Ordenar por:

relevancia fecha

07/03/2018

Japonés con platos especiales que no hay que perderse. Merece la pena el desplazamiento.

Hace poco tiempo en la oferta de sushi encontrábamos tres restaurantes claramente por encima de los demás: Kabuki, 99 Sushi Bar y Miyama. Después de unos años ya hay bastantes mas locales donde disfrutar de este tipo de comida japonesa como Umiko, Kappo o Kabutokaji entre otros, aunque con el denominador común de que casi todos sus chefs han pasado por alguno de los anteriores, sobre todo Kabuki que, además del mejor, es una gran escuela.

Kabutokaji se caracteriza por tener una cocina caliente de nivel elevado, la pena es que al estar en Pozuelo da una pereza tremenda ir, pero es que además tienen una carta muy interesante de vinos y eso hace que tengas que desplazarte en taxi (mas pereza) o beber poco, lo que supone perder parte del disfrute.

Pozuelo me pilla de pena pero un día coincidió, había mesa y no dudamos, aunque al ver la carta me dio un bajón tremendo ya que es la misma o muy parecida a la de Kabuki, por lo que me fastidiaba bastante estar en un Kabuki a las afueras en vez de en el centro de Madrid. Además esto fue una sorpresa ya que, como he dicho antes, tenía entendido que tenían platos de cocina caliente muy interesantes, sin embargo no aparecían en la carta, así que hicimos una comanda normal de nigiris y lo típico de Kabuki como la costilla de Wagyu. Al servirnos el segundo plato le pregunté al maitre si tenían fueras de carta y ahí cambió todo; le dijimos que estábamos interesados en probar la cocina caliente, entonces anuló toda la comanda y nos empezó a sacar platos diferentes maridados con vinos de Jerez, y al final terminó siendo una de las comidas que mas disfruté del año.

Según me contó iba a ser un restaurante del grupo Kabuki -de ahí la carta- pero al final no se que pasó y acabó siendo un restaurante independiente. Al principio lo llevó Mario Payán, que venía de Kabuki de Carmona, junto con Hugo Muñoz Marinas, al que recuerdo de la única vez que estuve en Shikku; no sabia ni quien era, pero si me sorprendió su forma de atender ya que hacía sushi en la barra y al rato se marcaba platos en la cocina para el cliente que estaba a nuestro lado. Después ya he visto lo crack que es y gran parte del éxito que ha tenido Kabutokaji es gracias a su cocina. Ahora Hugo es chef en Peyote-san, del grupo Larrumba, y Mario, por su parte, está llevando a cabo su apuesta personal en Kappo, un restaurante imprescindible que ha dado mucho que hablar, y en el que precisamente habíamos estado el día anterior.

El restaurante está en una zona en medio de la nada, por lo que se puede aparcar bien. El local presenta una decoración de diseño que recuerda a otros Kabuki, destacando como elemento decorativo mas vistoso la vinoteca detrás de la barra. Además de las mesas individuales tiene una mesa larga compartida en el centro y una barra donde no se ve nada, por lo que, al contrario que en otros japoneses, la mejor opción es mesa normal.

Como digo la carta es muy parecida o casi igual que la de Kabuki, por eso la clave es dejarse llevar y hacer un menú omakase, aprovechando la carta de vinos que tienen para darse un homenaje. La vajilla de estilo japonés es bastante bonita y la cubertería es Cutipol, como en Kappo y cada vez mas sitios.

Los dos primeros platos fueron sello Kabuki. Empezamos con SASHIMI DE BESUGO con trufa presentado en la propia espina del pescado, elaboración que es un icono desde hace tiempo. Lo hubiese preferido sin trufa pero la calidad del pescado hace que sea un platazo.

Después el USUZUKURI DE MERO CON ADOBO GADITANO Y HARINA FRITA. Me encanta el sabor del adobo y el crujiente de la harina frita. Muy bueno.

A partir de aquí, como ya he dicho, el maitre cambió la comanda y nos empezaron a sacar platos mas de su estilo. En primer lugar la espectacular COCOCHA DE MERLUZA CON PIL PIL DE MISO, ajo negro y shichimi. De estrella Michelín, saborazo de la salsa y de la cococha y conjunto muy untuoso. No hay que perdérsela, pero también se puede probar en el menú de Kappo.

