Cuando hace mas de una década abrimos nuestro primer restaurante, sin premeditación alguna y compartiendo espacio con platos de la más pura ortodoxia japonesa, surgió la que con el tiempo sería conocida como cocina Kabuki; un punto de encuentro entre las culturas japonesa y mediterránea que, a lo largo de estos años...

Ordenar por:

relevancia fecha

11/11/2016

En la élite de sushi y mas...

Disfrutamos de una excelente cena este verano en su terraza, que sin ser espectacular es muy agradable. El local interior es pequeño y algo ruidoso y si no es temporada de terraza una buena opción, si no se va en grupo, es la barra para ver en directo las preparaciones de los platos o plantearse directamente ir al Kabuki Wellington. El trato en todo momento fue encantador distendido y muy dispuesto a aconsejarnos en la elección de los platos, si no se sabe bien que pedir y uno se siente abrumado por la extensa carta, una buena opción es ponerte en sus manos.

Siguiendo las recomendaciones que el inefable Sr. Fanjul hace en su página (dimeunrestaurante.com) y de lo que nos fueron sugiriendo al tomarnos nota, pedimos para dos, algunos de los clásicos de Kabuki: Trilogía de nigiris (pez mantequilla con trufa, huevo codorniz y hamburguesa), niguiri de anguila, Usuzukuri de toro con pan tumaca, trilogía de sashimi de atún, tempura de ortiguillas de mar y Costilla wagyu (media ración). El atun en unos cortes perfectos, de una calidad máxima y sabor pleno, como el de las ortigullas, puro mar en un rebozado crujiente y en su punto; el niguiri de anguila, que es una fiesta para repetir una y otra vez o la extraordinaria trilogía K. encabezada por el pez mantequilla cubierto del espectacular sabor de la trufa. Capítulo aparte es la costilla de wagyu, tan tierna que se come solo con los palillos, de sabor inigualable y delicioso, se deshace literalmente en la boca, probar esta carne es una experiencia única. De postre un dulce de yuzu que estaba bueno y para beber un correcto riesling (28 euros) sugerido también por ellos, del que no recuerdo la marca.

Pagamos 100 euros persona, que creo que es es el precio medio. Un precio acorde al disfrute de la cena, originalidad de los platos, detalle, presentación y sobretodo la calidad del producto. Merecida estrella Michelin. Para mi un cinco estrellas

Como dijo MacArthur en el Pacifico: "volveré"

21/07/2016

Homenaje. Y bueno. Y caro.

Hay 2 kabuki. Prefiero este por la terraza, magnífica, y porque en el otro el Wellington pagas 20 ó 30€ más por la decoración y tal. Ellos mismos, le llaman Klabuki.

Esos huevos con trufa se merecen varios oles, las navajas espectaculares el steak grande...
Me vais a perdonar con los nombres de los platos, pero déjate cuidar. Riquísimo.
Quizá lo más flojo la torrija de postre.

Carta de vinos excelente en blancos (2 cayeron).
Excelente servicio.
282€. Quizá le sobre 25-30 euritos.

En cualquier caso, volver. A celebrar. O a lo que sea, pero volver.

20/07/2016

JAPÓN

No creo que se pueda decir mucho mas de lo que ya se haya dicho de Kabuki.

El mejor restaurante japonés en el que he estado con diferencia.

Cortes de pescado perfectos con una gran bodega.

Merecida estrella michelín.

Domo Arigato Kabuki!

15/03/2017

para mi uno de los japo mas tradicional, puro y bueno de madrid junto con Miyama, poco que ver con el Wellington.

29/09/2016

Excelente calidad con precio acorde a la misma. .

Muy buen japonés. Servicio muy profesional. Caro pero merece la pena darse un homenaje de vez en cuando.

30/01/2017

Para ir al menos una vez, en una ocasión especial. Toda una experiencia. Trato fantástico.

20/06/2016

El mejor japonés en el que he estado. Los niguiri son espectaculares. No tienen solo los típicos japoneses (que además son buenísimos) sino que tienen algunas innovaciones. El de huevo de codorniz es impresionante. Todos están buenísimos. El servicio muy bueno. Fuimos tres personas y pagamos 192€ con postre incluido, y comimos muchísimo.

