Ordenar por:

relevancia fecha

10/07/2016

Algo más que el típico italiano. Refleja la pasión del dueño por los destilados

Tenía yo el chip puesto de que iba a comer en el típico italiano de barrio, con pasta y pizza (mejores o peores) y algún otro plato más de la cocina italiana (lasaña, carpaccio...)

Pero al ojear la carta me di cuenta de que además de eso (que lo hay), su dueño, Guillermo Reviriego, refleja en la carta su otra pasión: las bebidas alcohólicas. Carta de vinos (en el que no tienen ni un espumoso, ni italiano ni español, más allá de cavas o champagne) y carta aparte de destilados (sobre todo whiskys) y en las recomendaciones de la carta varios platos que incluyen alcohol en su receta con opción de maridarlos con una copa/vaso de la misma bebida incluida en la receta. Así hay una pasta (Tagliatelle Tartufo nero) cocinada con cava y acompañada de copa de cava, que fue lo que pedimos, y otras con whisky, vodka, ron, ginebra...

La otra particularidad es una página de la carta, denominada Fuera de Karta, donde hay una serie de platos diseñados junto al chef Juan Pozuelo, donde fusionan comida italiana con asiática, sobre todo japonesa. Una cotoletta preparada como tonkatsu, pizza de foie y teriyaki, lasaña... Además he leído que estos platos van cambiando cada cierto tiempo, es una propuesta temporal.

El tema es que yo iba con mi chip de probar su pasta y pizza así que siguiendo con el plan pedimos la pasta maridada con cava y una pizza Bismark, una sencilla pizza de jamón con un huevo. Ambos estaban muy buenos, y la pizza era de buen tamaño, tenía una masa fina agradable y el huevo con la yema sin cuajar como debe ser. No es la mejor pizza que he comido, pero está sobre la media sin duda.

Servicio rápido (los platos llegaron en seguida) aunque algún camarero no muy preparado, o con alguna torpeza. La terraza está bastante bien, cerrada, para aislar un poco del trasiego de gente del bulevar de Sainz de Baranda. una de las mejores terrazas de esa zona.

Buena primera impresión, pero me queda una segunda visita para ir ya con el chip adecuado a probar los fuera de Karta orientales y revisar y probar la carta de destilados.

Kasanova tiene más nivel del que esperaba (igual el nombre o el logo y el cartel exterior, poco elegantes, me tenían confundido)

23/12/2014

Buenas pizzas y buenas copas

Actualización Diciembre 2014. Comida de domingo. Cada vez mejor.

Hacía tiempo que no pasábamos por este KASANOVA, y aprovechando que ahora está en el Kviar, este domingo reservamos y allí nos plantamos.

Se trata de un restaurante italiano en el que el dueño es español y la chef venezolana, (toma fusión!), lo que no impide disfrutar de una cocina transalpina tradicional y muy bien ejecutada.

Hemos estado varias veces, pero siempre con buen tiempo y en la terraza, siendo nuestra primera vez en el interior del local. Tienen una barra con mesas altas a la entrada y más adelante un pequeño comedor (unas 10 mesas) muy acogedor. Buen ambiente, el restaurante lleno. Decoración un poco kistch, pero que a mí me agrada, con un mural con una vista de Venecia que ocupa toda una pared.

Dos adultos y una peque, pedimos:

- De entrante un pan de ajo, para acompañar unas lonchas de una rica mortadela boloñesa que nos pusieron de aperitivo.

- Unos fagottini formaggio e tartufo nero, que son unos saquitos de pasta rellenos de queso y trufa negra, con queso scamorza ahumado, trufa negra rallada y parmesano. Simplemente espectaculares, acabamos rebañando la salsilla.

- Una pizza de boletus: Tomate, mozzarella, boletus, tomate seco, rúcula y orégano. De base fina, bien cocida y con ingredientes de calidad. Francamente buena.

- Para la niña una Traviata: Tomate, mozzarella, jamón y orégano, que se comió sin rechistar. No quedaron ni las migas.

Terminamos el festín con un ortodoxo tiramisú: crema mascarpone y savoiardi empapado en café, que compartimos entre los tres.

Tienen una impresionante carta de vinos y champanes a buen precio, de la que elegimos un tinto del Empordá "Tocat del ala", un "coupage" de samsó, garnacha y syrah, goloso y fresco, servido como Dios manda, que nos encantó.

