Ordenar por:

relevancia fecha

04/07/2017

Gath lo descubrió en julio de 2015

Cada visita deja mejores sensaciones

Julio-2017

Ki-jote es un restaurante de cocina japonesa con toques de fusión mediterránea que desde 2015 ha abierto sus puertas en la ciudad complutense.

El que escribe ha tenido la oportunidad de ver el nacimiento y el crecimiento de este restaurante desde sus origenes.

Desde su apertura, con una oferta gastronómica que suponía abrir la oferta de restauración de la ciudad, más acostumbrada a una oferta clásica castellana, repetitiva y anodina y que salvo algún establecimiento de comida china, -similar al que se puede encontrar en cualquier ciudad-, y algún otro restaurante con ofertas más actuales, no poesía una oferta más variada, más abierta a otros gustos y paladares.

Desde entonces hasta hoy, en nuestras múltiples visitas, hemos sido testigos de una mayor madurez en su oferta y de una mayor aceptación por parte del público. No obstante no cambio mi impresión, no es plaza fácil para este tipo de cocina.

Pueden leer la reseña completa y fotos en comercongusto.es/ki-jote

-------------

22-2-2017. Mediodía

Nueva visita a esta casa y nueva constatación del asentamiento y madurez de Oskar, chef y propietario de la casa.

En el aspecto bebercio, una de esas joyitas de vez en cuando te encuentras, aunque en este caso ha sido recomendación de Oskar, un Calzadilla Matelot, un garnacha blanca de la Alcarria conquense, producida en el Pago de Calzadilla en Huete (Cuenca), muy muy rico, no conocía esta referencia. Ha gustado y mucho.

- Puchero de lentejas, calabaza, miso y katsuobushi. Empezamos fuerte, suavidad en boca, la calabaza y el miso hacen su efecto, y el movimiento oscilante del bonito en seco, le aporta un plus de gracia al plato. Muy bueno.

- Tartar de atun con huevo y arroz. Una presentación ya conocida, mas que correcta.

- Takoyaki (bolas de patata rellenas de pulpo) Pues muy buenas, hacia mucho tiempo que no las probaba, y han gustado,

- Sushi variado. Dos tipos de sushi, uno mas clásico y otro imitando por confección y presentación a una serpiente, para ello, exteriormente, se sustituye el alga nori con un papel vegetal, comestible, que imita el color y aspecto de la serpiente.

- Usuzukuri de gilda. Base de boquerón macerado en soja, pasta de aceituna y sishimi. Original, buen sabor.

- Gyudon (wagyu guisado con soja y dashi sobre arroz). Brutal, me lo apunto para próximas visitas.

- Flan de queso y te verde y mochi de vainilla. Dos clásicos de la casa, que aportan frescura en el momento del cierre de la comanda.

Café con hielo y charla, como es habitual. Volveremos, hay evolución y muy positiva.

--------------

24-5-2016.

Breve parada técnica, para tomar unas Asahi, con sus tapas correspondientes (gyozas de verdura y berenjenas con vinagreta dulce), un rato de charleta con Oskar y probar la ultima incorporacion a su oferta. El Oshizushi.

Se trata de un sushi de forma rectangular, para cuya construcción es recomendable la utilización de un molde conocido con diferentes nombres: Oshizushi No Kata, Oshibako u Oshizushihako. (Información extraída de Internet, que yo en estos aspectos, como en tantos otros, soy parvulito)

Su versión y de abajo hacia arriba, se compone de capas de arroz, tamago, arroz, atún y tocino flambeado.

Curiosa presentacion con un sabor suave y delicado. Muy bien.
-----------------------
25-03-2016. Mediodía.

Cuando has confiado en la bondad de un restaurante desde sus orígenes y cuando has sido testigo de ver como paso a paso, a base de trabajo y esfuerzo, como sus propuestas van ganando en profundidad y atrevimiento y como va creciendo su clientela día a día, sientes una honda satisfacción al ver que el éxito, en el que tu confiaste, va llegando.

Es el caso de este restaurante que aunque se autodenomine como restaurante fusión, en el fondo sus propuestas, emho, mas se podrían encuadrar en restaurante de cocina japonesa. Y desde luego, hace falta valor o una plena seguridad en tus capacidades para instalar un espacio de estas características en una plaza tan difícil como esta, que desde hace muchos años ha estado acostumbrada a la cocina castellana, en su versión pura y dura. Ahora los tiempos están cambiando, aparecen nuevos locales con propuestas mas modernas y variadas, pero en cocina japo, insisto, hay que echarle valor.