08/07/2016

A mí encanta

Una pasada, ciertamente no se puede ir todos los días, pero una vez al año....quién puede resistirse a la experiencia. Lo merece

02/06/2015

Enero 2014. Cena Sábado

De todas las recomendaciones de Mr. Fanjul, normalmente acertadas aunque no siempre apliquen el público en general (entre el que me incluyo), la que mejor funciona para este templo es la de hacerse fuerte en barra, como si nos fuese la vida en ello. Alguno dirá, con razón, que es incómodo, con platos volando por encima de tu cabeza o camareros tratando de molestar lo mínimo posible aunque atacando por ambos flancos, pero la barra es la diferencia entre cenar en un buen restaurante y vivir una muy buena experiencia gastronómica.

Cenar en barra te permite investigar, ver, charlar con el sushi team (muy majetes por cierto), que te expliquen ellos como hacen los platos, que te digan píllate este niguiri que hoy está de muerte. Te permite alterar la comanda en cualquier momento más fácilmente y con mayor criterio, levantando el dedo y diciendo eh! yo quiero uno de esos. También te deja ver y conocer la disciplina de la barra de sushi y la coordinación con cocina y sala. Vamos que yo ya he puesto en el curriculum "Gestión operativa de restaurantes japoneses guais"

Sala pequeña y sobria, mesas bastante apelotonadas, algo de bullicio sobre todo en el parte de sala. No es un sitio elegante pero la sencillez le da cierto encanto. El servicio tremendamente amable y profesional. Aparte del equipo de barra del que ya hemos resaltado majez, el jefe de sala y sobre todo la camarera que nos tocó en suerte, encantadores. Iba con cierta inquietud al respecto de esto por algunas malas opiniones que vi pero para nada.

Por cierto: ¿Pedidos para llevar y cola en la puerta en un estrella Michelin?

Al ser la primera visita seria al mundo Kabuki no procedía dejarlo todo en manos de un extraño/desconocido con lo que nos hicimos un menú a base de las recomendaciones de un extraño/conocido como, nuevamente, Mr Fanjul (gracias maestro).

Tomamos:

- Aperitivo de la casa: cazuelita de atún. Sin más

- Usuzukuri de toro con pan tumaca: Saltaron todas las alarmas. Aunque el toro era de gran calidad, los primeros bocados del conjunto fueron prácticamente insípidos. Nos miramos asombrados. En mi segundo ataque la cosa mejoró pero Acma no percibió mejoría hasta casi el cuarto. La razón, parece que se había dejado sin aliñar el tomate en parte del plato. En topchef estarías fuera my friend. Al final resultó un buen plato pero desvirtuado totalmente por el incidente.

- Niguiri de anguila: Rico aunque no emocionó

- Niguiri de pez mantequilla con trufa: Brutal

- Niguiri de huevo de codorniz con trufa: Brutal

- Niguiri de hamburguesa de wagyu: Rico pero esperaba más. La próxima lo cambio por el de steak tartar que tenía pintaza.

No nos pudimos resistir a probar uno más así que pulsamos el botón y pedimos:

- Niguiri de San pedro con sisho: Brutal y tal, distinto. Tanto el pez como el toque de la japo-menta

- Costilla de buey wagyu: Delicioso, la carne es tan tierna que se deshace al toque del palillo y el sabor es espectacular tanto sólo como acompañado de la crema de calabaza. ¡Madre mía qué bueno está esto!.

Nota: aparte de la calidad de la carne y de las manos del cocinero, mira que le aporta sabor la grasilla a la carne. Te quita días de vida pero te da felicidad. Aplica tanto al wgayu como el secreto ibérico que mira que está bueno con esa capita de grasa que hace que ni necesites una gota de aceite para realzarlo.

- Postre: (7) Texturas de chocolate by Oriol Balaguer: A ver, como era de prever el postre está espectacular pero creo que no merece la pena tomarlo aquí. Fue una buena guinda para la cena pero por el precio te vas a Ortega y Gasset y casi te compras la tarta entera.

Con dos Asahi, una copa de Terras Gauda, gran albariño variante rosal para una gran cena ( ¡viva la hermandad Galicia-Japón!) y servicio de agua (gratis) la cosa se quedó en 126€ total para dos. No siendo barato, tampoco me pareció caro teniendo en cuenta el pedigrí del lugar.

Hay sitios más baratos (y más caros también) que te pueden emocionar más que este Kabuki, pero ves la influencia que se deja ver en muchos otros (Casa Marcelo, Nakeima o infinidad de japos de segunda linea) y eso dice ya mucho del lugar.

