Ordenar por:

relevancia fecha

27/11/2019

No es la maravilla que esperaba

Para mí la experiencia en Kabuki ha sido algo decepcionante, no quiero decir mala, pero no a la altura de lo que esperaba. Es uno de estos restaurantes a los que tenía ganas de ir desde hacía tiempo, por lo que tenía las expectativas bastante altas.
De entrada la decoración del local se me hizo poco agradable, es como volver a los años 80. La zona de barra es bonita, pero el resto del local necesita un lavado de cara urgente.
El servicio con altibajos, tardaron en atendernos y el tiempo entre plato y plato durante los primeros tres platos fue bastante alto, después el ritmo mejoró. Supongo que cuando llegamos estarían algo saturados, pero en este nivel no me parece justificable.
Respecto a la comida, como no puede ser menos por el precio que estas pagando, estaba todo correcto. Pedimos el menú degustación y algún plato excelente, como el usuzukuri de toro, pero otros pasaron sin pena ni gloria. No puedo decir que hayamos comido mal, ni mucho menos, pero en terminos generales me esperaba algún plato que me entusiasmase más.
En total pagamos casi 300€ dos personas, un precio por el cual yo a un restaurante le pido ese algo más. Es un sitio al que recomendaría ir, pero al que no creo que regrese, principalmente por esa relación calidad/precio, que me parece un sinsentido.

04/02/2018

Una locura, un disfrute...pero que se paga, claro.

Kabuki es una locura, un disfrute. Ya si fuera más barato sería una cosa impresionante, pero claro, la calidad, el siti9 y la imaginación se pagan...y es normal.
He ido tres veces a kabuki Wellington en mi vida, la primera fue una desilusión, pero probablemente por la elección, las dos últimas veces y en concreto en esta última he disfrutado como una enana. Y es que me reafirmo en que en kabuki sobre todo disfruto con los usuzukuri y con los niguiris (sin desmerecer al resto de la carta).
Para empezar disfrutamos con un usuzukuri de bocata de calamar, graciosa interpretación aunque difícil de comer con palillos sinceramente y el personal no ayudaba a pedir una cucharita para ayudarse a rebañar, puesto que en cuanto quieres intentarlo ya te lo han quitado. También espectacular aunque difícil de comer el usuzukuri de sardinas con migas. Increíble el tartar de atún, bien aliñado en su punto medio de picante, con unos trozos grandes perfectamente cortados que una vez que los pruebas, de forma irremediable sale una lágrima en ti. Soy algo exagerada, pero es así. Muy bueno el sushi variado, con tres nigiris de atún toro que quitan el sentido, un niguiri de gamba blanca y otro de vieira especialmente reseñables. En el apartado de niguiris diferentes, el como siempre, espectacular de escolar negro (pez mantequilla) con trufa, un clásico que él invento y no he dejado de ver en forma de malas copias por aquí y por allá. También nos gustó un sobresaliente niguiri de mero con tocino, una mezcla sorprendente, grasa pero impresionante. Nos decantamos a su ve por una buena y algo diferente la tempera variada, con verduras menos habituales como una rica mazorca o una remolacha, aunque demasiado cara para el nivel, más bajo de lo normal y no es que no me guste la tempera, para nada, he cenado en un dos estrellas michelin de Kioto especializado solo en tempera que era una absoluta locura. Por último un black cod muy bueno, aunque de nuevo por debajo del nivel del sushi. No pedimos postre, porque no creo que sea el sitio (si me equivoco, háganmelo saber).
Servicio muy estirado, demasiado, incluso de esos que te hacen sentirte incómodo y que son incapaces de sacar una mueca de simpatía. Una pena.
En el apartado de vinos, amplia selección de vinos, caros, no tan caros, cervezas, sakes....y todos ellos seleccionados para no vaciar tu bolsillo...a no ser que uno quiera hacerlo de propia voluntad.

Kabuki si se pide bien es un sitio para dejarse llevar, para cerrar los ojos y disfrutar.

