Kilometros de Pizza es una firma de pizzas gourmet con dos sedes en Madrid, donde se puede degustar la mejor pizza romana por metros. Nuestras pizzas han sido diseñadas y test...

Ordenar por:

relevancia fecha

27/04/2016

Sobrevalorado

Tras la aureola del mejor pizzero del mundo se encuentra este restaurante. Toque decorativo industrial y plantas de plástico, espacio entre mesas pero sillas incómodas, servicio amable pero comida lenta.

Lo siento, no me gustaron las pizzas (no pedimos aquellas elaboradas con ingredientes típicos de la España cañí: huevos fritos, chorizo, rabo de toro... siempre las he encontrado un tanto forzadas es como si nos vamos a Italia y hacen un bocata de calamares con masa de pizza). Masa gruesa, con pocos ingredientes y poco sabor. Tampoco la burrata de entrante era para tirar cohetes.

Quizás lo divertido del restaurante es ir con amigos y pedirse 2 metros de pizza (íbamos 2), no lo sé, pero no le encontré el punto.

Eso sí, por la tardanza nos invitaron a una cerveza y a un limoncello (parece que con esto de las críticas los restaurantes se están poniendo las pilas y no tratan a los clientes como meros "objetos")

Precio: 25€/pax.

spider72

A mi éste me encantaba, pero poco a poco el servicio fue perdiendo enteros y dejamos de ir. En el de Las Tablas no nos ha ido mal.

28 de abril de 2016

30/11/2015

Piz-zas!!

Nueva visita y baja la puntuación por lo siguiente: cuando uno reserva mesa en un restaurante, no es para ir, pagar, y volverse a su casa. Uno espera pasar un buen rato, comer buena comida, beber buena bebida, y marcharse cuando le de la gana, dentro de lo humanamente razonable.

Reservamos para un grupo grande y, al llegar, nos dijeron que más valía que nos diéramos prisa en sentarnos, que a las 15:30 venía otro grupo. Ahí ya empieza la mala leche, porque esas cosas se avisan al reservar, no cuando ya has movilizado a 20 personas sin plan B.

Nos sentamos y nos tomaron las bebidas rápido pero claro, el local es grande, y la gente tiene prisa por comer antes de que la echen, así que no hay camareros suficientes para tomar el pedido de las pizzas. nos tuvieron esperando más de media hora sólo para que dijéramos lo que queríamos comer.

Las pizzas siguen estando igual de buenas. Recomiendo la de setas con mortadela trufada, la san danielle, la de foie es curiosa, la de rabo de toro sorprendente y, en general, todas menos la de cebolla caramelizada están buenísimas.

Pero pasadas las 15:30 nos echaron sin postre, sin café, sin nada. Parece que tardaron bastante menos en cobrarnos que en tomarnos el pedido.

Volveré cuando tenga ganas de meterme una buena pizza, o cuando el tiempo apremie. Para pasar un buen rato comiendo con amigos, esto queda tachado de la lista.

Dejo mi crítica original abajo, porque la esencia del lugar se mantiene (muy buenas pizzas), pero tener que irte a tomar el café al irlandés de al lado (sin que nos hubieran avisado al reservar) no me parece aceptable.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Esto de que haya un pizzero manchego que, desde Tomelloso, gana campeonatos mundiales de la pizza (quién habría sospechado que existirían!) es una cosa ya de por sí bastante bizarra. Cuán ancha es Castilla!
Más bizarras todavía parecen sus pizzas, viendo los ingredientes que le pone (crema de calabaza?, perdiz escabechada? Queso manchego?), “sacrilegio” es la primera palabra que me viene a la mente.
Pero para eso uno es fanático de la pizza, para hacerse los 300 y pico kms ida y vuelta a Tomelloso y meterse una pizza en la barra de Marquinetti, meca pizzera española, y comprobar que, a pesar de los ingredientes tan poco ortodoxos, la cosa sigue sabiendo a pizza, y qué pizza!!!! (ouch, cuántas veces he escrito la palabra pizza hasta ahora? Y apenas comienza la reseña!) Y la masa, esa masa! Mi escepticismo fue pulverizado después del primer bocado.

