José Luis Restaurante

Ordenar por:

relevancia fecha

29/01/2013

De pinchos de siempre, ambiente un poco de gente mayor...

De pinchos de toda la vida en Madrid y esto se nota en la decoración un poco viejuna y el ambiente de gente mayor. Tiene algunos clásicos que no suelen fallar, como el de tortilla o el de solomillo con brie. Es carito pero de vez en cuando es un sitio que siempre pilla a mano, por Serrano o por el Bernabéu, y la calidad es bastante buena. Se puede cenar de pinchos por unos 14€. Podéis ver el detalle de nuestra visita en: hoycenamosfuera.com/2013/01/29/jose-luis

16/08/2008

bar de pintxos feo y pijo,

Es más o menos como cualquier otro bar de la cadena "José Luís": un bar de tapas igual de feo y con los mismos camareros que te encontrarías en cualquier otro cutre-bar de viejos, pero como es punto de encuentro del pijerío madrileño, pues es más caro.
Tienen algún pintxo bueno, como la tortilla de patata, y en verano ponen una terraza que no está nada mal.
La media de edad suele estar entre 50 y 100 años.

22/07/2010

pasividad inaceptable ante agresión homófoba

Es inaceptable que el responsable de un restaurante justifique en modo alguno una agresión a un cliente. No vuelvo.

elmundo.es/elmundo/2010/07/21/madrid/1279712891.html

28/05/2008

Daniel Calamonte lo descubrió en mayo de 2008

Niños pijos, mucha señora y todas muy solas

El jose luis de General Oraa tiene una mezcla extraña las noches de los viernes. Los restos que quedan del Insittuto de Empresa quedan para bajarse alguna caña esperando que se bajen tambien los humos de las horas de clase. Y cohabitan ese espacio tan pequeño con los niños bien de serrano que quedan con los niños bien de La Moraleja y el Viso. Y los pinchos de tortilla espectaculares se hacen huequito en las mesas de señoras de edad indeterminada, y con toda seguridad no alérgicas al botox, que han quedado con otras señoras de tambien edades propias del carbono 14.

Y asi pasamos la tarde-noche del sabado, mientras las botellas de vino van y vienen. Vienen llenas y se van vacias, claro.