Finalizando, una agradable charla con Guillermo, el dueño, en la que hablamos de lo divino y lo humano y descubrimos que es un perfeccionista, y un apasionado de la hostelería. No en vano tiene esa pedazo carta de vinos y destilados (en total unas 1.500 referencias) más propia de un restaurante "estrellado" que de una pizzería.

Con el descuento Kviar la cosa no llegó a 60 €, un regalo para el nivel del condumio. Así da gusto, le tengo que subir a cinco "star" del tirón por lo bien que hemos comido y lo bien que nos lo hemos pasado. Como dice el ínclito Spider: "Venid"

--------------------------------------------------------
Cena en KASANOVA, restaurante que lleva ya bastantes años sirviendo comida italiana en la calle Sainz de Baranda. Desde la última visita pudimos comprobar que han reformado el local y está todo bastante nuevo. ¡Bien por los hosteleros que reinvierten los beneficios en mejorar el negocio! Sábado, noche tórrida, reservamos en la agradable terraza que tienen en el bulevar de la calle.

Dos adultos y una peque, carta de especialidades italianas tradicionales, sobre todo pizzas y pasta, nosotros pedimos:

- Un pan de ajo para compartir. Aquí consiste en una oblea de masa de pizza un poco más fina, horneada con orégano y con un chorrito de aceite de oliva.

- Lasagna della mama. Lasaña tradicional, con la carne tierna y sabrosa, pero con menos tomate de lo que suele ser habitual y bastante queso. Como a nosotros nos gusta más el queso que el tomate, sin problema.

- Dos pizzas, una traviata (con jamón dulce) y una marinera (con gambas, mejillones y atún). Ambas, bastante buenas y bien cocidas. La masa es de tipo fino, justas de tamaño para una persona y con ingredientes de calidad. Sin ser las mejores que hemos probado en Madrid, están bastante buenas, se sitúan bastantes escalones por encima de los italianos de franquicia.

De postre un helado de stracciatela a compartir. Nos esperábamos un helado industrial pero no, resulta que es casero, viene servido en una copa, en el fondo el chocolate líquido, encima helado de nata coronado por perlitas de chocolate. Francamente rico.

Carta de vinos muy completa. Pedimos un blanco catalán de xarel.lo “El equilibrista”, que no habíamos probado y fue todo un acierto porque estaba extraordinario. Servicio muy atento, estuvimos muy a gusto en la terraza, si bien es verdad que le falta un poco más de iluminación.

Pero de este sitio no te puedes ir sin tomar una copa. Tienen una carta de combinados enciclopédica (550 destilados). Nuestra elección fue un Gin Mombasa con Fever Tree, servido con la parafernalia habitual, a un precio muy contenido (9,90 €) para lo que se estila por la zona.

Pues eso, cena italiana con un buen vino en una terracita y una copita a compartir, por ochenta y pocos euros. Muy buena opción por la zona.

spider72

Avelio, entiendo que 19 eur de copas + 60 y tantos de cena?

4 de septiembre de 2014

Avelio

Spider, fueron 73 la cena, pero sólo una copita a compartir (íbamos con niña y no era plan de acabar a cuatro patas, je, je). Unos 83 euros todo.

4 de septiembre de 2014

spider72

en cualquier caso, buena RCP, creo yo que algun pedazo de corteza le darías a la niñas jajajaaj. Me lo anoto que yo necesito locales para ir con mis dos escorpiones.

4 de septiembre de 2014

Lady Spider76

Ya no tienen Kviar desde hoy, después de tener la reserva confirmada la han rechazado ....

8 de enero de 2015

Avelio

Vaya faena Lady. La verdad es que con el Kviar era un chollazo. Sin descuento éste sale a unos 30 euros por barba (con un vino de precio medio).

8 de enero de 2015

11/05/2015

Muy buen italiano con terraza muy agradable

Hace tiempo que conozco este local y reconozco que lo he tenido bastantes año escondido entre mis allegados porque en primer lugar es muy fácil esconderlo por la decoración tan espantosa que tiene y lo poco que llama la atención por fuera, y porque los buenos sitios cerca de tu casa es mejor no destaparlos demasiado. ;)

Estuvimos cenando un grupo de amigos un sábado por la noche en la terraza (el local es tan rematadamente feo y hortera que nunca como dentro) y he de reconocer que la experiencia resultó estupenda como todas las anteriores.