Así que, bastó con ver en la tele que se habría en Madrid un local asesorado por Marquina, para que quisiera ir y probar sus ricas pizzas sin pegarme la palizza (ja!) de ir hasta Tomelloso. Nada mejor! El lugar tiene buena pinta para una pizzería, un poco más lejos del centro de lo que me gustaría, pero al menos es fácil aparcar. Vale la pena reservar, porque muy a menudo está hasta arriba. Ya estuve un par de veces por ahí y puedo decir que no he probado mejores pizzas en Madrid (lo cual, lamentablemente, no es mucho decir) y que, además, las pizzas están buenísimas (corroborado por mí, que tengo un master en cata de pizzas de medio mundo, y por amigos adictos a la pizza traídos de los pelos de los reductos pizzeros más tradicionales de buenos aires). La misma masa sorprendente (ligera, crujiente y esponjosa a la vez) y los rellenos o toppings, o comosellameesoqueleponenencimaalapizza, menos atrevidos en este local que en la casa matriz manchega (aunque alguna sorpresa también hay), pero que acompañan a la masa de maravilla (menos el de cebolla confitada… ni Marquina puede hacer que una pizza con cebolla confitada sepa a pizza). Lo de la pizza por metros es algo que yo no veo, la verdad, porque es garantía de que la comida se enfría antes de que te la termines, pero para eso ofrecen también los pasos, que son raciones individuales (suficientemente abundantes como para que no quieras comer nada más).

En fin, a una pizzería se va a lo que se va, y los entrantes, la inexistente carta de vinos, los postres, la atención que varía mucho en función de cuan lleno está el restaurante, son cosa secundaria. De hecho, no he probado todavía ni un postre en este restaurante, ni un entrante. Para qué? Siempre y cuando haya un cacho de masa fermentada rellena de aire con un sabroso topping o relleno o comosellameesoqueleponenencimaalapizza, quién necesita más?

15/08/2015

Muy flojo

La publicidad del local decía que las pizzas eran muy ligeras y queríamos comprobar si era verdad.
- La comida:
Aunque hay vida más allá de las pizzas, nosotros no nos salimos del guión y pedimos tres diferentes, aunque las combinaciones de ingredientes que proponían no nos sedujeron demasiado. La ligereza en las pizzas ni está ni se la espera. La masa es razonablemente fina, pero tienen mucho borde y en definitiva, no son nada del otro mundo.
- El servicio:
No son el colmo de la eficiencia ni de la rapidez, pero le damos el aprobado.
- El local:
En un momento dado enchufaron una canción de cumpleaños a todo meter porque algún cliente en el local celebraba el suyo. Maravilloso.
- Conclusión:
Más allá de la gracia de que sirven las pizzas por metros, no hay razón para volver. Hay muchos sitios donde comer pizzas mejores.

22/06/2015

Pizzas gourmet a tu medida

Aunque a veces no lo parezca, hay pizza más allá de esa masa plasticosa de Casa Tarradellas que tienes en la nevera y que aderezas cual (guarri) ensalada con cualquier cosa comestible que haya por la cocina. El Universo de la pizza es infinito: ya solo elegir el tipo de masa es todo un reto (las crujientes y finas romanas, la esponjosa y elástica napolitana, la más gordita propia de los argentinos, las estilo Chicago que preparan los yankis…) y merece la pena darse un paseo por él. Por eso, queremos animarte a conocer Kilómetros de Pizza, que se ha estrenado en Madrid con un éxito estruendoso en su local de la avenida de Brasil y ya acaba de abrir otro espacio en Las Tablas.