Luego una ronda de nigiris, empezando por el NIGIRI DE MERO CON MANTEQUILLA DE YUZU Y SHISO, muy bueno y con la textura habitual, aunque no nos flipó; NIGIRI DE VIEIRA CON YUZU, bueno pero con un poco de predominancia de mas del yuzu; NIGIRI DE JUREL CON ALBORONÍA Y PAN DE CERDEÑA, muy rico aunque el corte era un poco grueso; y NIGIRI DE PARROCHA CON ACEITE AHUMADO, muy marcado el ahumado, genial sabor.

Seguimos con la GYOZA DE PINTADA Y FOIE CON ESPECIAS MORUNAS, WAN TUN Y SALSA TERIYAKI. Otro plato formidable, para el recuerdo. Buena masa, saborazo del relleno de ave y de la salsa, texturas y especias que realzan el conjunto. Imprescindible junto con la cococha.

A continuación un TATAKI DE BONITO CON ESCABECHE JAPONÉS Y AJOBLANCO DE PISTACHO. Un escabeche suave y dulce por la cebolla acompañando al bonito, que parecía mantequilla.

Después vino el CHIRASI DE JUREL FLAMBEADO A LA BILBAÍNA. Curiosa combinación que recuerda al tiradito de lubina a la bilbaína de Bacira. Y otra vez una textura maravillosa del pescado.

El penúltimo plato del homenaje fue TAMAGO CON IKURA, SETA CRIADILLA Y TROMPETA. La tortilla japonesa poco hecha con el sabor salino que aportan las huevas y presentada en una sartén cuadrada. Curiosa y rica.

Terminamos los salados con un espectacular TEMAKI DE CARABINERO, un gran NIGIRI DE FOIE y el NIGIRI DE OREJA CON SALSA BRAVA JAPONESA Y SHISO que completa el top 3 de la comida junto la cococha y la gyoza. En una primera visita no pueden faltar esos tres ni el temaki de carabinero, y si vais en esta época algo que lleve trufa.

El postre creo recordar que un MOCHI.

La gran mayoría de lo que nos sacaron no fue cocina caliente, no obstante todo estuvo por encima de las espectativas y le doy de 5 estrellas, aunque lo dejo en 4,5 porque la segunda vez, a pesar de estar también muy bien, no fue como esta.

Todo la comida la acompañamos con un recorrido de buenos vinos de Jerez como La Bien Pagá o una Tintilla de Rota Lustau, edición limitada de tan solo una sola saca, de la cual nos sirvió la última copa que quedaba. Con el maridaje a parte salió a unos 100-110€ por persona.

-------------------------

En una segunda visita hicimos lo mismo y nos sacaron, además de la cococha, la gyoza, el tataki de bonito y el temaki de carabinero que ya habíamos probado, un plato con OSTRA CON PONZU, NAVAJA, ZAMBURIÑA y GAMBA ROJA, un CEVICHE DE PULPO espectacular con un puntito de mas de picante, una TEMPURA DE CANGREJO buenísima y NIGIRIS DE CHICHARO, HUEVO FRITO CON TRUFA y STEAK TARTAR con el arroz frito (este último creación de Kabuki).
De todo esto no hay que perderse el ceviche ni la tempura de cangrejo.

En la parte dulce probamos un postre de YUZU y otro de CHOCOLATE Y ACEITE bastante decentes y el precio fueron 105€, vino a parte y con una invitación a una copa de champagne.

Es verdad que me esperaba mas sorpresa esta segunda vez pero una baja de personal dejó la atención en sala un poco mermada y se notó, aun así disfruté de la comida y los vinos y seguro que la próxima está todo en orden.

25/02/2018

Muy caro pero buena calidad, le falta

Visita en enero 18

No cambia lo esencial, sigue siendo excesivamente caro. Me molesta que hace frío y que la acústica es lamentable. Oí comentar a la dueña, que es encantadora, que aspira a tener una estrella, pues tiene que cambiar algunos detalles.... Esa bodega que siempre que vamos nos dicen que justo les faltan referencias, una vez vale, pero ¿siempre?. La última vez llegamos a la situación absurda en la que el camarero nos trajo a la vez (como si fuera El Guateque) cuatro botellas diferentes de vino para que eligiésemos nosotros el que nos gustara más..., como en el súper oye. Raciones minúsculas y servicio despistado y muy lento. La calidad sigue siendo excelente. Y frío que se pasa...

