Tras su andadura en Kabuki, Mario Payán ha abierto Kappo, un restaurante en el que el menú omakase (degustación) es único y los comensales van a dejarse llevar por lo que el sushiman les sugiera ese día. Una selección de platos calientes dará paso a la selección de nigiris que, según dicen, son espectaculares.

Ordenar por:

relevancia fecha

24/04/2017

Terrible la sala y la atención

Había oído cosas positivas del menú degustación de Kappo y siendo una apasionada de la cocina japonesa para allá que nos fuimos a celebrar mi cumpleaños.
Habíamos hecho una reserva para 3 personas con más de 10 días de antelación y cual fue nuestra sorpresa cuando al llegar nos dan una mesa para 2 al lado de la puerta. La mesa ya sería enana para dos personas pero 3 directamente no cabíamos, imposible encajar las piernas.
Ante tal desastre se disculparon y nos dijeron que en cuanto pudieran nos movían a otro sitio para que estuviéramos más cómodos.
En ese momento dudamos si marcharnos o no, pero como fueron muy educados y habían prometido movernos pues nos quedamos (primer error).
Pedimos una botella de vino que nos terminamos antes de que llegara la comida porque en una hora que estuvimos en el restaurante solo fueron capaces de sacar el aperitivo. Y digo yo... que siendo menú degustación y sabiendo de antemano lo que va a comer todo el mundo muy mal gestionan la cocina para que esto sea así.
En ese momento llegaron otros 3 comensales sin reserva y en 5 minutos movieron a otra pareja que estaba en la barra para hacerles sitio. Nos quedamos fríos, puesto que llevábamos una hora esperando a que nos movieran. Nos quejamos y nos dieron largas.
En ese momento, nos levantamos y nos fuimos.
De la comida no puedo opinar, pero un sitio con un ticket medio de 85 euros no puede permitirse estas cosas.
Está claro que tienen a más gente de la que son capaces de atender de forma adecuada, además de una pésima gestión de sala.
A mí la verdad que lo que más me importa de un restaurante es lo bien que se coma pero a partir de ciertos precios no estaría de más que el local sea cómodo y mínimamente ambientado. Este no lo és en absoluto. Local pequeño y frío con sillas incómodas y mesas minúsculas.
Por 5 o 10 euros más comes en kabuki que le da cien mil vueltas a este en todo.

Nuria Meléndez

Estoy contigo; actitudes como esta son imperdonables, y más si tienen un precio de cubierto alto (aunque no cuesta tanto ser correcto y educado pagues el precio que pagues). Que todos somos humanos, pero hay que saber enmendar los errores. "Sólo hay una primera oportunidad de causar una primera impresión". ;)

25 de abril de 2017

Raquel Perez

La verdad es que nos decepcionó mucho.

25 de abril de 2017