Las pizzas de Kilómetros de Pizza son diferentes, en primer lugar, por su formato: puedes pedirlas por cm con un tope de … ¡2 metros de largo! (perfectas para compartir con amigos o con los peques de la familia). Para cocinar semejante enormidad, los chicos de Kilómetros de Pizza han tenido que construir hornos especialmente adaptados a ese tamaño.

Como en otros menesteres, sin embargo, el tamaño no es lo que más importa (aunque, definitivamente, algo importa je,je): lo que realmente hace impresionantes a las pizzas de Kilómetros de Pizza es, como no, que están buenísimas. La receta de su masa (que, ojo al dato, se elabora con más agua de lo normal para hacerla más ligerita) ha sido supervisada por Jesús Marquina, pizzero ganador del campeonato mundial de pizza, y se nota: es crujiente por fuera y suave y esponjosa por dentro. Además, los distintos toppings de las pizzas son muy originales y están preparados con ingredientes frescos y saludables.

En carta, recomendamos especialmente la pizza San Daniele, aunque hay otras con una pinta estupenda, como la de setas de temporada y crema de calabaza, trigueros con panceta o, entre las más originales, la de foie sobre mermelada de higos con aceite de albahaca. Pero atentos, porque cada temporada van añadiendo nuevas pizzas fuera de carta realmente espectaculares.

Además en la carta podrás encontrar otras cosas como entrantes, como espaguetis de calabacín con pesto, bolognesa servida al estilo steak tartar, calamares fritos o ensalada. Pero nosotros te recomendamos que dejes hueco para la pizza -y en todo caso para un postrecito ;)-.

Tenéis mucha más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/kilometros-de-pizza

Buen provecho e Eat & Love!

25/09/2014

Por lo menos las pizzas siguen estando muy buenas

-------------- Actualización 13 de abril de 2014 ---------------------

Baja una estrella......

Domingo luminoso en Madrid y ganas de comer pizza. Después del fiasco de las pizzas argentinas de la semana pasada, decidimos no arriesgar y reservar en Don Lisander... "lo siento estamos completos". Vaya, habrá que activar el "Plan B", o sea KILOMETROS DE PIZZA. Aquí llamamos y nos comentan que ahora tienen dos turnos de comida: a las 13:30 y a las 15:30. Esto de los turnos es una incomodidad pues el primero empieza muy pronto y el segundo muy tarde, y es que la hora española de comer de toda la vida son las dos y media leñe!. Bueno, pues al final nos presentamos a las dos de la tarde, con el compromiso "firmado ante notario" de dejar la mesa antes de las tres y media. Dos adultos y una peque. Nos acomodan enseguida en una mesa amplia y cómoda al lado de las cristaleras que dan a la terraza. Hace unos meses que no veníamos por aquí y resulta que han cambiado la carta, y prácticamente a todo el personal, pues acabamos haciendo buenas migas con el jefe de sala y una de las camareras y ya no está ninguno de los dos.

Nada más sentarnos varios camareros nos preguntan un tanto obsesivamente qué vamos a beber. Pedimos la carta de vinos... "tenemos un ribera y un rioja joven". Sí pero eso no me dice nada, tráeme la carta de vinos por favor. Al poco rato se presenta el presunto encargado: "no tenemos carta de vinos porque la estamos cambiando" (este "rollo" me suena...). Mira, pues si estás cambiando la carta, un domingo que vas a estar a tope de gente, no te cuesta nada imprimir un folio con los vinos que tienes en ese momento y los precios y asunto arreglado. Como queríamos un vino blanco, nos enseña a través del cristal de la nevera (literalmente) un "rueda de la casa que es muy bueno", un albariño que no conocíamos y un Valdrinal de Santa María de 2012, que fue nuestra elección, pues éste ya lo habíamos probado y sabíamos que era buen vino. Aunque el presunto encargado nos dijo que costaba 11 € (seguramente para salir del paso porque no tenía ni idea), acabaron cobrándonos 18 eurazos por la botella... en fin.