Hoy hemos cenado fenomenal. Mi experiencia en Wellington no es comparable porque fue una especie de coctail pero creo en cualquier caso que repetiré Carmona, si la cartera me lo permite claro, porque va más con mi estilo que Velázquez. Volveré y señalaré al sushiman diciendo: hoy me vas a poner lo que quieras (y que pueda pagar, eh!.)

Gath

Ciertamente Kabuki, en cualquiera de sus locales capitalinos, es un sitio muy seguro, es otro mundo, pleno de sensaciones: visuales, olfativas, gustativas,...
El de Velázquez, es un punto superior, pero también lo es el tamaño del rejón, y uno ya tiene la chepa bastante agujereada.
Hace mucho tiempo que no hemos ido por allí, aunque el recuerdo que me viene a la mente, al margen de la indudable calidad de la comida, es la gran afluencia de famosos y políticos y sus correspondientes adjuntos. No se sí ahora seguirá igual, pero en aquella época, para la gente normal, que sólo buscaba comer bien, llegaba a resultar molesto, ver las escenas que hemos visto
Pero no descarto volver a cualquiera de los dos.
Es cualquier caso, excelente post.

5 de enero de 2014

Gath

Y que es Prada, Vuiton, and cia, frente a un ilustre del 11870? Pues eso, postureo, sin fundamento,
¡ donde va a parar !

Sólo hemos estado una vez en Velázquez, celebrando un cumple de mi mujer, es suficiente, muy buena comida, pero me supera, y no sólo el aspecto económico,

Me identifico más con la cocina de Carmona, ahí hemos estado varias veces, pero el ambiente, sobretodo la última vez , - famosos ex futbolistas con sus parejas, políticos de ccaa Madrid y su cla, aplaudiéndoles sus gracietas - , no va conmigo, lo cual no quita que, por supuesto, volveremos, los recuerdos gastronómicos son muy buenos.

5 de enero de 2014

acme

Gracias Jose Luis. Ayer el más famoso era yo, el resto era sólo presencia de Louis Vuiton, Prada y cía. Mucho habitual en barra, algunos jóvenes bien y bastante gente normal. No sé si en lo del postureo te refieres más a Velázquez

5 de enero de 2014

EandradA

Cuando yo estuve no había ambiente raro ni señores feudales, menos mal. Quiero volver YA, sin dudarlo a la barra, más informal, más rápida, más viva.

5 de enero de 2014

EandradA

Si preparamos un billete verde cada uno, eso está hecho, aunque no veo este restaurante muy para grupos. Yo estaba pensando en ir de excursión a Montia.

6 de enero de 2014

EandradA

Y... David, ¿no eras tú el que tenía reserva en DiverXo próximamente?

6 de enero de 2014

je suis béatrice

Me estáis dando ganas de darle una oportunidad a este Kabuki. Fui hace años al de Wellington y salí un poco decepcionada después de ir con muchísimas expectativas. No me atrevía casi ni a contarlo pero por vuestras críticas, de las que me fio, me estoy planteando darle otra oportunidad al kabuki de Carmona. Lo que me sorprende es que tanto Eandrada como tu encontrasteis en los platos que pedisteis platos "prescindibles" y aún así puntuáis muy alto la experiencia...No se, vivo sin vivir en mi ...

6 de enero de 2014

acme

Si, yo había visualizado la excursión al Montia y luego visita a los santos lugares. De lo de Kabuki mejor si lo patrocina Piti que sois de buen saque y va a salir la broma un pico cara

6 de enero de 2014

je suis béatrice

El Nigiri de anguila y el de hamburguesa tampoco te emocionaron...Yo si pago un pastizal, quiero que me emocione todo! No se, ya te digo que cuando tenga algo que celebrar, creo que me acercaré a probarlo...Y la idea de la barra me gusta.
Piti, patrocinanos el kabuki y tendras users para toda la vida...

6 de enero de 2014

EandradA

Beatriz, en todos los restaurantes hay platos que gustan más y otros menos (menuda tautología). En mi caso "prescindible" significa que el plato me gustó pero no me cambió la vida y por lo tanto no lo pediré la próxima vez que vaya. El tartar y el postre sí me cambiaron la vida.

6 de enero de 2014

je suis béatrice

Uff, me encanta que me cambien la vida gastronomicamente hablando...Tendréque.

