Ordenar por:

relevancia fecha

12/11/2009

Solo beber

Otro sitio para europeos. Con decoración africano-oriental, musquita rollo jazz-chillout, rollete cool-modernete, sirven copas y todo tipo de alcohol.

De nuevo, clientes marroquíes, ninguno.

El menú del mediodía caro y malo, el servicio pésimo. Yo solo lo recomendaría si no aguantas sin tomarte un cubata. Y tal vez ni eso.

11/11/2010

Buenos atardeceres en la azotea

Sitio donde tomarte una cervecita en su azotea al atardecer, mientras escuchas la llamada a la oracíón. Creo que también dan comidas/cenas. Sitio para guiris

06/01/2008

claudia lo descubrió en enero de 2008

En el corazón del barrio judío de la Medina, el Mellah, y a dos pasos del derruido palacio Badü, se ubica este restaurante intimista y con encanto propio de una casa privada. A paser de que consta de tres plantas con rincones para perderse, lo más destacado es su terraza; un auténtico mirador para acomodarse en los mullidos sofás y dejarse envolver por el jazz-soul mientras estudias el menú de sushi, sashimi y diversos platillos de fusión euro-oriental. La sopa fría de zanahoria con jengibre y comino, equivalente norteafricano del gazpacho español, es perfecta para refrescarse, en tanto que los ravioles de queso de cabra dan el toque continental.
¿La mejor hora? A partir de las 17h para disfrutar de la puesta de sol sobre la ciudad con vistas al Atlas.