Pero la verdad es que con la comida lo arreglaron. Como las pizzas son bastante grandes, pasamos de los entrantes y pedimos directamente tres pizzas "de paso" (el tamaño mínimo pero más que suficiente para una persona). Una "barbacoa" de carne picada, beicon y salsa barbacoa, una "venta" con chorizo y huevos de codorniz y una de "bresaola y rúcula". Las tres estaban extraordinarias, la masa crujiente y perfectamente cocida y bien cargadas de ingredientes. Mención especial para la pizza "venta" de chorizo y huevo, totalmente adictiva. De postre un coulant de chocolate con helado de vainilla a compartir que cumplió su función sin más. A estas alturas de la película ya eran las 15:30, y como Cenicienta, pedimos la cuenta y nos fuimos (aunque no nos pareció que hubiera mesas esperando, pero es que nosotros somos muy cumplidores). El precio 64,75 euros, veintipocos euros por cabeza, no es nada caro. Aunque, es verdad que detectamos una total ausencia de detalles con el cliente: aceitunas reguleras de aperitivo que hubo que reclamar y del tema tejas, bombones, chupitos, etc. ni hablamos (venga, apresúrense, que hay que dejar la mesa libre). Aun así volveremos porque las pizzas están muy ricas y el local, amplio y luminoso, es una pasada; pero que conste en acta que no nos gustó la organización del sistema de turnos ni el servicio, asignaturas pendientes que necesitan mejorar.

------------------- Septiembre 2013 -----------------------

Comida de domingo en Madrid. Nos apetecía comer pizza, y habíamos leído que han abierto una nueva pizzería en la por la zona de Cuzco, así que allí nos fuimos a probar. Se llama KILÓMETROS DE PIZZA y está situada al principio de la Avenida de Brasil. Se publicitan como “una casa de pizzas gourmet, diseñadas y testadas por Jesús Marquina, cuatro veces campeón del mundo de pizzas, elaboradas con harinas exclusivas importadas de Italia y cocinadas en el horno de pizzas más grande del mundo en este momento”. Bueno… pues la verdad es que iba con unas expectativas muy bajas pensado que me iba a encontrar con otra pseudo-trattoria de franquicia, de las que te encasquetan alimentos de quinta gama haciéndolos pasar por productos caseros y frescos. Pues, afortunadamente, nada que ver, les cuento. 2 adultos y una peque. Lo primero que me impactó fue el estupendo local: grande, diáfano, luminoso, bien decorado, con una terraza cubierta que da a una zona peatonal, enfrente de un parque infantil. El sueño de cualquier hostelero vaya… Nos sienta una chica muy simpática que nos explica la carta con todo lujo de detalles. La verdad es que tiene poco misterio pues se compone fundamentalmente de pizzas, alguna entrada (burrata, carpaccio) y algún postre (en el que no podía faltar el omnipresente tiramisú). Pedimos tres pizzas de “paso” (se pueden pedir de “paso” –la más pequeña, unos 30 cm.-, de ½ metro, de metro y de ¡dos metros!). Una “vegetariana”, con rodajas de calabacín y tomatitos cherry, otra “barbacoa” con carne picada y salsa barbacoa casera y una de espinaca con “porchetta” un embutido italiano parecido a la panceta. Pues oye, las pizzas estaban de miedo, a cual más rica. La masa fina, crujiente y perfectamente cocida (se han gastado una pasta en el horno y vaya si se nota) y buena cantidad y calidad de los ingredientes. Menos mal que no pedimos entrantes porque con una pizza pequeña por persona es cantidad más que suficiente. De postre pedimos una “cubeta” de helado, que nos dijo el camarero que era artesano y efectivamente estaba buenísimo. Escueta carta de vinos, con los precios pelín inflados, de la que escogimos un albariño Cadoiro bien servido. Ambiente desenfadado, local lleno, servilletas y manteles de celulosa. La cuenta ascendió a 63,65 €, teniendo en cuenta que pedimos el vino más caro de la carta, creo que aquí se puede comer/cenar muy decentemente por menos de 20 € por cabeza. Pues por méritos propios, pasa a convertirse (junto con Don Lisander) en mi pizzería de referencia en la zona, volveremos y la recomendaremos.