Servicio: 5
Local: 6,5
Bodega: 8
Cocina: 8
RCP: 6
Precio medio: 80-90 euros pp

24/04/2017

El mejor Japo de Madrid

La visita a Kabuki Wellington es obligatoria para cualquier amante de la cocina Japonesa. Ricardo Sanz sorprende con recetas fusión y clásicos ejecutados a la perfección.
Probamos el atún picante con huevo de corral y papa canaria que estaba para morir del gusto.
Después tomamos una selección de nigiris; Salmón, maguro, vieira y el típico de huevo con trufa (que es un clásico de kabuki). Todo buenísimo.
Fue una cena ligerita en la barra pero me quedé con muchas ganas de volver y probar maravillosos sashimis y usuzurukis que vimos pasar.

Miss Migas

Si no es indiscreción... a cuánto cotiza la cena ligerita?

24 de abril de 2017

Raquel Perez

pues fueron unos 60 por barba bebiendo cerveza. A ver... barato no és. En kabuki si vas a pegarte el homenaje sales a unos 90 o 100 euros.

25 de abril de 2017

10/10/2016

Calidad..!!

Como he comentado en miyama y sushi 99, este es mi podium.
he probado ambos, y como homenaje disfrute mas en el de presidente carmona, cierto es que iba con mi compare y por aquel entonces nos regalabamos cumpleaños de este tipo, sin escatimar, salimos cual ratas de alli y disfrute máximo, pero como local es mucho mas bonito el del wellington.
No hay fallo, aciertas seguro..!!

10/07/2017

Los mejores nigiris

2 junio 2017

Fuimos invitados y nos prepararon un menú cerrado bastante largo donde pudimos probar muchas cosas. Algunos platos realmente impresionantes, otros no tanto pero sólo por probar sus nigiris compensa la visita. Por esa triada de nigiris haría cualquier cosa :)

02/06/2016

Comida superlativa. Precio prohibitivo.

nueva visita... mayo 2016.....
Casi sin palabras. Impresionante todo. Menos mal que no pagaba yo...!!

Sr.Olivares

A cuanto está el menú? parece un poco corto, no¿? (veo mas fotos que platos se anuncian!)

3 de junio de 2016

spider72

Pues aquí con un poco de cuidado no sale tan caro...

3 de junio de 2016

Avelio

O sea que no es un sitio como para decir "pon lo que te de la gana"

3 de junio de 2016

spider72

Bueno es que haces eso y no sales vivo...

3 de junio de 2016

Alexo

Creo que no tiene un menú cerrado. En nuestro caso, en una comida de empresa, se pidió a elección del Itamae, chef o lo que queráis. Yo no se quien esta al mando de la cocina ahora. Ricardo no estaba ese día por ahi. Con varias botellas de champan y un blanco alemán de cuyo nombre no puedo acordarme y acabando hasta las orejas creo que salió la broma a algo mas de 250 por barba. Bien pagados...? eso según criterios personales... lo que esta claro es que es, hoy por hoy, uno de los restaurantes mas caros de Madrid.

3 de junio de 2016

11/08/2017

Que guay!!!

Una terracita en el Hotel Wellington ,muy bien los refrescos ,pero es caro,si te quedas a comer es todo fresco,hacen la compra a diario

Alexo

Wtf......??

15 de agosto de 2017

26/04/2015

Buena fusión hispano-japonesa pero no excelente. Si desaparece la trufa del mundo, kabuki también lo haría. Servicio ruinoso.

Comida de Viernes y lleno hasta arriba. Camareros desborados y 15 min. sentados en la mesa sin carta y esperando a que alguien se acerque...

Servicio (perdonadme la palabra) de mierda. Gracia a Dios que hay un sumiller japonés que es una excelente persona y profesional que cuidó de nosotros durante la comida después del desplante inicial de 15 minutos ignorándonos en un Estrella Michelín en el que nos dejamos casi 600€ 3 personas.

Comida con altibajos. Este señor inventó unso nigiris de trufa y unos usuzukuris muy muy ricos que mantienen el restaurante a flote. Cierto que son adictivos... pero yo sólo iria a comer eso y me olvidaría de todo lo demás...