Por cierto, el postre de yuzu ya se hace en medio Madrid igual de bueno y te ponen más cantidad....

---------------------------------------------------------------------------

Vamos a aclarar lo principal, a este restaurante se va si te llevan o eres de la zona, porque está en un sitio pelín apartado... Pero si eres del barrio obviamente no te importa mucho el sablazo que te meten, porque la comida japonesa mola y es guay y este sitio tiene una calidad casi excelente y es bonito (sin pasarse tampoco), y la oferta culinaria por allí escasea en nivel medio alto (solo hay que ver cómo se pone el Jardín de la Máquina, eso si son multitudes satisfechas).

Cenamos un sábado noche rodeados de parejas de 30 en adelante, por supuesto súper amantes de la cocina japo que queda muy cool (TOOOOODO el mundo sabe usar los palillos), o grupos de parejas mayores de 60 que han descubierto el mundo japo porque les han dicho que engorda menos, en fin...

Empezamos mal con el vino, de tres referencias de su carta que pedimos, no las tenían (raro para restaurante que se las da de ser de lujo), nos recomendó uno el encargado que no estaba mal pero ni me acuerdo. De entrante, la famosa gyoza de pollo de corral, son individuales, una gyioza casi 9 euros, dos casi 18..., cada bocado literalmente cuatro euros, ahí empezamos a ver que quizás nos íbamos a quedar con hambre... Compartimos una tempura de verduras bastante lamentable por la elección de las verduras y por la elaboración. Trozos gigantes y rebozados como los palitos Findus de merluza, que tienen un rebozado de hormigón. Niguiris variados, ahí es donde se nota que la calidad es buena, muy bien hechos, el pescado excelente, corte de profesional, el de huevo frito con trufa muy muy bueno. Pero vamos, que lo que cuesta cada pareja de niguiris siendo de tamaño tirando a chico, pues te sube el segundo plazo a más de 60 euros (compartido). Otra vez pelín de hambre.

Lo mejor, sin duda, el postre: el cremoso de yuzu (como una mezcla de limón y mandarina) es de los mejores postres que he probado en mucho tiempo, muy muy conseguido de sabor y textura, eso sí a 11 euros y te da para cuatro cucharadas, de compartir nada, tuvimos que repetir. Por supuesto, nos metieron prisa porque cerraban la cocina (incomprensible, ni que estuvieran haciendo una cochinillo o un cocido, madre mía).

Pues eso, que es lo que hay y que le están sacando partido, y en general bien si no pagas tú y no aspiras a salir lleno.

amarin

11€ un postre? Estamos locos?

12 de febrero de 2017

Alvaro Armenteros

me temo que no es el primer sitio que veo con postres a esos niveles de precios...burbuja de postres en toda regla

12 de febrero de 2017

La cuenta si es tan ...

En este restaurante todo es caro (no vaya a ser que no te den el sablazo), así que el postre en consonancia, aunque al menos está muy muy bueno.

12 de febrero de 2017

Sergiete

A mi me tenéis que explicar que es eso que se dice tanto de que en un sitio "te quedas con hambre" o "aspirar a salir lleno" cuando no son cosas como que es un sitio de primero+segundo+postre, o un menú cerrado, o que has calculado mal al pedir, o que te cierren la cocina. ¿Acaso hay sitios, y más en un asiático, donde prohíben pedir más?. ¿Por qué no lo llamamos por su nombre?: "Es caro", "Mala relación cantidad/calidad-precio", "Los platos son pequeños", "Con un presupuesto X te quedas a dos velas", o algo así,...

13 de febrero de 2017

05/09/2016

fantástico producto, fantástico trato

Vinimos aquí en plan homenaje y a ponernos como la cencerreta y salimos encantados, trato amabilísimo, local muy bonito y ambiente pijito. Para comer nos dejamos guiar por el chef y no pudo hacerlo mejor:

Degustación de mariscos crudos con distintos marinados: una cosa espectacular, todos buenísimos a destacar las ostras.

