Katz's Delicatessen

Ordenar por:

relevancia fecha

05/05/2017

El restaurante de NYC que no te puedes perder

No hay mucho que decir que no se haya dicho. Este negocio es un mito viviente. Tras el cierre del Canergie Deli estas navidades pasadas (tras varios escándalos) es el deli por excelencia de NYC. Lo has visto en películas, en series y en documentales. Tanto es así que la primera vez que entras lo haces con la sensación de conocerlo. Es pura historia de la ciudad y, además, sirven unos bocadillos pluscuamperfectos. Hay otros pastramis, pero ninguno como el de Katz's.

El sistema de entrada, pago, pedidos y servicio es bizarro (ojo con perder los tickets que os dan a la entrada o tendréis un disgusto) y hay que hacer siempre cola y es difícil sentarse y está siempre abarrotado pero... vale la pena.

No os lo perdáis.

Javier B.

Cuantos apuros habrá habido con el ticketcillo ese

6 de mayo de 2017

29/08/2014

pastrami

será turístico, estará masificado, se está volviendo caro... etc, etc. . sí....... pero sigue ofreciendo uno de los mejores bocadillos de pastrami que puedas probar en NY y también sigue siendo un sitio con mucho encanto tradicional (su bizarro sistema de tickets, etc...)

Si estás por LES creo que merece una parada. Es toda una institución en el barrio. Ve con hambre que los bocadillos son enormes. También se puede comer muchas otras cosas.

volga

Magnífico sitio para el pastrami, a la altura del Carnegie's. A pesar de la fama mantienen el nivel, y eso es muy difícil durante tantos años.

29 de agosto de 2014

gordolobo

completamente de acuerdo. A mí me sigue encantando y cada vez que voy trato de pasarme.

29 de agosto de 2014

gordolobo

125 años abierto!

29 de agosto de 2014

volga

Y el Carnegie Deli 77 años, que es mucho decir en una ciudad como NY.

29 de agosto de 2014

03/04/2012

Un deli con sabor muy americano

Gastromaniac hace una descripción realmente buena del lugar y os recomiendo que la leáis. Efectivamente, Katz´s es un sitio que, desde fuera, pasa desapercibido totalmente. Visto durante el día, parece casi una nave, y mimetiza con el entorno del lower east side –barrio en el que se encuentra situado, antiguamente industrial, y hoy revalorizado como un nuevo soho-. Katz´s data del año 1888 y en su menú aún se pueden encontrar vestigios del “yiddish" de los inmigrantes judíos de entonces que iban a comer alli. El local tiene un mostrador enorme estilo charcutería, ya que expone barras de salami y otras “delis”, y luego, hay montones de mesas, y montones de cuadros con fotos de famosos en todas las paredes. Y es que, uno de los encantos de este sitio es el haberse convertido en la meca del sándwich de pastrami, razón por la que hay tantos famosos que van al local simplemente a comer calidad, y se dejan ver en él, como hiciera Meg Rian en “When Harry met Sally”. El pastrami, por cierto, es un jamón de vaca con bastante pimienta, y se suele tomar con mostaza. En España no se encuentra fácilmente porque no tiene muchos adeptos… Volviendo a Katz, creo que si se va a NY es conveniente o al menos interesante ir, porque es una visita 50 por ciento gastronómica y 50 por ciento cultural.

02/09/2011

no te puedes ir de NW sin probar el Corned Beef de Katz's

Tipico sandwich joint de toda la vida americano en Lower East Side. Tendras que hacer la cola con todos los currelas de la zona (polis, obreros, vecinos de toda la vida). Probas el Corned Beef sandwich o el de Pastrami, son autenticos, tienen tanta carne que tu boca no da para darle un bocado. Probadlo si andais por esa zona, es lo mejorcito de NY ahora mismo.

20/04/2010

Deli judía.
Nos pillaba de paso a primera hora por la zona del Lower East Side y entramos...a desayunar.
Los sandwiches son grandes, aunque para mi gusto y los precios de NY, un tanto caros. Pedimos el de corned beef y el de pastrami, muy ricos y contundentes. El sitio resulta cuanto menos curioso. A primera hora ya estaba con bastante gente, una mezcla de locales y turistas, con el propietario supervisando la gran cantidad de encargos y picoteando sin parar.

07/06/2013

Restaurantes de cine

Otra gran idea es pasearse por el 205 East Houston y entrar a por un sándwich en Katz's Delicatessen. Seguro que alguno anda perdido, pero si nos vamos hasta la mesa central y sentamos a unos jovencísimos Meg Ryan y Billy Crystal, el resto nos lo podemos imaginar. El orgasmo mejor fingido del cine en Cuando Harry encontró a Sally (Rob Reiner, 1989) quizá lo provocó un buen menú

02/07/2010

Deliciosos PASTRAMI SANDWICH-

Post completo: gastromaniacblog.com/2010/06/katzs-deli-nueva-york-guia.html

Si! Aquí se rodó la famosa escena del orgasmo fingido por Meg Ryan en la película de "Cuando Harry encontró a Sally”.
Se trata del Deli (Delicatessen) más antiguo de Nueva York (1888). Parada obligatoria para cualquier GASTROMANIACo que venga a morder la Gran Manzana. Aunque parezca que la zona donde se encuentra no tiene ningún atractivo especial, no hay que olvidar que está a un tiro de piedra del Soho, donde se encuentran nuestro querido Lombardi's y el encantador Peasant, del cual hablaremos en otro post. Lo dicho, uno se desplaza al Lower East-Side para vivir la auténtica experiencia Neoyorquina… Comer el Pastrami Sandwich que preparan en KATZ’s Deli.