Para empezar compartimos una burrata con trufa negra y unos arancinis (croquetas italianas a base de arroz y queso).
La burrata es espectacular, la mejor que he probado en Madrid y desde luego de las mejores que he probado en mi vida. La trufa no era ninguna maravilla pero con esa calidad de burrata le añadas lo que le añadas le va bien!
Los arancinis sin embargo no resultaron ser lo mejor de la carta, demasiado grandes, con demasiado arroz comparado con la cantidad de queso que tenían. Al final era como tomarte una pelota gigante de arroz un tanto seca.

De segundo pedimos todos un planto de pasta, tanto rellena (Fagottini formaggio e tartufo nero, Fagottini formaggio e pere y Panzerotti funghi) como normal (Pappardelle Gambero rosso gigante y otro plato que no recuerdo pero que venía acompañado con un maridaje de vodka).
Todos los platos estaban exquisitos pero si hay que poner un pero es que las raciones de la pasta rellena resultaron ser muchísimo más pequeñas que las de pasta normal con lo que todos los que comimos pasta rellena nos quedamos con hambre!

De postre probamos un brownie entre todos que estaba bueno pero que no pasará a la historia de los mejores brownies del mundo.

Como manda la tradición en este local, nos tomamos una copa de su extensísima carta (que al final resultaron ser dos por cabeza) siguiendo las indicaciones del camarero que te ayuda a elegir entre sus más de 900 referencias. El servicio en general es correcto y profesional aunque alguna sonrisa y un toque de simpatía de vez en cuando se agradecerían…

He de reconocer estar en esa terraza tan agradable con una noche de temperatura perfecta rodeado de buenos amigos, después de una buena cena y con una(s) copa(s) tan bien puesta(s) es una experiencia que recomiendo a todo el mundo.

Al final salimos a 45€/cabeza, que si tenemos en cuenta que tienen incluidos los dos copazos de Lord inglés que nos tomamos cada uno, no me parece para nada caro por la calidad general del lugar.

19/01/2015

Increible carta de destilados

Pues parece una pizzería pequeña y así es, pero lo acojonante de este sitio es la carta que tienen de copas. Mención especial a los whiskeys. Una carta con 72 páginas llena de referencias. En el local pudes ver casi todas ellas de un plumazo.

Las copas de ginebra premium rondan los 11€ para los whiskeys hay opciones de tomar catas a 6€

gordolobo

a ver si ahora hay que ir a pizzerías a beber...

19 de enero de 2015

29/04/2013

lo mejor: la pasta

Era la segunda vez que iba y he decir que la primera me gustó mucho más...

De entrada, recordaba la carta mucho más amplia. Pero bueno, aún así tienen cosas interesantes en ella, el tema es que las raciones no son nada abundantes...

Eramos 7 personas y pedimos para cada uno una ración de pasta y dos pizzas al centro para compartir, más luego postres y al menos yo no quedé lleno... también recordaba que antes las cantidades eran mayores, aunque quizás dependa del plato

Las pizzas me parecieron buenas, pero nada del otro mundo, así como el tiramisú que pedí de postre. Eso sí, la pasta espectacular: unos raviolacci rellenos de castaña con gorgonzola y carpaccio de fresa... uf. buenísimo

El trato bastante seco, no son nada majos.

El precio: bien, algo caro para las cantidades que trae. En torno a 25 euros por persona, dependiendo de lo que pidas.

Seguro que volveré, pero ésta vez salí con un sabor más agridulce que en la ocasión anterior

11/10/2012

Ya no tan favorito.

Gracias a las opiniones del 11870 fui el viernes con unos amiguetes y triunfe como el "Avecren"!!
Alucinaron en colores (yo el primero claro) , que rica la pasta...........pero lo de las copas es para nota.
Cuando terminas la cena te ofrecen la carta de "espirituosos" y es entonces cuando ya te ganan para toda la vida!!! Un libro de unas 60 paginas repletas de licores. Unas 50 ginebras cada cual mas exotica (el cielo de los gintoneros) y con un precio medio de 10,50€ la copa.