Un entrante de mini rodaballos que nos estuvieron repitiendo a todos durante toda la tarde... Pagas por 15 gramos de mini rodaballos casi 16€ si no recuerdo mal. Y no sabe a nada... tiene que untarlos con sal de wasabi para que sepa a algo. De nuevo postureo gastronómico sin sentido (que harta estoy de esto en España por favor... Haces esto en América y se rien de ti...).

Usuzukuri ricos (bilbaina y pan tumaca) pero nada impresionantes... Las salsas españolas están muy ricas, ya lo sabemos todos, pero matan el sabor de pescados de mucha calidad. Aun sí son disfrutables.

Nigiris como he dicho adictivos (triada de huevo de codorniz y trufa, pez mantequilla y trufa y hamburguesa de wagyu con tomate). El de hamburguesa me sobró y creo que no funciona, y y de nuevo es postureo mal pensado culinariamente hablando.

Gindara o bacalao asado con miso rico, pero el del 99 Sushibar o Miyama está mil veces más rico...

Postres horribles... (todo se lo hace Oriol Balaguer). Nada japonés. Preguntamos y nos dice el camarero que los japoneses no comen postres y que fue lo más dificil, encontrar algo dulce japonés... Me encanta ver como la gente engaña a los comensales apoyándose en sus estrellas Michelín y todo el mundo traga y asiente como corderos... Hay cientos de elaboraciones dulces japonesas. Si bien no son muy asiduos al postre, sí que los son a los dulces (Tokyo es junto con Paris la capital del dulce...). Los hay tradicionales, como el mochi, el dorayaki, el dango, anmitsu, karumeyaki, warabi mochi, kasutera, anpan, meronpan... y muchos otros, y elaboraciones occidentales con toques japoneses o asumidos por los japoneses como suyos, como el Mont-blanc, shortcake, partfait, etc. que hacen a su manera usando ingredientes como el sésamo negro, el té verde, el azuki, el kinako o el tofu, entre otros.

Carta de postres aburrida. Pedimos el Jardín japonés y nos ponen un postre mal equilibrado en sabores, plano y aburrido, con un nombre con más postureo que cerebro detrás de su concepción.

Menos mal que vemos un atisbo de estrella Michelín en la carta de tés... menos mal... Té sencha con hojas de sakura que pensamos que nos haría salir con un buen sabor de boca.
Ni petit fours ni leches... La cuenta y... sorpresa final...
75€ de más en la cuenta... (les parecería poco a los muchachos los 600€ que nos gastamos...). Hay que estar más atentos que menos mal que, a falta de petit fours nos entretuvimos mirando la cuenta, porque muchas veces en sitios así ni la miramos y en este caso nos hubiesen metido el palo... (ya ni en un establecimiento así te puedes despistar!)

Le pongo tres estrellas porque para lo que cobran y para tener una estrella Michelín, el restaurante está OK por los pelos. Si costase la mitad tendría 4 estrellas (dejándonos 15 minutos sin atender nunca le daría 5 estrellas ya que ni en un chino cutre te hacen eso...).

Y si la experiencia hubiese sido buena y el servicio mejor, le daria 4 estrellas al precio que tiene. Tampoco cinco, porque la comida tiene muchos altibajos, carta de postres ridícula, y algunos platos que no son de 5 estrellas ni mucho menos...

Lo dicho, sólo para ir a comer nigiris de trufa y beber té. A lo mejor si aunan ambas cosas sacan un concepto de restaurante nuevo... Que parece que no paran de sacar réplicas de Kabuki hasta en el aeropuerto!

Dios mantenga la trufa alejadad de la extinción, por el futuro de este restaurante.

spider72

Joé pues si que te has despachado a gusto...qué desastre,

27 de abril de 2015

Pilar Monfort

Spider, la primera sorprendida fui yo... En mi vida me hubiese imaginado que se olvidaran de nosotros tanto tiempo y verles tan estresados, desinformados y patosos... Y como sabéis, soy una golosa, y esos postres son descorazonadores.
Pero oye, que también digo que tienen unos nigiris espectaculares! :)

28 de abril de 2015

Antonio Álvarez

A mí me encantó, tendré que volver

28 de abril de 2015

Lady Spider76

La última vez no nos decantamos especialmente por los niguiris y nos salió la cena más redonda, de sabor y de precio...Y los 15 min de espera en Kabuki es común a todos. Te sientas y pasa un rato hasta que te atienden. A mi me ha pasado casi siempre....o siempre.