¿Qué es el pastrami? Es carne (generalmente de ternera) en salmuera, especiada (pimienta negra, mejorana, albahaca, ajo…) y ahumada. Tierna y deliciosa se sirve caliente y en sandwich. Se atribuye el origen de esta deliciosa receta a los judíos que emigraron a Nueva York. Estás son las cosas que hacen de Nueva York un excelente “melting pot”, una hervidero de culturas y cocinas de todo el mundo que acaban convirtiéndose en los platos más típicos de esta ciudad (y país).

Es indiscutible el ambiente que hay en el interior de este bullicioso local cuya entrada está adornada por una ristra de salamis junto a los que encontraremos un cartel que reza “send a salami to your boy in the army”. Las paredes que recubren el local son algo así como "walls of fame" (muros de la fama"); están atestadas de fotos de celebridades que han pasado a degustar las delicatessen de Katz. La fauna y flora del local es variopinta, hombres trajeados, turistas, neoyorquinos de a pie… Nadie se quiere perder el deliciosos sándwiches de pastrami. Nos esperábamos un típico "diner", pero en realidad no tiene ese toque.

A la búsqueda y captura de una mesa…
Tienes dos opciones:

1) Si tienes mucha fortuna, consigues una mesa, lo que implica que podrás hacer tu pedido a un camarero. Recomendación para esta difícil empresa: busca una mesa de 4 ocupada por dos, y pregunta si podéis compartir mesa. A nosotros nos funcionó :-)
2) Con menos fortuna (lo habitual) haces cola en la barra con tu correspondiente “hoja de pedidos” y al igual que en España intentas lograr llamar la atención del camarero para pedir. Te diriges al fondo del pasillo a por la bebida y buscas una mesa libre desesperadamente.

Pedimos nuestro pastrami sandwich, patatas fritas y una budwiser (más por la experiencia 100% americana que por las excelencias de esta pobre e insulsa cerveza). En seguida nos trajeron a la mesa un plato con pepinos y tomates encurtidos. Muy interesantes los tomates que jamás los habíamos probado de esta guisa.

Al poco llegó el pastrami y “OH MY GOD”… pedazo de sándwich, menos mal que no pedimos más que unas patatas fritas para acompañar. Tal como mandan los cánones le añadimos mostaza y ciertamente le da un punto. La carne estaba caliente, impresionantemente jugosa, tierna, y con ese toque ahumado… ¡

Un puntazo de sándwich, sí señor! No sabemos si el orgasmo de Meg fue fingido o se le escapó al hincarle el diente a esta delicia…

Especialidades:
Pastrami sándwich
Hotdog
Salami

Pagar, pagas al final pasando por la caja que se encuentra a la salida.

¡No os lo perdáis!

27/01/2011

Grandioso orgasmo... el de Meg Ryan!! Este Deli, a pesar de su fama, no es ni bonito ni cómodo. Lo que sí tiene es unos bocadillos de pastrami y corned beef excelentes. Y hot dogs. Auténtico.

Tombatossals + seguir 1.443 sitios, 107 seguidores

03/03/2009

Desde 1888 existe este clásico deli judío.

Puedes comprar y llevarte un delicioso salami, pastrami, salchichas o su buey estilo kosher.

O sinó quédate dentro y degústalos también en una tortilla o decídete por alguno de sus deliciosos sandwiches, bagels, sopas o ensaladas, y acaba con un delicioso NY cheesecake.

También puedes desayunar los típicos pancakes hasta las 11:30 de la mañana.

Como anécdota del este sitio, aquí se rodó la escena del orgasmo simulado de Meg Ryan de Cuando Harry encontró a Sally.

18/08/2008

Un poco caro pero el ambiente lo vale

A ver, me explico. No es que te vayas a gastar un dineral, pero 20$ por un sandwich y una bebida me parece un poco excesivo. Eso sí, los sandwiches que tuve la ocasión de probar (pastrami y philly cheesesteak) estaban tremendos y eran enormes.

Hay que decir que es un restaurante kosher, es decir, de comida judia. Esto implica que los ingredientes son de altísima calidad.

Aunque lo interesante de este sitio es el ambiente. 120 años abiertos dan tiempo para acoger a muchos clientes y las paredes están forradas de fotos de los dueños con toda clase de famosos. Para pasar un rato viendo quién a comido allí.

Un dato curioso es que se trata del restaurante donde Meg Ryan recreó su famoso orgasmo en la pelicula "Cuando Harry encontró a Sally". La mesa donde se rodó está señalada con un cartel que invita a pedir lo mismo que pidió ella.

También venden algunos productos de charcutería. Me hizo gracia la inscripción en la camiseta de los camareros "Send a salami to your boy in the army" ("Envíale un salami a tu hijo en el ejército").

Bueno, en resumen, un sitio muy pintoresco y recomendable.

22/09/2008

Supongo que hay que terminar yendo porque es casi una visita tan obligada como ir a ver el Empire State, pero en mi opinión no es para tanto.

El sandwich de pastrami en pan de centeno está bueno, pero como dice un amigo mío: "el pastrami es una cosa que tuvieron que inventarse los judíos cuando vieron que no podían comer jamón".

Ojo que engaña: la ración de pastrami es generosa, pero llena incluso más de lo que parece, yo estuve toda la tarde renqueando.