6 de enero de 2014

acme

Beatrice, técnicamente le pondría un 4 por el tema del usuzukuri pero es que me lo pasé muy bien. Además fue fallo mío el no devolverlo pero como era el primero me pilló en frío

6 de enero de 2014

Sr Rodriguez

Id a Montia pero ya..a nosotros nos gustó bastante

6 de enero de 2014

EandradA

Hala, además el Sr. Rodríguez presionando para que hagamos la excursión. Esto es un no parar.

6 de enero de 2014

acme

Yo pongo transporte, pero luego habría que hacer visita cultural obligatoria. Si no no hay patrocinio. Pero una cosa, en Montia no tienen pinta de dejar montar follón y la lubina no va a tener ojitos de terminator. ¿Seguro que es un sitio para nosotros?.

6 de enero de 2014

EandradA

A mí, mientras los platos vengan con instrucciones de uso no tengo problema.
De todos modos, a ver cuándo vamos a un restaurante ehpañol como dios manda, de esos de chuletón de toalavía, que ya está bien de mariconadas.

Y, joder, con vosotros cerca aquí no hay quien ahorre pa la universidad de los críos.

7 de enero de 2014

acme

Un cocidaco de 3 vuelcos o más.

Para la uni no hay que ahorrar que en España la educación es gratis, como la sanidad, la justicia y todas las cosas importantes. Que esto no es China!

7 de enero de 2014

EandradA

Espérate que miro el Malacatín algún sábado libre... 22 de marzo es el primer sábado libre. Los domingos cierra. Yo puedo los viernes.

7 de enero de 2014

acme

Joder para el malacatín. Parece Diverxo

7 de enero de 2014

EandradA

La Bola y la Daniela no me entusiasmaron, ¿alguna otra opción? ¿y cómo hemos pasado tan rápido del Montia al cocido? qué primarios somos.

7 de enero de 2014

acme

Culpa tuya

7 de enero de 2014

EandradA

También podemos ir al Escorial a comer un cocido al Charolés. Sale por 60 €uritos la jugada. Haz limpieza de comentarios, anda... me viá dormir.

7 de enero de 2014

Sr Rodriguez

Definitivamente Montia no es para grupos. Es pequeñito y las mesas grandes son de 4.

Personalmente para grupo veo mas algo diferente para diversificar riesgos entre varios que algo tradicional

....pero no dejeis de ir a Montia

7 de enero de 2014

Sr Rodriguez

Esos si que son buenos propósitos para el nuevo año...

7 de enero de 2014

acme

Borra la Bomba.

A mi me está llamando Viridiana una vez decidido que me espero a lo nuevo de Diego Guerrero. Y a Coque en autobus. juas.

7 de enero de 2014

je suis béatrice

¿si en algún momento hay boda? je,je, mi chico y yo llevamos usando esa frase 15 años...

7 de enero de 2014

je suis béatrice

Si a mi también me dan 15 días y alguna cosilla más pero oye, lo vas dejando, lo vas dejando... Yo tengo un montón de sitios de los de "mira, cariño si un día hay boda lo podemos celebrar aquí,,," y de todos los estilos y en varias ciudades, por eso me ha hecho gracia la frase...

7 de enero de 2014

je suis béatrice

A mi Mallorca me tira también...