Forma parte de ese atrevimiento, al que antes aludía, una propuesta que presenta al 3er Certamen del Alcalá Gastronómica, al que ha denominado: Duelos y Ke-brantos de atún del Ki-jote. Su versión innovadora de aquel plato al que Cervantes aludía en los primeros párrafos de su obra universal:

«En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda.» [Quijote, primera parte, capítulo primero, página 1]

¿Y como se cocinaba ese plato que Alonso Quijano degustaba los sábados? Buscando he encontrado esta receta, que según los estudiosos, puede ser la receta mas cercana a la realidad de la época:

"Ponemos unos trozos de tocino de cerdo entreverado en una sartén untada de aceite, le damos unas vueltas, y añadimos unos trozos de chorizo. A continuación batimos unos huevos que echamos por encima del sofrito, y le damos unas vueltas mientras se cuajan.
Se puede sustituir el chorizo por una sesada de carnero cocida y cortada en pequeños trocitos, antes de añadirle los huevos"

La originalidad radica en sustituir el chorizo por atún, y presentarlo en dos texturas diferentes: Una especie de tortilla/huevo revuelto con el jamón, y de otra parte, el atún rebozado con corteza de cerdo.

He tenido la suerte de probarlo y debo decir que está muy bueno. El contraste de sabor del atún con la corteza de cerdo es muy interesante.

Después de esta introducción, vamos al lío.

Optamos por el menú Ki-jote, en su doble vertiente: normal y vegetariano. Con solo un cambio en el primer pase, para ambos optamos por una crema de verduras, y ello, porque incluimos como extra un Ramen, caldoso, de excelente sabor; no soy experto en este plato y por ello no puedo decir si es el mejor o no de entre los existentes, solo puedo decir que nos ha gustado y mucho.

Primer pase, como ya dije anteriormente, una reconfortante crema de verduras.
Segundo pase: Usuzukuri de vieiras y Gyozas de verdura. Ambos platos ya conocidos y que siguen a muy nivel.
Tercer pase: Tartar de pez mantequilla con setas shitake y trufa blanca y Tartar de aguacate, cada uno en su estilo, buenos platos.
Cuarto pase: Surtido de cuatro tipos diferentes de sushis. Correctos.
Quinto pase: Carrillera al teriyaki y Berenjenas a la miel. Dos muy buenos platos.
Sexto pase: Dayfukus de sesamo y tarta de queso. Ambos excesivamente fríos, pero una vez algo mas atemperados, denotan un buen sabor. Muy agradables.

Un Lurton verdejo, y nuestros cafés con hielo, ponen fin a la visita a este lugar, que supone para nosotros un placer, y que repetiremos seguro.

-----------------------
6-01-2016. Mediodía.

Día de Reyes, día elegido para volver a visitar este lugar, que nos dejo buenas sensaciones en visitas anteriores y de paso, comprobar la evolución culinaria de su chef, Oskar Reguilon.

Como ya dije, en reseñas anteriores, local muy agradable pero pequeño, apenas 30 - 32 personas de capacidad, pero hoy, a diferencia de visitas anteriores, presenta un lleno absoluto. Buen síntoma. Parece que esta cocina empieza a calar entre el publico. Me alegro.

Mejora sensible en la oferta de vinos, ya no es tan escueta como en el pasado, ya existe mas variedad, lo cual ofrece mayores posibilidades. De su oferta, nos decantamos por un Sauvignon blanc frances, un J.P. Chenet, un vino fresco, agradable en boca, fácil de beber.

La oferta de comercio, sigue la misma estela, menús de degustación, corto y largo, con sus versiones vegetarianas, ofertas especificas, y posibilidad de comida para llevar.

Charla previa con el chef que sirve para diseñar el contenido de la comanda. Añadimos un sopa de miso, y sustituimos un plato común y uno de los platos solo para uno, el resto se mantiene como base, el menú ki-jote.

- Sopa de miso, reconfortante para el frío que hace en la calle. Buena presentación y muy buen sabor.

- Ensalada de langostinos panko. Buen tamaño de los bichos, presentados sobre una ensalada verde correctamente aliñada.