Avelio

Por cierto, no es una crítica, sólo una sugerencia... el otro día pedimos un vino tinto"La locomotora", preguntamos si lo tenían a temperatura y resulta que lo tenían o frío, a la misma temperatura de la cerveza (5 grados) o del tiempo (26 grados). Lo pedimos fresquito pero lo sirvieron helado. El vino tinto hay que servirlo entre 15 y 18 grados, esto se soluciona con una cava o vinoteca, que mantiene los vinos a su temperatura óptima de consumo y vale unos 300 euros (o si te llevas bien con el distribuidor te la regala). Es sólo un detalle, pero muy importante para los que nos gusta el vino.

12 de noviembre de 2013

spider72

Este local empezço muy bien pero está cayendo a marchas forzadas...las pizzas siguen siendo buenas, pero caras, y eso no se justifica con el servicio cada vez peor que dan. Yo he ido 3 veces: la primera me encantó, la segunda regular y la tercera acabaron conmigo. Ya no vuelvo. Una pena.

13 de mayo de 2014

05/02/2015

Kilómetros de sabor

La verdad que todo el mundo hablaba de este sitio y teníamos muchas ganas de ir. La experiencia fue muy buena, el sitio es espacioso y es ideal para ir en grupo y también para familias con niños (les regalan gorritos de chef y se lo pasan pipa comiendo pizza). Las pizzas están exquisitas e impresiona ver lo largas que son, nosotros pedimos dos pizzas de 2 metros cada una (fuimos un grupo grande).

Lo que no me gustó mucho fue que el personal estaba un poco sobrepasados por el trabajo y para pedir bebida "te las veías y te las deseabas"...

Además comentar que puedes pedir pizzas sin queso/mozarella para aquellos que sean intolerantes a la lactosa.

Ah! y puedes ver cómo las hacen, la cocina está a la vista.

¡¡No os lo perdáis!!

spider72

Para mí este sitio pasó de ser una maravillosa revelación el 2014 a no volver. Cada una de las visitas estuvo peor atendida que la anterior...hasta llegar a cotas sonrojantes. Una pena.

2 de enero de 2015

Dando Tumbos xMadrid

a nosotros nos pasó con las bebidas, no encontrábamos ningún camarero que nos mirara para poder pedir. Pero claro, sólo he ido una vez. Le daré otra oportunidad a ver qué pasa...ya te contaré Spider72

2 de enero de 2015

26/10/2015

Amo esto!!!

Pizzas calentitas y geniales de precio,la base muy bien hecha,me gusta la hawaiana y la de las cuatro estaciones.

09/01/2015

Pizzas diferentes, gran sitio

Local enorme, luminoso con mesas corridas y decoración de madera. Acogedor. Llegamos tarde, a eso de las 15:30h, todo lleno. Nos reciben con una sonrisa (primer punto a favor) y nos montan una mesa (la única) en menos de 1 minuto. La carta es el mantel de la mesa, 10 ó 12 pizzas con ingredientes diferentes y sabores originales.6 u 8 entrantes y 5 ó 6 postres. No hay más pero no hace falta. Hay pizzas desde 28 cms a 2 metros, de ahí que esté lleno de familias con niños. Masa fina, muy rica. Atención más que correcta. Negocio redondo. Les auguro buen futuro porque su producto es bueno, su local muy bonito y su atención (al menos hoy) está muy por encima de otros locales similares. Felicidades.

24/04/2014

Muy divertido. Una vuelta de tuerca a la pizzería

Le bajo una estrella...mi tercera visita ha sido peor que las dos primeras...servicio verdaderamente malo y salvo las pizzas, que siguen siendo muy buenas, el resto se degrada a una velocidad de crucero.

Probaré Picsa, que parece que puede estar chulo.

