Javier Martín

Calle de Juan Solano Pedrero, 32 , Cáceres

+34 927 23 59 06

Ordenar por:

relevancia fecha

20/12/2012

ALBERTO DE LUNA FANJUL lo descubrió en mayo de 2012

MUY BUEN RESTAURANTE A LAS AFUERAS DE CÁCERES. IMPRESIONANTES LOS CALLOS

Hace unos meses hicimos una cena en casa varios amigos. El anfitrión cocinaba, otro llevaba el vino y el resto llevaba algún plato. Y cuando digo “cocinar” o “llevar algún plato” no me refiero a cocinar una ensalada césar, preparar humus o llevar una empanada de atún. Me refiero a cocinar y llevar absolutas delicias. Lógicamente, los vinos tienen que ir en consonancia con el nivel de la cena, nada de ir al super y comprar un Marqués de Riscal o un Ribera de 5 euros. Estas cenas son de mucho nivel, donde no hay presupuesto ni nadie va a mirar lo que se ha gastado para compararlo con lo que se ha gastado otro. Aquí se viene a disfrutar y por tanto solo son comidas aptas para gente que sabe comer y apreciar lo que uno cocina.

Pues bien, uno de los amigos llevó una palangana con kilos de callos ya preparados así que el anfitrión lo incluyó en su menú, les dio un golpe de calor a fuego lento durante varios minutos y a la mesa.

Fueron una de las sensaciones de la cena, ESPECTACULARES. Vaya salsa!! Con un toque picantito final…delicioso.

Mi amigo nos contó que los callos los traía de un sitio de Cáceres que se llama Javier Martín. Así que, aprovechando mi viaje en coche a Lisboa durante el puente de la Constitución, decidimos que a la vuelta a Madrid pararíamos a comer en Cáceres, en Javier Martín.

Llegamos a comer un domingo a las 16:00, si bien ya avisamos que llegaríamos a esa hora y no pusieron ningún problema.

El restaurante se encuentra en las afueras de Cáceres, en típico barrio de reciente construcción, donde no pasa nadie y donde pegan restaurantes de nivel medio/bajo pero no un restaurante como este donde se come tan bien.

El local por dentro no destaca por su bella decoración pero está bien. Estaba medio lleno o medio vacío.

El trato es inmejorable, tanto por la mujer de Javier como por el camarero portugués que nos atendió. De diez.

Éramos 4 y pedimos:

- Foie a la plancha (14,50 €). Ya sabéis que a mí el foie a la plancha me vuelve loco y este estaba delicioso.

- Saquitos de marisco (7 € cada uno). Le preguntamos a la camarera si un saquito para cada uno era mucho o si se podían compartir y nos dijo que no, que no eran grandes. CAGÜEN…!! Vaya pedazo saquitos, eso eran sacos de patatas! Eso sí, estaban DELICIOSOS, de repetir, pero se podían haber compartido dos entre cuatro tranquilamente.

- Callos (12 € la ración). Era el motivo principal por el que habíamos venido a comer hasta aquí y no nos defraudaron. Entre los mejores callos que he tomado.

- Solomillo (19 €). Siempre hay alguien a quien los callos le dan asco así que mi amiga se pidió su clásico filete de carne.

- 2 Postres que no recuerdo (por lo que no serían bien a 4 euros cada uno.

Todo esto, con vino de 14 € y cafés, salió a 152 €, que entre 4 sale a 38 €/barba. Correctísimo precio para lo bien que comimos.

Y es que Javier Martín no es solo callos como yo pensaba, en la carta tiene multitud de platos muy muy apetecibles (como el arroz con carabineros que me han dicho que está buenísimo) y si viviera en Cáceres desde luego que sería un fijo para ir a cenar los fines de semana.

Como no podía ser menos, les dijimos que nos queríamos llevar callos a Madrid así que nos prepararon unas tabletas enormes congeladas de callos para llevarnos. Pedimos 10 raciones y se equivocaron y nos pusieron 20 raciones por lo que imaginaros la de kilos de callos congelados que tuvimos que meter en el coche. Una vez en casa, los metes a congelar y cuando los quieras comer los sacas varias horas antes, los haces poco a poco a fuego suave y ala, a disfrutar!! Yo tengo callos para 3 meses!!!

Enhorabuena a Javier Martín por el trato recibido y por la excelente comida.