Flor de calabacín tempurizada rellena de huitlacoche: muy buena

Sashimi de besugo con trufa: acojonante de bueno, con esa presentación tan chula me parece un platazo.

Tar tar de atún rojo con emulsión de salmorejo: buenísimo, a estas alturas ya nos tenían donde querían.

Kokotxas con piparras tempurizadas: muy muy muy ricas.

Degustación de niguiris de atún: Con distintas partes desde las menos a las mas grasas, muy muy buenos.

Temaki de carabinero tempurizado: Buenísimo, un carabinero de importante tamaño tempurizado y en su punto de jugosidad acompañado de la cabeza para chuparla.

Entiendo que no es Kabuki original y que de precio no es barato, pero si te olvidas de comparaciones me parece un restaurante estupendo y de un nivel mucho mejor que alguno que he probado últimamente en la capital por el mismo precio. 4++.

PD: no se porque no me deja colgar las fotos, lo volveré a intentar (si me acuerdo)

18/07/2016

muy completo japofusion

Junio 2016: Comida domingo

Buenísima impresión en primera visita a este templito de la comida japonesa fusión.

La sala me encantó, la atención fue de 10 y la comida sorprendentemente sorprendente.

Mención especial para el temaki de mollejas de cordero y el niguiri de foie.

Para volver. Pronto.

Yanzoo

Tiene buena pinta el temaki de mollejas si.. pero a los que tenemos la "boquita de piñón" lo de comer temakis nos supera un poco.
Había pasado unas cuantas veces por la puerta sin atreverme a entrar.. tomo nota!!

20 de julio de 2016

31/10/2014

De lo mejorcito en Aravaca

En una zona que no suele tener gastronomía de nivel han abierto un japonés al estilo de los Kabuki de Madrid. Decoración cuidada, servicio amable y atento, buena materia prima, precios burgueses y comida japonesa fusión.

La sala está muy bien puesta con iluminación agradable y unas grandes telas colgando del techo que sirven para mantener la sala tranquila y sin ruido. Ideal para una comida de negocios, con las mesas bien separadas, o un día que quieres darte un homenaje.

Sin manteles, servilletas de tela.

Lady Spider76

Por la fotos es una copia de lo que hacen en kabuki o en sushi 99. Pero me temo que a igualdad de precios (o casi) me quedo con el original por un poco más.

31 de octubre de 2014

04/09/2014

Abril 2.014

Por fin abrió el pasado 7 de marzo, así que en cuanto ha habido excusa, me han invitado allí para una celebración.

El local está en una zona que aún está por urbanizar, así que se hace un poco raro. Decoración modernista intentando imitar el ambiente de japonés "madera". La persona que está en recepción te descuadra un poco. Si le ves en Gran Vía le das limosna.

El comedor tiene un par de mesas corridas, más otra en la barra de sushi y como media docena de mesas separadas. Hoy se han ocupado todas.

Hoy nos han propuesto media docena de platos fuera de carta, que según el jefe de sala son los habituales (¿por qué no les pones en la carta entonces, coñe?): carabinero, ostra...

De aperitivo pusieron un poco de crema de guisantes con wasabi y tobiko verde.

Pedimos (para dos):

Sashimi de toro. Bastante rico, pero no de lo mejor de la comida.

Tartar de Atún (1 ración, dos piezas): Viene ya puesto en la tostada. Cada porción del tamaño de una albóndiga. Mejor que el anterior. El wasabi viene granulado.

Nigiris de huevo de codorniz con trufa y de pez mantequilla con trufa (2 por ración). Pse. Quizás lo peor de la comida. Claro que para mí, un nigiri de huevo, pues no me acaba de llamar. Por otro lado, corte grueso y muy pequeño. E incluso en ese caso, el pescado no cubría el arroz por los lados.

Temakis de atún picante con huevo frito. Segundo huevo de la comida. Estaba bastante rico, pero no es destacable. Creo que todos los temakis llevaban huevo frito.

Tempura de cangrejo de concha blanda. Lo mejor de la comida. Muy rico y abundante y con una salsa (un cuenco por comensal)que llevaba también una yema de huevo (tercer huevo de la comida). Mi compañero incluso se ha bebido la salsa como si fuera un consomé.

