad con la gente que quieres es fundamental, así que si encima escoges un entorno agradable y que acompañe a una comida de un simple miércoles, puede hacer que ese miércoles sea uno más especial. Este creo que ha sido el caso del día de hoy.

En mi afán de querer probar platos nuevos y teniendo en cuenta que se acerca la Semana Santa y llevo dos noches cenando como un pobre, pido sin timidez lo siguiente:

- Media ración de terrina de foie con chutney de mango (8 €): No hay cosa que más me pueda gustar que el foie y si encima le añades de forma separada un poco de compota de mango que me pirra, pues ya hemos comenzado bien la comida. Lo único que mejoraría son las tostas que lo acompañan. Siento decir que soy una sibarita con los maridajes y si las cambiaran por unas que llevaran pasas el plato ganaría mucho más. El foie es contundente y las pasas combinan bien con este producto que graso.
- Ración de ensaladilla de langostinos (10,50 €): Teniendo en cuenta que las últimas ensaladillas que he comido fueron en Anel y en la Máquina, pues ésta claramente no está a la altura. A ver, mala no estaba, pero desde mi punto de vista, a la ensaladilla de toda la vida no le hacen falta langostinos.
- Media ración de pimientos rellenos de bacalao (8 €): No estaban malos lo que pasa es que teniendo descendencia del norte y habiendo comido los mejores pimientos rellenos de bacalao que hayáis probado en vuestra vida, y que son los de nuestra madre, pues es que estos pobres no tenían nada que hacer.
- Media de croquetas (6 €): Las 3 coincidimos con su buen sabor. Esto me agrada bastante la verdad porque llevaba pinchando con este plato en los últimos restaurantes a los que había ido.
- Media de rollitos de pato con salsa pekinesa (5,50): Crujientes, buen sabor, salsa correcta y media ración bien servida.
- Medallón de solomillo al perigordini (19,50€): Lo traduzco, un medallón de solomillo al punto servido con un puré de patata muy ligera y setas. A pesar de ser partidaria de poner las salsas en un lado y servir la carne simplemente con sal gorda o de escamas, he de decir que estaba bastante bien. Este plato claramente lo eligió la pequeña de la familia, que si tuviera que reencarnarse espero que no fuera una vaca sencillamente porque se habría comido a toda su especie y sucedáneos. ¡Qué barbaridad lo que le gusta a esta chiquilla la carne roja!.
- Albóndigas con pollo al curry y arroz salvaje: Este plato, en nuestro caso, fue muy acertado si tienes en cuenta que la otra de mis hermanas y a diferencia de la anterior, no come pizca de carne. Menos mal que el mundo es justo y las ha compensado.
- Aro de tiramisú (5,50€): buenísimo!

Haciendo una valoración justa y sincera de la comida, tengo que decir que tiene mejor precio que sabor, pero si lo ves en un conjunto y haces de una comida de diario una comida especial, esto cambia mucho. Es cierto que el contraste de las servilletas de papel o sillas de mimbre con mesas plateadas no es tan acorde con lo ideal, acogedor e idílico de este lugar, pero también tiene su originalidad y al mismo tiempo hace bajar los humos de estos sitios chiripitifláuticos donde te da hasta pena utilizar la servilleta por eso de mancharla. No me puedo imaginar este lugar en una noche de primavera, con el cielo estrellado y habiendo dejado de lado los malditos abrigos. Solo de pensarlo, uno se pone romántico.

En resumen, hacía tiempo que no conocía un lugar con tanto encanto, tan cuidado en su conjunto, con tanto verde y con tanta luminosidad natural. Antes he leído una crítica de una chica que lo asimilaba al Filandón. Hablar de este lugar es hablar con MAYÚSCULAS pero con respeto y sirviendo como un humilde halago para esta nueva promesa, puedo decir que coincido con ella en que el Invernadero tiene “un mucho” de ese encanto. Recomiendo, sin lugar a dudas, que aquellos que no hayáis venido os animéis a probarlo.

Por si fueran de interés, los siguientes datos:
- Miércoles comida febrero 2016
- 3 Personas
- Precio: 33 €
- Adicionalmente: En verano habrá a disposición del restaurante una terraza. Contiguo al restaurante, tienen una zona diáfana con aforo hasta 220 personas. Ideal para celebraciones de cualquier tipo y con posibilidad, o no, de contar con su catering. Me ha parecido un dato importante de reseñar por si a alguien le fuera de utilidad.

15/02/2016

Donde están los duendes de jardín??

Aperitiveo Sábado Febrero 16

Los peñotes siempre ha sido mi invernadero favorito de Madrid, sin ser un experto, creo que la visita se convierte en algo mas que ir a comprar plantas de temporada que finalmente morirán porque somos incapaces de acertar con la acidez de la tierra.

Cuando me enteré que abrían un restaurante estilo invernadero, me imaginé que aprovecharían el encanto de fuentes, flores y plantas y lo integrarían consiguiendo esa ambientación.

Aún defraudando mis expectativas, el local resulta muy atractivo, luminoso, dividido en 3 partes, donde destaca la central con una chimenea y una barra bastante llamativa. La pena es el forrado de los sillones que rodean la chimena. Esta sería la zona de aperitiveo. Luego tienen un salón bastante anodino, con muchas mesas, que parece mas un comedor de batalla. Ahí es donde intercalaría mas vegetación, que además están a la venta, aún a costa de perder mesas.
La zona de la entrada, ya con las mesas mas dispersas a los lados, resulta mas atractiva.
Nunca reseño los baños, pero me parecieron lo mas chulo del local.
En cuanto a la comida, bastante mejorable, tiramos de clásicos, croquetas de jamón, con una masa líquida y sabrosa, pero que con una rebozado muy basto que las arruinaban en cierta manera.
También probamos una ensaladilla, que estaba pasable, pero que no era una ensaladilla, era otra cosa, simplemente patatas con langostinos y una ligera salsa mayonesa. Nada más. 10€ cada.

No incita a una reserva para comer. Pero si es posible que caigan mas cervezas algún día.

Si estar en rodaje es que el servicio es despistado y desigual, confirmo que están en rodaje.

08/02/2016

Ubicado en un antiguo invernadero, enfrente del centro comercial La Moraleja Green. Decoración tropical en un espacio diáfano y colorido. Cocina creativa y de mercado.