7 de enero de 2014

19/09/2014

La exaltación del Niguiri

Muchas ganas teníamos de probar uno de los top de comida japonesa madrileña.
Reservamos en la terraza con bastante antelación y acertamos de pleno, con esas noches en las que la temperatura es inmejorable. La terraza está a pie de calle pero en una ubicación tranquila y rodeada de unos setos (algo cutrillos, todo sea dicho). Si es posible y el tiempo lo permite, yo siempre reservaría fuera, la decoración interior del local defrauda bastante. Pero claro, eso es algo que se olvida según van llegando los platos.
Fuímos muy guiados por las recomendaciones de otros onceochentistas, tanto que al pedir parecíamos asiduos al local. Esto creo que es una ventaja sobre todo para una primera visita y tener algo controlado el presupuesto.
Para beber empezamos con dos cervezas, pero nos vinimos arriba y acabamos pidiendo una botella de “terras gauda” que es el vino que sirven por copas y del que preguntamos el precio por botella(no está en la carta), nos dijeron que de 19 a 23€, a lo cual nos acogimos gustosos, aunque al final fueron 25€
De entrante te ponen una ensalada de algas igual a la que te pondrían en cualquier otro Japo.
La carta tiene precios muy altos y otros que no lo son tanto, muchas referencias que pueden hacerte volver un poco loco. Fuera de carta nos ofrecieron varias cosas, ojo porque te puedes llevar un susto si no preguntas el precio.
La intención fue pedir dos entrantes, 4 niguiris y dos segundos, aunque este encaje tradicional no tiene cabida, salvo por la carne del final.
Empezamos:
Usuzukuri de Vieira (22,30€) Espectular de sabor y textura. Genial con la sal de chorizo que potencia el sabor (aunque yo retire parte para no matar demasiado el sabor de la vieira)
Usuzuki de Carabinero (16€), viene servido con una salsa americana y un pequeño bol de arroz para mojar, según nos dijo la camarera. Muy rico, a pesar de la salsa americana que pensé podría desvirtuar su sabor, pero no. Este plato fue una propuesta de la camarera para sustituir el niguiri de gamba roja, que se había agotado. Por el precio intuyo que fue media ración.
Maki de toro y cebolleta (10€). Lo pedí porque me resultó chocante el precio y quería comparar. No se si el plato no da mas de sí, pero nos resultó igual que cualquier otro japo. Base de relleno estomaquil.
Seguimos con lo mejor de la cena. Los Niguiris, que sirven dos por plato:
Huevo de codorniz (7,6€): Con un toquecito de trufa, genial la explosión en la boca
Andaluz (9,9€): la base es de toro con un toque jamón y salmorejo. Rico, muy rico, pero el mas flojo de los 4
Steak tartar (9,9€): Delicioso de por si el tartar, además el arroz del niguiri está tostado. Delicioso
Pez mantequilla (7,85€): Espectacular. Muy recomendable, lo pedimos al acabarse el de gamba.

Seguimos con dos medias raciones de:
Tartar de toro (22,20€), La materia prima es excepcional, el corte bastante grande para ser tartar, pero el resultado no estuvo a la altura de la expectativas.
Costilla de buey Wagyu: Excepcional el sabor y la textura de la carne. Nunca lo habría pedido sin las referencias de la estos foros, ya que apenas tienen dos platos en carta de carne.
No pedimos postre.
El servicio es atento y cordial, correcto. Tuvieron un error, en la cuenta nos cobraron el niguiri de gamba (ojo, 18€) que estaba fuera de carta y luego no tenían. Esto no debería ocurrir en un sitio así, al igual que no se debería revisar la cuenta cuando te llega. Últimamente sucede mas de lo habitual, en cuanto hay un cambio suele haber un error. Bueno, fue corregido aunque no recompensado.

Total de la cuenta 156 € dos personas.

Le calzo cinco estrellas porque el global ha sido mas que satisfactorio y porque somos muy de niguiris (los comimos a dolor en los kaiten sushis de Japón) y estos son los mas ricos que hemos probado nunca. Si volvemos duplicaría la cantidad y restaría de otros platos.
Y si se restaura la última cena al preso condenado a la pena máxima y me veo en tremenda situación, ya tengo decidido que pediré: Todos los niguiris de la carta de Kabuki.

spider72

Buena reseña. No conozco el de Carmona...pensé que era más barato que el de Velázquez pero veo que por ahí le anda...
Mi favorito es sin duda la vieria con la sal de chorizo.
Nosotros pedimos el maridaje de sake, que sube la cuenta, pero no mucho y es toda una experiencia por lo que aprendes y te enseñan sobre esta bebida.

Pero impresenteibol lo de la cuenta...mamma mía.

19 de septiembre de 2014

Alexo

Pides precio del vino y te contestan que "de 19 a 23" la botella. Que pasa, que no saben sus propios precios o que lo cobran según mercado como el marisco...? Finalmente te cobran 25€, casi un 25 % más. No se... yo soy fan de Kabuki, pero esto me parece absolutamente impresentable.

19 de septiembre de 2014

Sergiete

Yo conozco el de Carmona y no el de Velázquez. Salimos por algo más de 60 por cabeza sin vino y sin venirnos muy arriba.

19 de septiembre de 2014

spider72

Estoy de acuerdo con Alexo...eso pasa en Soy Kitchen y vale...pero en kabuki...y entonces sí es más barato...yo creo que el de Velázquez por menos de 90/pax no sales

19 de septiembre de 2014

eum

Confirmo que es más barato que el de Velazquez, y que su mayor gracia es la terraza. La comida es muy irregular, platos buenos y otros con fallos de bulto..

19 de septiembre de 2014