Con tres cervezas, un refresco y una botella de agua, unos 120€ (60 por persona). La verdad es que nos quedamos con un poco de hambre, pero si pedimos algo más, nos habríamos pasado de presupuesto.

Por cierto, y pasando al marujeo, en una de las mesas estaban varios vips (o famosos) que trabajan en la zona (al menos algunos de ellos). Daban la sensación de estar festejando a uno de ellos y que hacía tiempo que no se veían.

spider72

Felipe...pues leyendo tu crítica...no le daría más de 3 estrellas, no me pareció que te emocionara (ni a mí por lo que cuentas jajajaja). Lo del tartar servido en tosta en un asiático me rechina un poco...y 60 palos...¿no te pareció un poco caro? por ese precio incluso entras en Miyamas/sushis99 o similar.

4 de septiembre de 2014

spider72

In any case...buena reseña!

4 de septiembre de 2014

Felipe

A ver, a mí me gustó. Es cierto que el precio duele (al menos si pagas tú), aunque por lo que he leido, está en la línea de los demás de la empresa. El sitio tiene una atmósfera que encaja en ese perfil de precio / cliente de clase alta y / o comidas de empresa.

¿Entusiasmo? Cuando estás en una comida de trabajo tiendes a no relajarte, por mucha confianza que tengas con los demás comensales, y eso dificulta el pleno disfrute. También está el hecho de que se ha hecho esperar mucho tiempo. Llevaba anunciado más de medio año.

Con perspectiva de varios meses, me dio la sensación de estar en rodaje. Por ejemplo, no puedes decir una docena de platos fuera de carta, y como indico en la reseña, si además los presentas como habituales, todavía peor. Y al decirlos en viva voz el camarero, no dice el precio. Eso a mí me escama.

Sin embargo, como norma general está bien. Por eso las 4 estrellas. Si me hubiera entusiasmado, como dices, le habría puesto 5 (aunque tiendo a no poner 5 estrellas salvo que haya ido varias veces, y si hace tiempo que no voy, se la quito). Para mí, 3 estrellas, pues ni fu ni fa, es decir, que voy porque estoy en la zona y por descarte, no me apetece ningún otro sitio. Las dos estrellas son si le veo fallos importantes que me quiten ganas de volver a ir, y la estrella solitaria es si los fallos son de manual o hay algún detalle demasiado escabroso que hacen que no solo le descarte para mí sino que le desaconseje a terceros.

4 de septiembre de 2014

spider72

jajajaja noted. L estrella solitaria es para quemar el local...jajaja

4 de septiembre de 2014

Yanzoo

Lo de los "fuera de carta" a mi también me empiezan a cansar, y si los definen como habituales es la risa. Eso de pedir algo que no sabes si tiene un precio razonable es un brindis al sol.
No digo que no los haya, si un cocinero ve un producto excelente en el mercado que no es habitual pues genial que lo sirva pero que diga "como se llama".

4 de septiembre de 2014

13/02/2014

Lizzard lo descubrió en febrero de 2014

Ya llegaaaaaannnnnn

Rosalía Martínez (Pi...

qué pintón,no?

13 de febrero de 2014

Lizzard

@Piti Conociendo la casa, estará de muerte :)_

13 de febrero de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

lo que pasa es que no sé a ti, pero a mi pozuelo me pilla poco menos que fatal. tendré que ir a ver a unos amigos que viven allí como excusa!

13 de febrero de 2014

Lizzard

@Piti considerando que todo lo que está mas allá de La Gran Vía es extrarradio, si fatal :D

13 de febrero de 2014

acme

Hoy he pasado por delante de esto sitio, buscando casa. Creí que era una broma. Esto está justo donde el viento de la vuelta. Es que no les queda bien ni a los de Pozuelo.

2 de julio de 2014

EandradA

¿Irse a vivir a Pozuelo? No lo concibo.

2 de julio de 2014

acme

Técnicamene correcto, el KBK está en Pozuelo pero a 20 metros de Aravaca, que es Madrid.

Yo opino lo mismo, Donde hay que vivir es en Santiago, en Vigo, En Oviedo, En Gijón en Santander o en San Sebastian. Ya entre Madrid, Aravaca o Pozuelo me da igual. Es la misma M. con sus ventajas e inconvenientes.

2 de julio de 2014