- Usuzukuri de vieiras con sal de wakame. Muy buen plato, buena calidad, buen de temperatura, sabor muy agradable en boca. Muy rico.

- Tartar de pez mantequilla, seta shitake, paté de trufa blanca, cebollino y aceite confitado de shitake. Excelente plato, suave y agradable en boca, quizás un poco mas condimentado le hubiera hecho ganar enteros. No obstante, buen plato.

- Maki de pez mantequilla. Buen maki, con tamaño adecuado, suave y delicado. Arroz muy bien tratado.

- Uramaki crujiente de anguila. Muy bueno. Al igual que en el caso anterior, arroz muy bien tratado. Comería bastantes mas.

- Teriyaki de pollo. Me cuentan que estaba muy bueno.

- Carrilleras en salsa teriyaki. Tiernas, jugosas, excelente combinación con la salsa teriyaki, muy bien.

- Dayfukus de vainilla y te verde. Postres ya conocidos, correctos, si bien hoy, el frío no invitaba a este tipo de postre.

Cafés con hielo y punto final a esta visita que permite comprobar una mayor aceptación por parte del publico a esta cocina, así como apreciar que la evolución de este cocinero sigue en progresión ascendente. Volveremos, sin ninguna duda.

------------------------
23-8-2015. Mediodia.

Primera visita "formal" para probar las propuestas de restaurantes, hasta ahora las visitas se habian ceñido a las versiones de tapas y raciones.

Estas propuestas se traducen en dos tipos de menus con dos variantes cada uno de ellos, a unas sugerencias del chef y a una lista de ingredientes para que, de acuerdo con tus gustos, el chef pueda prepararte la comanda.

A diferencia de las versiones tapas y raciones, mas volcada en cocina fusión, la oferta de restaurante se centra mas en cocica japonesa, si bien hoy esta adaptada a un tipo de publico mas amplio, poco a poco, estas propuestas iran subiendo de nivel, acercandose a una oferta mas ortodoxa.

Oferta de bebercio, simple y sencilla, a destacar la escasa presencia de vinos blancos, - solo tres marcas -, precisamente el vino que mejor marida con la cocina japonesa. Olvidé preguntar sobre la presencia de sake. En este capitulo, cumplimos con un Blanco Nieva, de uva verdejo.

En el capitulo comercio, optamos por una sugerencia del chef a modo de entrante y el menu Ki-jote en sus dos variantes.

Uramaki de salmon flambeado. Generosa racion (8 piezas), de buen aspecto, corte y sabor. Buena sugerencia.

Ensaladas de goma wakame / langostinos panka. Esta ultima ya conocida, sigue teniendo buen nivel; la correspondiente al alga wakame, generosa, sabrosa, agradable.

Usuzukuri de vieiras con sal kombo / Gyozas de verduras. Esta ultima tambien ya conocida, muy muy buenas. Mientras que el usuzukuri de vieiras, presenta un excelente corte, buen producto, excelente sabor, un muy buen plato.

Huevos rotos sobre arroz con setas shitake / tartar de atun picante. Estos platos se deben entender como concesión a una parroquia que debe acercarse a este tipo de cocina sin asustarse, ninguno de ellos necesita ni el arroz ni el huevo roto, se bastan por si mismos para ser buenos platos, si bien el picante del atun no se apreciaba. No obstante, en ambos casos, bien de sabor.

Maki y uramaki, vegetales y de pescado. Se repite la generosidad de la ración, buen tamaño y buen tratamiento del arroz.

Yakitoridon y Yasaiitame. Bien las verduras al wok, al dente, mientras que la presencia del arroz en el Yakitoridon, salvo el guiño a la parroquia indecisa, no le aporta gran cosa.

Dayfuku de te verde / vainilla. Bonita presencia y buen sabor, con un poco menos de frío se hubiera apreciado mas el sabor.

Cafes frios para no variar, charla con el chef, planes de ir evolucionando la oferta culinaria hacia cotas mayores.

Nos ha dejado una grata impresión, por ello, habra que volver.

----------------------------------
22-7-2015

Local que lleva abierto escasamente un mes, al frente del cual se encuentra un cocinero especializado en cocina japonesa, con amplia trayectoria. Entre otros lugares, en Kabuki.

Hace una cocina de tipo fusion, hispano-japonesa.