*******************************************************


Kilómetros de pizza es uno de esos sitios que te demuestran que algo sencillo (una pizza) pero bien hecho y cuidado tiene recorrido. El local es diáfano, sencillo y bien decorado, algo así como la antítesis del abigarramiento de locales tipo Tagliatella. Quizá tiene mejor pinta de lo que luego es, que no deja de ser eso, una pizzería.

El personal, joven, guapo y con ganas de agradar. Muy buen rollo.

La comida, pues eso, no se engaña a nadie: pizza, pizza y más pizza. Los entrantes son reguleras, aunque eso sí, la pizza es de muy buena calidad.

La gracia del local es que se sirven las pizzas x metros y te ponen una especie de bandejón en la mesa según la longitud de lo que hayas pedido. Para grupos grandes hay una mesa larga en el centro si quieres pedir la super-pizza de nosecuantos metros.

Perfecto para ir con niños. Eso sí está lleno varios días antes, algo que no entiendo mucho porque me parece más un sitio para ir con la family o como mucho a comer que para ir de cena...pero en fin...para gustos colores.

spider72

Pues casi me da por retirar el comentario...que el sitio es caro, lo es...pero en mi segunda visita estuvo mal servido hasta la nausea...no creo que vuelva.

23 de abril de 2014

acme

Si sigues yendo a este ritmo terminarás pidiendo la hoja de reclamaciones o pero , pegándote con alguien. Hay que leer las tendencias,...

24 de abril de 2014

spider72

je, je, je...touché...es que soy un tío volátil....

24 de abril de 2014

nanoc

Yo he vuelto este sábado y fue la vez que mejor nos atendieron, y eso que estaba hasta arriba de gente (cuánta gente cabe aquí? 200 personas? Vendieron 350m de pizza en las 2 horas que estuvimos). No recordaba ninguna de las caras, no sé si porque soy distraído y no me fijo, o porque en otras ocasiones apenas había visto a los camareros/encargados, o porque han cambiado de personal o lo han reforzado. Han estado super atentos, y encantadores con mi peque. A lo mejor leen los comentarios de Spider?

26 de enero de 2015

13/02/2014

Gourmet pizzería

Did you know that a Spanish chef has been the World Pizza Champion four times? he is Jesús Marquina, and he has designed and tested the pizza served at Kilómetros de pizza in Madrid, a gourmet pizzería around Bernabeu area where pizzaolos has been Marquina’s students.

They use special flour imported directly from Italy, dough is made and fermented at the restaurant kitchen, and baked in a Castelli oven, the best of the best. Is lighter and digestive and follows the guidelines of the Roman recipe. But the hit of the pizzeria is that you can order the pizza by meters! the biggest is 2 meters long, if you dare.

The quality is good for the price, the place is nice, decorated Mediterranean style, large tables, great for meeting there with a group of friends (even with children) for a casual dinner.

We ordered some starters too, as they were signed by another known chef, Juanjo López Bedmar. Great ingredients, Fresh burrata, and Mortadela with parmesan.

We were 5 and we order too much. They have 4 sizes to choose: Paso (28 x 28 cm), Half meter, One meter and Two meters. In theory, a Paso is an individual portion, Half a meter is good to share between two, and so on, but in my opinion is too much, maybe I’ll recommend Half a meter for every three.

We had Bresaola and rocket, Mushrooms and pumpkin cream, Barbecue and Diabola.

For dessert we order a Tiramisu and a Chocolate coulant.

The price, 25€ each. But as I said, it was too much food, so we took the leftovers.

We booked online, it’s better if you do, just in case.

12/01/2014

Lo mejor, la atención del personal!

Restaurante amplio, funcional y acogedor.

Nada más llegar nos atendió uno de los encargados del local y, a pesar de ir sin reserva (fallo nuestro), nos hizo un hueco entre los dos turnos de cenas q tienen. El personal, de verdad, encantador y súper atento...da gusto ir a un restaurante y que te traten así.