Total de la velada con entrantes,pasta,postre y copa por 35€.

Super recomendable para ir con amiguetes y pasar un buen rato.

Si quieres impresionar a tu novia en la primera cita..............no la lleves ya que al entrar tal vez entre en shock ya que el la decoracion es "diferente" no dire fea.............bueno si es fea y que!!! pero se come tan bien,las copas son tan buenas y los camareros son tan pro que me da igual.

Volvere mil veces!!!

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Nueva visita esta vez a la terraza y con el menu de mediodia, irremediablemente le tengo que quitar un par de estrellas:

-Servicio borde y lento.
-Menu caro para lo que dan, 13€:

-Tagliatele con tomate: flojos.
-Pizza de jamon: no esta mala.
-Tarta de limon: industrial.
-Botellin de Alhambra reserva: 3,40€ me parece caro ,caro.

Chavales tener una impresionante variedad de licores no deberia haceros descuidar lo esencial...... la comida y el servicio.

22/06/2011

italiano, uno de los mejores, sin duda

local grande y curioso, con terraza en bulevard, muy agradable. decoración extraña, ya que los motivos de las paredes son lunas, estrellas y galaxias! personalmente tiene demasiada poca luz interior, pero las sillas son comodas y las mesas de buen tamaño.

muchas han sido las veces que he cenado en este sitio, y al salir, siempre pienso en que volveré. he estado en infinidad de restaurantes italianos de la capital, incluso los más famosos, y os aseguro que este sitio está entre los mejores, sin dudarlo ni un segundo.
Te sientas y ya estas tranquilo, aunque este lleno, hay tranquilidad, el personal ni corre ni tiene cara de no llegar.
comida tradicional italiana, buenos primeros. buen provolone, buena mozzarella, buenos embutidos italianos, en definitiva un notable.
unos segundos que no tienen desperdicio, ya pidas pizza, pasta o rissoto, quedas sorprendido, de lo sabroso que esta todo, y de las raciones muy a la italiana, que saciaran a buen seguro, haciendo que la relación calidad precio sea muy buena. recomendación especial los carbonara hechos a la italiana con panceta, huevo y pimienta, y la pizza calzone, así como cualquiera de sus ensaladas. un sobresaliente bien merecido.
en cuanto a los postres, lo cierto es que si que andan algo escasos, quitando el tirámisu casero, que no esta mal, el resto son postres industriales sin mayor interés ni calidad.

un apartado necesario llegado el postre;
su carta de alcoholes....impresionante, me sorprendio muy gratamente, ya que no suele ser normal que exista una carta para esto en la que se detalle los beneficios en boca de cada uno de ellos, lo normal es que te canten lo que tienen, y te dejes recomendar. pero este restaurante tiene una carta que no tiene menos de 100 botellas de alcohol diferentes, ordenados por categorias. según mi pareja la diversidad de ginebras y whisky, es impresionante, pero la de rones lo es aún más. y lo que es mejor, a unos precios mucho más que decentes, para lo que te estas bebiendo. para los entendidos de ron, una copa de ron zacapa por 8 euros. la copa más cara ronda los 15 euros, y con vuestros propios ojos tendréis que ver que marca y añada de ron es.

el precio medio por persona con cervezas, primero a compartir, segundo y copa es de unos 25-30 euros por persona. y lo vale.

bon appétit

15/08/2013

minimalista en cantidades

Muy poca cantidad por un precio bastante alto.
No ir a Kasanova si se va con hambre.

04/06/2012

La pasta está buena y tienen platos originales, pero las raciones son pequeñas. La pizzas están buenas hechas en horno de leña pero son pequeñas y caras. En general no está mal, pero muy lejos de ser un buen restaurante italiano. En Madrid hay cientos mejores.

29/11/2009

Pizza de alto nivel

Quizá el restaurante en el que he comido las mejores pizzas en todo Madrid. Muy buena relación calidad / precio. Sin embargo el local es pequeño, las mesas están muy juntas y siempre, en verano o en invierno, hace mucho calor.
En cualquier caso, recomendable para quien quiera probar pizza de verdad

06/12/2011

La comida muy bien, pero es miserablemente caro, los sablazos vienen de forma inesperada en las botellas de agua y en el pan de ajo, a cuatro euros cada unidad de ambos.