29 de abril de 2015

29/12/2014

Esto si es sushi...

Mi hermana que no come carne, ahora, además de seguir sin comer la mayoría de las carnes(aceptamos pollo como animal de compañía), no puede comer "nosecuantosmilmillones" de alimentos, por distintas intolerancias y alergias varias, dentro de los permitidos está el marisco y el pescado azul, todo ello unido a su adicción por la comida japonesa hizo que decidiéramos reservar en Kabuki.

Nos sentaron en la zona de las cristaleras que dan a Velázquez, lejos del bullicio, me hubiera gustado sentarme en la barra, pero éramos cinco con lo cual era muy incomodo. Lo primero que tengo que decir es que la atención fue estupenda, fueron súper amables con mi hermana, buscando alternativas a los platos y salsas que no podía tomar, sustituyendo, eliminando o modificando ingredientes..

Pedimos,

- Sashimi de salmonete, buenísimo, fresquísimo, con un sabor muy delicado, la presentación muy curiosa, un poco escabrosa, pero a mi me hizo gracia.. Venía acompañado de un niguiri de su piel tostada.

- Usuzukuri de vieira con sal de chorizo, bueno, aunque la sal de chorizo no es tal, es mas bien chorizo deshidratado y triturado, se queda un poquito duro ( se puede hacer en casa, yo lo he probado con jamón y baicon, se meten en el micro hasta que estén secos y luego se tritura)

- Sashimi de atún, espectacular, los trozos eran hasta bonitos, todos tan rojitos, tan iguales.. Esto si es sashimi de atún rojo y no esos trozos grisáceos que te intentan colar en otros sitios..

- Atún, huevo y papa canaria, buenísimo y sorprendente mezcla, para algunos el mejor plato de la cena, nos trajeron un cuenco a cada uno, si queréis probar muchas cosas yo optaría por compartirlo.

- Un niguiri para cada uno de huevo con trufa y pez mantequilla con trufa.

- Un futomaki de huitlacoche, para mi totalmente prescindible, es bastante pesado, no me acabó de convencer la mezcla.

- Makis de toro y cebolleta.

- 1 Niguiri de toro flambeado, 1 de vieira, 1 de salmón y dos de tuétano, estos últimos también prescindibles, yo esperaba una salsita sobre el tuétano, pero eran dos trozos de tuétano muy grandes encima del arroz, demasiado heavy para mi...

Todo esto, mas dos botellas de vino, tres cervezas, aguas y cocacolas, ascendió a 68,62.-€ por cabeza, un precio muy razonable, hay que tener en cuenta que no nos pusimos súper morados pero el día después de Navidad nuestra capacidad estomacal estaba mermada...

Sin duda, para repetir, la próxima en la barra...

Gath

Buen sitio KW y buena experiencia.

29 de diciembre de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

tu gozando en Madrid y yo en Sevilla, Cris :)

29 de diciembre de 2014

Cristina

Ahora de nuevo en Sevilla por unos días.. A ver sí nos cuentas algún descubrimiento sevillano!

29 de diciembre de 2014

spider72

Por ese precio regalazo...y eso que el Salmonete es de lo más caro de la carta (y a mí de lo que menos me gusta...)

La próxima pide el maridaje de Sake...sube un poco la cuenta pero es una experiencia genial...

29 de diciembre de 2014

Cristina

Me lo apunto para la próxima!!!

29 de diciembre de 2014

Cristina

Nosotros ese no lo probamos, aunque esta como uno de los más recomendados..

23 de febrero de 2015

nanoc

si, es que me equivoqué de comentario! y lo intenté borrar pero se quedó pillada la página. Subsanado.

23 de febrero de 2015