Tres ofertas diferentes, menus de degustacion (normales y vegetarianos), raciones y tapas (adjunto fotos de las tres cartas); cervezas japonesas clasicas (Asahi, Kirim y Sapporo).

Apenas un primer contacto, con 2 Sapporos, 1 Asahi (tapas a elegir incluidas en el precio) y una tapa "extra", suponen 10,5 €.

Mas que notables las gyozas de verduras y el nigiri de huevo de codorniz (buen tratamiento del arroz), algo tersa la berenjena a la que la vinagreta dulce le aportaba un sabor muy agradable e interesante la aportacion de la mahonesa japonesa a las clasicas patatas bravas.

Explorables los menus de degustacion, no son baratos, pero pintan bien.

spider72

Joe entre los ex kabuki, los ex miyama y los ex streetxo...son como las setas...

23 de julio de 2015

Gath

Y eso que no llueve, de lo contrario......

23 de julio de 2015

Miss Migas

¿Eso también se lo dirás a mi Mr. @spider ? =P

23 de julio de 2015

Felipe

Pues si te gusta el Blanco Nieva, haz acopio de botellas. El propietario está en concurso y se prevé que afecte a esta bodega.

24 de agosto de 2015

Gath

Gracias por la info Felipe, en este caso, solo tenian Dr. Loosen (Riesling), Marina Alta (Moscatel) y Blanco Nieva (Verdejo) y en mi opinion, de las tres uvas, solo el verdejo marida con el japo.

24 de agosto de 2015

Miss Migas

Todo lo que se lee suena muy rico!

25 de febrero de 2017

Alvaro Armenteros

gran sitio. Me apunto el gyudon que no lo vi en mi última visita. Por ponerle una pega, no me gusta el formato de carta que tiene. Me resulta confusa y poco manejable con tanta hoja sujeta por arriba

25 de febrero de 2017

nindiola

Soy poco pro-japonés, pero me estáis poniendo los dos los dientes largos...

10 de abril de 2017

08/04/2017

fusión sin fisión (del bolsillo)

Actualización Abril 2017.

Tras sucesivas visitas le subo a 5 estrellas, por atención ejemplar y cocina cada vez mejor en mi humilde opinión.

Siguen teniendo su urumaki de anguila que es de los mejores que he probado en Madrid.

De cosas nuevas desde mi última visita, tengo que destacar su sukiyaki, realmente delicioso. Un caldo exquisito. Unos ingredientes que se complementan perfectamente. Platazo.

Se mantiene una RCP excelente. Y el trato de Oscar, el que dirige todo esto, es perfecto. Déjate aconsejar no sólo para el comercio sino para el bebercio, que se nota que le gustan los buenos vinos y es buen conocer del tema.

-------------

Nueva visita al Ki-jote para cenar. Esta vez hemos tirado de carta para probar cosas nuevas.

Ramen, uramaki de anguila, sashimi de pez mantequilla, carrillada con salsa teriyaki (esto último lo hemos repetido de la última visita)

Buen ramen en formato entrante. No es un megabol de los que te ponen en sitios especializados en ramen. Es una ración pensada para pedir más cosas después. Interesante la inclusión de mazorquitas encurtidas. Muy original. Buen sabor. No obstante, reconozco que en temas de ramen tengo el listón demasiado alto por heber tenido la suerte de probar verdaderas maravillas en el país nipón.

El uramaki de anguila, fantástico. Aquí han enmendado el único fallo de mi anterior visita, donde encontré los makis un poco flojos. Nada que ver esta vez: crujiente, lleno de sabor, para comerte 10 rollos de una sentada.

El sashimi perfectamente cortado y con buena materia prima. Muy rico.

La carrillada ya la conocía, pero esta vez me ha gustado menos. Estaba más floja de sabor Le faltaba poderío. No obstante, rica.

Regadí0 a base de vino de Madrid Sierra Norte y cervezas japos (Kirin y Koedo, que no conocía y está bien buena)

De postre, daifukus de cheesecake y vainilla. Riquísimos.
Remate con un par de tés.

A 40 por cabeza. Similar al precio del menú ki-jote. Aquí ha subido un poco más por le bebercio. Más vino y más birra... Además, la Koedo es más cara al ser pura importación (la Kirin y otras marcas japos conocidas se fabrican en europa con licencia)

De nuevo, muy buena experiencia.