Antes de pedir, te traen un aperitivo con un salchichón de la casa bastante picantito.
Queríamos probar un poco de todo, así q lo q hicimos fue lo siguiente;

Nos pedimos dos entrantes:
- Mortadela italiana con parmesano
Te traen un plato con Mortadela, obvio, Salami, ???, y queso Parmesano aderezado con PX...para mi gusto sobraba ese aderezo.
- Tartar sorpresa
Lo único q tenía de Tartar era la forma y el huevo crudo por encima. Pero he de decir q esta carne al estilo boloñesa nos gustó mucho.

Como plato principal:
Un Paso (una de las medidas de pizza q ofertan) de Setas de temporada y crema de calabaza.
No estaba nada mal y para q os hagáis una idea, de esa medida salían seis porciones.

Postre;
Estábamos en un italiano, así q tocaba tiramisú...
Escaso y no me gustó mucho la interpretación q hicieron de él, prefiero un tiramisú clásico.

Precio:
Estos cuatro platos con bebida (dos aguas y una cerveza) nos salió por 51 Euros.

Sinceramente no puedo decir q no me gustase el sitio o la comida, pero yo quizá me esperaba más de una pizzería Gourmet. Tampoco te dan la opción de crear tu propia pizza, lo q hace q su oferta no sea muy variada.
El precio, pues hombre, por una pizza (q es una simple pizza al fin y al cabo) un poco de Mortadela y queso, y un mini plato de carne picada a la boloñesa...me parece carete!
Como ya he dicho, la atención de su personal, tanto camareros como encargados, si q es exquisita y acorde con un restaurante Gourmet.

03/08/2014

La masa, el secreto y los ingredientes

Hemos ido dos veces y la última (agosto 2014) fue bastante más satisfactoria que la primera.

El sitio es diáfano, con mesas alargadas y propicio para comidas y cenas con niños. Hay un parque infantil casi en la puerta.

Centrándonos en la especialidad del local, las pizzas, creo que KdP fía más su éxito a la masa que a los ingredientes. La masa, como prometen, es fina, ligera y sabrosa. Diferente a cualquier otra.

Sobre ese firme pilar construyen las especialidades que ofrecen. La segunda visita fue más satisfactoria porque no racanearon tanto con los ingredientes como en la primera, cuando las pizzas se veían un poco como eriales.

Quizá acertamos más con las especialidades, qué se yo. Nos gustó bastante la San Danielle, con jamón y burrata.

Las pizzas no son baratas, la San Danielle, 16 euros con un tamaño algo superior a una mediana estándar.

La botella grande de agua, casi cinco euros.

En total, cerca de 15 euros por persona sin café ni postre.

14/03/2014

A la rica pizza!!

Aquí hay que ir directo al grano.. digo a la pizza. Con los entrantes no acertamos pero merece la pena ir a probar sus mega pizzas (recomendable en grupo) ya que para una pareja se me ocurren otros lugares más apropiados, pero para un grupete es el sitio. Te ponen la pizza a lo largo de la mesa y está muy rica, con la masa muy fina y crujiente
Algunas están muy conseguidas como la de huevo, chorizo y panceta por la cual su autor ha ganado el Campeonato del mundo de pizza artesana o la de pepito de ternera con salsas aparte.

El resto de mi experiencia la podéis leer en espaciossecretos.com/2014/03/14/restaurante-kilometros-de-pizza

EspaciosSecretos

Ahh Y dejar sitio para la tarta de chocolate que está tremenda !!

25 de febrero de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

ñam

25 de febrero de 2014

22/10/2015

Recomendado por 11870:

Jesús Marquina, cuatro veces campeón del mundo en pizza, es el responsable de diseñar las pizzas gourmet de este lugar. Se elaboran con harinas seleccionadas e importadas de Italia y se cocinan en los hornos de pizza más grandes del mundo. Además de tratarse de un concepto divertido (se piden por metros), los niños disponen de lápices de colores para pintar y pueden salir a jugar al parque exterior.