------------------
En Alcalá no hay prácticamente oferta japonesa salvo un par de opciones a domicilio (bueno, el Miss Sushi tiene local en plena plaza Cervantes pero la decoración/iluminación me da pavor y dudo que llegue a entrar)

Este sitio supone una novedad en lo referente a zampeo nipón complutense, aunque realmente se definen como cocina de fusión.
Lo he visitado tras ver que tiene el visto bueno del ilustre Gath. Eso es casi como tener le sello Aenor, o un certificado ISO.

Manejan un par de menús y carta de makis. Para dos persona, optamos por el menú ki-jote, uno en su vertiente vegetariana y otro estándar. En ralidad todo compartido para probar más cosas

- Sopa de miso: muy buena. Mucho sabor
- Giozas vegetales: masa finísima. Relleno rico. Buen nivel.

- Usuzukuri de lubina: buena presentación del corte y buen sabor
- Tartar de pez mantequilla con trufa: buena materia prima. Bien cortado. Excelente. Quizás el mejor plato del menú.

- Bol de atún picante: atún marinado con un huevo y arroz. Del picor, ni rastro. Pero estaba muy rico
- Surtido de makis. Había dos tipos: un urumaki de atún con queso crema y un maki de los enrollados en alga que no recuerdo el relleno. Lo más flojo del menú. Nada destacabes. El arroz no estaba óptimo y el sabor justito. No se si fue un mal día de makis. Probaré otro día a pedir los especiales de la carta a ver que tal.

- Carrillera en salsa teriyaki: carrillera con una salsa espesita super gustosa. Muy conseguida la fusión.
- Berenjenas: fritas en bastones con una rica sala ligera. Me recordaban a las berenjenas con miel de caña que tomo en Málaga. Aquí sin miel, con una salsa rollo asiático. Muy buenas.

De postre, dayfukus de vainilla y te verde. Más rico el primero que el segundo.
Un par de tés para terminar.

Con el menú nos han incluido una botella de vino de Madrid correcto.

Total 34,50 por persona. Las cantidades de cada pase no son abundantes pero con todo el menú te quedas bien. Otra historia es que quieras petar la maquinaria. El precio está bien ajustado para todo lo que comes y su calidad.
Una pena el flojo pase de los makis, pero en cualquier caso es un sitio para volver

Gath

Alvaro, me vas a poner colorao,

Oskar es un buen chaval, que tiene complicadillo introducir el gusto por lo japo e intenta hacer equilibrios en una plaza tan dificil.

Tenia ententido que pensaba ofrecer ramen, o lo mismo se ha visto obligado a quitarlo.

20 de marzo de 2016

Alvaro Armenteros

El jueves pasado lo tenía completo por la noche. No es mala señal de cómo le va.
Me suena que vi el ramen incluido en la lista del menú del día. Seguro que vuelvo así que lo buscaré bien!

20 de marzo de 2016

Gath

Me alegra que salieras contento de la visita, Oskar tiene ganas e ilusion por hacer un buen trabajo, y seguro que estos comentarios - me consta que lee las reseñas -, le daran mas fuerza para seguir creciendo.

7 de mayo de 2016

24/03/2018

Nivelón Alcalaino

Resulta difícil por no decir imposible encontrar comida japonesa de calidad y nivel fuera de Madrid o las grandes capitales pero desde que @Gath descubrió este sitio lo llevo teniendo en el radar. Igual que @Alvaro Armenteros otro de los muchos usuarios que tengo de referencia en esta página daba fe de que en esta taberna manejaban comida nipona sin ser un escarnio monetario (el gran inconveniente de estos restaurantes)

Me gusto muchísimo esta visita en primer lugar porque la multitud de combinaciones que hay, nosotros optamos por un menú a compartir y luego platos sueltos para completarlo como un tataki de pez mantequilla que nunca puede faltar o un poco de ramen (riquísimo) para finalizar que con este frío apetece cuchara.

Creo recordar que fue entre 25/30 por cabeza, que para lo que comimos me pareció una RCP bastante interesante, espero no tardar en volver y seguir explorando la carta.

Alvaro Armenteros

El Ki-jote lo peta mucho. Probaste el sukiyaki? Está muy conseguido

10 de abril de 2018

CubaLibre

Pues creo que no, tengo pendiente volver cuando haga buen tiempo en moto, que lo de aparcar el coche en Alcalá por el centro es misión imposible

11 de abril de 2018